El Asesino de Morena Beltran

Morena Beltran, la gran revelación del periodismo deportivo, fue al canal de televisión donde trabajaba habitualmente y se subió al ascensor, iba a apretar el botón cuando también se subió al elevador un joven muy alto, dos metros fácil, muy patón, dos patas gigantescas, todo el aspecto de ser un rugbier, y un intenso, fuerte, apestante olor a Queso. 

- Hola Morena Beltrán – dijo el rugbier - ¿No me conocés? Soy Carlos, Carlos Repetto, aunque mis amigos me llaman Charly, rugbier de Hindú y de Ceibos, un digno heredero de Carlos Ignacio Fernández Lobbe.

- Todo bien, Carlos – Morena apretó el botón, se cerró la puerta y el ascensor empezó a ascender – Lo mío es el fútbol. Seré la Macaya Marquez del Siglo XXI, nada ni nadie podrá pararme, caiga quien caiga y cueste lo que cueste. 

- Por más Macaya Marquez que seas, deberías saber algo de los otros deportes. Al fin y al cabo, una de las tres miserables medallas que ganó Argentina en Tokio 2020 (aunque se jugó en 2021) se las dimos nosotros, los rugbiers, tan malos no somos, aunque nos tilden de violentos y salvajes.

- Últimamente la prensa no fue generosa con ustedes y por algo se ganaron esa mala fama, pero bueno, sí, nos dieron una medallita, pero no de oro, un bronce, el fútbol y el básquet sí nos dieron oro alguna vez, pero bueno no es para tanto, Carlos. ¿Algún parentesco con Nico Repetto, Carlos?

- Ninguno, una simple casualidad casual.

- Bueno, retomando lo anterior, Carlos, solo ganaron un bronce. No es gran cosa. Un yanqui o un chino ni lo festeja. Un bronce, como el de Pedro Quartucci en París 1924.

- En París 2024 vamos por el oro, Morena – le dijo Carlos, y ahí, en ese momento, mientras el ascensor se paró pero no se abrieron las puertas, el rugbier se desnudó ante la periodista deportiva.




Morena quedó con la boca abierta no podía creer lo bien dotado que estaba el rugbier, aunque no fue eso lo que más le atrajo, lo que la empezó a atraer fue el olor a Queso que despedían los gigantescos pies de Carlos (calza cincuenta, no es joda), al punto que se arrodilló y le chupó la pija, como atraída irremediablemente hacia el, y tras aquella fellatio, olió, lamió, besó y chupó los pies de Carlos, con gran intensidad, el rugbier no se molestó en acariciarla ni en hacerle cosquillas, la tomó por la cintura y la cogió, como si hiciera un scrum, fue una cogida bastante violenta, a Morena le gustó mucho.

- Me gusta el salvajismo de los rugbiers – dijo la Macaya Marquez del siglo XXI – y más, sí tiene el olor a Queso que tenes vos, Carlos.

Tras haber disfrutado de aquella relación sexual a más no poder, Beltran empezó a tener mucho sueño, y se quedó dormida durante un largo rato, cuando se despertó, iba a levantarse, pero no se pudo mover, estaba atada de brazos y pies, a una cama, y de repente, vio frente a ella al rugbier, a Carlos Repetto, a Charly. 

Era una escena propia de la serie Dexter, ya no estaban en el ascensor, sino en una suerte de carpa. ¿El rugbier la había llevado hasta ahí? Morena totalmente inmovilizada en una cama, y el asesino con un enorme cuchillo en sus manos, la diferencia claro, era que en esta ocasión había un Queso gigantesco en un costado, como mudo testigo de lo que iba a venir.

- Te tendría secuestrada días enteros como hizo mi gran maestro, Carlos Ignacio Fernández Lobbe, con Soledad Solaro, antes de asesinarla, pero no, ya te dí sexo, ahora te voy a dar Queso, soy un Quesón, Morena – le dijo Carlos Repetto.

- ¡Noooooooooooooooo! ¡Piedad! ¡No me asesines, Carlos! ¿Porqué? ¿Acaso dije algo que te molesto? ¡Lo mío es el futbol, no el rugby! ¡Me cogistes de una manera sensacional! ¡Ahí me dí cuenta que los rugbiers tienen mucha pasión y le ponen garra a todo!

- Sí, le ponemos garra todo, y los que nos llamamos Carlos, le ponemos Queso a todo.

Una vez más, Carlos puso sus pies encima del rostro de Morena, esta otra vez los olió, pero fue algo breve, el rugbier le gritó:

- ¡Ya oliste el Queso de mis pies, aca tenes el Queso de los Quesos! – Y le tiró el Queso.

Morena gritó de horror, y a continuación, Carlos agarró un enorme cuchillo de caza, uno tipo Rambo, igual que los que usa Carlos Ignacio Fernández Lobbe, y la apuñaló salvajemente, realmente fue algo salvaje, con heridas, tajos y cuchillazos en todo el cuerpo, y la sangre esparciéndose por todos lados. Así fue asesinada Morena Beltrán por Carlos Repetto.

- Queso – dijo Carlos Repetto mientras tiraba un enorme Queso Emmenthal sobre el cadáver de su víctima, al mismo tiempo que lo contemplaba como un cazador contempla a su presa.

Y ya no hubo más acciones ni palabras, porque ya estaba todo hecho y dicho, el asesino desapareció sin dejar rastro, porque un Carlos tiró un Queso en la noche de la luna roja, porque una luna roja brillaba en el cielo, alguien quizás pasado de copas dijo que la luna tenía forma de pelota de rugby, otro persona dijo ver a cuatro clones de María Laura Santillan llevándose el cadáver de Morena Beltrán, y otro dijo que la luna estaba hecha de Queso, #Queso.

Comentarios

  1. un asesino con mucho futuro, se perfila como un serial killer de periodistas deportivas, buen heredero de Fernandez Lobbe

    ResponderBorrar
  2. la crónica de un queso anunciado y con asesino que a pesar de su escasa experiencia parece estar para grandes asesinatos

    ResponderBorrar
  3. yo creo que muchos quesones estaban ya poniendo a esta mina como objetivo y Repetto le paso el trapo a todos y se la quedo el, gran asesinato, sin piedad alguna, a lo Dexter

    ResponderBorrar
  4. No habría pensado en esta periodista como víctima, prefiero las mujeres en el periodismo deportivo por sobre los hombres, que suelen ser insoportables. Pueden citarme diciendo eso.
    Pero tampoco soy un fan de ella, así que buena cantidad de morbo.
    Le faltó tenerla prisionera por una semana.

    Una digna medalla, en un juego olímpico no muy exitoso.
    Como la medalla de plata de las Leonas. Debe renovarse que ninguna Leona será quesoneada.

    ResponderBorrar
  5. esta bostera merecía un queso y que bueno que un rugbier se lo haya tirado

    ResponderBorrar
  6. estos crimenes son uno mejor que otro, que buenas las víctimas

    ResponderBorrar
  7. el cheto Charly Repetto, rugbier de clase, debe asesinar a la zurda Angela Llerena, espero ansioso ese "QUESO"

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ojo, que esa es capaz de hacer juicio.

      No la pondría en el primer lugar de famosas para estos relatos. No me cae mal. Prefiero a las periodistas deportivas mujeres por sobre los hombres, con su costumbre de hablar a los gritos, aburrir con esos programas sobre el futbol-

      Aunque podría cambiar de opinión, con lo que se cuenta en esta nota, podrían hasta usarse lo de "maestra ciruela".

      https://www.clarin.com/fama/diego-ramos-cuestiono-angela-lerena-desato-tensa-discusion-aire_0_zFSdRBnHL.html

      En ese caso, que le tiren un queso. Y tal que la embalsamen, como trofeo.

      Borrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

El Asesino de Nicole Neumann

El asesino de Zaira Nara

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Laura Miller

La asesina de Fernando Redondo

La asesina de Luis Scola

Los asesinos de Wanda Nara

El asesino de Valeria Mazza

La Asesina de Andrés Nocioni

Quesones (los Carlos Asesinos)

Quesones (los Carlos Asesinos)
todas las sagas de los Quesones (los Carlos Asesinos)

QUESONES Y QUESONEADAS

QUESONES Y QUESONEADAS
LAS FAMOSAS ASESINADAS Y LOS CARLOS ASESINOS