domingo, 8 de diciembre de 2013

La asesina de Mario Guerci



La “Mujer Queso” ya había asesinado a dos hombres, Martín Palermo y Gonzalo Quesada, pero la torpeza de la policía impidió que dichos crímenes se esclarecieran. Pasaron un par de meses cuando la asesina, ahora llamada Carla, conoció a un muchacho llamado Mario Guerci.
Mario era un joven alto, muy guapo, de cabello rubio, que formaba parte del staff de una agencia de modelos. De conformación muy atlética, pues al parecer había sido representante olímpico. Un lindo chico, de unos veintitantos años, cerca de los treinta. Guerci era uno de esos hombres con el que todas las chicas quieren salir. El hombre con quien cualquier mujer desearía tener sexo, y seguramente deseado también por muchos gays.
Carla no tenía motivos para odiar a Guerci, pero deseaba asesinarlo y soñaba con hacerlo. El joven era fácilmente seducible y una noche Carla logró que Mario la invitara a su departamento. Concurrió a la cita con la misma ropa y la misma arma que usó la noche en que asesinó a Martín Palermo y a Gonzalo Quesada. El joven se imaginaba una buena cena, disfrutar después de una copas y de la música, y finalmente tener sexo con Carla. Muchas chicas desfilaban por su departamento. Sobre una mesa muy bien servida había una bandeja con un Queso Gruyere.


Mario estaba sentado sobre la mesa y le daba la espalda a la chica.
Carla se dio cuenta que era el momento para asesinarlo y entonces se puso los guantes negros y se dirigió hacia la habitación para buscar la cartera y sacar el revolver. Pero mientras estaba yendo Carla pasó por la cocina y detuvo su vista en un enorme, largo y filoso cuchillo que estaba sobre la mesa. Carla lo tomó, y dio media vuelta, dirigiéndose hacia donde estaba Mario. Dijo entonces:
-         Mario, aca tengo el cuchillo para cortar el Queso.


El joven, estaba despreocupado cuando Carla llegó justo atrás de Mario, agarró bien fuerte el cuchillo con las dos manos, lo alzó y descargó un golpe seco sobre la nuca del joven. El cuchillo entonces le atravesó el cuello al muchacho desde atrás, con la cabeza tendida sobre la mesa, quedando muerto de inmediato.
- Mario Guerci – dijo entonces en voz alta la asesina.
La asesina repitió lo que había hecho con sus tres víctimas anteriores y le sacó los zapatos y las medias al cadáver de Mario, dejando el cuerpo desnudo. Era un par de zapatos bastante grande, pues Guerci calzaba cuarenta y cuatro. La chica fue apagando las luces y abandonó el departamento, satisfecha y llena de placer con el crimen que acababa de cometer. Así fue asesinado Mario Guerci.
Muchos testigos manifestaron ver salir a una misteriosa y bella mujer del departamento de Mario Guerci, alimentándose así la leyenda de “La Mujer Queso”, la asesina serial de hombres que estaba sembrando de cadáveres la ciudad.



Rato después, los zapatos talle cuarenta y cuatro de Mario Guerci estaban en la vitrina con los zapatos de Martín Palermo y las zapatillas de Gonzalo Quesada, era la colección de las víctimas de la “Mujer Queso”.

La Mujer Queso (o la Quesona), una asesina serial de hombres 

1 comentario:

  1. Me da como un placer erotico estas historias donde una mina mara chabones

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...