El Asesino de Valeria De Brito


Aunque era abogado recibido y matriculado, a Carlos Sebastián Beneitez, el Quesón de Pehuajó, le aburría trabajar en el mundo de las leyes, los estudios jurídicos y los tribunales, y cada tanto soñaba con tener una carrera de actor. Ahí usaba su seudónimo de la redes sociales, @bernabe_velazquez, aunque era estaba pensando en cambiárselo y usar otro, Carlos Quesón, por ejemplo podía ser una buena posibilidad. Era el nombre de un amigo suyo, y parecía ser una mezcla de homenaje y burla al mismo tiempo. ¿Porqué no?
Por eso, cuando concurrió al casting de la promocionada película “Lluvia que moja” de la Piruli Filmes, la clásica obra de Ruperto Benavente, Carlos Beneitez denunció ese nombre “Carlos Quesón” y añadió “Me gusta el Queso, no podía ser de otra manera, sí me llamó Carlos Quesón”.
El casting resultó otro dolor de huevos, eran muchos los postulantes, y Carlos quería alguno de los papeles, ambicionaba el del protagonista (Anacleto) pero se conformaba con algún rol secundario (Lucrecio o aunque sea, el de Floripondio, el mayordomo). Ya se sabía que el rol de la protagonista femenina, el personaje de Filistaura, era para Valeria de Britos, una figurita olvidada de los años 90, con papeles en “Mujercitas”, alguna que otra obrita y una fracasada remake de “La Nena”.


- Valeria – murmuró Beneitez – como Valeria, como Ravelia, la tatuada, a la que tantas veces asesiné, a la que tantos Quesos le tiré, en esta vida y en otras vidas pasadas, y seguramente, en vidas futuras también. Es mi destino, quesonear a esas Valerias. 
Luego de más de varias jornadas de casting, y cuando Beneitez, con el artístico nombre de Carlos Quesón, ya creía que el personaje de Anacleto era suyo, despues de ir pasando prueba tras prueba, la jefa del casting, una dama igual a la Princesa Leia, le dijo:
- Lo siento señor Carlos Quesón, pero finalmente no será seleccionado para ningún papel. Valoramos su esfuerzo. Y lo tendremos en cuenta para futuros proyectos, la Piruli Filmes ahora va por una remake de “El Mercader de Venecia” y “Se lo que hicieron el verano pasado”.
Beneitez masticó bronca y solo murmuró una palabra “Queso” a la vez que se fue pensando “Me vengaré, si yo no seré Anacleto, tampoco habrá una Filistaura. Un cuchillo grabado con el nombre de la víctima. Seré cruel, el crimen será perfecto”. Carlos entonces se fue del lugar, y antes de retirarse de los Estudios Piruli Filmes, abrió su mochila, se puso los guantes negros y sacó un gran puñal, más que un puñal, una daga con la inscripción “Valeria”, sacó entonces un Queso, y sin inconvenientes, regresó a los Estudios, buscando el camerino de “Madame De Brito”, como figura inscripto en la puerta. Tocó la puerta.


- ¿La señora Valeria de Brito? – preguntó mientras tocaba la puerta.
- Sí, yo soy – contesto la actriz - ¿Quién esta del otro lado?
- Carlos Sebastián Beneitez, más conocido con los seudónimos de Bernabé Velazquez, o el más reciente de Carlos Quesón, un servidor suyo, Anacleto en “Lluvia que moja” – Beneitez mintió sobre los resultados del casting, y Valeria nada sabía de eso.
- Adelante, quiero conocer a mi compañero de filmación. Este es mi regreso a la gran pantalla.
El actor entro al camerino y se encontró con Valeria acostada en un sofá, semidesnuda, fumando algo, ¿tabaco o marihuana?, la actriz le dijó:
- A ver como sos Anacleto, ja, ja, sos lindo, aunque no tanto como yo quería, será que estoy muy fumada, o vos tener olor a Queso.
- Tengo olor a Queso, soy Carlos Quesón, mi nombre artístico – dijo Beneitez – mira como huelen mis pies, perdón, mis Quesos.
El actor se sacó entonces los zapatos, las medias, y con los pies descalzos, los puso sobre el rostro de Valeria.
- Espero te gusten, no serás la tatuada, pero sos una Valeria.
- ¿La tatuada? ¿A quien te referís?
- A una novia que tuve.


- ¿Y qué paso con ella?
- La asesiné. Ahora olé mis pies, dale, hacelo.
Valeria De Brito comenzó a oler los pies, repletos de un profundo, apestante y asfixiante olor a Queso, los chupó, olió, besó, lamió, una y otra vez. Carlos empezó a hacerle cosquillas en todo el cuerpo, se tiró encima de ella.
- La debes haber asesinado en sentido figurado, me imaginó, cogiéndola hasta dejarla una piltrafa. Quiero que me hagas lo mismo. Asesiname – dijo De Brito.
- Eso haré – sentenció como un verdugo Carlos Sebastián Beneitez.
Carlos se tiró encima y la penetró con furia, se imaginaba estar cogiendo a Valeria, a aquella Valeria, no a esta Valeria, entonces la cogió una vez, y otra, y otra, hubo una cuarta, una quinta, una potencia sexual que ni el mismo se imaginaba podía llegar a tener. De Brito disfrutó todo aquello con gran placer y satisfacción, sintiendo que había alcanzado la felicidad plena y total, pero había quedado hecha una piltrafa.
- Haremos una gran dupla en “Lluvia que moja” – dijo Valeria, tras la quinta cogida.
- Lástima que no me seleccionaron – dijo Carlos – y por eso, ahora te tiraré un Queso.
- ¿Tirarme un Queso?


Carlos levantó la daga con la inscripción “Valeria” y gritando “Queeeeeeeeeeessssoooooooooooooo” se lo clavó directo en el corazón. Lo sacó y volvió a repetir el ritual, cortándole ahora el cuello, despues una tercera vez, con un cuchillazo que le arrancó las tripas. Dandose por satisfecho, agarró el Queso, y lo tiró sobre el cadáver de su víctima.
- Queso – dijo Carlos Sebastián Beneitez contemplando el cadáver de Valeria De Brito, y alejándose de la escena del crimen, con total impunidad.
Dicen que un rato despues, una dama, igual a la Princesa Leia, entró al camerino de la actriz, y al ver el cadáver de la chica asesinada, se hizo un gran festín. No sabemos que pasó, Valeria De Brito era ya una figura olvidada cuando ocurrió esto, algunos dicen que su cadáver fue hallado sin una gota de sangre, otros que se convirtió en Queso, y otros que solo quedaron los huesos, o quizás una mezcla de todo. Cada cual elige lo que más le gusta. Y colorin colorado, otro Queso se ha tirado.


Comentarios

  1. Bernabé Velázquez22 de febrero de 2020, 02:11

    el asesino del Queso es fue y será @Seba2209

    ResponderBorrar
  2. ¿Este Carlos es amigo de cronista? Toda una revelación.
    Quedar afuera de un casting es un motivo para un quesón, que si no lo hay lo encuentran.
    Me guata la mezcla de todo. Aunque Leia no podrá reemplazar a Lady Dumitrescu. Claro que podría aparecer con la bikini de metal.

    El asesinato podría haber sido encargado por Carina Zampini, quien en Por siempre mujercitas hizo de la doctora Carla Lucero, una asesina que pudo haber anticipado a las quesonas.

    Detalle curioso, una tenista que realmente se llama Carla Lucero.

    ResponderBorrar
  3. Sé lo que hicieron el verano pasado, en versión de Piruli Films, puede ser de lo más interesante. También una versión de Scream, con una pareja de asesinos, un Carlos y una Carla.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Deborah De Corral