La asesina de Fernando Redondo


La imagen del Relato Original de "La Asesina de Fernando Redondo"

Algunas fuerzas policiales y medios de comunicación estaban tras la pista de la “Quesona”, la asesina serial de hombres que ya se había cobrado seis víctimas, sabía que esos hombres habían sido asesinados por una mujer, una temible, sanguinaria e implacable asesina serial.
Muchos, sin embargo, se negaban a aceptar la existencia de la esta asesina y atribuían los asesinatos a leyendas urbanas, muy difundidas por cierto, pero la asesina realmente existía realmente y solo pensaba en quien sería su próxima víctima.

Sin embargo, la habilidad que tenía la chica para cambiar continuar su impunidad era asombrosa. Ravelia solo tenía deseos de seguir asesinando y lo haría una y otra vez. Para ella solo cada asesinato simplemente un Queso y cada víctima un Quesudo más a su lista de hombres Quesoneados.



En eso, la asesina se enteró que el futbolista Fernando Carlos Redondo, llamado “el Príncipe”, ex jugador del Argentinos Juniors y del Real Madrid, trabajaba en un campo de entrenamiento en las afueras de la ciudad. La asesina resolvió que sería su próxima víctima.
-         Que raro que este por aca, siempre renegó de su patria, el Príncipe este.
Ravelia fue entonces al campo de entrenamiento, ubicado en Adrogué, la localidad bonaerense donde vivía Redondo antes de su periplo europeo, y al ver que el futbolista salía del entrenamiento salió a su cruce.
-         Fernando Carlos Redondo – le dijo – “el Príncipe”.
-         Yo soy – dijo el futbolista con su acento medio españolado, bien castizo - ¿Tu eres Valeria Mazza? ¿Qué haces aquí?
-         Ja, ja, ja – río Ravelia – no soy Valeria Mazza, Príncipe, pero me parezco mucho, soy Ravelia, la Quesona.
-         ¿Quesona? Bueno maja, déjame pasar, estoy apurado.

-         ¿No te gustaría tener sexo conmigo, Príncipe?



Ravelia se desnudó ante Redondo, que aunque era muy serio y formal, casi un intelectual del fútbol, no pudo resistir, y así fue, que un rato despues, los dos estaban acostados en una cama, en la casa que el futbolista poseía en el barrio de Adrogué, con un sexo intenso, salvaje, apasionado, que le hubiera dado envidia a cualquiera. Antes de eso, la Quesona humilló literalmente a Redondo, lo obligó a lamerle, chuparle, olerle y besarle los pies como había hecho con muchas de sus víctimas.
-         Me encantó Valeria – le dijo Redondo, que aunque le siguió el juego a Ravelia, estaba convencido que era la verdadera y auténtica Valeria Mazza – seguiría eternamente cogiendo con vos, pero voy a ver un partido de fútbol, jugaron a la tarde, es una repetición, ya sé el resultado, pero tengo que analizarlo, es Real Madrid vs Milán, por la Champions.
Así fue que Redondo estaba sentado viendo la televisión en el living. Ravelia se puso los guantes negros y agarró un cuchillo. Comenzó a caminar, a acercarse a Fernando Carlos Redondo. Estaba armada con un cuchillo, y lo sostenía con sus guantes negros. La asesina se acercó en forma sigilosa, cuchillo en mano, y se puso detrás de la puerta.
Para llamar la atención de Fernando, arrojó un jarrón al piso. El ex futbolista escuchó el ruido y se paró, acercándose a la puerta.

-         ¿Valeria? – preguntó Fernando.


Entonces, la asesina se puso detrás de él, levantó el cuchillo con su mano derecha, y descargó el golpe sobre el ex jugador, apuñalándolo por la espalda.
Cuando terminó, dijo en voz alta:
- Fernando Carlos Redondo. #Queso
La asesina se fue del lugar tras arrojar un Queso sobre el cadáver de Redondo, un gran Queso. Por supuesto, se llevó las zapatillas talle 44/45 de su víctima.
Cuando la policía descubrió el cadáver, al día siguiente, Fernando aún tenía el cuchillo clavado en la espalda. Una puñalada, bien profunda, había bastado para asesinarlo.


Nota de Carlos Quesón: este asesinato esta fechado entre 2003 y 2005, la verdadera Valeria Mazza aún vivía, fue asesinada por Carlos Delfino, en septiembre de 2009.


Comentarios

  1. ¿Y donde lo mataron a Redondo? ¿En Madrid?

    ResponderBorrar
  2. bien merecido lo tiene por no haber querido jugar en la selección argentina

    ResponderBorrar
  3. Me gustan estas actualizaciones.
    Hay sugerencias en los comentarios, para agregar a El asesino de Catherine Fulop.
    Las quesonas tendrían que reunirse, aunque sea en forma virtual, para planear actividades. Tal vez para pasarle misiones a Carla Rebello, que es periodistas y puede salir. Tal vez merezcan credenciales de periodistas, para que las quesonas sigan asesinando.

    ResponderBorrar
  4. Jaja, ¿Pero qué pijada es esta?

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Marcela Pagano

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Yanina Zilly