El Asesino de Andrea Bursten


Andrea Bursten se encontraba de novia con el empresario Damián Schuchner, y según decía con esa compañía se sentía “acompañada, contenida y feliz”, al parecer habían tenido un noviazgo de adolescente cuando tenían quince años.
Según parece, estando de novios fueron a ver una exhibicion de hockey, actuaban los Leones y las Leonas, los primeros campeones olímpicos en 2016, las segundas, subcampeonas en 2012, en ambas ocasiones dirigidas por el entrenador Carlos José “el Chapa” Retegui.
- Quiero saludar a Carlitos Retegui – dijo Bursten – un grande del deporte.
El entrenador de hockey, que también era Quesón, había recibido aquella mañana un mensaje de Lady Dumitrescu por WhatsApp, “Lindo día para quesonear” decía. Retegui, ocupado por el partido, no había encontrado aún a quien quesonear aquel día, pero cuando Bursten se puso ante él, para saludarlo, no dudo.
- ¿Queres ser quesoneada? – dijo Carlos Retegui.
- No te entiendo, Chapa – le dijo Bursten - ¿Qué significa eso?
- Eso significa un Queso.
- ¿Un Queso? ¿Me estas cargando Retegui? 
- De ninguna manera, si te interesa vení conmigo, sino, no importa.
- Voy con vos.



Una vez que Carlos Retegui se aseguró que Burnsten se iba con el, se acercó a la Leona Carla Rebecchi y le dijo:
- Encargate de Damián Schuchner.
- Así lo haré, amo.
Carlos Retegui entonces llevó a Bursten a un vestuario donde un rato antes se habían cambiado las Leonas, cuando no quedó una sola Leona ahí, Carlos le dijo a Andrea:
- Chupame los pies.
Bursten se arrodillo y como una esclava sexual, empezó a chuparle los pies a Carlos, le hizo cosquillas, le olio, lamió, besó y chupó los pies, le hizo chas chas en la colita, y el también la toqueteó toda, para penetrarla despues con furia… Bursten quedó tendida en el piso, exhausta, una piltrafa.
Justo ahí, entró Carla Rebecchi, la leona asesina, la Quesona, arrastrando el cadáver ensangrentado de Damián Schuchner, a quien acababa de asesinar con el palo de hockey.
- Ya cumplí amo – dijo Carla Rebecchi.
- Ahora me toca a mí – dijo Carlos Retegui.
El Chapa entonces se puso los guantes negros y tomó el palo de hockey, acercándose en forma sigilosa a Bursten, que aterrorizada, comenzó a retroceder, presa del horror y del pánico.



Carlos Retegui levantó el palo de hockey y sin piedad alguna, le dio el primer golpe en la cabeza a Andrea Bursten, que le provocó una profunda herida, un segundo golpe le abrió la cabeza a la modelo, desparrando sangre por todos lados, la furia del jugador de hockey no paró, sino que se multiplicó, fueron como una veintena de golpes, uno tras otro, hasta prácticamente detrozar a Bursten.
- Queso – dijo Carlos Retegui, con total frialdad, mientras tiraba el Queso sobre su víctima.
Los dos cadáveres quedaron ahí, el de Andrea Bursten y el de Damián Schuchner, cubiertos de sangre, destruídos, con los Quesos encima.
- Leia se encargara de ellos – dijo Carlos Retegui con total frialdad.
- Quiero ser suya, amo – dijo Carla Retegui, arrodillándose ante su maestro, el Chapa Retegui.
- Oleme los Quesos, Quesona – le dijo Carlos a Carla.
- Disfrutaré de sus Quesos, Quesón – contestó Rebecchi.
Y así sucedió una escena muy erótica entre Carlos Retegui y Carla Rebecchi, con ella arrastrada por el piso chupándole los pies a su maestro, y el dándole amor, placer y sexo. Quizás por la existencia de algún pacto entre ellos, no hubo ningún Queso, porque quizás ellos mismos eran los Quesos. 

Comentarios

  1. Increíble volvió este relato.
    Pensaba que si volvía no iba estar la Leona, que se esfumó de otros relatos.
    No se mataron entre sí por el pacto Carlos-Carla y por lo de Ninguna Leona será quesoneada.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral

El asesino de Viviana Canosa