Los Asesinos de Fátima Florez



María Eugenia Flórez (Olivos, 3 de febrero de 1978), conocida artísticamente como Fátima Flórez, es una actriz, bailarina, cantante, modelo, conductora, imitadora y humorista argentina.

Es principalmente conocida por haber sido la conductora junto a Gabriela Sobrado de Plan TV, y por sus imitaciones de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en Periodismo para todos, conducido por el periodista Jorge Lanata.

Así presenta Wikipedia a Flórez, que como vemos es Fátima solo en forma artística, dado que su nombre verdadero es otro, María Eugenia, muy popular en la época en que nació.

 

Durante mucho tiempo, casi dos décadas, Flórez vio como muchas famosas eran quesoneadas, o sea asesinadas por los Quesones, asesinos llamados Carlos, fetichistas de los pies, con pies grandes y olorosos, que  tiran un Queso sobre sus víctimas.

Dicen que en una ocasión, sobre todo luego de que Wanda Nara fue decapitada por el basquetbolista Carlos Matías Sandes (hace más de diez años), Fátima creyó que podía ser una de las próximas quesoneadas.

 

“Oh, no” exclamó de terror, conteniendo la respiración y tragando saliva “Ya me va a tocar el Queso, ¿Qué Carlos me asesinará?”, y se miró al espejo, mientras se preparaba para salir al escenario en un espectáculo de verano, en Mar del Plata.

Aquella noche Fátima estaba muy asustada y se notó en la función teatral, donde se la vio errática y perdida, veía al público, y creía que algún Carlos, con pies grandes y olorosos, se subiría al escenario, con un cuchillo, una katana o un machete, la asesinaría y le tiraría un Queso.

 

Al día siguiente, le informaron que la Señora Pereyra, la empleada doméstica, había fallecido súbitamente, y la reemplazaba una anciana rumana, denominada Dumitrescu.

“Oh” exclamo Fátima “usted es muy anciana, todavía trabaja? No se ha jubilado, señora? Argentinos, hay que crear una moratoria y jubilar a esta anciana” dijo entonces imitando a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“Je, je, no se preocupe, Fátima” dijo la anciana riendose “Tengo mi jubilación, pero sigo trabajando por amor al arte, je, je”

“Oh” exclamó Fátima “disculpe pero estoy preocupada, hoy se murió esta mujer, y ayer en el teatro me fue muy mal, ¿Vio lo de los Quesones? Estan quesoneando minas famosas todo el tiempo, creo que en cualquier momento va a llegar mi hora, un Carlos va a entrar, me va a poner sus pies grandes y olorosos encima, y después, me asesinará y me tirará un Queso”.

 

“Je, je” Dumitrescu se volvió a reir “Yo puedo protegerla de esos asesinos”.

“¿Usted? Si es una humilde anciana”

“Soy una hechicera muy poderosa, egresada de Hogwarts, puedo protegerla muy bien, pero el precio será caro”

“Estoy dispuesta a pagar lo que sea” contestó Fátima.

“Cada dos meses, el último viernes de los meses pares (febrero, abril, junio, agosto, octubre y diciembre) debes hacerme una donación, una transfusión de sangre a mi nombre, asi será el pacto, nuestro pacto, los Quesones no te quesonearan”.

 

Fátima esperaba cualquier cosa, pero no aquello, pero lo acepto de buena gana, y así, el útlimo viernes de febrero de aquel año, realizó la donación, y otra en abril, y así, en junio, en la temporada invernal de Buenos Aires, una señora joven, bella y espléndida, en su máxima plenitud, pidió verla…

“Buenas noches Fátima” le dijo la Señora, la actriz reconoció de inmediato aquella voz…

“¡Dumitrescu!” exclamo Fátima “Usted tan joven, pero sí era una anciana, ahora esta mejor que todas nosotras”

“Tu sangre, niña, me mantiene así, joven y espléndida, además la comparto, a otras damiselas como yo, no es siempre ni toda para mí, somos muchas, ja, ja, sigue cumpliendo y de los Quesones, protegida estarás”.

Y así pasó el tiempo, y Fátima Florez cumplía el pacto, por eso, cientos de minas eran quesoneadas por todos los Quesones, llovían Quesos por todas partes, pero ella siempre seguía vivía, porque le daba su sangre a Dumitrescu, el pacto funcionó a la perfección…

Así llegamos al invierno (en el hemisferio sur) de 2023, cuando Florez se involucro sentimentalmente con cierto personaje de la política, amante de la libertad y enemigo de la casta, y se separó de su marido, pero esa es una historia que no es de nuestra competencia.

Lo que si nos compete a nosotros es que Fátima dejo de hacer las donaciones de su sangre a Dumitrescu, al principio la rumana fue tolerante e hizo la vista gorda, a pesar del primer incumplimiento en diez años, pero luego vino un segundo y un tercero…

“Fátima Florez ha roto el pacto” sentenció Dumitrescu “queridos amigos Carlos, queridos amigos Quesones, ejecuten la orden 46, Fátima Florez debe ser quesoneada”

La Orden 46 le llegó a todos los Quesones, Fátima Florez debía ser quesoneada, por haber roto el pacto con Dumitrescu… pero hubo dos Quesones que competían por ser el Quesón número uno y se tomaron este Queso como todo un desafío…

Comenzaba el verano y otra vez Fátima Florez se aprestaba a una nueva temporada de teatro, se decía que el político al que hemos referenciado, podía visitarla algún día, mientras tanto, la actriz acababa de llegar al camarín…

 

Un tipo muy anciano, exactamente igual a Carlos Villagran, el actor que hacía de “Quico” en “El Chavo”, pero en versión muy anciana, le dijo a Fátima…

“Le han dejado estos regalos para usted, de unos admiradores” dijo el anciano.

Eran dos enormes paquetes, Fátima miró al anciano con desprecio, espero que se fuera y abrió los paquetes y para su sorpresa, eran dos enormes Quesos, de colosal tamaño, con agujeros múltiples y voluminosos.

En otro momento, Fátima hubiera dado un alarido de espanto y terror al ver aquellos Quesos, pero esta vez, rodeada de un animo de soberbia y superioridad, exclamó en voz alta: “Ja, ja, ja, ahora soy la mujer más poderosa del país, ya no una imitación, sino una realidad, con Quesos a mí, ja, ja”.

 

Pero apenas acabo de decir eso, dos hombres muy altos y patones entraron en el camarín, Fátima se vio rodeada e intimidada, por aquellos dos tipos, con pies grandes y olorosos, uno con aspecto de haber sido futbolista, el otro, basquetbolista.

Fátima los reconoció y dijo los nombres de los dos tipos…

“Carlos Bossio” dijo al ver a quien fuera futbolista, arquero para más datos, con su 1,95 metros de altura y su calzado número 50…

“Carlos Delfino” dijo a ver a quien aún seguía siendo basquetbolista en las ligas menores de Italia, con su 2,00 metros de altura y su calzado número 51…

 

“Buenas noches, nena, ja, ja, rompiste el pacto y ahora serás quesoneada” le dijo Bossio.

“Con Dumitrescu no se juega, nena, era fácil romper el pacto” dijo Delfino.

“¡Nooooooooooooo! Soy la mujer más poderosa del planeta, los venceré” exclamó Florez, e intentó agarrar los Quesos, y tirárselos a los dos Carlos, pero apenas pudo moverlos un poco, mientras los dos Carlos se acercaban a ella.

“Piedad, piedad” dijo poniéndose de rodillas “Haré lo que sea, le doy toda mi sangre a Dumitrescu, si es necesario”.

Tanto Carlos Bossio como Carlos Delfino agarraron sus Quesos y se lo tiraron a Fátima, que al recibir los quesazos, quedo tendida en el piso, ahí fue, que los dos Carlos pusieron sus enormes pies encima de la actriz, primero empezó a oler, chupar, lamer y besar los pies de Carlos Bossio, luego los de Carlos Delfino, el olor a Queso que destilaban era realmente impresionante y asqueroso para cualquier mortal, pero lo que empezó siendo repugnante para Florez, pasó a ser gozoso, porque le empezó a encantar eso, dejó de lado el terror y pánico que tenía para sentir una experiencia de gozo total.

Y el gozo fue mayor cuando finalizado el juego de los pies, los dos Carlos le chuparon las tetas y la vagina, y la penetraron en forma salvaje, y al mismo tiempo, mientras Carlos Bossio la penetraba por adelante, Carlos Delfino le metía los pies en el culo, y luego invirtieron los roles, hasta dejar exhausta a Fátima Florez.

“Ahora necesito una dosis de sangre” dijo Fátima Florez “estoy destruída, pero bueno, con esto ya esta otra vez repuesto el pacto”.

“¿Qué pacto? El pacto lo rompiste vos, nena” dijeron los dos Carlos ya vestidos para quesonear, incluyendo los guantes negros, y con un cuchillo cada uno en la mano y agregaron “la orden 46 sigue vigente”…

Fátima Florez quedó rodeada de los dos Carlos, enfrente tenía a Carlos Bossio, a sus espaldas a Carlos Delfino, no tenía escapatoria alguna, los dos Carlos blandieron sus enormes y filosos cuchillos, Carlos Bossio le asestó una brutal herida en el pecho, le atravesó el cuerpo con el cuchillo, con el golpe hubiera podido atravesar a un jabalí, en el mismo instante, Carlos Delfino le clavó el cuchillo en el cuello, atravesándoselo totalmente, el mango le quedó clavado de un lado y la punta salía del otro, con los dos cuchillos clavados en su cuerpo, Florez no sobrevivió, cayo muerta, totalmente ensangrentada.

Los dos Carlos contemplaron el cadáver y cada uno agarro su Queso, tirándolo sobre el cadáver de Fátima Florez y exclamando al unísono la palabra “Queso”.

Con total impunidad, los dos Carlos se fueron de la escena del crimen. El anciano Carlos Villagran entró y se río al ver el cadáver quesoneado de Fátima Florez y dijo:

“Te deberían haber quesoneado hace años, pero tuviste una chance y supiste cumplirla durante muchos años, pero un día te gano la soberbia, y rompiste el pacto, y así llegó el QUESO”

Villagran le mandó una foto a Dumitrescu y le dijo “Quiere su sangre, milady?”.

La respuesta de la rumana fue tajante y contundente…

“No, ahora no, que le sirva a las ratas, los murciélagos, los insectos y los arácnidos”

Y así fue… QUESO

Comentarios

  1. excelente, esta bueno, respeta el no meterse en política, explica porque no la quesonearon antes, la presenta como una trepadora que encima traiciono a Dumitrescu, y Bossio y Delfino (que nunca fueron muy amigos de Dumitrescu, pero aca ejecutan la orden 46) se muestran excelentes y soberbios asesinos, muy buen cuento, a ver como será el de Lilia Lemoine, y que el personaje de Villagran aparezca seguido de ahora en más

    ResponderBorrar
  2. que hija de puta lo que había hecho para no ser quesoneada, era una gran colaboradora de Dumitrescu y la traiciono por la libertad avanza, un queso merecido

    ResponderBorrar
  3. a esta altura yo ya quiero oler los pies de Bossio y Delfino

    ResponderBorrar
  4. he googleado y parece que esta chavala esta liada con el presidente que teneis pero que rollo que rollo

    ResponderBorrar
  5. me imagino a Bossio y a Delfino diciendo QUESO y me hago una paja

    ResponderBorrar
  6. creí que iba a ser Sandes con sus machetes mas la ayuda de Schattmann los asesinos de Fatima Florez, pero el relato esta bueno, y que referencia a la orden 66 de los jedis, Dumitrescu sensacional

    ResponderBorrar
  7. Si Gabriela Sobrado no fue quesoneada, debería serlo.

    Tiene sentido lo que planteaste. Tenía un pacto con la amada Lady Dumitrescu, que apareció en su versión renovada, rejuvenecida. Y por eso fue, que escapó durante años de ser quesoneada. Hasta que rompió el pacto, por confiar en sus conexiones. Un gran error-

    Y por eso le tocó ser quesoneada con violencia, aunque sin ser decapitada. Y ni siquiera fue aceptada su sangre, quedó para ser devorada, una forma de desprecio.

    Gran relato.

    ResponderBorrar
  8. HAY QUESOS PARA TODOS!!!!!!!!!!!!!! JUA JUA JUA JUA Y BOSSIO Y DELFINO SIGUEN QUESONEANDO, A LA FATIMA LA PARTIERON COMO UN QUESO

    ResponderBorrar
  9. esta bueno, a la altura de las expectativas, un queso largamente esperado, aunque sabemos porque, cierra todo, la protegian, desprecio a la lady y chau... queso

    ResponderBorrar
  10. Dumitrescu, ama y señora
    Bossio y Delfino actuan como dos sicarios, pero que quesos de sicarios!!!!
    y fatima florez, una asquerosa, ja, ja, la libertad coge

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. dos verdugos mas que dos sicarios, mas que un asesinato, fue una ejecución

      Borrar
  11. la foto donde carlos bossio y carlos delfino rodean con los cuchillos a fatima florez, la cara de terror de esta, los quesos atras, muy buena imagen para un muy buen relato

    ResponderBorrar
  12. buen relato, le dejaron los cuchillos clavados, Carlitos Delfino dejo de lado la katana para hacer una dupla perfecta con Carlitos Bossio, moraleja: no te metas en politica ni traiciones a Dumitrescu

    ResponderBorrar
  13. se llama maria eugenia? al final era una trucha

    ResponderBorrar
  14. El relato esta bueno, dentro de la línea de los Quesones, pero…
    Un par de sugerencias
    - La ilustración del principio ya nos dice quienes son los asesinos, quizás poniendo una sola de la víctima, con un queso atrás, se mantiene el interés para ver que Carlos comete el asesinato
    - Ya sabemos que los Relatos Quesone son disparatados, pero igual el asesinato ocurre en un teatro, o sea que la impunidad es total, salvo que las personas que trabajaban ahí o el público estuvieran bajo algún hechizo de Dumitrescu, que como egresada de Hogwarts (lo dice el cuento) debe manejar altos hechizos y encantamientos
    He dicho

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. -Buena observación. Es algo que podría tenerse en cuenta para futuros relatos.
      -Puede ser que las personas que trabajan en el teatro sean parte de la Fundación Dumitrescu, que financia espectáculos en que famosas son quesoneadas.
      -Y que el público haya estado para ver ese tan especial espectáculo.
      Ambos hecnos han pasado.

      Borrar
  15. extrañamos a Sandes! será el asesino de Lilia Lemoine?

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ya se anunció que el relato se titula Los asesinos de Lilia Lemoine, así que serán dos asesinos.

      Carlos Schattmann , sería el quesón originalmente designado. Pero podría encontrarse que la cosplayer es una famosa inesperadamente entrenada, que rechace los shuirikens, a lo Wonder Woman. Y tal vez hasta sea peligrosa el quesón. Y aparezca Carlos Sandes, para quesonearla entre los dos.

      Y que luego Lemoine sea vampirizada para Astrid Brietmer.

      Borrar
    2. no se olviden de Carlos Izquierdoz, está medio olvidado después que se fue de Boca, pero es un buen asesino y podría ser un Quesón eficaz con Lemoine, en dupla con Carlos Quintana o hasta formando un trío con Carlos Luna

      Borrar
  16. cuando llega el queso para Lemoine?

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. 1) Tengo cierta ansiedad por leer este relato.
      2) No apuremos al cronista, que se tome su trabajo para escribir la historia, redactarla y editar las imágenes.
      3) Cuando lo lea, tendré deseos de leer otros.

      Borrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

El asesino de Sabrina Pettinato

#QUESO el Megapost Tributo de los Quesones Top

El Asesino de Karina Mazzoco

El asesino de Soledad Solaro

El Asesino de Denise Pessana

El Asesino de Vicky Fariña

El Asesino de Pamela Anderson

El Asesino de Evangelina Anderson

La asesina de Iván de Pineda

El Asesino de Eliana Guercio