domingo, 8 de diciembre de 2013

La asesina de Ignacio Corleto



Dos meses y medio después de asesinar a Iván de Pineda, Valeria Mazza o Carla Monzón, la temible y sanguinaria “Mujer Queso” comenzó a pensar en una nueva víctima. Deseaba asesinar a un basquetbolista o un rugbier, se inclinó por lo último, dado que en aquellos días conoció a Ignacio Corleto.
Era alto, patón, robusto, muy atractivo para las mujeres y todas las chicas que lo conocían soñaban con tener sexo con él. Jugaba en CUBA, una de las instituciones más prestigiosas de las ligas profesionales del rugby nacional.
Aunque estaba dotado de un bello rostro y de un físico impecable, Corleto estaba convencido que su principal arma seductora era su “olor a hombre”.
Sí, Ignacio tenía un “olor a hombre” en todo el cuerpo, principalmente en los pies, que estaban siempre sudados y despedían un inevitable olor a Queso.



No fue difícil para Carla lograr que la llevara a su cama. Ignacio, totalmente desnudo, la esperaba para tener sexo, la chica le dijo:
-         Quiero tener sexo con vos, Nani, pero primero quiero olerte tus pies.
El rugbier puso entonces sus pies sobre la cara de la chica, que comenzó a besarlos, chuparlos y olerlos. Tras un rato de hacer esto, la chica le dijo a Nani:
-         Ahora sí, yo olí tus pies, quiero ser tuya.
Corleto la esperaba para tener sexo pero en eso vio como la chica comenzó a acercarse lentamente, mientras parecía esconder algo con sus manos.
-         ¿Qué tenes ahí atrás? - preguntó intrigado el joven.
-         ¡Un cuchillo! - gritó Carla.




Sosteniendo el cuchillo con su mano derecha, la chica se tiró encima de Ignacio.
Dotada de una extraordinaria fuerza, y de una indescriptible furia criminal e instinto asesino, Carla comenzó a apuñalarlo una y otra vez, dándole heridas en todo el cuerpo, unas treinta o cuarenta.
-         Ignacio Miguel Corleto – dijo entonces en voz alta la asesina.



Así concluyó su quinto crimen y como siempre, la asesina arrojó sobre su víctima un Queso, esta vez un Gruyere, y se retiró del lugar llevándose un par de zapatillas de su víctima.
Rato después, colocó los zapatos de su víctima en la vitrina con la inscripción que decía “Ignacio”.


5 comentarios:

  1. Excelentes los relatos de la Mujer Queso

    ResponderEliminar
  2. Salud. ¿ Cuando Vas a Incluir un Cuento con Otros Rugbyers Como El Doctor Miguel Avramovic, Alias "El Ruso ?. Ejerciendo ahora de Medico, Con ese Subnombre y Con Ese Cuerpo que se Gasta, seria un Excelente "Asesino", sobretodo de Actrices, Porque en poco Tiempo se ha echado de Novia a muchas, a Saber: Agustina Cherri, Flor Torrente, Mercedes Torrente y últimamente a La Sol Estévanez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel Avramovic merece tener su historia en el Blog, pero como victima, que la asesina le corte la cabeza, como hizo con Marquitos Milinkovic

      Eliminar
  3. Quise decir Mercedes Oviedo.............

    ResponderEliminar
  4. Que la Mujer Queso no se olvide de Patricio Albacete, otro que merece ser decapitado por la "asesina" y que le tiren un Queso, ja, ja

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...