martes, 21 de julio de 2015

La asesina de Emanuel Ginóbili




No sabemos en que ciudad ni en que tiempo, pero ocurrió en algún lujoso hotel que la modelo Valeria Mazza y el basquetbolista Emanuel David Ginóbili se encontraron a solas en una habitación.
-  Tengo que hablar con vos – le dijo Valeria a Manu.
Tras decir esto, la modelo, vestida muy elegantemente con guantes negros, acomodaba un enorme Queso Gruyere sobre una mesa y tomó con sus manos una enorme soga.
El basquetbolista permanecía sentado dándole la espalda a la modelo, y de repente, vio que su cuello estaba rodeado con la soga.
-   ¿Qué haces, loca? – preguntó Ginóbili.
-    Lo siento, Manu, pero soy una asesina, vos vas a ser mi próxima víctima. Soy la Mujer Queso o la Quesona Asesina, como quieras llamarme. Te estrangularé.
-    ¡Me estás jodiendo! – respondió Manu Ginóbili en una mezcla de asombro y terror.
-   Si a los asesinatos los consideras una joda, sí, estoy jodiendo – fue la fría respuesta de la asesina – Hay una chance de que te salves. Arrodíllate.
Con la soga al cuello, Emanuel se arrodilló frente a ella. La chica le ató las manos y le dijo con una gran frialdad:
-         Chupame los pies.



El basquetbolista entonces comenzó a chuparle, lamerle, besarle y olerle los pies a la chica, que era una Quesona, y sus pies olían a Queso, a una mezcla de Cheddar y Roquefort. Cuando terminó, la Quesona golpeó con un latigo a Ginóbili, y le colocó una bolsa sobre la cabeza, a continuación comenzó a apretarle el cuello con la soga, estrangulando y asfixiándolo a la vez.
Finalmente el basquetbolista cayó muerto de inmediato. La asesina dijo entonces mientras contemplaba el cadáver:
-   Me hubiera gustado divertirme más con vos, bueno, no pudo ser.
La asesina tomó entonces el Queso y lo tiró sobre el cadáver de Emanuel Ginóbili, a la vez que decía en voz alta el nombre de su víctima:
-         Emanuel David Ginóbili.
Valeria Mazza se fue del lugar llevandose las enormes zapatillas talle 48/49 del basquetbolista Emanuel David Ginóbili.


Versión alternativa

El basquetbolista Emanuel Ginóbili se encontraba en una habitación. Con sus dos metros de altura, estaba vestido con piloto, sombrero y guantes de color negro. Ginóbili se encontraba contando dinero, billete por billete. De repente, y con gran sorpresa, una mujer ingresó a la habitación, estaba muy bien vestida, con un vestido rojo y guantes blancas que le cubrían la mano. Era Valeria Mazza, una cruel, implacable y sanguinaria asesina a sueldo, capaz de cometer los más terribles y atroces crímenes. La mujer tenía una ametralladora Uzi Umarex con silenciador y culata.


- Así quería agarrarte Emanuel…
- Valeria, por favor, puedo explicarte todo…
- No hay nada que explicar.
La asesina disparó y acribilló a balazos a Emanuel Ginóbili. Cuando terminó, la asesina tomó un Queso y lo tiro sobre el cadáver del basquetbolista, mientras decía en voz alta:
- Queso.



1 comentario:

  1. las imagenes estan buenas... la historia es una cagada

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...