La Asesina de Joaquín Moretti




Joaquín Moretti, modelo cordobés, alcanzó cierta fama en las redes sociales a raíz de unas fotos de sus pies enormes y descalzos que publicó la conocida y prestigiosa cuenta de Instagram y Twitter @PiesMasculinos, especialista en publicar fotos de pies de hombres famosos, seudo famosos y no tan famosos.
Nuestra heroína, Ravelia la Quesona Asesina, deseaba cometer un nuevo asesinato, alguien a quien apuñalar en forma salvaje y feroz, acorde a su estilo, el de una asesina serial de hombres, cruel, implacable y sanguinaria, capaz de cometer los crímenes más terribles y atroces. Alguien a quien asesinar y tirarle un Queso. Para finalizar el asesinato y decir en voz alta: "Queso".
La víctima elegida resultó ser el modelo cordobés, afincando en México, Joaquin Moretti, de paso por el país, un hombre muy patón, con pies muy grandes y hermosos, la víctima ideal, sin dudas.


La Quesona entonces le mandó varios mensajes privados por Instagram a Moretti, pensando que el modelo cordobés no le iba a contestar. Eran las preguntas de siempre, “¿Cuánto calzas?”, “¿Querés que te tire un Queso?”, “¿Me dejarías chupar los pies?” y “¿Cuándo venís al país?".


Moretti contestó inmediatamente, para sorpresa de la Quesona, las respuestas llegaron a las cuatro preguntas “46” al calzado de los pies, “Sí, tírame un Queso, ja, ja, pero con salame” (Moretti lo interpretó como una invitación a comer una picada jamás imaginó el significado que la Quesona le daba a eso), “Sí, chúpame los pies, pero sí yo chupó los tuyos” y la respuesta más importante “¿Al país? ¡A Mar del Plata? ¡Claro que voy a ir! ¡Ya te aviso! ¡Falto muy poco!”.
Ravelia quedó muy excitada al recibir esta respuesta. Tanto que se puso los guantes, y tomó el cuchillo, con furia, apuñaló a una almohada, como si fuera Joaquín Moretti. Estaba obsesionada con Joaquín Moretti: deseaba asesinarlo y su furia criminal parecía no tener freno.


Para tranquilizarse un poco, Raevlia recurrió a los porros, sus viejos aliados que le permitían estar mejor cuando tenía alguna de estas obsesiones. Pasaron solo un par de día, cuando Ravelia recibió un mensaje de Joaquín Moretti vía Instagram: “Hola Quesona, este viernes estoy en Mar del Plata, me podes encontrar en el Costa Galana, venite, nena, venite, quiero chuparte los pies”.
El viernes la asesina fue al Costa Galana. Se anunció en la Recepción.
- Busco al Señor Joaquín Moretti.
- Un momento señorita – dijo el empleado del hotel - ¿Señor Moretti? Lo busca una señorita, su nombre…
- Ravelia Zamas, la Quesona.


La Quesona fue a la habitación. Joaquín la estaba esperando con las patas al aire y le convidó una botella de champagne. El modelo quedó maravillado al ver frente a el, a alguien igual a Valeria Mazza.
- ¡No puede ser! - exclamó - ¡Ella está muerta, asesinada, decapitada y quesoneada!
- Soy igual a ella, pero no soy yo. Ella fue Valeria Mazza, yo soy Ravelia Zamas.
- Ravelia, que bonita que sos, a ver esos piecitos, haceme un streap tease.
Valeria accedió gustosa a la invitación y le hizo un show, una especie de streap tease, le puso los pies encima, Joaquín los chupó, lamió, besó y olió. 
- ¿Porqué te dicen la Quesona?


- Por mi fetichismo de los pies, o sea de los Quesos.
- No huelen a Queso tus pies, al contrario, huelen como a perfume francés.
- Lo sé. Vamos a ver los tuyos, aunque los Carlos huelen a Queso, y vos no sos un Carlos.
- Ja, ja, ja – río Moretti - ¿Y ese paquete?
- Una sorpresa – dijo Ravelia – por esto me llaman también “la Quesona”.
Ravelia abrió el paquete, era un enorme Queso. A Moretti le sorprendió.
- ¡Un Queso!
- Para que disfrutes de una buena picada. Te dije que te iba a tirar un Queso, aca lo tenes.
Ravelia le tiró el Queso a Joaquín. Al modelo le gustó, despues de recibir el Queso, le dijo a la chica:
- Dale, haceme cosquillas nena, cosquillas en los pies.
- Con gusto.


La Quesona empezó a hacerle cosquillas en los pies, muchas cosquillas, despues en todo el cuerpo, olió entonces los pies de Joaquín.
- No huelen a Queso. Qué desilusión. Deberías sudarlos.
- Obvio nena, vos misma lo dijiste: no soy un Carlos.
- Tenes razón, no sos un Carlos.
Tras decir esto, Valeria se tiro encima de Joaquín, y este la penetró en la vagina, fue una relación sexual muy intensa, tanto que el Costa Galana registró un sismo en aquella hora. Después Joaquin la cogió por el culo, la sodomizo con fuerza y violencia. Tras esto se tiró a la cama.


- ¿Y ahora? – le dijo Joaquín.
- Ahora morirás. Te asesinaré – cuchillo en mano, sostenido con los guantes negros que llevaba Valeria, la Quesona se tiró encima de Moretti – serás apuñalado como murieron Ulises Jaitt, el nadador Federico Grabich, sin olvidarme del rugbier Marcos Kremer o del imbécil de Sergio Celli, a los que degollé sin piedad.
- ¡Nooooooooooooooooooooooo! – gritó de terror el modelo cordobés.


La Quesona le clavó el cuchillo en el pecho, y a partir de ahí no pudo dejar de apuñalarlo, con cortes en todo el cuerpo, incluyendo el cuello, las piernas y los brazos. La asesina lo apuñaló con furia y salvajismo, hasta darle más de setenta cuchilladas. Una tras otra. Con la sangre de Moretti, en todos lados, la asesina tomó el Queso y lo tiro sobre el cadáver de Joaquín Moretti.
- #Queso. Joaquín Moretti – dijo la asesina.
La asesina ni siquiera se molestó en limpiar la escena del crimen. Se fue del Hotel Costa Galana con total impunidad. Un nuevo asesinato había cometido, uno más en su muy largo historial de crímenes.


Comentarios

  1. el chabón si se llamaba Carlos hubiera sido un gran quesón, pero la quesona lo castigó asesinandolo, la perfecta asesina y la perfecta víctima, un cuento perfecto

    ResponderBorrar
  2. Si fuera inevitable recibir un queso, ¿a cual de las quesonas preferirían?

    Esta Ravelia tiene su atractivo, da mucho de ella antes de matar. Buen relato.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Deborah De Corral