La asesina de Iván de Pineda



La mítica imagen que aparece en los buscadores de Google 
"la Asesina de Iván De Pineda"

Semanas despues de haber asesinado a Mario Guerci, Ravelia, la Quesona Asesina, tenía ya una lista de tres hombres asesinados en su haber; en su departamento tenía la colección de zapatos de todas sus víctimas: Martín Palermo, Gonzalo Quesada y Mario Guerci, buscaba ahora al "cuarto hombre", al "cuarto Queso".
Ella no asesinaba a cualquier hombre por ser hombre, solo asesinaba a los “Hombres Quesudos” como ella los llamaba, hombres cuyos pies “huelen a Queso” según su criterio.
A Ravelia le despertaba un instinto criminal tan grande y amplio que ya no podía dejar de asesinar, y salía desesperada a la búsqueda de alguna nueva víctima


Esta vez apuntó al modelo Iván de Pineda. Alto, patón, desgarbado, feo y al mismo tiempo muy atractivo, Ravelia se imaginaba colocando el par de zapatos de De Pineda en su colección de víctimas.
Además se extendió el rumor falso en Internet que Iván De Pineda se llamaba realmente Carlos Monzón. Toda una invitación para asesinarlo.
Una noche, Iván de Pineda, salió del edificio donde vivía y estaba buscando su auto. Comenzó a percibir que una figura femenina lo estaba siguiendo. 
Se dio vuelta y para su sorpresa, ante el, estaba Valeria Mazza, o al menos, eso creía, dado que la asesina era idéntica a la top model.
- ¡Valeria Mazza! - exclamó Iván De Pineda, creyendo estar ante la modelo.
- ¿Como estas Carlos?
- No me llamó Carlos, eso lo inventó algún pelotudo en Internet.
- Ja, ja, ja - río Ravelia - tengamos sexo, Iván, tengamos.
- Ya tuvimos... ¿No te acordas los tiempos de Versus?


- Ja, ja, ja - río Ravelia al darse cuenta que Iván creía que estaba ante Valeria Mazza - dale Iván tengamos sexo, o vos a terminar así.
La asesina le mostró la foto de Iván De Pineda donde una asesina profesional - Joan Severance - le apuntaba un revolver y atrás habia un Queso, era una imagen muy popular en Internet, y era conocida como "la asesina de Iván De Pineda".
- Sí, la hizo algún gracioso - dijo Iván - bueno, dale, sí insistis, tengamos sexo.
Y tuvieron sexo, de alto nivel, gozo total para los dos. Al tener sexo, Iván se dio cuenta que no era la Valeria Mazza auténtica, porque cuando había tenido sexo con esta no la había pasado tan bien, el sexo incluyó el juego de los pies, streap tease, cosquillas, de todo. Al terminar Iván fue al baño y cuando regresó, Ravelia había desaparecido. La mujer dejó un Queso sobre la cama, a Iván le llamó la atención.



Iván salió de aquel departamento e iba a tomar un auto, hasta que escuchó...
- Buenas noches Iván De Pineda, ¿O acaso debo llamarte Carlos Monzón?
El muchacho se dio vuelta y contempló frente a él a la asesina, que muy bien vestida, siempre de rojo, con los guantes negros, lo estaba apuntando con un arma. Era una escopeta tipo Winchester dotada de un potente silenciador fabricada por Ingram. El joven quedó estupefacto al contemplar a “la Quesona”. Era idéntica a la top model Valeria Mazza. Un clón perfecto. Pero Iván sabía que no era Valeria Mazza, se trataba de otra mujer, idéntica aunque algunos años, quizás diez, más joven. El sexo se lo había confirmado. Ahora conocía las verdaderas intenciones de la mujer, de la Quesona, de la asesina.
Nada pudo decir, se limitó a escuchar las palabras de la asesina que le dijo:
-         Subí a este auto, Iván, quédate quieto y silencioso. Es un secuestro, vamos a pedir un buen rescate por vos, siempre y cuando te portes bien, de lo contrario, no me va a quedar otro remedio que asesinarte.


Aterrorizado, el muchacho obedeció a la asesina, y se subió a un auto. La asesina le vendó los ojos y le ató las manos.
-         No trates de escaparte o te asesino. Ya asesiné a varios hombres, si tengo que hacerlo no voy a dudar ni un instante – le advirtió nuevamente “la Quesona” - ahora sí se cumplirá lo que dice esa imagen, "La Asesina de Iván De Pineda".


La asesina condujo el auto hasta un lugar bastante alejado y paró tras llegar a un lugar donde no había nada ni nadie. La asesina hizo entonces bajar a Iván del auto, le desató las manos y le dio un gran Queso repleto de agujeros. Iván sostuvo el Queso en sus manos, y la asesina le desató la venda en sus ojos.
Iván contempló entonces como la chica le apuntaba con la escopeta con silenciador.
- Lo siento Iván, pero soy Ravelia, una asesina serial de hombres, me llaman “la Quesona”, vas a ser mi próxima víctima – dijo la asesina.


Entonces, la asesina agregó, ante el miedo del joven que la miraba lleno de pánico y terror:
- Puedo llegar a perdonarte la vida, Iván. Sacame las medias y los zapatos, quiero que huelas, chupes, beses y lames mis pies. Pero con una condición: nunca sueltes el Queso de tus manos, de lo contrario, sos hombre muerto.
Iván entonces hizo eso, se arrodilló, quedó hincado en el piso, mientras la asesina lo apuntaba con el arma en la cabeza. Le sacó las medias, los zapatos, y cuando los pies de la chica quedaron descalzos, los empezó a lamer, besar, chupar y oler. 


La asesina tenía pies grandes para una mujer, calzaba 41, y despedían una suave y agradable fragancia a perfume francés.
Esto duro un rato, de repente la asesina creyó haber humillado lo suficiente a Iván y le dijo:
- Suficiente, Iván, te podés parar.
El muchacho se paró, siempre con el Queso en sus manos, y estaba aún más horrorizado que antes, contemplando como la asesina lo apuntaba con el arma. La chica dijo entonces:
- Ja, ja, Iván, esto sí ahora se terminó.






Al acabar de pronunciar esa frase lo llenó de balazos al muchacho. Fueron muchos disparos. De Pineda cayó muerto y entonces el Queso que sostenía con sus manos cayó sobre su cadáver. La asesina no se retiró del lugar hasta llevarse el trofeo que buscaba, las medias y los zapatos talle 45 de su víctima, y además no se olvidó de decir en voz alta:

- Iván De Pineda. #Queso.




 == Imágenes descartadas de LA ASESINA DE IVAN DE PINEDA ==



Comentarios

  1. matar a ivan de pineda seria un acto de justicia, nunca un crimen

    ResponderBorrar
  2. ja, ja, eso de que ivan de pineda lleva el Queso, ja, ja

    ResponderBorrar
  3. Una mina se hace chupar el queso chino por Ivan de Pineda, y después lo mata.

    ResponderBorrar
  4. sacando el dinero, el flaco no deja ser un tipazo, la otra vuelta había leído la publicación en face de un mochilero que fue a Europa y se encontró a Ivan, el flaco le invitó una cerveza al mochilero, ahí te das cuenta lo que es como persona

    ResponderBorrar
  5. Antes de fusilarlo le hizo decir palabras con RR

    ResponderBorrar
  6. Facha Ivan lo re banco. Humildad pura papa

    ResponderBorrar
  7. ivan de pineda ya es queson por naturaleza debe medir una puerta y media el hijo de puta

    ResponderBorrar
  8. ah vos sos el del queso no? zarpado esquizofrénico

    ResponderBorrar
  9. Iván de Pineda se murió solito después de comprobar que luego de varios años de TV aún tiene que grabar los copetes más de una vez

    ResponderBorrar
  10. Escopeta con silenciador... Ivan sostuvo el queso en sus manos, no que las tenía atadas unos renglones antes? ..

    ResponderBorrar
  11. O esta Ravelia tenía algo en contra de Iván, que no reveló. O solamente le gustaba ejercer su crueldad.

    Parece que cambiaba su apariencia, disimulando con alguna peluca morocha, explicación para que se vea distinta en algunas fotos.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Deborah De Corral