Charly y Carlitos Lazcano Miranda, mellizos asesinos

1) LOS MELLIZOS ASESINOS


Silvana estaba muy deprimida; no era para menos, una semana antes había fallecido su amante, el doctor Carlos Alberto Lazcano, con quien había mantenido durante casi una década una relación amorosa tan intensa como clandestina. Estaba inmersa en una profunda angustia, y se había vuelto adicta a toda clase de pastillas, incluyendo las que sirven para dormir.
Aquella tarde continuaba sumida en esa depresión tan profunda, y permanecía casi todo el tiempo acostada, finalmente se quedo dormida. Cuando despertó, comenzó a ver a su alrededor, primero en forma borrosa, después de una manera más nítida. Frente a ella, en el pie de la cama, había dos enormes hombres, iguales, muy altos y patones, estaban vestidos con piloto, polera, guantes y zapatos, todo de color negro.
Los dos tenían aspecto de rugbiers, medían más de un metro noventa y seis, calzaban como cincuenta...
Silvana los reconoció, eran los hijos mellizos de su amante, los hermanos Lazcano Miranda, uno era Carlos Gerardo y el otro, Carlos Isaac, los dos se llamaban Carlos, al primero lo llamaban “Charly”, al segundo “Carlitos”.
La mujer intentó levantarse pero no pudo, para su estupor descubrió estar atada de pies y manos en la cama. Charly le dijo:
-         Buenas noches, Silvana. Mi hermano y yo hemos venido a visitarte.
-         Sos la culpable de la muerte de nuestro padre – aclaró Carlitos – ahora lo vas a pagar.
Silvana escuchó atonita lo que decían los dos mellizos, y dijo:
-         Tu padre murió de un ataque cardíaco, yo no tengo ninguna culpa, ya estaba enfermo, por favor, no me acusen de algo que no tengo nada que ver, estoy totalmente deprimida, dejenme en paz...
-         ¿Dejarte en paz? No compartiremos la herencia con vos ni con nadie. Lo siento, Silvana, pero te asesinaremos – mientras decía esto Charly sostenía un enorme cuchillo con su mano derecha.


Carlitos puso sus pies sobre la cama, primero el derecho, después el izquierdo, se sacó los zapatos, luego las medias, y quedando descalzo, puso su enorme pie sobre la cara de la mujer que, aterrorizada, empezó a olerlo, primero el pie derecho, después el izquierdo. Cuando Carlitos terminó, retiró su pie, y sacó un cuchillo, el más grande que podamos imaginar, de sus pertenencias. Su hermano repitió con la mujer el mismo ritual de los pies. Los dos tenían un apestante olor a Queso en cada pie.
Finalmente, ambos, se tiraron sobre Silvana, cuchillos en mano, y la apuñalaron salvajemente. La asesinaron de más de sesenta cuchillazos. Cuando terminaron, los dos sostenían un enorme Queso Gruyere con sus manos y lo tiraron sobre el cadáver de su víctima, diciendo en voz alta:
-         Queso.
Los mellizos se retiraron, sabían que gozarían de una total impunidad, y podrían disfrutar sin inconvenientes de la herencia de su padre. En aquellos días, un asesino serial que mataba mujeres y tiraba Quesos, y mandaba notas a la policía y al periodismo diciendo que se llamaba “Carlos”, acechaba a la población y conmocionaba a la opinión pública.


2) LOS MELLIZOS QUESONES


La abogada, la doctora Tamara Torres, recibió a sus dos clientes cuando la jornada laboral estaba finalizando. Se asustó un poco al ver que sus dos clientes eran dos hermanos mellizos, los rugbiers Carlos Gerardo (“Charly”) y Carlos Isaac (“Carlitos”) Lazcano Miranda. Eran dos muchachos muy altos y patones, cada uno medía 1,97 metros y calzaban como cincuenta. Los mellizos estaban vestidos de traje, como para ir a una fiesta, y cubrían sus manos con guantes negros.
- Buenas tardes soy la doctora Tamara Torres.
- Carlos Gerardo Lazcano Miranda.
- Carlos Isaac Lazcano Miranda.
- Vaya, vaya, los dos se llaman Carlos…
- A mí me llaman Charly – aclaró Carlos Gerardo.
- Y a mí Carlitos – completó Carlos Isaac.
- Bueno, señores, soy toda oídos, ¿Qué es lo que necesitan?
- Ante todo le traemos un regalo, un obsequio, espero que le guste – dijo Charly.
Carlitos levantó un enorme paquete, lo apoyó sobre la mesa, y le dijo:
- Espero sea de vuestro agrado.
La abogada abrió el paquete, aunque ya se imaginaba lo que sería, pues sí tiene forma de Queso y olor a Queso, lo más probable es que sea un Queso.
Y efectivamente era un Queso, un enorme y gigantesco Queso Gruyere, con sus agujeros bien voluminosos…
- ¡Un Queso! – dijo la abogada, un tanto extrañada – Bueno, una sorpresa, se lo agradezco.
- Es que somos Quesones – dijo Charly, mientras sacaba un enorme cuchillo – y nos gusta asesinar mujeres como usted.
- A nuestras víctimas les arrojamos un Queso – dijo Carlitos, también con un cuchillo en sus manos – y usted será nuestra próxima víctima.
- ¡Noooooo! – gritó aterrorizada la mujer.
Mientras se arrinconaba y los dos rugbiers la rodeaban, cuchillo en mano, la mujer se resistió como pudo, para nada pudo hacer ante la furia criminal de dos hombres que medían dos metros y calzaban cincuenta. Charly y Carlitos la apuñalaron sin compasión alguna, y fue un auténtico baño de sangre, pues le aplicaron como cuarenta o cincuenta cuchillazos como cada uno. 
Cuando terminaron, los mellizos asesinos tomaron un enorme y gigantesco Queso Gruyere, lo arrojaron sobre la mujer, y dijeron al unísono:
- Queso.


Comentarios

  1. los mellizos Lazcano Miranda, grandes promesas del rugby tipo 97/98, despues no paso nada

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral

El asesino de Viviana Canosa