El Asesino de Josefina Pouso

Una Crónica sobre la gran tribulación del Mundo Quesón

(Una historia inspirada en una idea original de El Fauno)

En las últimas semanas del nefasto año 2020 ocurrió lo que voy a contaros a continuación…

Josefina Pouso, vedette, panelista, periodista, famosa por sus piernas y conocida incluso por el apodo de “Piernas”, se encontraba viéndose en un espejo, sonriente, cuando de repente, todo comenzó como a nublarse y oscurecerse. Pouso sintió que detrás de ella había una presencia fantasmagórica o espectral, se quedó quieta, miró al espejo y contempló aquella figura, como de una dama aristrocrata de otro tiempo y lugar.

- Soy Lady Karlotta Karla Katyusha, aristócrata rusa, degradada por la revolución bolchevique – dijo aquel espectro – tomaré tu cuerpo, Josefina Pouso, para llevar a cabo mi ancentral venganza: asesinar a Lady Dumitrescu, ja, ja, ja – la risotada resonó fuerte, y así ocurrió, Pouso dejó de tener voluntad propia y el aquel espectro se apoderó de su cuerpo.

Mientras esto ocurría, el basquetbolista Carlos Matías Sandes, con sus 2,02 metros de altura y su calzado 52/53 se encontraba otra vez en Buenos Aires, tras un fugaz paso basquetbolistico por la Republica Oriental del Uruguay. A pesar de la pandemia, la ciudad estaba llena de manifestaciones de todo tipo y especie, a veces con barbijos y distanciamientos, otras veces no tanto. Sandes avanzaba rumbo a su casa cuando una manifestación de una autodenominada “Liga de la Pureza” exigía la censura total en google, borrando todas aquellas publicaciones donde aparecieran famosos o famosas, aún de baja estofa, que no fueran previamente aprobados.

Para peor la Radio informó sobre un incendio aparentemente intencional en el Museo de los Quesones, con una considerable destrucción de materiales y archivos de los Relatos Quesones.

- Todo mal, todo mal. Vaya, vaya, sí es así, van a borrar todos los archivos Quesones – pensó Sandes – nos quieren censurar y cancelar, quieren que nuestro registro desaparezca de la faz de la Tierra, como si nunca hubiésemos existido, solo un recuerdo para algunos nada más. Para peor, ha fallecido nuestro maestro, el gran Carlos Calvo, el Quesón Supremo. Estamos más desprotegidos que nunca.

Aunque Sandes trataba de disimularlo estaba muy preocupado y angustiado, y no solo por la muerte de Carlos Calvo, sino también por el silencio de Lady Dumitrescu, su amante, cuyo WhatsApp estaba totalmente mudo desde hacía unas semanas.

- Algo malo ha pasado – pensó Sandes – no tengo dudas, este silencio no es un buen augurio. 

Aunque suene repetitivo es bueno recordar que Carlos Matías Sandes, tiene una doble personalidad al estilo Clark Kent / Superman o Bruce Wayne / Batman, por un lado es Matías Sandes, un destacado basquetbolista, ejemplar padre de familia y esposo, y por otro lado, es Carlos Sandes, un cruel, sanguinario e implacable asesino de mujeres, un Quesón, que suele practicar el fetichismo de sus pies con sus víctimas, para después de tener sexo salvaje con ellas, y finalmente asesinarlas sin piedad alguna, a machetazos, mutilándolas y/o decapitándolas, y tirarles un Queso sobre el cadáver.

Sandes llegó por fin a su casa y lo estaba esperando Maru, su esposa, quien lo recibió con una cara de preocupación y angustia.

- Mati – le dijo Maru – esta señora pregunta por vos, dice que tiene algo muy importante para decirte, que no lo podía hacer por WhatsApp.

- Buenas tardes, señor Carlos Sandes – así omitiendo Matías el segundo nombre – soy Josefina Pouso, conocida en el mundo como “Piernas”, aunque hoy estoy aquí como representante del Clan Katyushka, vengo a informarles algo muy serio y relevante que ha ocurrido en estos días, algo que a usted, señor Carlos Sandes, le va a interesar.

Sandes, demasiado ocupado por el básquet por un lado y por los Quesos por otro lado, no sabía quien era Josefina Pouso, que era una personalidad mediática que había tenido un paso destacado por el programa “Duro de Acostar”. Nunca la había visto, por eso no la reconoció, sí le llamó la atención las piernas.

- ¿Qué es eso tan importante que viene a decirme? – dijo Sandes, con vos temblorosa, y acentuando su tonada mendocina repleta de “ezes” (de hecho cuando Sandes tira un Queso, dice “Queso” en voz alata, pero sí alguien lo escuchara, escucharía “Quezo”).

- Ha fallecido Lady Dumitrescu – dijo Josefina Pouso, “Katyushka” – se ha ido para siempre, ya no volverá.

- ¡Noooooooooooooooooooooooo! – gritó desesperado nuestro basquetbolista y asesino, que sintió como si lo tumbaran al piso en medio de un partido de basquet.

- ¡Esa señora tan buena! – exclamó Maru al escuchar la infausta noticia – que nos protegía a los chicos y a mí, era una gran benefactora, y sí bien decía tener muchos años, se la veía tan joven y bella.

- Lo siento señor Sandes, pero mi obligación era informarle sobre lo sucedido.

- ¿Y cuando fue? ¿Cómo fue?

- El mismo día que Carlos Calvo, el Quesón Supremo, ingresó a la inmortalidad, se quedó dormida, no despertó. Tenía muchos bienes, usted era uno de sus herederos más sobresalientes, pero la Liga de la Pureza confiscó todo, por eso se borraran muchos archivos y relatos, je, je, lo único que le dejó es esto, un Queso.

Un enorme Queso, de gigantescas proporciones, una horma de colosal tamaño, estaba sobre la mesa. Pouso avanzó hacia la puerta y le dijo a Sandes:

- Las cenizas de Lady Dumitrescu han sido tiradas en la Charlotte Corday.

- ¿Porque no me dijeron antes? – dijo Sandes.

- La Liga de la Pureza ha tomado control de todo, lo siento señor Carlos Sandes. Me voy. Si quiere saber más cosas, lo espero en la Liga de la Pureza, aquí le dejó mi tarjeta.

Pouso se fue tan repentinamente como había llegado, Maru intentó consolar a su esposo, que no paraba de llorar, y por fin se fue a acostar, para descansar un rato. Por fin se despertó, luego de dormir varias horas, ya había pasado la noche entera, el reloj marcaba las nueve de la mañana.

- Mati – le dijo Maru – ese Queso que dejó esa mujer ayer.

- ¿Qué paso? – dijo Carlos Matías mientras se despertaba.

- Estaba envenenado, intentó asesinarte, mira, el hámster de los chicos, lo saque un rato de la jaula, y fue a comer el Queso, y se murió instantáneamente. El único que come Queso aca sos vos y te la pasas comiendo Queso, de hecho, no comes otra cosa que no sea Queso, o sea que esa malvada mujer sabía que a vos te gusta el Queso.

- ¡Nooooooooooooooo! – gritó Carlos Matías – ahora encima esto, es como un atentado, debo ir a esa Liga de la Pureza.

El basquetbolista no tardó en asearse (sabemos que nunca se lava los pies talle 52/53, siempre muy olorosos), agarró un enorme machete, agarró el Queso, el mismo Queso que le había dejado Pouso, y se fue a la Liga de la Pureza. Para su sorpresa e indignación a la vez, descubrió que la mentada Liga de la Pureza ocupaba la mansión victoriana donde vivía nuestra conocida Lady Dumitrescu.

- Se adueñaron de todo estas malditas de la Liga de la Pureza – dijo Sandes – así no va a quedar nada.

El basquetbolista tocó la puerta y la misma Josefina Pouso lo recibió.

- Vaya, vaya, creí que estabas muerto, el veneno que tenía ese Queso era muy poderoso.

- Intentaste asesinarme – dijo Carlos – ya varias mujeres intentaron hacerlo, pero yo siempre las asesinó a todas. Y les tiró un Queso.

Carlos Matías sacó el machete y lo puso sobre el cuello de Josefina Pouso, pudo haberle arrancado la cabeza si quería en ese momento. A pesar de sentir el frío del machete sobre su cuello, “Piernas” no se inmutó. Todo lo contrario, Pouso hasta desafío al asesino.

- ¿Me vas a asesinar? ¡Ja, ja, ja! Sí lo haces ya nada ni nadie podrá detener a la Liga de la Pureza. Ustedes los Quesones serán derrotados por la cancelación y el olvido.

- Te asesinaré – dijo Carlos Matías – como hice con cientos de mujeres, solo será un Queso más.

- ¿Un Queso más? ¡Ja, ja, ja! También dijiste lo mismo cuando te convencieron de asesinar a Maru, tu mujer, era solo un Queso más. Pero no lo hicistes, por eso sos un Quesón incompleto, inmaduro, que aún debe superar la última prueba: asesinar a su mujer.

- Sos el diablo en persona – le contestó Carlos Matías – no asesinaré a la madre de mis hijos. Otros Quesones lo han hecho, se que soy el único que no lo hizo, pero no lo haré.

- Por eso ha muerto Lady Dumitrescu – dijo Pouso – porque era una u otra. Vos elegiste, y por eso Dumitrescu consumió sus días, vivió demasiado, ja, ja, dale, sí sos tan macho, asesíname de una vez, Carlos Matías Sandes, con esas patas talle 53, esos Quesos que tenes, una revista española dice que sos “muy rocoso”, dale hacelo de una vez. 

Carlos Matías blandió el machete y parecía dispuesto a asesinar a Pouso, sin ningún ritual previo, pero “Piernas” dotada del espíritu de Katyushka, lo desafiaba una y otra vez, con el machete, Carlos Matías en vez de herirla, le fue rasgando las vestiduras hasta quedar totalmente desnuda, cuando ocurrió esto, Pouso se tiró al piso, Sandes ahora puso sus pies sobre su cara.

- Te asesinaré Carlos Matías – le dijo Pouso – vas a ser derrotado, no con un Queso envenenado, ni con un arma de fuego, o un arma blanca, ya entendí que todo eso es inútil, lo haré con mi cuerpo, te venceré de otra manera, ja, ja, así lo hacía en Rusia, cuando era la malvada Karlotta Karlaz Katyushka. Ni venenos, ni revólveres, ni espadas, ni hachas, ni cuchillos, ni puñales, ni dagas, los asesinaba con mi cuerpo.

Sandes pareció aceptar el desafío, al punto que tiró el machete al piso, y se entregó a Pouso, o a la malvada rusa, que eran un solo cuerpo, primero los pies, gran intensidad, olían muy fuerte, “Piernas” los olió, chupó, besó y lamió, una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez, Sandes siempre lo hacía muy bien, eso le daba fuerzas, pero estaba vez parecía estar cansado.

- ¿Te están quedando sin energías, Carlos Matías?

Pouso o la rusa malvada, como prefieran, parecía redoblar la apuesta, ahora se dio vuelta, y le puso el culo a Sandes, que la cogió por ahí, con los pies primero, con la pija después. El basquetbolista estaba muy cansado, como si hubiera jugado cinco partidos al hilo, no daba más. En otro contexto, con comer Queso hubiera recobrado las fuerzas, ese era el secreto de los Quesones para estar siempre potentes, comer mucho Queso, pero el único Queso que estaba ahí era el envenenado. Carlos Matías se dio cuenta que había caído en una trampa, aunque casi no podía pensar.

- A esta altura Natalia Oreiro o Luisana Lopilato ya estaban hechas unas piltrafas, pero esta Pouso o esta rusa quiere más.

- Quiero más – dijo Pouso, con sus piernas rozagantes, Sandes intentó agarrar el machete para asesinarla, pero no pudo, tan débil que estaba, como instinto, como un animal, la penetró por la vagina, teniendo otra vez un sexo espectacular.

El basquetbolista estaba destruido, no daba más, no tenía fuerzas, estaba casi ciego, sordo, paralítico, todo a la vez, no podía pensar nada, ni moverse, exhausto… 

Pouso, o la malvada rusa, aunque rozagante, solo esperaba la agonía final de su víctima.

- No cabe duda que estas hecho de una fuerza notable, Carlitos, porque a esta altura ya deberías estar muerto, pero veo que aún resistes Carlitos, la verdad que me diste un sexo espectacular Carlitos, con razón Lady Dumitrescu era tan feliz, ahora sí entiendo todo. Me gustaría que sigas viviendo Carlitos, para convertirte en mi esclavo sexual, el gran Carlitos Sandes, pero creo que ya estas agonizando, ja, ja, ja, ja.

“Carlitos” sintió Sandes, sí, “Carlitos” y encima la rusa repitió una y otra vez “Carlitos”. Aunque se llamaba Carlos, nunca en realidad le dijeron Carlitos, solo a veces en la escuela, más como broma o burla que como forma auténtica de llamarlo. Casi todos lo trataban como “Mati” o “Matías”. Pero la rusa le dijo “Carlitos” y solo una persona le decía de esa manera “Carlitos”, y esa persona era Lady Dumitrescu. Y luego de todo aquel sexo y más sexo, y a pesar de que Sandes estaba al límite de su capacidad física, el haber escuchado aquel “Carlitos” actuó como una suerte de mágico elixir, el basquetbolista recobró fuerzas, se levantó, y con sus guantes negros, tomó el machete. En un rápido movimiento colocó sus pies sobre Pouso, que asombrada, quedó paralizada.

- Lo siento Josefina Pouso, o Karlotta Karlaz Katyushka, pero tengo que hacerlo. Ja, ja, los Quesos siempre ganamos. No debiste actuar en nuestra contra. 


- No, Carlos, no, serás mi esclavo sexual, como lo eras de la malvada Lady Dumitrescu.

- Era su amante, querida Pouso, no era su esclavo sexual – Carlos pusó el machete sobre el cuello de Pouso, que otra vez sintió el frío de aquel filo.

- ¡Nooooooooooooo! – gritó desesperada Josefina Pouso, o Karlotta Karlaz - ¡Maldita Dumitrescu! ¡Malditos Quesones! ¡Todos asesinos! ¡Todos basura, hijos de su Queso! ¡Volveré y me vengaré! ¡Maldito Sandes! ¡Terminarás asesinando a tu esposa! ¡Ese será tu castigo! ¡Y te hundirás en el fango como Queso fundido con Dumitrescu! 

El asesino levantó el machete, y esta vez no tembló ni dudo, cayó sobre una de las elogiadas piernas de la famosa, que fue cortada. La sangre salió por todos lados. La famosa siguió insultando y maldiciendo.

- Vas a asesinar a tu esposa, Carlos Matías, o mucho peor, la apuñalará Carlos Emilio Lampe y le tirará un Queso, o la degollará Carlos Leonel Schattmann con un puñal ninja, y le tirará un Queso, o la acribillará a balazos Carlos “Charly” Berlocq, o le tirará un Queso, malditos, maldita Dumitrescu, maldita Dumitrescu, maldita Dumitrescu.

Y no paró cuando el machete cayó sobre la otra pierna. La sangre siguió por todos lados. Esta vez Carlos Matías Sandes la asesinó en forma lenta, dejó que se desangrara, cuando le dio otra brutal herida en el cuerpo, en el pecho, y finalmente llegó la decapitación. Y sólo eso la cayó. Ya nadie escuchó más maldiciones.

- Queso – dijo Carlos Matías Sandes, que tiró el Queso sobre el mutilado cadáver de la malvada Pouso, o Karlotta Karlaz Katyushka.

Con la satisfacción del deber cumplido, sabiendo que solo era un Queso más, el basquetbolista a su casa regresó y Sandes fue recibido por su esposa.

- Antes de que me pises, cumpliste con tu deber de Quesón. Nadie debe meterse con Lady Dumitrescu. Mira Carlos, quien esta aca – dijo Maru, mientras abría la puerta, y al terminar de hacerlo, el basquetbolista no lo podía creer, ante el estaba la mismísima ¡Lady Dumitrescu!

- Pero Lady – dijo asombrado y al mismo tiempo eufórico Carlos Matías Sandes - ¡Usted estaba muerta! ¡O eso fue lo que nos dijeron!

- Algún día moriré, no soy inmortal, aunque la naturaleza me dotó de una longevidad extraordinaria – dijo Lady Dumitrescu – pero ese día no es este día. Estaba prisionera, secuestrada, por el poder de una magia muy oscura, pero al ser quesoneada ese ser oscuro, me liberé, y aquí estoy. El Mundo Quesón ha sufrido una gran tribulación, pero aquí estamos, nos quisieron borrar, pero preservamos mucho material, y muchos relatos, aunque no todos, han vuelto o volverán. Fue como la Crisis de las Tierras Infinitas en el Mundo DC. Algún material debe desaparecer para que otro sobreviva.

- En cuanto a ustedes - prosiguió Lady Dumitrescu, hablando desde su infinita sabiduría -  serán bendecidos con la llegada de un nuevo vástago, el cuarto, los Sandes seguirán siendo una familia ejemplar, modelo único en el Mundo Quesón. No le hagas caso a los que dicen que si no asesinas a tu mujer sos un Quesón incompleto. Quesón incompleto es el que no tira Quesos a sus víctimas, y eso no existe. Ahora estimados Carlos y Maru volveré a Londres. Se que muchos no lo entienden, pero por el bien de todos, es mi deber seguir cerca de su majestad reptiliana. Por un año mejor sin pandemia y sin censura, y con mucho Queso. 

#Queso.

Comentarios

  1. espero les guste este relato, agradezco mucho al Fauno que me abrió la inspiración al leer su comentario y que prácticamente es algo así como el autor original de este Queso, luego de la censura y denuncias que hemos sufrido andaba muy falto de ideas y sin ganas de escribir, un Queso a todos

    ResponderBorrar
  2. bien Carlos, celebramos el regreso de los Relatos, la verdad que cuando escribís con Sandes te inspiras muy bien, y gracias al Fauno, por el aporte, buen relato, buena combinación de queso, sexo con fantasías y suspenso, bien por todo, creía que ya no volvías

    ResponderBorrar
  3. volvieron los Quesos!!!!

    ResponderBorrar
  4. SIMPLEMENTE MAGISTRAL MASTER OF THE CHEESES

    ResponderBorrar
  5. El Gran Timonense3 de enero de 2021, 20:11

    bello cuento, el arte de los Carlos Asesinos no debe morir jamás, aunque se haya ido Carlos Calvo

    ResponderBorrar
  6. en los próximos días volveran la mayoría de los "relatos perdidos" (no todos), los de "¿Un Queso para las No lo soporto"? y "la asesina de Lizardo Ponce" ya volvieron, al mismo tiempo fueron reestructurados por razones de fuerza mayor "La asesina de Daniel Carlos Tognetti" y "La asesina de Joaquín Moretti"

    ResponderBorrar
  7. excelente relato, el espiritu de la rusa invadiendo el cuerpo de Josefina Pouso, es un giro interesante, que podría repertirse en futuros relatos, me gusto, felicitaciones Carlos!!! y gracias al Fauno por la inspiración que dio!!!! que no haya más censura, viva la libertad de expresión

    ResponderBorrar
  8. a veces se me ocurre que el autor del blog y Carlos Matías Sandes son la misma persona, y quizás la que escribe es Maru Sandes, ¿Porque no? Jua, jua, o algún periodista deportivo especializado en basquet

    ResponderBorrar
  9. Que buena noticia.

    Estuviste generando suspenso, con lo de Lady Dumitrescu. Estuvo bien Maru preocupada por su presunta muerte. Y la debilidad que pareció tener Sandes.
    Bien la aparición de Lady Katysha como una mujer que posee a otras mujeres. Creo que no ha sido la última aparición.
    Me gustó el uso de la crueldad de Sandes, con su ya costumbre de cortar piernas de famosa. Y que Pouso poseída haya tenido un comportamiento distinto, aunque haya terminado mal, igual.

    Y muy bien la aparición de Pouso, con la alegría de Maru. Y la bendición de Lady Dumitrescu. Un gran relato de regreso.

    Algunos podrían volver de otra forma.
    Espero el regreso de ¿Un queso para No lo soporto? Como me gustaría el regreso de El romance de Carla Conte y Andrea Rincón, con mi encuentro con Lara Pedrosa. Y espero que vuelvan los relatos con las otras quesonas, Carla Quevedo, Carla Rebecchi, Carla Quevedo, Carla Gugino. Y con los relatos de misiones conjuntas, Carla Conte y Carla Romanini, Ravelia Zamas la rubia y Ravelia Zamas la tatuada. Si no regresan esos relatos, que haya otros relatos conjuntos de quesonas.

    Lady Dumitrescu usó mi frase. Todo un logro.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. volvió https://cuentossangrientos.blogspot.com/2020/01/el-romance-de-carla-conte-y-andrea.html y junto a ese Queso, muchos relatos más!!!!

      Borrar
  10. Tal vez se ocurran más sugerencias. ¿La Santillana 0 será despedida de Telenoche o continuará porque Luciana Geuna fue quesoneada, junto con Sandra Borghi, Maru Duffard, por lo tanto no prodrá reemplazarla?

    ResponderBorrar
  11. Y estaría bien que se sumen Carlas asesinas.

    ResponderBorrar
  12. Los cuentos de Sandes siempre mantienen alto el nivel, creía que habías matado a Dumitrescu, pero se nota que tenemos rumana para rato

    ResponderBorrar
  13. pensé que los Quesos se terminaban con el 2020, parece que siguen, ahora yo me pregunto.... donde compran los Quesos estos asesinos?

    ResponderBorrar
  14. Me parece que capté por donde van los cambios de fuerza mayor.

    El asesino de Julieta Díaz quedó un poco raro. Sería mejor si sucediera algo letal en la filmación. Que a Julieta le cambien un arma de efectos especiales por una de verdad. Por lo que Julieta Diaz mata a alguien, sin intención de hacerlo. Podría ser porque pasó en la filmación de El Cuervo, en que murió Brandon Lee.

    Julieta Diaz clama que es inocente, que le cambiaron el arma. Y el comisario le contesta que hizo una serie como policia, que debería diferenciar entre un arma de verdad y una de fogueo.

    O que aparezca Carla Quevedo, que es actriz. O Ravelia Zamas, madre o hija.

    ResponderBorrar
  15. regresaron muchos relatos, entre ellos este que le gusta mucho al Fauno https://cuentossangrientos.blogspot.com/2020/01/el-romance-de-carla-conte-y-andrea.html los que no vuelven es por razones de fuerza mayor ajenas a este Carlos

    ResponderBorrar
  16. Escribí un comentario en El asesino de Julieta Díaz, que tal vez te interese.

    Creo que podrías hacer lo de la entrega de premios. Creo que el ganador podría ser Charly Alberti. Y las menciones para Lady Dumitrescu, Paul Toombes y las Santillanas.

    Otra cosa podría ser Los asesinos de las Spice Girls. En Inglaterra, ante la presencia de Lady Dumitrescu. Podrían revelarse que tuvieron gran parte de culpa de la pandemia, por haber hecho un concierto en Italia, sin medidas de seguridad, sin protocolos. Que las contraten para un recital y luego Game Over.

    Y un relato sobre el entretiempo del superbolw, este año.
    https://www.youtube.com/watch?v=Y7RFjtNrMe4

    Podría ser algo así.

    La noticia del entretiempo del Súper Bowl despertó escándalo entre grupos conservadores, suponían que Jennifer López harían algo que consideraban pernicioso. Y también despertó expectativa entre quienes deseaban que así fuera. Algunos recordaban lo que había sido ese concierto de J Lo, en que la diva había tenido sexo con Carlos Vives.

    Esa noticia desmintió los rumores sobre la desaparición de Jennifer López, quien no había sido visto desde entonces.
    Pero el público no sabía que Jennifer López había sido asesinada por Carlos Vives, como parte de un rito ancestral, con ayuda de una tatuada guardaespaldas, Ravelia Zamas hija.
    Y que la famosa había sido vampirizada, para convertirse en una concubina del noble rumano Orlok Dumitrescu. Un regalo de su esposa, Oana Racula Dumitrescu. Y que Lady Dumitrescu pensaba regalare una nueva concubina a su esposo. Y que ese era el destino de Shakira, con la complicidad de Jennifer López.

    Y el quesón podría ser Charly Alberti, por ser Shakira una estrella pop. O Carlos Váldes, el actor de The Flash, por ser colombiano como Shakira.
    El relato puede tener sexo entre el quesón y las famosas. Y entre ellas.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. perfecto Fauno, los cambios en "El Asesino de Julieta Díaz" fueron introducidos, las otras ideas serán tenidas en cuenta, ya había hecho unos borradores de "el asesino de Shakira" (era Carlos Vives) y de "los asesinos de las Spice Girls" (la idea era citar a Quesones americanos o ingleses) pero no me gustaron, por eso no los llegué a terminar, estoy complicado, además de la censura y denuncias que sufrio el blog, por razones personales y laborales no tengo mucho tiempo para dedicarle a los Quesos, pero el blog seguirá activo, un abrazo Fauno, tu ayuda es muy estimable!! De lo mejor que le pasó al Blog !

      Borrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Deborah De Corral

El Asesino de Yanina Zilly

El asesino de Viviana Canosa