martes, 19 de mayo de 2015

Carlos Mazzoni, Quesones en Santa Fe


Cuatro años antes de la aparición de Carlos Delfino, el Basquetbolista Asesino, Santa Fe se vio sacudida por otro asesino Queson...

Santa Fe, mediados de 1996.

La ciudad de Santa Fe vivía jornadas de gran algarabía futbolística pues en un par de semanas Colón había logrado el objetivo de permanecer en la Primera División, a la vez que Unión había ascendido a la misma.
En el contexto de aquellos días felices para tatengues y sabaleros, Juliana, una chica rubia de esas que hoy llamamos “botinera” estaba más que feliz pues había logrado que uno de los futbolistas de Unión, Carlos Martín Mazzoni, apodado “Patita” (1), la llevara a la cama.
- La vamos a pasar muy bien – le dijo Carlos Martín Mazzoni, desnudo con un par de guantes negros en sus manos como única vestimenta.
- ¿Por qué los guantes negros, Martín?
- Hoy decime por mi primer nombre, Carlos.
- Bueno, decime por que los guantes negros.
- Me excitan, me dan mayor potencia sexual. Al igual que esto.
En ese momento, Carlos Martín Mazzoni puso su enorme pie derecho talle cuarenta y cinco sobre el rostro de la chica.
- ¡Qué olor a Queso que tenés, Carlos!
- ¡Y qué queres juego al fútbol!
- ¿No te lavaste antes de venir aca?
- Sí, pero no me lave los pies. Los quería tener llenos de olor a Queso para vos.
- ¿En serio?
- Te lo estoy diciendo. Y el pie izquierdo huele aún peor.
Efectivamente, la chica tuvo que oler los pies de Carlos Martín Mazzoni. No fue fácil, pero era parte del juego, y lo tuvo que aceptar.
Luego tuvieron sexo, en forma muy intensa y apasionada. Cuando terminaron, Carlos Martín Mazzoni, se levantó y fue a buscar algo.
- ¿Qué pasa ahora, Carlos?
- Primero fueron los pies, luego tuvimos sexo, ahora viene lo mejor – respondió Carlos Martín Mazzoni.
- ¡No puede haber mejor que esto que paso algo!
- Esto es algo mucho mejor.
La chica se asustó al ver a Carlos Martín Mazzoni sosteniendo un arma larga con silenciador con los guantes negros.
- Para esto eran los guantes negros.
Carlos Martín Mazzoni asesinó a la chica de diez balazos, descargando todo el cargador que tenía. Cuando terminó, sacó un enorme Queso de cascara roja, esos de tipo Pategras, y lo arrojó sobre el cadáver de la víctima, diciendo en voz alta:
- Queso.

... por supuesto que este Queson, Carlos Martín Mazzoni, asesinó solo a una decena o quizás veintena de mujeres, una cifra pequeña comparada con los varios centenares que aún acumula Carlos Delfino, el Basquetbolista Asesino, pero en aquellos años conmocionó a la opinión pública.




(1) Carlos Martín Mazzoni es hijo de Carlos Santos Mazzoni, el “Pata” que jugó en Unión en los ’70, y marcó el gol en las finales del Nacional 1979 ante River, cuando Unión fue subcampeón de ese torneo, hasta hoy la mejor campaña del equipo tatengue en toda la historia

1 comentario:

  1. Excelente relato sobre el olor a Queso en los pies!!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...