El Asesino de Blanca Padilla



Carlos Sainz Vázquez de Castro, “Carletes”, el automovilista español, en Mc Laren, al momento de escribir estas líneas, se encontraba de paso en España, entre una carrera y otra del circuito de la siempre competitiva Fórmula 1.
Solo tenía un breve descanso y ya debía prepararse para una nueva carrera. Ocurrió en aquellos días que Carlos Moyá, el gran tenista español, celebró una fiesta en la ciudad de Málaga. Carletes concurrió, aunque sabía que por sus obligaciones debía de cuidarse mucho, y por eso estuvo muy medido a la hora de tomar alcohol. Donde no se puso límite alguno fue en el consumo de Quesos, le encantaba el Queso, y empezó a comer mucho Queso, de diferentes tipos y variedades. En las fiestas de Carlos Moyá siempre había mucho Queso, además de que muchos invitados, la mayoría, se llamaban Carlos.
- ¡Sois como un ratoncillo comiendo el Queso! ¡No parais nunca! ¡Vale que esta no es una carrera de Fórmula 1!


A Carlos aquel comentario le llamó la atención, se vio vuelta, era la modelo Blanca Padilla, que estaba frente a el, bastante más alta que él, en la realidad medía solo dos centímetros más, pero con los tacos, le llevaba como una cabeza.
-         ¡Blanca Padilla! – exclamó Carletes.
-         ¿Cómo os va? ¿Os llaman Carletes verdad? Es que todos los invitados se llaman Carlos, los hombres claro, je, je.
-         Sí, las fiestas de Carlos Moyá suelen tener esas cosas, ja, ja. El único no Carlos es Rafael Nadal, me parece, que anda por allí, ah no, hay otros dos, Iker Casillas y Sergio Ramos.
-         Iker debería ser un Carlos, ja, ja. Os admiro mucho Carletes, representáis bien a España en la Fórmula 1.
-         Gracias, gracias – dijo Carlos – tu también eres una gran modelo.
-         ¿Sabeis una cosa, Carletes? En menos de una hora debo estar en Granada. ¿Qué tal si me llevais en vuestro auto, Carletes? Solo un corredor de Fórmula 1 puede cubrir esa distancia (132 km) en ese tiempo.
-         ¿Hablais en serio?
-         Por supuesto, Carletes. Y os pago lo que sea, Carletes. Llevadme. 


Aunque todos sus íntimos le llamaban “Carletes”, a Carlos Sainz no le hizo ninguna gracia que la modelo repitiera todo el tiempo aquel apodo, le parecía que le estaba tomando el pelo. De todas formas, accedió al pedido de Blanca, era una excusa para irse temprano de la fiesta, no quería abusar demasiado.
- Dicen que viene su majestad el Rey Felipe – le dijo Carlos.
- Me importa un bledo Carletes, llevadme a Granada, yo soy republicana. ¡Viva la República!
- Venga, a Granada entonces.
Salieron de la fiesta y se metieron en el auto, Carlos se puso los guantes, y puso sus manos en el volante. La modelo observó los pies del conductor y le llamó la atención.
- Que pies grandes que teneis para vuestra altura, Carletes.
- Sí, calzo 46. Es increíble, cuando comencé en la Fórmula 1, calzaba 42, el tamaño lógico para mi altura, pero aumento un número por año, sí sigo así voy a calzar más que el baloncestista, mi tocayo, Carlos Suarez. Ya no se que hacer. Le llaman “el Síndrome de los Carlos”, porque aunque parezca mentira, solo afecta a quienes nos llamamos así.
- Qué cosa rara – dijo la modelo.
- Yo lo empecé a sufrir después de una visita a la Isla Nublar.
- ¿La de Parque Jurásico, Carletes?


- Sí. Pero no hablemos más, a Granada, niña, ¿No debías estar en menos de hora?
- Pues sí, Carletes.
El corredor arrancó, y efectivamente, ayudado por el poco tránsito de aquella hora, en apenas treinta y cinco minutos, Carlos recorrió una distancia de normalmente lleva una hora y cuarenta minutos. Ya estaban en el centro de Granada.
- ¡Maravilloso Carletes! ¡Os merecéis un premio! ¡Venid a mi apartamento!
Carlos aceptó la invitación de Blanca, y minutos despues ya estaban en el apartamento, la modelo no notó que Carlos bajó una gran mochila, y la llevó consigo, totalmente despreocupada, se tiró a la cama y le dijo al automovilista:
- Quiero oler esos pies tan grandes que tenéis, Carletes.
- Mira que huelen muy fuerte, es Queso puro. Soy Quesón. Por eso me gusta tanto el Queso. Soy un Carlos.
- Venga, Carletes, venga, pero así, quiero que sigas vestido con esa ropa, de automovilista, cógeme de esa manera.


El automovilista sonrió, y puso sus pies encima del rostro de Blanca, que empezó a olerlos, lamerlos, besarlos y chuparlos. El olor era muy fuerte, la modelo quedó como extasiada, y entonces Carlos se tiró encima de ella, y cogieron con gran intensidad, mucho sexo, en forma apasionada, dieron vuelta el lugar. Dicen que desde la época de los reyes moros no había sexo tan intenso en la ciudad de Granada.
-         Que disfrute Carletes. Eres un motor sexual. Como los de vuestros automóviles.
-         Muchas gracias, espero que disfrutéis de esto. Con esta carrera merezco un podio. Hay que festejarlo.
-         ¿Un podio, Carletes?
Carlos, que siempre permaneció con guantes negros mientras jugaron a los pies y tuvieron sexo, agarró de su mochila, una gran botella de champagne y un Queso, también de colosal tamaño. La botella era muy grande.
-         Como os gusta el Queso, Carletes.
-         Me encanta. Tomadlo.
Carlos le tiró el Queso a Blanca, mientras seguía fastidiado por la insistencia de la modelo de llamarlo “Carletes”. El Queso cayó sobre la modelo.
-         Ja, ja, jugáis con el Queso, Carletes – le dijo Blanca.
-         Sí, pero ahora celebraremos con esta botella de champagne.


El automovilista levantó la botella de champagne y la golpeó a la modelo con la misma, la contusión fue total, el golpe dejó groggy a la modelo, la botella se rompió en muchos pedazos, pero con uno de ellos, Carlos se acercó a la modelo, conmocionada por el botellazo y semi perdida, y le cortó el cuello, la herida fue muy profunda, la modelo quedó moribunda, tirada en su cama, Carlos la dio vuelta, y le metio un cable de gasolina en el culo, colgándola sobre un mueble,  dejándola empalada, ahora sí, sin ningún signo vital.
- Queso – dijo entonces Carlos Sainz mientras tomaba el Queso y lo arrojaba sobre el cadáver de la modelo.
- Aquí teneis lo que os ha hecho Carletes – dijo el automovilista asesino, contemplando el cadáver de su víctima, que parecía acostumbrado a cometer aquellos asesinatos, y este parecía ser uno más, en una extensa de víctimas, algunas figuras conocidas, y otras no tanto.
Al día siguiente, con total impunidad, Carletes ya estaba otra vez en Madrid, hablando con la prensa y preparándose para una nueva competencia de la Fórmula 1.

Comentarios

  1. buena idea lo de matarla con la botella de champagne, pero podría haber usado dos botellas, con la primera la bañaba en champagne, despues le tiraba el Queso, y finalmente con la segunda botella, la mataba

    ResponderBorrar
  2. me gustan estos quesones españoles, son muy guay

    ResponderBorrar
  3. siempre con tus Carlos sus Quesos y sus asesinatos, ahora como ya te quedaste sin victimas de aca, salvo las retro, te tenes que ir a España, ya las mataste a todas

    ResponderBorrar
  4. Me hubiera gustado más que la asesinara en un box de la formula 1, con un neumático, y que hubiera escondido el cadáver en el motor, quedara para la próxima, seguro que Carlos Sainz seguirá tirando Quesos

    ResponderBorrar
  5. me haces googlear modelos españolas ja ja encontre una ideal para Carlitos Sainz mirala Marina Perez

    ResponderBorrar
  6. le siente bien el papel de Quesón a Carlos Sainz tiene cara de ratoncito ja ja

    ResponderBorrar
  7. Buen recurso el de la botalla de champagne y el empalamiento con la manguera.
    Este Carlos es el iniciador de los empalamientos, teniendo como víctima a María Laura Santillán. Lo que dio origen a las Santillanas.

    Aun quedan un par de famosas españolas.
    Sheila González y Blanca Suárez, actriz de El Bar.
    Claro que podrían dejarse para el 2020, para no agotar a todas las de esa nacionalidad.

    Así que podría hacerse algo drástico con Virginie Ledoyen

    https://es.wikipedia.org/wiki/Virginie_Ledoyen

    Fue sodomizada, o casi sodomizada, violentamente en esta película.

    https://en.wikipedia.org/wiki/The_Backwoods

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. buena candidata, pero es francesa, que el asesino sea este rugbier https://es.wikipedia.org/wiki/Charles_Ollivon
      su apellido termina en ON como QUESON
      un detalle a tener en cuenta ja ja

      Borrar
    2. ¿Y que tal Charles Lecrerc?

      Borrar
  8. quizás con este relato ya se da por terminada la temporada 2019 de Minas Quesoneadas, es bueno tomarse un tiempo de reflexión, para ir elaborando buenos relatos ya pensando en la temporada 2020, si no, nos vamos a quedar sin Queso

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Quedaría bien un relato como epílogo, con planes de nuevos quesos. Una advertencia a Carla Conte, para que no cometa más errores. Y una revisión de las reglas, la confirmación del pacto Carlos-Carlas.
      Algunas reconciliaciones, Lady Dumitrescu y la Marquesa de Avila, Lady Dumitrescu y Carlos Sandes, por influencia de Deck. Y la de la Marquesa de Avila y Carlos Delfino-

      Borrar
  9. esperamos el cuentito de Carlos Moya queremos ver al tenista asesinando a unas minas

    ResponderBorrar
  10. Divertida y bien descrita


    ResponderBorrar
  11. tomate un descanso Quesón
    te copias a vos mismo
    http://cuentossangrientos.blogspot.com/2019/05/tres-quesones-en-budapest.html?m=1
    que haya más Quesos pero algo diferente

    ResponderBorrar
  12. CARLIN CALVO INTERNADO ALERTA MIS AMIGOS

    ResponderBorrar
  13. Noticia de Rating Cero. Carla Quevedo dijo que entraron a la habitación de un hotel, cuando ella estaba duchándose, desnuda.

    https://www.ratingcero.com/notas/5067425-el-mal-momento-carla-quevedo-un-hotel-entraron-su-habitacion-cuando-estaba-el-bano-desnuda

    ¿Será parte del plan de venganza de la Leia bulgara? ¿Un ataque al estilo Psicosis, contra una Carla? Creo que es algo que podría aparecer en un futuro relato. O tal vez pueda ser parte de los métodos de esta Carla, ser una falsa víctima que resulta ser una letal asesina.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. fue en México... el Quesón podría ser Carlos Rivera o el futbolista Carlos Vela

      Borrar
    2. La imagino más como una asesina, ya el cronista la incluyo en esa lista.

      Borrar
  14. otra buena candidata para un Quesón español https://es.m.wikipedia.org/wiki/Elena_Rivera

    ResponderBorrar
  15. Su abuelo disparo a un ratero a sangre fría y lo mató... La verdad no se como se te ha ocurrido pero me hace pensar si tienes algún tipo de información al respecto bastante inquietante

    ResponderBorrar
  16. No sé cómo calificarlo, la verdad, pero me ha enganchado, y de qué manera. Saludos

    ResponderBorrar
  17. No sé si el cronista lo sabe, pero en la serie The Flash hay un actor colombiano llamado Carlos Valdés.
    Tiene 1,70 de altura.
    Tiene rasgos para sumarse en el 2020 Podría ser un asesino de famosas colombianas y de cosplayers.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_Vald%C3%A9s_(actor)

    ResponderBorrar
  18. Hay gente que aparenta ser una persona normal, pero tiene un lado oscuro que puede ser terrible. Eso lo saben muy bien algunas prostituas. Ciertamente es un buen relato de horror. Y todo por llamar al asesino Carletes, lo cual me ha hecho gracia.

    ResponderBorrar
  19. para cuando la asesina de Ivo Cutzarida? que Carla Conté se ocupe de este tipo o si no que lo haga Carla Romanini

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Marcela Pagano

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Yanina Zilly