El Asesino de Luciana Bianchi



Un día en la rutina de Carlos Kramer, un Quesón que a diferencia de otros, era también un buen padre de familia y su prioridad era siempre el bienestar de sus pequeños hijos, Carlos Agustín y Carlos Thomas. Sin embargo, Carlos era Quesón y como tal, siempre pensaba en quien sería su próxima víctima. 
- ¿A quien le tiraré el próximo Queso? #Queso.
Aquella noche, una noche cualquiera por cierto, sus dos hijos ya están durmiendo despues de ver unas series de dibujos animados. Era tarde, pero Carlos no tenía sueño, y apoyo sus enormes y olorosos pies (calza cincuenta, dado que mide dos metros), sobre la mesa. Agarró el celular y empezó a ver las noticias. Una le llamó la atención, una nota que hablaba de Luciana Bianchi, una olvidada estrella de la televisión y del teatro, de la década anterior (1).


- Vaya, vaya – pensó Carlos al terminar de leer la nota – se nos escapó a los Quesones. Bueno, por un lado mejor, porque quizás la hubiera quesoneado un Quesón “estrella” como Carlos Delfino o Carlos Bossio, y un Quesón “del montón” como yo no hubiera tenido chances de asesinarla. Además nunca es tarde cuando la dicha es buena. Y quizás sea una oportunidad para tirarle un Queso. No se escapará. Es probable que esta nota la hayan leído otros Quesones. Puede ser que fuera una protegida de Sofovich. El Ruso siempre se encargaba de a que sus favoritas no las quesonearan, eso sí, si alguna caía en desgracia... pero el Ruso ya no está en este mundo, lamentablemente.


Carlos se paró. Sus pies olían intensamente a Queso, como siempre, se puso los guantes negros y agarró un enorme cuchillo, un gran cuchillo de un tamaño muy largo. Cuchillo en mano, como si estuviera por asesinar a alguien, Carlos fue a la heladera. No era una heladera cualquiera, era la heladera de un Quesón, y dentro de ella, estaba llena de Quesos. Agarró uno, y otra vez se dirigió a la mesa. Cortó el Queso y empezó a comerlo. 
- Ja, ja, Luciana Bianchi, pronto recibirás tu Queso.
Carlos parecía dispuesto a salir a asesinar a Luciana, pero al ir al baño, pasó por el cuarto de sus hijos, que dormían plácidamente.
- Esta noche no. No dejaré solo a mis hijos. Luciana Bianchi vivirá un nuevo amanecer. Pero no dos. Je, je.
El Quesón fue a dormir y durmió plácidamente con el gozo de haber comido aquel Queso espectacular. Al día siguiente, lo primero que hizo fue llamara a la Señora Puyol, la Tieta, para que fuera a cuidar a los niños por la noche.


- No os preocupéis Carlillos – le dijo la Tieta – allí estaré, a los niños les encantan las canciones catalanas, la pasaremos bien.
Carlos salió de su casa, vestido de negro, con una gran mochila, donde llevaba los Quesos y los cuchillos. Un asesino que sale a asesinar, un Quesón que sale a quesonear. Dicen que cuando pasa esto, los lugares por donde pasa el Quesón se llenan de olor a Queso. Su instinto Quesón lo llevaban a donde estaba Luciana Bianchi.
No tuvo problemas en acceder al departamento donde vivía la otrora famosa. Esta estaba durmiendo, recostada sobre la cama, daba la sensación que se había quedado dormida. El Quesón la contempló desde la puerta del dormitorio y avanzó, cuchillo en mano, hacia ella. Levantó el cuchillo, podría haberla apuñalado en ese momento, pero no lo hizo, hubiera sido muy fácil y carecía de gracia hacerlo tan rápido. Carlos prefirió en cambio poner sus enormes y olorosos pies talle cincuenta sobre el rostro de Luciana.

La chica se movió mientras Carlos puso sus pies sobre ella, primero el derecho, después el izquierdo, por momentos ponía cara de felicidad, por momentos que no podía aguantar el olor, pero no se despertó. A Carlos le llamó la atención. Generalmente las mujeres se despertaban porque no podían aguantar un olor a Queso de tal magnitud sobre sus narices.
En eso, sonó el portero eléctrico. Alguien llamaba al departamento.
- Puta madre – refunfuño Carlos, mientras se escondió rápidamente en un cuarto contiguo.
Luciana se despertó y miró a su alrededor, como buscando a alguien o a algo. Carlos permanecía en el baño. Luciana fue a contestar el portero eléctrico.
- ¿Quién es?
- ¡Fabiana! ¡Fabiana Araujo! 
- Ya voy – dijo Luciana.
Carlos Kramer escuchó la respuesta. Fabiana Araujo. Al asesino ese nombre le sonaba, rápidamente se fijó en su celular y recordó quien era. Una modelo olvidada y conductora que había superado un problema de salud.
- Que raro – pensó Carlos – pensé que la habían quesoneado. Tiene 53 años, con esa edad hubiera sido una buena víctima para Carlos Bossio. Para Carlos Delfino no, no es el target que le gusta al Lancha. Bueno, parece que el destino la puso en mi camino. Y cuando una mujer se pone en el camino de Carlos Kramer, solo ocurre una cosa, y es un Queso. Ja, ja, ja.


Unos minutos después, Fabiana Araujo entraba al departamento de Luciana Bianchi. Se encontraban para ir a un importante evento, una fiesta de un reconocido productor de modas.
- No sabes el sueño extraño que tuve – le dijo Luciana a Fabiana.
- ¿Qué soñaste piba? – le preguntó Fabiana.
- Que era la edad media, y yo era una especie de prisionera, me encerraban en una torre, y el secuestrador era un gigante que ponía sus pies, calzaba como ochenta, encima de mí. Me torturaba todo el tiempo de esa manera. El olor a Queso era impresionante.
- Que sueño extraño. Yo leí que es peligroso soñar con Queso. No es un buen augurio.
- No digas eso – dijo Luciana – me das miedo.
- Ja, ja, ja – río Fabiana – voy al baño, che.
Carlos Kramer escuchó todo el dialogo y obviamente escuchó que Araujo iba al baño, agarró el cuchillo, lo miró y dijo:
- Tendré que obrar rápido. Me gusta jugar con mis víctimas, pero esta vez no tengo alternativa.
Carlos colocó el cuchillo hacia adelante. Estamos hablando de un cuchillo de un gran tamaño. Fabiana Araujo abrió la puerta y contempló a Carlos, quedó con la boca abierta al ver al asesino.
- Tenes razón piba – le dijo Carlos – soñar con Queso si sos una mina, es un mal augurio. Un Carlos, un Quesón, esta en tu camino.
- ¡Nooooooooooooooooooooooo! – gritó desesperada Araujo - ¡Aaaaaaaaaaaaaaaaajjjjjjjjjjjjjj!


El asesino no le dio tiempo, le clavó el cuchillo en el estomago hasta el mango, y al arma le atravesó el cuerpo. Le dio un par de cuchilladas más, y tras una cuarta herida, le dejó el cuchillo grabado en el cuello.
- Queso – dijo Carlos Kramer mientras contemplaba el cadáver de su víctima, una más en su larga lista de mujeres asesinadas.
Pero sabía que la cosa no había terminado. Afuera del baño esperaba Luciana Bianchi, que al fin y al cabo era su objetivo principal. Como buen Quesón, a Carlos Kramer le gustó haber asesinado a Fabiana Araujo, pero era una víctima colateral.
Carlos sacó otro cuchillo de la mochila, idéntico al que dejó clavado en el cuello de Fabiana Araujo, y con gesto amenazante salió del baño, con la mano derecha sostenía el cuchillo, con la izquierda, el Queso.
Luciana se acercó al baño y dijo:
- ¿Qué paso Fabiana?
- Acabo de asesinarla – fue la respuesta de Carlos mientras salía del baño.
- ¡Nooooooooooooooooo! – gritó horrorizada Luciana, que víctima de la desesperación y en un intento por defenderse, arrojo un jarrón a Carlos.


El Quesón eludió el golpe del jarrón con el Queso y el cuchillo, y se fue acercando a Luciana, arrojó un par de cuchilladas, una fue al aire, otra le rozó a Luciana, que perdió un poco de sangre, pero aún con fuerzas intentó escapar. Se dio vuelta, pero el asesino le dio una puñalada leve en la espalda, ocasionándole un tajo importante, aunque lejos de ser mortal. Lo cierto es que Luciana quedó tendida en el piso.
- Soy el gigantón que soñaste, ya sabes como huelen mis pies, ja, ja.
Con Luciana tendida de espaldas en el piso, y el culo abierto, Carlos la cogió con los pies, primero la penetró con el pie derecho, luego con el izquierdo, dándose cuenta que las heridas, aunque superficiales, le estaban haciendo perder mucho sangre a Luciana, Carlos decidió obrar con prontitud, entonces agarró otra vez el cuchillo, y ¡zas! se lo clavó a Luciana en la nuca, hasta el mango.
- Aaaaajjjjjjjjj – la víctima exhaló sus últimos suspiros.
- Queso – dijo Carlos Kramer sonriente, con gozo y placer, mientras contemplaba el cadáver de esta víctima, una más en su larga lista de mujeres asesinadas.


Con la satisfacción propia de un asesino, que solo un Carlos o un Quesón puede tener, Carlos se fue de la escena del crimen y regresó a su casa. Sus hijos ya estaban durmiendo, y la Señora Puyol, la Tieta, la dama catalana, lo recibió muy bien.
- Ha sido una gran nit, los nois la han pasado molt bien, hemos cantado canciones catalanas, danzamos la sardana, les conté de mis temps en el Mercat de la Boquería, de las Ramblas de Barcelona, del Park Güell, del Montjuic, Molt bien, millor imposible.
- Gracias señora Puyol.
- Y tu eres un gran Quesón mi niño, nos vemos Carlillos, ya te contaré las andanzas de mi sobrino Carles (2), hablan de Carlos Lazo, del Quesón de Barcelona, ese es solo un segundón comparado con mi gran Carles, pero ya te contaré. Visca el Barsa y Visca Catalunya!


(2) Carles Puyol, jugador del Barsa en la época de oro del “equipo culé”


Comentarios

  1. yo la verdad no conozco a ninguna de las dos

    ResponderBorrar
  2. GRAN QUESON CARLOS KRAMER AUNQUE COMO YA DIJE UNA VEZ ES MAS FEO QUE MATAR A LA MADRE

    ResponderBorrar
  3. A mi se me hace que Carlos Kramer y el autor del blog son la misma persona che y que estos son los deseos ocultos de Carlitos

    ResponderBorrar
  4. perfecto, algún cuentillo con Carlos Sainz Jr por favor como gran asesino... ¿Su víctima? Alguna llollega, por ejemplo la modelo Blanca Padilla, que encontre en Google... como es corredor la puede matar con los neumaticos de los coches

    ResponderBorrar
  5. Blanca Padilla mide 1,80 metros y Carletes Sainz 1,78, lindo duelo entre un Quesón que mide menos que su víctima, algo poco común, con tantos rugbiers y basquetbolistas que andan por aca tirando Quesos, le dicen "Carletes" a Carlos Sainz (lo encontré en Google)

    ResponderBorrar
  6. como ultimanente estas poniendo muchos españoles en tus listas de asesinos, te paso este https://www.vavel.com/es/tenis/2019/04/05/976139-quien-es-carlos-alcaraz-garfia.html todavía es jovencito, pero promete mucho, seguro que en unos añitos va a estar tirando quesos

    ResponderBorrar
  7. el que escribe esto debe de tener una quesería

    ResponderBorrar
  8. mira otro "Quesón" español https://www.mundodeportivo.com/tenis/wimbledon/20190712/463425301645/el-primer-finalista-espanol-de-wimbledon-es-carlos-gimeno.html "Carlos Gimeno" te vas a tener que ir a vivir a España, allí siguen saliendo Carlos aca ya casi no hay entre los jovencitos

    ResponderBorrar
  9. te paso otro candidato, este es mexicano https://diario.mx/Deportes/2019-01-03_6dc4dba7/quiere-carlos-tarin-seguir-en-la-jugada-/ no te podes quejar ya te dì varios "quesones"

    ResponderBorrar
  10. Este relato tiene varios hallazgos, como que Sofovich protegía a sus favoritas de los quesones, y entregaba a quienes le fallaba. Un dato que puede ser útil para un retroqueso. Y podría haber dejado la orden póstuma de quesonear a Sofía Oleksak, que fue su esposa.

    Es interesante la Tieta, como una niñera de hijos de quesones, a los que les está hablando de la cultura de queso.

    Es interesante lo de la víctima secundaria. Aunque debió tomarse su tiempo con Fabiana Araujo, hacerla gritar suplicante o usar el efecto hipnótico. Se olvidó de usar el pañuelo usual en los quesones, para dormirla.
    Pero por lo menos, se tomó el tiempo con esta chica.

    Tenga en cuenta el cronista, el autor, que Luciana Bianchi apareció en el programa Confrontados, de Carla Conte. Así que fue como si la entregara.

    Víctimas para quesones de España pueden ser
    Blanca Suárez, que actuó en la película El bar.
    Sheila González, que actuó en Vecinos en guerra.
    Pueden ser para Carlos Lazo o para Carlos Sainz Jr.

    Es interesante lo que propusieron con Blanca Padilla como víctima. Es interesante que sea un poco más alta la víctima.

    ResponderBorrar
  11. yo creo que un día de estos, uno de estos Carlos va a matar a una mina en serio y va a tirar un Queso, y todo esto no es mas que una profecia autocumplida...
    mi máximo candidato para que pase eso es Carlos Delfino, que creo es el Carlos favorito del autor del blog, o por lo menos, eso parece

    ResponderBorrar
  12. Entre la multitud de famosas eliminadas, ha habido modelos, vedettes, bailarinas, actrices, periodistas y algunas locutoras. Lo que no ha habido son cosplayers.
    Recuerdo a las tres modelos que fueron parte de la promoción del videojuego Mortal Kombat 9, personificando a Kitana, Sonya Blade y Mileena.
    https://www.youtube.com/watch?v=IZKsezJ9KY8

    Podrían ser mencionadas por los nombres de sus personajes. Podrían ser retroquesos. O podrían volver a ser contratadas por Piruli Films, para una película que termine con esos personajes. Carlos Schattmann podría ser el encargado de ellas. Ya se ha contado que un quesón puede tener sexo simultaneamente con tres mujeres. O podrían sumarse Carlos Luna y Carlos Quintana (0 Sandes).

    También podrían ser quesoneadas las actrices que han interpretado a Sonya Blade en las dos películas que se hicieron.
    Bridgett Wilson
    https://es.wikipedia.org/wiki/Bridgette_Wilson

    Sandra Hess
    https://es.wikipedia.org/wiki/Bridgette_Wilson

    Tendrían el desafío de que ellas saben pelear, sabrían defenderse.
    Hasta podrían haber sido contratadas por la Leia bulgara, para matar quesones.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral