El asesino de Zaira Nara





Una noche como cualquier otra, Zaira Nara salía de su departamento, estaba cerrando la puerta cuando se dio cuenta que un hombre joven, muy alto y bien parecido, vestido en forma muy elegante, todo de color negro, incluyendo un par de guantes que le cubrían las manos, estaba saliendo del ascensor. Daba toda la sensación de que era un basquetbolista por su altura (dos metros), sus pies (calzaba cincuenta) y su cuerpo atlético y espigado. Llevaba un gran paquete en sus manos, muy sonriente, el muchacho le dijo a Zaira:

- Buenas noches Zaira.
- Hola – contestó sorprendida la ex novia de Forlán – Disculpame, pero, ¿Quién sos?



-¿No te acordas de mí? Nos vimos hace dos semanas en un programa de televisión...
-¡Ay, sí! – contestó Zaira – sos Carlos Delfino, el basquetbolista.
-Soy Carlos Delfino, el basquetbolista – reafirmó Carlos.
-¿Qué vinistes a hacer aca, Carlos? – preguntó Zaira – No sorprende mucho que hayas venido a mi departamento.
-Vengo en nombre de todo el equipo de básquet para traerte un obsequio, espero que te guste y que lo disfrutes, no va a ser para vos sola, claro, ¿Puedo entrar?
-Sí, claro – contestó Zaira manteniendo su asombro por la presencia de Carlos Delfino. Nara abrió la puerta del departamento y entró al mismo junto al basquetbolista.






































Carlos se acercó hacia la mesa y depositó ahí un enorme paquete, muy sonriente, le dijo a Zaira:
-Abrí el paquete, a ver si te gusta.
La chica se acercó a la mesa y comenzó a abrir el paquete, por el olor que despedía Zaira de dio cuenta de lo que era, se trataba de un Queso, una enorme horma de Queso Gruyere, esos Quesos con grandes y voluminosos agujeros, Zaira no salía de su asombro al ver el Queso y sorprendida dijo:
-¡Un Queso!

-Sí, un Queso – dijo Carlos – espero que te guste. Por supuesto, lo tendrás que compartir con otras personas, es muy grande.



Zaira siguió mirando el Queso levantó la vista y observó a Carlos, sorprendida se dio cuenta que el basquetbolista tenía una enorme, larga y filosa espada samurai en sus manos. Claro, la había desenvainado mientras Zaira estaba sorprendida abriendo el paquete y viendo el Queso, que estaba sobre la mesa. Carlos inclinó la espada hacia la chica y la punta comenzó a tocarle el cuello. Zaira empezó a sentir el filo de la espada en su cuello, a la vez que temblaba y empezaba a asustarse.
-¿Qué significa esto, Carlos?
-Vine a asesinarte, Zaira – dijo Carlos Delfino con total naturalidad como si dijera “hoy es jueves” – Soy un Queson, nena. Asesinó mujeres como vos y después les tiró un Queso. Al principio las degollaba con un cuchillo ahora las decapitó con una katana. Asesiné a muchas mujeres, ahora llegó tu turno. A Valeria Mazza la asesiné yo. También decapité a Julieta Prandi y a Silvina Luna. Ahora llegó tu turno, Zaira – volvió a decir Carlos con la tranquilidad y serenidad que solo los grandes asesinos poseen. 




La chica estaba realmente aterrorizada y solo atinó a arrodillarse para decir, en medio de un evidente estado de pánico:
-¡Por favor, Carlos, no me asesinés! ¡No me matés Carlos! Soy capaz de hacer cualquier cosa. Podemos tener sexo o lo que quieras, pero no me mates, Carlos.
-¿En serio? – le dijo Carlos siempre con la espada tocándole el cuello a Zaira – a ver oleme y chupame los pies, a ver si te gustan. Te aclaro que si intentas hacer cualquier cosa, te arrancó la cabeza. Ya lo hice con otras mujeres, no voy a temblar el pulso si lo tengo que volver a hacer. Soy Queson. Muy Queson. Me gusta el Queso y huelo a Queso.



Zaira entonces comenzó a sacarle las medias y los zapatos a Carlos. Este puso la planta de su pie derecho sobre el rostro de la chica, que empezó a chuparle, lamerle, besarle y a olerle los pies. Para espanto de Zaira, eran unos pies con un olor intenso a Queso, realmente apestaban, nadie lo hubiera podido resistir, pero el pánico y el terror de Zaira era tal que estaba dispuesta a hacer cualquier cosa.



-¿Te gustan mis pies? – preguntó Carlos Delfino – calzo cincuenta. Soy Queson. Muy Queson. Me gusta el Queso y huelo a Queso.
-Huelen a Queso.
-¿A Queso? ¡Ja, ja! – sonrío Carlos – bueno Zaira, hasta aca llegamos, llegó la hora de la ejecución. Ahora sabremos que hay dentro de la cabeza de Zaira Nara.
-¡No, Carlos, por favor, no me mates, Carlos, no!




-      -  Si te gustaron mis pies – le dijo Carlos a Zaira - ¿Me queres chupar la pija y yo te chupó la concha?

Y entonces ocurrió eso, después el la penetró ella por la concha con el pene, un pene muy grande, pero muy grande.
- Sos un Quesón, Carlos, sos un Quesón




Zaira estaba diciendo esto cuando Carlos lanzó la espada samurai sobre el cuello de la chica, cortándole la cabeza. A continuación Carlos lanzó otros golpes hasta producir la total decapitación. El cadáver de Zaira estaba tendido en el piso, con la cabeza en otra parte de la habitación, con sangre en todos lados. 



Carlos limpió la espada samurai con las cortinas de las ventanas y al terminar esto agarró, con sus dos manos, el enorme Queso que había sobre la mesa, y lo tiró encima del cadáver de Zaira Nara, mientras decía en voz alta:
-Queso.
El asesino se retiró del lugar muy contento. Cometido el crimen, el basquetbolista ya podía concentrarse en el partido del día siguiente. Imaginaba que de haber una estatua suya en el Museo de Cera de Madame Tussauds, cualquier visitante podría decir: “He aquí a Carlos Delfino, el basquetbolista que asesinó a Valeria Mazza y a Zaira Nara”.


Comentarios

  1. Yo creo que Diego Forlán le dio unos cuantos pesos a Carlitos Delfino para que mate a Zaira Nara

    ResponderBorrar
  2. La verdad que Zaira Nara merece que Carlos Delfino le corte la cabeza y le tiren un Queso, tambien la hermanita, Wanda Nara, mereceria un ajusticiamiento similar, pero les propongo que sea otro basquetbolista el que la asesine, por ejemplo, Carlos Matias Sandes, que la corte a machetazos y le tire un Queso gigante

    ResponderBorrar
  3. Ojala se la hubiera cogido

    ResponderBorrar
  4. Miralo vos al Lancha, como le corta la cabeza a las minas,

    ResponderBorrar
  5. pero y la parte del petardo?

    ResponderBorrar
  6. che, con estas minas amasijadas y chabones muertos que hay en este blog, porque no hacen un cuento donde matan a Jorge Rial y otro donde maten a Marcelo Tinelli

    ResponderBorrar
  7. yo la mato a pijazos!!!!!!!!!!!!

    ResponderBorrar
  8. Que pelotudo por diossss¡¡¡¡

    ResponderBorrar
  9. Que tipo de publicación es esta es verdad esto??? Seanmonterodjmix@gmail.com

    ResponderBorrar
  10. Quien esta tan al pedo de escribir eso?

    ResponderBorrar
  11. Los están matando a todos

    ResponderBorrar
  12. Yo le daría una puñalada de carne venosa

    ResponderBorrar
  13. "el paquete" ,"zaira nara" ,"quesones" osea para un poco vieja

    ResponderBorrar
  14. es increible que me haya comido este increible crap

    ResponderBorrar
  15. un juan pablo nomas8 de abril de 2018, 06:16

    Carlitos esta matando a todos!!

    ResponderBorrar
  16. un juan pablo nomas13 de abril de 2018, 02:10

    mejor dicho... Carlitos esta matando a todas!! porque todas sus víctimas son minas... decís algo que a Carlitos le molesta y zas! te corta el pescuezo y todo por un Queso!

    ResponderBorrar
  17. Mas estrangulaciones, y menos corte de cabeza, puede ser?

    ResponderBorrar
  18. Tu historia es perturbadoramente interesante, che

    ResponderBorrar
  19. la verdad que todas las minas que son asesinadas por Carlitos Delfino merecen que les tiren un Queso

    ResponderBorrar
  20. Ahora quedó mejor, notablemente mejor. Como que cuando queso llega, la muerte violenta es inevitable. Aunque el quesón. Todo que hizo Zaira fue inútil. Incluso para Delfino es parte del ritual del queso.
    Morboso, bueno.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Romina Ricci

La asesina de Fabricio Oberto