domingo, 2 de diciembre de 2012

Carlos Bossio, el Queson, asesino serial de mujeres





















Desde hace más de veinte años atrás la opinión pública se ve conmocionada ante el caso de un brutal, feroz y sanguinario asesino serial de mujeres. Su nombre es Carlos Bossio y era ante todos, un muchacho cordial y cariñoso. "El Quesón" llamado así porque a todas sus víctimas les arroja un enorme Queso, generalmente un Gruyere o un Emmental.



No es lo que se dice muy guapo o apuesto, pero su enorme altura (medía un metro noventa y cinco) y sus gigantescos pies (calzaba cincuenta) le daban un toque de seducción que lo volvía irresistible para las integrantes del sexo femenino. Además, se decía que Carlos había sido deportista olímpico y que habría participado en las competencias de natación en los Juegos de Barcelona (1992). Otros en cambio, dicen que en realidad era futbolista y que compitió en Atlanta (1996).





Más de trescientas mujeres fueron asesinadas por este brutal criminal y todas, sin excepción, no solo las asesino sino que además les tiró un Queso. Sí, sus crímenes se hicieron especialmente famosos por varias razones. La cantidad de asesinatos habla por sí sola: Carlos comete un promedio de dieciocho crímenes por año.


Primero, por la ferocidad con que asesina a sus víctimas, siempre utiliza enormes y largos cuchillos, y suele aplicar varias decenas de puñaladas, llegando incluso a contabilizar hasta más de sesenta en más de un caso. Segundo, porque después de asesinar a las mujeres, sobre los cadáveres de cada una de sus víctimas siempre tira enormes trozos de Queso, generalmente esos Quesos de grandes y voluminosos agujeros, como el Gruyere o el Emmenthal. De ahí que la prensa comentara sus crímenes diciendo “la asesinó y le tiró un Queso” o “la asesinaron y le tiraron un Queso”. Por esta razón, y no por ninguna otra, es que a Carlos la prensa lo bautizó como “El Queson”.



A Carlos le gusta asesinar vestido totalmente de negro, la ropa del asesino varía entre una polera negra o un traje bien elegante, y siempre, sin excepción, con guantes negros cubriéndole las manos. Para Carlos lo ideal es tambien taparse la cara con un pasamontañas, pero aunque es lo recomendable para cualquier asesino, no siempre asesinaba de esta manera, y es común que tuviera que cometer sus crímenes con la cara descubierta.



















No siempre repite el mismo modus operandi en sus asesinatos, pero el más común y el que más uso consiste en atar a las chicas en las camas generalmente tanto de brazos como de piernas. Antes de asesinarlas suele someterlas a un extraño juego sexual donde Carlos pone sus enormes pies sobre las caras de sus víctimas. 


Luego, siempre con el cuchillo en la mano, las obliga a chuparles, besarles, lamerles y olerles los pies. Que siempre tienen un intenso y apestante olor a Queso, pues jamás se lavaba los pies.Carlos tenía una extraña obsesión con los Quesos, y en sus momentos de delirio el mismo se creía un Queso. Por eso le gusta oler a Queso, y su alimentación consiste en una enorme proporción de Queso. Es común que en muchos días sus comidas se reduzcan a un trozo de Queso de cualquier clase o variedad como desayuno, almuerzo y cena. Cuando va a una fiesta, cosa muy habitual, Carlos no se mueve de la mesa de Quesos, devorándose todo en el sentido real de la palabra.





Todo comenzó la noche del 30 de abril de 1996 cuando Carlos cometió su primer acto criminal, que fue en realidad un doble crimen, pues dos chicas, Débora González y Laura Marioni, estudiantes de medicina, fueron brutalmente asesinadas en un departamento. Vestido totalmente de negro, con un pasamontañas cubriéndole la cara y armado con un gigantesco cuchillo, Carlos irrumpió en el departamento donde vivían las dos chicas. A Débora la sorprendió estando acostada, y la ató de pies y manos a la cama, luego la sometió al juego de los pies, y finalmente la asesinó de unas cuarenta y cinco puñaladas y le tiró el Queso. Carlos pensaba retirarse del lugar cuando sorpresivamente llegó al mismo Laura, por lo que se vio obligado a eliminarla para evitar la presencia de cualquier testigo. La degolló con el mismo cuchillo con que minutos antes había asesinado a la otra chica, y también le tiró un Queso.


De esta manera quedó incorporada la mecánica que Carlos Bossio repetiría una y otra vez en sus sangrientas crímenes, asesinar a las chicas con un cuchillo y luego tirarles un Queso. Ese mismo año, el de 1996, Carlos asesinó a otras cuatro mujeres, el 2 de junio en Gladys Sánchez (prostituta, la apuñaló después de tener sexo), Mónica Radebe (maestra, a la que apuñaló debajo de la ducha al estilo Psicosis), Mariela Montesano (enfermera, la asesinó de varias puñaladas en un ascensor) y Andrea De Felippe  (vendedora, la sorprendió mientras dormía y la sometió al juego de los pies antes de asesinarla). 


Ya en el verano de 1995, mientras trabajaba como bañero en Playa Grande, Carlos asesinó a dos chicas después de seducirlas en boliches, fueron identificadas como Bettina De Biase y Paula Díaz. Estas fueron las primeras ocho víctimas de Carlos Bossio.
A lo largo de 1995, Carlos permaneció trabajando en un colegio en los alrededores de Buenos Aires y ese año se dedicó a asesinar mujeres a cuchillazos, por lo general que vivían solas, y a tirarles Quesos. Se dice que el número de víctimas de ese año superó las veinte. Muchas eran enfermeras, un tipo de víctima que le gustaba mucho a Carlos.



















Ahora bien, ¿Cuál fue la razón que llevó a Carlos Bossio a cometer esta escalada de crímenes? Como vemos, una vez que empezó a asesinar ya no pudo parar, lo siguió haciendo, una y otra vez, sin parar nunca. Nos tenemos que remontar al verano de 1994. Como todos los años, Carlos (que era un experto nadador y había competido en los Juegos de Barcelona) trabajaba como bañero en un balneario de Playa Grande (Mar del Plata). En esa circunstancia fue que conoció a quien sería su primera víctima. 


Se enamoró profundamente de ella, pensando incluso en casarse e iniciar un proyecto de vida en común. Pero la chica desapareció bruscamente y al regresar a Buenos Aires, Carlos descubrió que estaba próxima a casarse con otro hombre. Carlos se sintió víctima de un brutal engaño y los deseos de venganza lo convirtieron en un criminal. La obsesión de amor dio paso a una obsesión criminal.





Quizás influyó en esto la propia historia personal de Carlos. Jamás supo quien fue su padre y su madre fue una prostituta de alto vuelto, que trabajaba en hoteles lujosos para clientes poderosos del mundo de la política, el empresariado y el deporte. Por esto, Carlos cuando aún era Carlitos tuvo una infancia dual: no le faltaba nada en cuanto a comodidades y lujos, pero le faltaba todo en cuanto a afectos. Cuando Carlitos tenía doce años, su madre fue brutalmente asesinada a cuchillazos por un basquetbolista. 


El crimen tuvo una gran resonancia en la opinión pública y sin duda, influyó en la personalidad de Carlos. Carlos heredó una gran fortuna, primero de su madre, y luego de su tío, con quien vivió hasta los dieciocho años. Luego Carlos comenzó a vivir solo y se convirtió como vimos en un gran asesino.



















Podríamos seguir enumerando los asesinatos de Carlos, pero puede ser un relato demasiado excesivo en nombres y fechas. Dígamos que como buen asesino serial entró en una mecánica de la que no supo salir, al contrario, cada vez lo disfrutaba más intensamente. Sus víctimas eran muy variadas, prostitutas, enfermeras, modelos, abogadas, cantantes, tarotistas, maestras, mujeres refinadas de la alta sociedad, lo que viniera. Además se trasladaba de un lugar a otro, de ciudad en ciudad, de provincia en provincia, y se dice que hasta fue a países vecinos como Chile, Paraguay y Uruguay.


En esos años cometió muchísimos asesinatos que tuvieron gran repercusión, apuñalando a una prostituta una abogada, una cantante, una actriz y una empleada bancaria. En los veranos regresaba a la costa, y cometía dos o tres crímenes, con base en Mar del Plata, pero también asesinando en Pinamar o Villa Gesell.


No podía dejar de asesinar, cada vez necesitaba más sangre, más Queso. Acuchilló a la secretaria de la multinacional y tiempo después, hacia el mes de octubre, mientras se encontraba en Bariloche, cometió un celebre triple crimen, asesinando en un mismo hecho a tres chicas.

Tras asesinar a dos chicas otras vez en temporada de verano, el asesino compartió una cena con unos amigos. Por esas cosas de la vida, descubrió que la esposa de ese amigo era una mujer infiel. Carlos entonces la asesinó, y junto a ella, a la mucama. Ese año apuñaló también a otras mujeres sospechosas de ser infieles a sus parejas. 

En el medio, Carlos se convirtió en un asesino de fama internacional pues en algunos días en los que permaneció en Río de Janeiro, donde cometió un doble crimen, pues apuñaló a una chica y degolló a otra (y le tiró un Queso a la dos).





Avanzaban los años, hacia 1998 o 1999, la furia criminal de Carlos no había tenido fin. Sin embargo, ocurrió un hecho muy especial en su vida: el asesino contrajó matrimonio. Con su esposa, Carlos cometió una gran estafa. Como consecuencia de la estafa, Carlos terminó asesinando a otras dos mujeres y finalmente, a su propia esposa. Lo podrían haber descubierto, y de hecho, una periodista lo hizo, pero Carlos la asesinó a cuchilladas (y le tiró un Queso, por supuesto) antes de que la investigación de esa mujer pudiera llegar a difundirse.



Se trató de la oportunidad en que Carlos más cerca estuvo de ser descubierto. Lo hizo fácil: huyo primero a Nueva York y luego a España, permaneció en Europa un par de años. Allí siguió asesinando. Ciudades como Madrid, Sevilla, Valencia, Bilbao, Barcelona, París, Bruselas, Ámsterdam, Berlín, Munich, Praga, Viena, Budapest, Milán, Venecia, Florencia, Roma, Napolés y hasta la mismísima Londres sufrieron sus brutales crímenes siempre acuchillando y tirando Quesos. Estaba en Europa cuando conoció a quien sería su segunda esposa, una chica argentina que trabajaba de modelo.
























Carlos había pensado en asesinarla la primera noche en que la conoció, pero por esas cosas de la vida, resolvió darle una segunda oportunidad. Así nació entre ellos una auténtica relación de amor que terminó en el casamiento, realizado cuando regresaron a la Argentina. Como su esposa era modelo, se convirtió sin querer en la gran proveedora de víctimas de su esposo. 


Carlos jamás terminó con su furia criminal y siguió asesinando (y tirando Quesos), aunque trataba de cometer sus crímenes con mayor espacio temporal y evitando riesgos innecesarios. En esta etapa casi todas sus víctimas fueron bellas y jovenes modelos, como por ejemplo, Belen Francese o Karina Mazzocco.



Finalmente, Carlos terminó asesinando a su suegra en 2005 y un año después, en 2006, a su propia esposa. A su suegra la apuñaló en la boutique que tenía. A su esposa le clavó un cuchillo que le atravesó el cuello.
























Si la policía hubiera investigado bien, seguramente lo deberían haber descubierto, pero pésimas investigaciones le siguieron dando impunidad a Carlos. Finalmente, en diciembre de 2007, cometió un célebre quintuple crimen. En una misma casa y en lapso de dos horas, asesinó a su cuñada, a dos amigas de esta y a dos empleadas domésticas.


Esta vez lo descubrieron. Carlos cayó preso y el mismo confesó ser el autor de los crímenes. “Soy el Queson” manifestó en una entrevista policial “No podía dejar de asesinar, quería que me descubrieran, pero no lo hicieron, por eso asesinaba a todas esas modelos, cercanas al círculo íntimo de mi esposa. No lo hicieron. Asesiné a mi suegra. Era obvio que era yo, pero investigaron mal. No quería asesinar a mi esposa, la amaba de verdad, pero mi instinto criminal me llevó a clavarle un cuchillo como se lo clave. Si hubieran investigado bien, me tendrían que haber descubierto. No lo hicieron. Eso me llevó a cometer el quintuple crimen. Ahora sí, era obvio que fui yo”.



Se lo encontró culpable de sesenta y siete homicidios, aunque el declaró ante la justicia haber asesinado a más de “trescientas mujeres”. El juicio fue muy celebre. El propio Carlos se cansó de decir la “inutilidad” del juicio. “Soy un asesino, merezco estar encerrado de por vida, no debo salir más en libertad, no quiero volver a matar a ninguna mujer, que me condenen a perpetua”. 

Carlos permaneció unos cinco meses, tal vez seis, en la cárcel, allí dio muchas entrevistas que sirvieron para publicar varios libros sobre su carrera criminal. 

Pero en los meses siguientes, Carlos logró escapar y continuó su carrera criminal, asesinando sin piedad, tirando Quesos y desafiando a la inmortalidad.


9 comentarios:

  1. Me da mas miedo Chiquito Bossio que el Lancha Delfino como asesino, igual matan mujeres, voy a cuidar a mi novia, por las dudas

    ResponderEliminar
  2. No como queso nunca más! jajaja. Me dejaste sin aire entre tanto crimen, pero me gustó, mantuviste el ritmo. Mis estrellas. Magda

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja, me divierte esto de que Chiquito Bossio sea un asesino serial

    ResponderEliminar
  4. Hermano, muy buen pulso para mantener la tensión y el ritmo del relato. Saludos y felicitaciones.

    ResponderEliminar
  5. Excelente el papel de Chiquito Bossio como asesino serial y en una epoca los rivales le decian Queson, ja, ja, me da miedo

    ResponderEliminar
  6. ¿Este Bossio es el mismo que jugaba en Lanus? Digo porque en el relato dice que era nadador no futbolista

    ResponderEliminar
  7. Esto es verdad? Chiquito Bossio es un asesino?

    ResponderEliminar
  8. ja, ja, ja, el verdadero chiquito bossio se entero de esto y se cago de risa, aunque dijo que no lo entendia

    ResponderEliminar
  9. Sebastian Campos Santiago18 de febrero de 2016, 3:00

    te felicito muy bueno tu relato

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...