El Asesino de Paula Colombini


Verano de 1997. Los mejores días del menemismo ya habían pasado, pero aún reinaba la fórmula “Un peso, un dólar”. En aquellos tiempos una de las modelos más exitosas era Paula Colombini. Dicen que la modelo concurrió a Mar del Plata a participar del prestigioso desfile de las escalinatas de Costa Galana. 
Su paso por la Feliz se limitaba a un par de días, ella prefería Punta del Este, pero aún así tuvo tiempo para ir al Casino. Estaba jugando a la Ruleta cuando le llamó la atención un muchacho muy alto, que jugaba en la misma mesa, y ya había acertado un par de plenos.
- Que alto que es, que patas tiene y como huele, huele a Queso – le murmuró Paula Colombini al croupier de la mesa – y como gana.
- Es un tipo de suerte – contestó el croupier - ¿Usted no sigue fútbol no? Por eso no lo conoce. Es Carlos “Chiquito” Bossio, el arquero de Estúdiantes de La Plata.
- Yo de fútbol no se nada – dijo Paula Colombini – y de “Chiquito” este tipo no tiene nada.
En efecto, era Carlos Bossio, que aunque no jugaba en River ni Boca, tampoco en Racing o San Lorenzo, era un futbolista muy popular en aquellos días, sobre todo después de que le metiera un gol a Racing de cabeza, el 12 de mayo de 1996. Después de que Carlos acertara su tercer pleno al hilo, Paula se acercó al arquero.



- Que suerte que tenes.
- Vos porque me ves hoy, ayer no acerté una.
- ¿Te dicen Chiquito? ¡Pero que alto que sos?
- Mido 1,95, calzo cincuenta.
- ¡Qué olor fuerte tenes!
- Huelo a Queso, porque soy un Quesón.
- ¿Un Quesón? – preguntó extrañada Paula Colombini.
Justo en ese momento, Carlos acertó por cuarta vez otro pleno. Con eso se dio por satisfecho, y decidió retirarse del juego, se dirigió entonces a Paula:
- ¿Querés probar mis Quesos?
- ¿Tus Quesos?
- Bueno, si no queres, no importa, chau – le dijo Carlos y empezó a irse del lugar. 
El arquero cobró el dinero que había ganado y se iba del casino, pero en la puerta, ya del lado de la calle, Paula se acercó y le dijo:
- Quiero probar tus Quesos.
- Vamos entonces.



Fueron a la habitación de un lujoso hotel ubicado en la zona de la Costa. Paula Colombini le ofreció un streap tease a Carlos Bossio, juntos abrieron unas botellas de champagne, y se repartieron los bloques de hielos, jugando con ellos en la cama, mientras se chupaban, ella le chupaba, olía, lamía y besaba los pies, el hacía lo mismo pero con las tetas de ella, el se paró…
- ¿Qué pasa Carlos?
- Ya jugamos con los hielos, ahora jugaremos con el Queso, ja, ja.
- Tus Quesos son muy ricos, Carlos.
- Este Queso también.
Carlos tomó dos enormes hormas de Queso Gruyere, una la dejó sobre la mesa, otra la corto en cientos de cubos, y los tiró encima de Paula Colombini, los dos entonces se mezclaron en medio de los cubos de Queso, y cogieron con gran intensidad, en medio de aquellos Quesos, Quesos por todo lado. 



Al terminar aquella cogida extraordinaria, Carlos, se levantó y tomó el otro Queso, y lo tiró sobre Paula, que divertida, y repleta de goce y satisfacción, no le importó que el Queso la golpeara, pero cuando Carlos le sacó el Queso de encima de la cara, para sorpresa de Paula, el arquero tenía un enorme cuchillo portando en su manos…
- Te asesinaré Paula – dijo Carlos – Soy el Quesón, un Quesón, soy el asesino serial de mujeres.
- ¡Nooooooooooooooooooooooooo! – gritó desesperada la modelo.
Ahora Carlos apuñaló a Paula en forma salvaje, como rato antes había cortado los cientos de cubos de Queso, le aplicó cortes, tajos y heridas en todo el cuerpo, cientos de puñaladas, al terminar aquella macabra tarea, el asesino tomó el Queso y lo tiró sobre el cadáver de su víctima.
- Queso – dijo Carlos Bossio.
El asesino se fue del lugar dejando en aquella habitación el cadáver de Paula Colombini, con 147 puñaladas encima, un enorme Queso sobre su cadáver y cientos de cubos de Quesos alrededor. Un crimen muy Quesón por cierto, en un tiempo muy Quesón también. Otro verano sangriento en la Feliz.

Comentarios

  1. letal y sanguinario Bossio, el mejor Quesón

    ResponderBorrar
  2. las mismas boludeces de siempre, pero me gusta, por lo menos agregaste lo de la lluvia de quesos

    ResponderBorrar
  3. bravo por Chiquito Bossio!!!!!!!!!!

    ResponderBorrar
  4. Se aprovechó de su víctima, hubiera sido un desperdicio matarla friamente, sin sexo.

    ResponderBorrar
  5. Afortunado en el juego, afortunado en tener sexo con famosas. Y liquidarlas con toda impunidad.
    Funcionó lo de la lluvia de quesos cortados. Algo que inición el rugbier cheto, con Andrea Frigerio.

    ResponderBorrar
  6. Podrían ser María Fernanda y Sandra Callejón, para los gemelos del rugby.

    ResponderBorrar
  7. Débora Bello, una buena víctima para Carlos Bossio
    que le tire un Queso y le dé 120 cuchillazos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Y una asesina para Diego Torres.

      No olviden a otros Carlos, como el quesón del tango, Quintana, Eisler.

      Borrar
    2. estaría bueno que Torres esté cantando "Color Esperanza" y ahí zas Carla Rebecchi lo asesine de un palazo de hockey

      Borrar
    3. Y otra Bello, Chloe Bello estaría para recibir un queso, con mucha más razón. Fue novia de Cerati pero nunca fue apreciada, como otras novias de Cerati.
      El asesino tiene que ser Charly Alberti, que sea el año que viene, con eso que llaman El regreso de Soda Stereo.

      Borrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral

El asesino de Viviana Canosa