Carlos Quintana, el Hacha Quesón, matamujeres y tiraquesos



1) CARLOS "EL HACHA" QUINTANA

Existe un futbolista alto (1,92 metros) y patón (calza 46) famoso por ser experto en jugar en equipos del ascenso. Su nombre completo es Carlos Gustavo David Quintana y le dicen “el Hacha”…
Adivinen por qué lo llaman de esta manera…
No sabemos dónde fue, quizás fue en Pergamino, o bien Paraná o Córdoba, o quizás ocurrió en las tres ciudades una y otra vez, y quizás en algunas más, pudieron haber sido cuatro, cinco o seis, o vaya uno a saber…
Según me han contado, una noche el tal Carlos Quintana se miró al espejo, se puso guantes negros en sus manos, se vistió con un piloto de color negro, agarró el hacha, y dijo:
- Está noche asesinaré a una mujer.
Pudo haber salido de su casa en ese momento, pero se dio cuenta que le faltaba un detalle importante… el Queso.
Agarró entonces un gran Queso, con grandes agujeros, y otra vez mirando al espejo dijo en voz alta:
- Me llamo Carlos, soy un asesino Quesón, y esta noche asesinaré a una mujer y le tiraré un Queso…



Carlos el Hacha Quintana salió entonces de su casa y pensó…
“Sí, todo bien, asesinaré a una mujer, pero ¿A quién?” y empezó a pensar y tras reflexionar eligió a su víctima…
“Jimena Bonn, ella será mi víctima esta noche”
¿Quién era Jimena Bonn? Una mina de esas que hacen publicidades con gorritas en los partidos de fútbol y en las carreras de turismo por carretera…
Carlos Quintana tocó el timbre en el departamento de Jimena Bonn…
“¿Quién es?” contestó la chica asombrada…
“Carlos Gustavo David Quintana” fue la respuesta del futbolista “también conocido como el Hacha Quintana”.
“¡Qué sorpresa Hacha!” le dijo la chica que obviamente conocía al futbolista “no esperaba recibirte ahora”.
“¿Esperabas a alguien, acaso?”
“Sí” contestó la chica “pero no te preocupes, llegará tarde, podes quedarte un rato, ¿Querés una Copa, Carlos?”
“Dame lo que sea” le contestó Quintana.
“¿Qué es ese paquete, Carlos?”
“Un Queso”
“¿Un Queso? ¿Y para que trajiste un Queso?”
“Para tirarlo encima de tu cadáver cuando termine de partirte a hachazos”
Carlos Quintana entonces levantó el hacha y atacó a la mujer en forma cruel y salvaje. La chica opuso una férrea resistencia pero obviamente apenas pudo hacer algo ante la furia del asesino…
Cuando el asesino finalizó su sanguinaria tarea a hachazo limpio, el futbolista tomó el Queso, ese gran Queso con grandes agujeros, y lo tiró sobre su víctima diciendo en voz alta:
“Queso”.
Carlos el Hacha Quintana abandonó el lugar con total impunidad. Al día siguiente los medios hablaban de un nuevo asesinato de “el Quesón” como llamaban a este criminal extrañó que asesinaba a hachazos a mujeres y les tiraba un Queso…


2) CARLOS "EL HACHA" QUINTANA, ASESINO SERIAL

Cuenta la leyenda que mientras en los equipos de Tigre y Lanús ocurrieron estas cosas, también el futbolista Carlos “el Hacha” Quintana abandonó la concentración de Huracán.
Antes de hacerlo, se vistió totalmente de negro, incluyendo unos gruesos guantes de cuero que le cubrían la mano, tomó un hacha de gran tamaño, y un enorme Queso. Al revisar sus pertenencias, pensó en voz alta:
-         Tengo dos horas, tiempo suficiente para cumplir mi objetivo.
Rato después, Carlos tocó el timbre de una casa. Una mujer, de unos treinta y pico de años acudió al llamado.
-         ¿Quién es?
-         Carlos – fue la respuesta del futbolista, en un tono que mezclaba frialdad y cinismo – Carlos Quintana. Carlos Gustavo David Quintana, a quien llaman “el Hacha”.
Sorprendida, la mujer abrió la puerta y vió ante ella al futbolista de Huracán, totalmente vestido de negro, con un hacha en su mano derecha, y un Queso en la izquierda.
Carlos Quintana entró en la casa, hacha en la mano, mientras la mujer retrocedía aterrorizada y presa del pánico.
-         ¡No puede ser! ¡Vos tenés que estar en la concentración de Huracán!
-         Así es – dijo Carlos sonriendo con cinismo – pero aca estoy, he venido a asesinarte. Soy un Queson, un asesino Queson.
-         ¡Noooo! – gritó la mujer desesperada - ¡Socorro! ¡El Hacha Quintana quiere asesinarme!
El futbolista tomó el hacha y comenzó a atacar a la mujer, que desesperada intentó defenderse. Forcejeó y opuso una dura resistencia, pero nada pudo hacer, la furia criminal del Hacha Quintana le asestó no unoa, sino decenas de hachazos, fueron como veinte o treinta, cuando el asesino finalmente dio por terminada la tarea.
El asesino entonces tomó el Queso y lo tiró sobre el cadáver de su víctima, diciendo en voz alta:
-         Queso.
Abandonó el lugar y rato después, sin que nadie se diera cuenta de su ausencia ni de regreso, Carlos Quintana estaba otra vez durmiendo en la concentración de Huracán.
Cuenta la leyenda que al día siguiente, el “Hacha” tuvo una destacada actuación en el trascendental partido que jugó su equipo. Lo eligieron mejor jugador y cuando lo entrevistaron contestó a la prensa:
Jugué muy bien porque anoche comí un Queso, je, je.




3) CARLOS QUINTANA MATAMUJERES, CARLOS LUNA TIRAQUESOS

Eran pasadas las once de la noche, y por fin la doctora Jimena Bonn finalizó su turno en el hospital. No le agradaba caminar por las inmediaciones del hospital a esa hora, pues era muy oscuro y no había gente en la calle. Pero no le quedaba otra. De repente, vio que frente a ella se acercaban dos hombres muy altos, patones y con olor a Queso en los pies.
-         Buenas noches, doctora Jimena Bonn.
Si la médica ya estaba aterrorizada al ver a los dos hombres en el lugar, mayor fue el terror al escuchar su nombre.
-         ¿Quiénes son ustedes? – alcanzó a balbucear.
-         Yo soy Carlos Quintana, el “Hacha” – dijo uno de los hombres, el más alto de los dos, con un 1,92 metros de altura.
-         Y yo, Carlos, Carlos Luna, el “Chino”– dijo el otro, unos diez centímetros más bajo que Carlos Quintana, con unos 1,82 metros.
-         ¿Qué quieren?
-         Somos Quesones, somos asesinos de mujeres. Lo siento, pero hemos venido a asesinarla – fue la respuesta de Carlos Quintana.
El “Hacha” entonces sacó un enorme hacha, y se acercó hacia la mujer. La abogada estaba aterrorizada e intentó defenderse, pero la furia del asesino pudo más. Carlos Quintana la golpeó varias veces a la mujer y la asesinó a hachazos. Cuando Carlos Quintana finalizó, Carlos Luna, sacó un Queso y lo tiró sobre el cadáver de la mujer, que estaba tendido en el piso.
-         Queso – dijo en voz alta.
Y los dos Carlos abandonaron el lugar.


Comentarios

  1. ja ja ja muy bueno este cuento del Hacha Quintana y lo del Queso!!! para cagarse de risa!!!

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Romina Ricci

La asesina de Fabricio Oberto