martes, 9 de diciembre de 2014

Carlos el "Bebe" Contepomi, sicario y Queson


Una corta tarde de pleno invierno llegaba a su fin. Era un día de temperaturas muy bajas, y no daban ganas de salir para nada a la calle. Además, el pronostico anticipó la posibilidad de fuertes nevadas para aquella noche. Por eso, la abogada Julieta Caporale, finalizaba su jornada en el estudio jurídico. Antes de irse, iba a tomar una copa de whisky. Una buena bebida destilada era ideal para soportar aquel crudo invierno. Había terminado de beber una copa, y cuando ya estaba sirviéndose la segunda, sonó el timbre del estudio.
-         Qué extraño – pensó la doctora Caporale – ya no pensaba recibir más a nadie.
La abogada se acercó a la puerta y preguntó quien era.
-         Carlos José Contepomi, alias el “Bebe” – fue la respuesta que recibió.
Bueno, Contepomi era uno de sus principales clientes, por lo tanto, la abogada no tuvo problemas en abrir la puerta, y atenderlo. Igual, no dejaba de sorprenderla, que el Bebe, como todos lo conocían, llegará a esa hora.
-         Hola Bebe – dijo la abogada mientras abría la puerta – no te esperaba a esta hora.
-         Hola Julieta – le contestó Contepomi – disculpame la hora pero es algo muy urgente. No puedo esperar a mañana.


Contepomi entró al estudio, y una vez que la abogada cerró la puerta, y se acercó al escritorio, preguntó:
-         Decime Bebe, sí es algo tan grave, ¿De qué se trata?
-         Es un caso de asesinato, Julieta, por eso te digo que no puedo esperar hasta mañana.
-         ¿Asesinato? – la abogada preguntó evidenciando un gran nerviosismo - pero decime qué paso, el asesinato de quien, a quien mataron?.
-         A vos – fue la respuesta que recibió del Bebe Contepomi.
Y mientras decía esto, sacó una pistola ametralladora del tipo Ingram Mac 10, con silenciador, y comenzó a abrir fuego sobre la abogada. Efectuó una gran cantidad de disparos y cuando hubo terminado, el Bebe sacó un enorme Queso de una gran valija que tenía, y lo tiró sobre su víctima, diciendo en voz alta:
-         Queso.
Rato después, el Bebe Contepomi, efectuó un llamado telefonico y comunicó con voz seca y cortante:
-         Misión cumplida.
Carlos el “Bebe” Contepomi, famoso Queson al servicio de la mafia, había cometido un nuevo asesinato.

1 comentario:

  1. Juan De los Palotes2 de abril de 2015, 7:04

    ja, ja, el bebe contepomi, me lo imagino comiendose un Queso el solo, pero asesinando a una mina?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...