La asesina de Mario Guerci



La mítica imagen original de "La Asesina de Mario Guerci", un clásico de los Relatos Quesones

Ravelia, la temible Quesona Asesina, ya había asesinado avarios hombres “Quesudos” como ella los llamaba, cuando conoció a un muchacho llamado Mario Guerci, un modelo de cierta fama. Esto ocurrió en el mes de agosto de 2005.
Mario era un joven alto, muy guapo, de cabello rubio, que formaba parte del staff de una agencia de modelos. De conformación muy atlética, pues al parecer había sido representante olímpico. Un lindo chico, de unos veintitantos años, cerca de los treinta. Guerci era uno de esos hombres con el que todas las chicas quieren salir. El hombre con quien cualquier mujer desearía tener sexo, y seguramente deseado también por muchos gays.




Ravelia no tenía motivos para odiar a Guerci, pero deseaba asesinarlo y soñaba con hacerlo. Calzaba 44. Ravelia no tenía duda que tenía olor a Queso en los pies y una tarde lo comprobó, fueron a un albergue transitorio, y ahí le olió los pies, olían muy fuerte, sin duda, para alguien que no se llamaba Carlos, muy fuerte, ella jugó con los pies de Mario, el no solo jugó con los pies de la Quesona, también con su vagina, su culo, ella le chupó la pija, y luego sexo, muy intenso y apasionado, tanto que el turno que tenían en el albergue transitorio se les venció y con una chicharra les notificaron que debían irse.
A la Quesona le hubiera gustado asesinarlo esa misma tarde, y de hecho, la Quesona llevaba un cuchillo para tal objetivo, pero la maldita chicharra, la obligaron a postergar sus planes.
- No importa Quesona - le dijo Mario - vamos a ir a mi departamento ahora.
Mario se imaginaba una buena cena, disfrutar después de una copas y de la música, y finalmente tener sexo otra vez con Ravelia. Ella llevó un Queso de gran tamaño, que quedó sobre una mesa muy bien servida. Era común que Mario llevara chicas a su departemento, la Quesona solo era una más.



Mario estaba sentado sobre la mesa y le daba la espalda a la chica. La Quesona se dio cuenta que era el momento para asesinarlo. Ya habia tenido sexo esa misma tarde, no era necesario nada nuevo, y entonces se puso los guantes negros e iba a buscar su propio cuchillo. Pero mientras estaba yendo la Quesona pasó por la cocina y detuvo su vista en un enorme, largo y filoso cuchillo que estaba sobre la mesa. La Quesona lo tomó, y dio media vuelta, dirigiéndose hacia donde estaba Mario. Dijo entonces:
-         Mario, aca tengo el cuchillo para cortar el Queso.



El joven, estaba despreocupado cuando la Quesona llegó justo atrás de Mario, agarró bien fuerte el cuchillo con las dos manos, lo alzó y descargó un golpe seco sobre la nuca del joven. El cuchillo entonces le atravesó el cuello al muchacho desde atrás, con la cabeza tendida sobre la mesa, quedando muerto de inmediato.
- Mario Guerci, #Queso – dijo entonces en voz alta la asesina.
La asesina repitió lo que había hecho con sus tres víctimas anteriores y le sacó los zapatos y las medias al cadáver de Mario, dejando el cuerpo desnudo. Era un par de zapatos bastante grande, pues Guerci calzaba cuarenta y cuatro. La chica fue apagando las luces y abandonó el departamento, satisfecha y llena de placer con el crimen que acababa de cometer. Así fue asesinado Mario Guerci.








Muchos testigos manifestaron ver salir a una misteriosa y bella mujer del departamento de Mario Guerci, alimentándose así la leyenda de “La Quesona”, la asesina serial de hombres que estaba sembrando de cadáveres la ciudad.
Rato después, los zapatos talle cuarenta y cuatro de Mario Guerci estaban en la vitrina con los zapatos de Martín Palermo y las zapatillas de Gonzalo Quesada, era la colección de las víctimas de la “Quesona”.



Comentarios

  1. Me da como un placer erotico estas historias donde una mina mara chabones

    ResponderBorrar
  2. No tenía motivo para odiarlo, así que fue rápida para matarlo. Y ha se ha contado lo cruel que puede ser, cuando tiene motivos para odiar.
    Sin embargo, lo mató. Parece parte de un ritual de sexo y muerte.

    ResponderBorrar
  3. La Niña de Embajadores4 de octubre de 2020, 07:37

    letal y fatal la Quesona, gracias x recordar este gran asesinato

    ResponderBorrar
  4. nunca le des la espalda a Ravelia, sino te acuchilla por la espalda

    ResponderBorrar
  5. mira como Marito Guerci fue asesinado por "la Quesona" y le tiraron un Queso

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral

El asesino de Viviana Canosa