Los Asesinos de las Siderama


Dicen que una noche, Charly Alberti (AKA Carlos Ficicchia), el mítico y legendario baterista de Soda Stereo se encontraba en su residencia, y recibió una llamada de su tocayo, el experto en rock, Carlos “el Bebe” Contepomi.
Al ver en el celular que lo estaba llamando Contepomi, Charly pensó:
- ¡La pucha que lo tiró! ¡Este plomo! ¿Qué querra?
A pesar del fastidio, Charly contestó el llamado del Bebe.
- ¡Hola Bebe! – se esforzó pero fingió cierta amabilidad - ¿Qué haces pibe?
- Muy bien, para un Carlos no hay nada mejor que otro Carlos, ja, ja, mira Charly te llamó porque hay una banda llamada Siderama, quizás sea bueno que vengas a verla, y la produzcas, o al menos darle alguna promoción.
- ¿Siderama? – dijo con desprecio Charly - ¿Y eso con que se come? Mira Bebe, yo estoy en otra dimensión, solo me podría codear con músicos como John Lennon, Paul Mc Cartney, Mick Jagger o Freddie Mercury, dos de ellos ya están muertos, y los otros dos ya son muy ancianos, o sea que la verdad, que una estrella del rock como yo promocione a esos don nadie, que no los conoce nadie, no me parece.


- Te lo estoy pidiendo yo que soy Quesón igual que vos, Carlos – cuando la cosa se ponía seria el Bebe lo llamaba Carlos, no Charly – es algo que esta por encima de nosotros, viene de Londres, me lo pidió Lady Dumitrescu.
- ¿La rumana? – dijo Charly – Siendo así, es diferente, ¿Qué hay que hacer? ¿A dónde hay que ir?
- Te espero mañana en el John Lennon Rock Theatre, trae un Queso, Charly, o mejor, un par de Quesos.
- Soy Quesón, siempre llevó Quesos.
Charly Alberti entonces se dedicó a averiguar quien cornos era esa banda llamada Siderama, cuya existencia el baterista desconocía en absoluto, googleo y encontró algunas referencias.
“Siderama es una banda cuyo género varía entre el rock, el pop y el funk”, señalaba el comienzo de esa reseña, sobre los integrantes Charly encontró informaciones contradictorias, en una hablaba de cuatro integrantes (Gabriela Binner, Any Riwer, Javier Fonseca, Lucía Ortega), en otro incluían a una bajista (Malena Triguero) y un baterista (Rodrigo Caballero).
- La verdad no entiendo quien carajo integra esa banda, si tiene o no baterista, bueno, ya veremos – pensó Charly – tampoco me voy a gastar en escuchar canciones de esta gentuza, Adrián y los Dados Negros eran los Beatles comparados con estos Futurama.


Así llegó el día siguiente y Charly fue al John Lennon Theatre, donde lo esperaban los integrantes de Siderama, o mejor dicho, las integrantes, porque quienes estaban allí eran la vocalista Gabriela Binner, la guitarrista Any Riwer, la corista Lucía Ortega y la bajista Malena Triguero. A Charly le llamó la atención que en el teatro, como público, solo había una persona sentada observando.
- ¿Ustedes son las Futurama? – preguntó Charly Alberti.
- Siderama, nuestra banda se llama Siderama – le aclaró Malena Triguero, a quien la confusión le sonó a cierto desprecio – Futurama es una serie de dibujos animados.
- Ah, sí, si – dijo Charly Alberti - ¿No tenían un baterista también? Eso me interesa, debe ser una especie de Ringo Starr, o por lo menos, como mi tocayo, Charlie Watts, o al menos, un Roger Taylor criollo.
- El baterista es Javier Fonseca, ¿O es Rodrigo Caballero?, sí le dicen el Ringo Starr criollo, pero no esta acá, va a venir despues – le contestó Malena, dándose cuenta que Charly le estaba tomando el pelo, y que era evidente que las estaba tomando “para el churrete” como se decía antes.
- Sin batería no me interesa, la verdad, la batería es lo mío, toquen algo igual, que se yo, algo acústico, a ver, para ver si vale la pena promocionarlos – dijo Alberti.
Justo en ese momento entró Carlos “el Bebe” Contepomi, que dijo:
- El baterista recibió un mensaje y tuvo que volverse a su planeta. No vendrá. Les aconsejé que tocaran algunas canciones de los Beatles en español y con acústica, para empezar.
- No pueden no tener batería – dijo Charly – a ver ese muchacho que esta ahí sentado, viendo esta prueba, ¿Cómo te llamas?
- El Fauno, así me conocen por ese nickname – dijo el muchacho.
- ¿Queres ser el baterista de estas chicas, Fauno?
- Dale – dijo el Fauno.


Las Siderama, con el Fauno incoporado como baterista, comenzaron a tocar entonces una versión de “I want to hold your hand”, la mítica canción beatle que les dio el número 1 en los Estados Unidos, titulada “Quiero coger tu mano”, lo que tocaron fue realmente horrible, solo el Fauno se destaco con su batería, el resto un horror.
- ¿Qué te pareció esto, Charly? – dijo el Bebe Contepomi.
- Un asco, solo el baterista estuvo bien, y no es parte de la banda, un reemplazo circunstancial – dijo Charly – menos mal que John Lennon y George Harrison están muertos, si resucitarán y escuchan esto, se vuelven a morir del susto, y que Paul Mc Cartney esta lejos, junto a Ringo Starr, si no se mueren, encima que ya son dos ancianitos.
- Miren pibes – dijo Malena Triguero, la bajista, tomando otra vez el liderazgo del grupo – la verdad que los queríamos ver a ustedes, porque sabemos quienes son.
- ¿Quiénes somos? – preguntó Charly - ¿Qué saben de nosotros?
- Sabemos que son Quesones, que son asesinos, dos Carlos asesinos, y por eso los queremos acá, queremos contratarlos para que cometan un par de asesinatos.
- ¿Un par de asesinatos? – dijo Contepomi – somos asesinos de mujeres, si hay que asesinar hombres, no cuenten con nosotros, somo Quesones.
- Lo sabemos – dijo Malena, siempre teniendo la voz cantante del grupo – queremos que asesinen a Lara Pedrosa, Naila y Lucía Borenstein, del trío “No los soporto”. Queremos que esas tres minas sean asesinadas, quesoneadas.
- ¿Asesinadas? ¿Quesoneadas? – murmuró El Fauno, que era fan de No los Soporto, y tembló al escuchar que las Siderama estaban ordenando asesinar a sus admiradas Lara, Naila y Lucía.


- ¿No lo soporto? Nosotros no somos como los Orozco, Yo los conozco, son ocho los monos: Pocho, Toto, Cholo, Tom, Moncho, Rodolfo, Otto, Pololo. Yo pongo los votos solo por Rodolfo. Los otros son locos. Yo los conozco. No los soporto, Stop. Stop, diría León Gieco – dijo Charly Alberti.
- Pagamos lo que sea para que esas tres víboras sean asesinadas – dijo Malena.
- ¡Redoblo la apuesta! – gritó el Fauno - ¡Pagó el doble si ustedes asesinan a las Siderama! ¡Lady Dumitrescu me renovó el crédito! ¡Después de haber denunciado esa obra que iba a ser Miguel Del Sel donde se burlaban de ella!
- ¿Asesinarnos a nosotras? – dijo la bajista - ¡Chicas, asesinemos al Fauno! ¡Vamos por el!
Las cuatro chicas, integrantes del Siderama, comenzaron a acercarse al Fauno, para atacarlo, para asesinarlo tal vez, con los micrófonos, los instrumentos y los cables como armas, el Fauno, por su parte, no estaba indefenso, tenía los platillos y los palillos de la batería, los iba a usar como arma, los agarró, iba a vender cara su vida.
- No podes asesinarnos – le dijo Malena al Fauno – no te llamas Carlos, decís llamarte el Fauno, lo siento, pero nosotras somos cuatro y vos sos uno, perdistes.
- Y ninguna de ustedes es una Carla – exclamó el Fauno – no podrán conmigo.
- ¡Nosotros sí nos llamamos Carlos! – exclamaron juntos el Bebe Contepomi y Charly Alberti.
Y en ese momento, cuando las cuatro Siderama rodearon al Fauno, cayeron Quesos por el aire, sí tanto el Bebe como Charly agarraron sus Quesos y los tiraron sobre las cuatro Siderama, los Quesos le cayeron encima, tuvieron una certeza extraordinaria, las cuatro cayeron al piso, inconscientes tras los Quesazos que recibieron.
- ¡Gracias! – dijo el Fauno - ¡Y yo Bebe que te consideraba un Quesón boludo!
- No agradezcas pibe, esto tiene un precio, ese crédito que te va a dar Dumitrescu, es nuestro – le contesto Contepomi.


- Creo que no tenemos alternativa, Bebe – le dijo Charly – tenemos que asesinar a estas perras, la bajista es mía, a mí me gusta estrangular, vos preferís esas armas como Terminator.
- Por favor – rogó el Fauno – tengamos una fiesta sexual con estas Siderama.
- No le negaremos eso a las condenadas a muerte – dijo Charly Alberti – recibirán su Queso - agregó con total frialdad, la frialdad que solo tiene un asesino de la talla de Charly.
- Me gustan tus estrangulaciones, Charly – le dijo el Fauno – pero no debiste asesinar a Erica García, era una mina talentosa, quizás no merecía que le tiraras un Queso.
- Bien, Fauno, fauno, pero los Quesones somos nosotros, nosotros decidimos a quien le tiramos un Queso, tus queridas Lara, Nayla y Lucía vivirán, pero antes debemos asesinar a las Siderama, eran unas soretas.
- Aprovecha Fauno, las Siderama son tuyas – le dijo Contepomi.
Mientras se daba ese dialogo, las Santillanas se subieron al escenario y ataron a las Siderama, quedaron atadas a palos, empaladas vivas, las Santillanas comenzaron a bailar alrededor de ellas haciendo danzas tribales, como las de la isla Nublar, en homenaje al gran Carlos Regazzoni, que ya estaba gozando de la eternidad, tras esas danzas, el Fauno se acercó a las Siderama, y empezó a cogerlas, las cogió una por una, con gran satisfacción para el y también para ellas, que recibieron gozo y placer en una cantidad inapreciable. Tras aquella fiesta sexual, tanto Charly Alberti como el Bebe Contepomi se prepararon para asesinar a las cuatro chicas.
Charly Alberti se acercó a la bajista, Malena Triguero, y le dijo:
- El Fauno te ha hecho muy feliz, pero yo también te haré feliz.
Tras someter a la bajista a sus pies de acuerdo al estilo Quesón, la cogió, a la bajista le gustó la cogida, pero no tanto como la del Fauno, tras eso, Charly, le rodeó el cuello con los cables de los micrófonos, y la estranguló con fiereza, el cadáver quedó empalado.
- Queso – dijo Charly Alberti y tiró el Queso sobre el cadáver de su víctima.


Carlos “el Bebe” Contepomi agarró el rifle tipo Terminator, y fiel a su estilo bestia, que lo caracteriza como Quesón, se acercó a las tres Siderama, y las cagó a tiros y balazos, una lluvia de balas. No las cogió: prefirió que las tres condenadas se llevaran la alegría que ya les había dado el Fauno, con eso ya era suficiente.
- Queso, Queso, Queso – dijo Carlos “el Bebe” Contepomi, tirando los Quesos sobre las tres Siderama, cuyos cadáveres, acribillados a balazos, quedaron empalados.
- Nos vamos Fauno – le dijo Charly Alberti al Fauno – te quedas con las Santillanas, que ya  van a envolver los cadáveres y se los van a mandar a Astrid. Todo el dinero que te dio Dumitrescu es nuestro, ya lo sabes.
- Igual eran cuatro mierdas – dijo el Fauno – quisieran asesinar a Lara Pedrosa, ya pagaron por eso. El dinero de la Lady ya es de ustedes, estimados Carlos. Quizás vos Charly Alberti, seas mi Quesón preferido.
- Gracias – dijo el baterista – todos eligen a Carlos Bossio, Carlos Fernández Lobbe, Carlos Sandes o Carlos Delfino, en especial Carlos Quesón, que es el cronista de todo esto, je, je. Todos Carlos, que cosa che. Te dejamos con las Santillanas, Fauno, disfrutalas.
Y el Fauno pasó una noche de sexo, gozo y placer extremo con las Santillanas. 
Y así termina esta crónica, que contó la del asesinato de las Siderama.



Nota de Carlos Quesón: no fue fácil encontrar info y fotos de Siderama, pero algo hubo; lo curioso es que en Google aparece una imagen de "el asesino de Julieta Díaz" con Carlos Ignacio Fernández Lobbe!

Comentarios

  1. bueno, salió este relato, se puede mejorar obviamente, no fue nada fácil encontrar fotos de las Siderama como ya comenté en el post, a ver que les parece, un saludo, y un Queso para todos!

    ResponderBorrar
  2. un relato quesón siempre es bienvenido, pero ya que mencionas a los Beatles podrías haberme incluído a mí en el relato con la cara de Paul Mc Cartney como la otra vez, además al chabón integrante de esta banda debería haber sido ejecutado por una Quesona, fallastes ahí Carlitos, igual lo del Fauno y los empalamientos impecable, eso sí me gusta mucho

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. No podés quejarte, estás con Lady Dumitrescu. Pero Carlos Quesón podría sumarte al relato, como enviado de la Lady. Y para intimar con alguna Siderama.
      No está mal lo del baterista, aunque me gusta la idea de que fueron vampirizadas y puestas al servicio del baterista,

      Borrar
  3. yo la verdad no conocía a la banda, unas minas musiqueras de poca monta, esta bien el relato, siempre que haya un queso

    ResponderBorrar
  4. JA JA JA EL PROPIO CARLOS RECONOCE SU FAVORITISMO POR DELFINO SANDES BOSSIO Y LOBBE,
    CHE QUE BUENO LO DEL FAUNO, BIEN ESO!

    ResponderBorrar
  5. bien Quesón, cuanto más droga, más Queso

    ResponderBorrar
  6. Innovador relato.
    Dos correcciones, el único tema que tiene video suena muy bien. Dos, no creo que yo suene bien con la batería, salvo que la magia de Lady Dumitrescu me haya otorgado talento, junto con los fondos.
    ¿Querían asesinar a Naila, Lucía y Lara? Que malvadas.
    Estaría mejor que hubiesen humillado al baterista, así quedaban como más malas.
    Que halagador relato.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. querían matarte Fauno, vos te ibas a defender parece, menos mal que estaban ahí Contepomi y Ficicchia

      Borrar
    2. Por suerte para mí.
      Sonaban bien, pero tal vez hayan perdido el sonido. Algunas bandas han entrado en decadencia.


      Charly Alberti se destaca bastante, así que eso podría ser de que tiene mi preferencia.

      Bien la intervención de Las Santillanas, bailando en homenaje a Regazzoni, quien les dio origen. Parece que no les importa que haya tenido que ver en la muerte de la original María Laura Santillán. Parece que tiene talentos que la original no tenía, más el deseo sexual que resultó tener la original.

      Creo que se viene algo de peligro para los quesones, para Lady Dumitrescu. Apareció una posible rival de la Lady y ahora estas chicas estaban muy informadas sobre las reglas de los crímenes quesones. ¿Habrán sido enviadas por Lady Katiushka?

      ¿Que tenían en contra de No lo soporto?

      Sospecho los planes de Astrid. Seguro que las vampiriza para tenerlas a su servicio. Es una mención que podría incluirse.
      Podrías sumar a Paul Toombes, como lo pide. En lo demás, el relato está muy bien, es original.

      Borrar
  7. Carlos Quesón, revisá un detalle. En algún momento del relato se menciona que Charly Alberti y el Bebe se acercan para asesinar a las 3 chicas, cuando en el resto del relato se dice que son 4, mencionando sus nombres.

    Con eso casi está cumplido el trato con el Bebe, que pidió a 4 rockeras de poca monta. Liquidó a 3 de las 4, así que queda 1. Que podría ser Militta Bora.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. bien gracias! ya lo corregí, sí, el Queso a Militta Bora esta pendiente, el Bebe es el Quesón ideal? o acaso algún otro? hace mucho la solicitas Fauno, te doy el honor de elegir al Quesón

      Borrar
    2. Podría ser el Bebe, pero que le dedique su tiempo, con todo el ritual queson, sexo y Hasta la vista, baby.

      Borrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Romina Ricci

La asesina de Fabricio Oberto