El Asesino de Micaela Argañaraz

Micaela Argañaraz, supermodelo y actriz argentina según dice Wikipedia (1), pasa casi todo el año fuera de Argentina, trabajando para diferentes marcas y firmas, la mayoría de ellas europeas. Según me han contado, en una ocasión en que se encontraba en la siempre distinguida y perfumada ciudad de París, la invitaron a una recepción a la selección argentina de rugby, los populares “Pumas, por el solo hecho de ser argentina.

“No me gusta el rugby – le dijo Micaela a otra modelo que estaba en la recepción – es un deporte de chetos salvajes, al ser chetos deberían ser finos y distinguidos, pero no, todo lo contrario, son como bestias salvajes, que cuando se desatan son capaces de cometer cualquier bestialidad”.

“¿Entonces para qué vinistes?”

“Me invitaron y soy argentina, no iba a despreciar la invitación. Mira como lo que te digo es cierto, míralo a ese rugbier, gordo, alto y patón como todos, no se mueve de esa mesa, se esta devorando ese Queso, parece que solo el tiene derecho a comer ese Queso, como sí todos los demás que estamos aca no existimos. Se lo esta devorando el solo al Queso”.

El rugbier en cuestión era Carlos Ignacio Fernández Lobbe, que en realidad ya no practicaba el deporte, sino que estaba como flamante entrenador, con su metro 1,94 de altura, sus 114 kilos, y sus enormes pies talle 49. Devoraba el Queso. Micaela lo miraba con desprecio, y se acerco al rugbier. Fernández Lobbe se dio cuenta y le dijo, de una manera muy grosera:

“¿Pasa algo nena? ¿Te molesta que me este comiendo el Queso?”

“A mi el Queso no me gusta, pibe – le dijo Argañaraz – pero creo que tenes que dejar algo para los demás. Sos una bestia”.

“¿Una bestia? ¿Y vos que sos una dama fina y distinguida?”

“Yo soy Micaela Argañaraz. Obvio nene, ¿Vos como te llamas?”

“Carlos Ignacio Fernández Lobbe, ¿No es cheto llamarse Carlos Ignacio Fernández Lobbe?”

“Es cheto, pero vos sos una bestia, como todos los rugbiers”.

“¿Tenes ganas que te meta un Scrum, Argañaraz? Estamos en París, le puedo meter un Scrum a la Torre Eiffel o al Arco del Triunfo”.

 “Ja, ja, ja, sos tan bestia, que seguro el Scrum se lo metes al Louvre.

 “¿Y vos me enseñarías acaso buenos modales para estar a tono con París?

 “Por supuesto, Fernández Lobbe, por supuesto, no aca, claro, me gustaría ver tu espíritu salvaje en la intimidad, te espero en mi piso, frente a la Torre Eiffel, esta misma noche”.

 “Allí estaré” dijo Carlos Ignacio Fernández Lobbe.

Efectivamente, esa misma noche el rugbier estaba en el piso de la modelo frente a la Torre Eiffel, la modelo lo esperaba con una botella de champagne bien frappé, el rugbier entró con un enorme Queso Emmenthal que sostenía con sus manos. Dejó el Queso sobre la mesa y el mismo agarró la botella de champagne y la baño a la modelo con el mismo.

 “Sos bestia Fernández Lobbe” le dijo Micaela “pero me gusta que me bañes en champagne”.

 “A mí me gustaría que desfilaras exclusivamente para mí”.

 “Con mucho gusto lo haré”.

Y la modelo desfiló exclusivamente para el rugbier, paso una vez, dos veces, agarró un champagne, esta vez lo baño ella a el, y tras hacerlo, cosa que al rugbier le encantó, el rugbier la agarró la pierna derecha, y le besó el pie.

 “Lindos pies tenes, los míos en cambio son grandotes y olorosos” dijo Carlos Ignacio Fernández Lobbe”.

 “¿A qué huelen?”

 “¿A qué cosa huelen los pies de hombre?”

 “Dicen que a Queso”.

 “¿Queres comprobar?”

La modelo lo comprobó y efectivamente los pies de Carlos Ignacio Fernández Lobbe olían asquerosamente a Queso, cualquier mortal hubiera sucumbido ante aquella fragancia, pero la modelo pareció impregnarse en eso, y empezó a chuparlos, olerlos, lamerlos y besarlos, y tras eso, como si fuera un scrum, o como si se metieran en el barro de una cancha de rugby, los dos cogieron en el piso, dando vueltas en el mismo, una cogida muy salvaje, una y otra vez, una y otra vez.

 “¿Y te gustó, Micaela?” preguntó Carlos Ignacio Fernández Lobbe.

 “Me encantó, no estaba equivocada, ustedes los rugbiers son salvajes y feroces”.

 “Salvajes como Rambo, y usamos también cuchillos como Rambo”.

En ese momento, mientras la modelo estaba sentada en un sillón, recuperándose de la fenomenal cogida de minutos antes, el rugbier sacó un enorme cuchillo, sos cuchillos de caza con dientes, estilo Rambo, y se lo mostró a Micaela, que empezó a verlo algo horrorizada.

“Pero Rambo no era Quesón, David Morrell le puso “John Rambo” en “First Blood”, se equivocó, debió ponerle “Charles Rambo”, el daño ya esta hecho, el no es Quesón, pero yo sí soy un Quesón, por eso en la recepción devore el Queso”.

“¿Y ahora que me vas a devorar?” preguntó horrorizada Micaela mientras Carlos Ignacio Fernández Lobbe se acercaba a ella, cuchillo en mano.

“Ahora no es la hora de devorar, ahora es la hora de asesinar”.

“¡Noooooooooooooooooo!” gritó Micaela Argañaraz.

Y con la furia de Rambo combinada con el salvajismo de un rugbier, Carlos Ignacio Fernández Lobbe la atacó con el cuchillo y le asestó noventa y dos puñaladas, noventa y dos cuchilladas, dándole tajos y heridas en todo el cuerpo.

“Queso” dijo Carlos Ignacio Fernández Lobbe mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de su víctima.

El asesino, antes de irse, miró a la ventana, y al ver la Torre Eiffell, de noche, iluminada, comenzó a cantar:

Allons enfants de la Patrie, Le jour de gloire est arrivé !, Contre nous de la tyrannie

L'étendard sanglant est levé, Entendez-vous dans nos campagnes, Mugir ces féroces soldats?, Ils viennent jusque dans vos bras. Égorger vos fils, vos compagnes! Aux armes citoyens, Formez vos bataillons. Marchons, marchons, Qu'un sang impur, Abreuve nos sillons…


(1)    https://es.wikipedia.org/wiki/Mica_Arga%C3%B1araz


Comentarios

  1. no la conocía a esta mina, buen queso

    ResponderBorrar
  2. EL RUGBIER ADEMÁS DE SER UNA BESTIA SALVAJE ES MEDIO LOCO TAMBIÉN, NO PARA DE MATAR

    ResponderBorrar
  3. un crimen al estilo cheto de Fernández Lobbe en París pero con mucho Queso

    ResponderBorrar
  4. le veo un aire a Peleritti y a Cardone, un estilo, o sea que estuvo bien que la matara este asesino, debe ser bastante cheta tambien

    ResponderBorrar
  5. una mina fina y distinguida que sucumbe ante el rugbier asesino

    ResponderBorrar
  6. Que curioso, tanto que le repugnaban, desagradaban los rugbiers y luego se entregó a quien le desagradaba más.
    Efectivo relato.
    Un poco parecida en cuanto a cara, no al físico, a Carolina Peleritti.

    Rambo como queson. Carl Rambo quesoneando a ejércitos, brigadas femeninas, letales. Podría ser interesante.

    Ya es hora o para el 2021, que Charlie Sheen quesonee a su ex Denise Richards y a Neve Campbelle, aprovechando que ambas actuaron en Criaturas salvajes.

    ResponderBorrar
  7. es agradable leer como Carlos Ignacio Fernandez Lobbe sigue asesinando

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Romina Ricci

La asesina de Fabricio Oberto