jueves, 14 de julio de 2016

A Xipolitakis la partieron como un Queso

Por esas casualidades que no tienen lógica ni explicación, la mediática Vicky Xipolitakis y el basquetbolista Carlos Matías Sandes coincidieron en un mismo hotel, el famoso y lujoso Pleyades de una concurrida ciudad costera.
Xipolitakis se encontraba en la habitación 417, Sandes en la 416. Me han contado que en una noche se celebró una gran fiesta de disfraces en el hotel. Xipolitakis participó disfrazada de Caperucita Roja.


También lo hizo Carlos Matías Sandes, el basquetbolista, que concurrió disfrazado como el “Doctor Death” un  personaje de la película “Madhouse” de Vincent Price. Estaba vestido totalmente de negro, incluyendo guantes, capa y sombrero.
Caperucita Roja se acercó al Doctor Death y le dijo:
- Qué alto que sos.
- A vos te gustan los bajitos – fue la respuesta de Carlos Matías Sandes – ya tuviste tus amoríos con José Ottavis. No soy un tipo.
- ¿Cuánto medís?
- Más de dos metros.
- ¿Cuánto calzas?
- Cincuenta y uno. Quizás cincuenta y dos, pues puede ser que esta noche me han crecido los pies.
- Quizás sea mi tipo…


Xipolitakis observó que Sandes no se movía de la mesa de Quesos. Practicamente, el basquetbolista se comió todos los Quesos. Otra vez, Caperucita se acercó y le dijo otra vez al Doctor Death:
- Veo que te gustan mucho los Quesos.
- Me encantan. Soy capaz de comerme un Queso Gruyere yo solo, y todavía me queda resto para un Parmesano, y por qué no, un Roquefort…
- ¿Qué significa tu disfraz?
- Soy el Doctor Death. Tenés que tener cuidado conmigo – le dijo en tono de broma Sandes – soy un sanguinario asesino, me gusta cortarle la cabeza a las chicas como vos – y le hizo el gesto de “cortar el cuello” – ja, ja, ja…
- No creo, vos sos muy buenazo…
- Es un personaje de una película de Vincent Price, de los años 70…
- ¿Vincent Price trabajaba con Olmedo y Porcel?
- Sí – contestó Carlos Matías Sandes en forma irónica – era el dueño de la zapatería de “Los caballeros de la cama redonda”.
- Quiero acostarme con vos…
- Pero yo mido dos metros, y calzo cincuenta, soy muy alto y muy patón, a vos te gustan los petisitos…
- Hoy quiero tener sexo con vos…
- Mirá que tengo mucho olor a Queso en los pies…
- Te espero en mi habitación, en media hora, ah… ¿Tu nombre?
- Carlos Matías Sandes, pero todos me conocen simplemente como “Matías”.
Rato después, Xipolitakis, aún vestida como Caperucita Roja, esperaba a Sandes en la cama, acostada, en forma sensual…


El basquetbolista entró a la habitación aún disfrazado como el Doctor Death, y llevaba un enorme Queso en sus manos.
- ¿Para qué el Queso, Matías?
- Para tirártelo encima, te voy a tirar como un Queso Xipolitakis.
Sandes le tiró el Queso encima, y a continuación puso su enorme pie derecho sobre Xipolitakis, que lo olió, besó, lamió y chupó…
- ¡Qué olor a Queso que tenés?
- Te lo anticipe Xipolitakis…
- No importa, partime como un Queso…
Luego Xipolitakis repitió lo del pie, pero con el pie izquierdo, y le encantó aún más… después tuvieron sexo en forma intensa y apasionada.
Cuando terminaron, Xipolitakis permaneció acostada, mientras que el basquetbolista se paró y le dio la espalda a la chica…
- Ahora tengo una sorpresa para vos, nena…
- ¿Cuál?
- Espero que te guste mucho.
Carlos Matías Sandes se dio vuelta, y con guantes negros, sostenía un gigantesco machete con sus manos.
- Te dije que me gustan las cabezas cortadas y los cuellos sangrantes.


Xipolitakis gritó de terror, Sandes la atacó con el machete, y aunque la mediática intentó oponer alguna resistencia, el basquetbolista le cortó la cabeza.
Cuando terminó, agarró el Queso, el gigantesco Queso Gruyere, que había llevado y lo tiró sobre el cadáver de su víctima, diciendo en voz alta:
- Queso.
Rato después, y con las luces del amanecer, y antes de que se descubriera el cadáver, Sandes abandonó el hotel.
Una gran conmoción mediatica genero el asesinato de Xipolitakis, y el basquetbolista fue indicado como el principal sospechoso, pero con un buen abogado pudo zafar de todo, y su carrera deportiva experimentó un gran salto. Pero esa es otra historia…


1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...