El Asesino de Sandra Ballesteros



Junio de 2005. En el fútbol, Argentina venció 3-1 a Brasil y clasificó al Mundial de Alemania 2006. A aquel triunfo importante asistió Carlos Alejandro Elder, un joven rugbier, alto (1,91 de altura), patón (47), del club San Albano, que acababa de debutar en el equipo mayor de Los Pumas. El rugby no es algo tan popular y pese a tan importante convocatoria, Carlos podía pasar desapercibido para todos. Por eso disfrutó del partido como uno más, ignorado por la gran multitud, a pesar de que la revista Gente le había dedicado una nota (1). 



A la salida de la cancha, Carlos fue a tomar unas cervezas con unos amigos para festejar el triunfo, sus amistades le notaron al rugbier que una mujer, lo observaba con insistencia.
- Esta vez con vos Charlie – le dijo una de esas amistades no importa su nombre.
- No para de mirarme – dijo Carlos Elder.
- Es Sandra Ballesteros, la actriz de “Verano del 98”, la que hacía de mala – dijo otra de las amistades.
- Sí, la asesinaba a balazos Fernán Mirás, que a su vez estaba disfrazado del personaje que hacía Mario Pasik – señaló otra de las amistades.
Lo cierto es que las amistades se fueron, Carlos quedó en la mesa, disfrutando de la última cerveza, cuando notó que la citada actriz estaba sentada en la misma mesa, ocupando el lugar de una de sus amistades.


- Hola – dijo la actriz - ¿Vos sos Carlos Elder?
- Sí, soy yo, y vos sos la actriz Sandra Ballesteros, ¿Como me conocistes?
- Ví tu nota en la revista Gente, pensé que bueno debe ser tener sexo con un rugbier que mide 1,90 metros y calza, no sé, pero debes calzar mucho.
- Calzo cuarenta y siete.
- Me gustaría ver esos pies, tengo un departamento cerca de acá. Podes acompañarme.
Carlos Elder no desaprovechó la oportunidad y fue a ese departamento, en la zona de Belgrano, en la ciudad de Buenos Aires. Ni bien llegaron al departamento, Sandra le ofreció un whisky on the rocks al rugbier. Le dio un picahielos, como el que usaba la asesina de Bajos Instintos. Se lo entregó en la mano a Carlos.
- Arrancame la ropa con el picahielos, Carlos – le dijo Ballesteros.
Y así lo hizo Carlos, le arrancó la ropa, y no pudo evitar chuparle la concha mientras lo hacía, tras lo cual el rugbier quedó por encima de ella, mientras Sandra, arrodillada, le chupaba los pies, los lamía, besaba, chupaba y olía, una y otra vez, los dedos, la planta de los pies, el olor a Queso del rugbier era muy fuerte.
Tras jugar con los pies de Carlos, Sandra le chupó la pija al rugbier, otra vez en actitud sumisa, como una esclava sexual, tras lo cual tuvieron un sexo muy intenso, apasionado y salvaje.


Sandra Ballesteros quedó tan eufórica despues de aquel goce sexual con Carlos Elder que cerró los ojos, y comenzó a tener sueño, por eso, no notó los movimientos del rugbier.
Carlos se puso los guantes, blancos esta vez, y sacó de su bolso, un revolver con silenciador, lo agarró, y miró a la actriz, que permanecía con los ojos cerrados.
- La asesinaría igual que lo hizo Fernán Miras en esa novela – pensó Carlos – pero no, podría ser mi estilo, pero se lo dejo a Charlie Reich, otro Quesón, a ver – el rugbier agarró el picahielos – ¿El picahielos? ¡No! Arma de asesina, no de asesino, para Bajos Instintos – y entonces ahí agarró una soga - ¿Una soga? ¡Sí! ¡una estrangulación! ¡Un Quesón estrangulador! ¡Es lo que hace falta! Cuchilleros ya hay muchos.
Carlos Elder entonces agarró una soga, acercándose a la actriz, que permanecía en su delirio cósmico, con los ojos cerrados, rodeo el cuello de Sandra con la soga, y de repente, comenzó a apretarle el cuello.
- ¡Aaaajjjjjjjjj! – gritó Sandra, o intento gritar, mientras Carlos le apretaba el cuello con la soga, y la fue dejando sin aire, al mismo tiempo, le puso una de sus medias en la boca, actuando la media derecha de Carlos como una suerte de mordaza.
La estrangulación duró unos minutos, hasta que Sandra quedó sin aire y expiró. Carlos disfrutó mucho de aquella estrangulación, casi tanto, o más incluso, que de la relación sexual. El placer que sintió es algo inexplicable con palabras, algo que solo los asesinos seriales pueden explicar, y más aún, solo algo que un Carlos puede explicar.


El estrangulador percató que Ballesteros estaba muerta. Asesinada. Y entonces sacó un Queso del bolso, y lo tiró sobre el cadáver de su víctima.
- Queso – dijo Carlos Elder en voz alta, tras tirar el Queso, y contemplando el cadáver de su víctima.
Ya había asesinado a algunas mujeres en el pasado inmediato, ya había aceptado que su rol en este mundo era ser un Quesón, lo había hecho a balazos (2), pero este asesinato fue algo muy especial, pues lo colocó al rugbier de San Albano en el rol de estrangulador, del que ya no saldría. Por alguna razón, tal vez desconocida, o quizás debido a este Queso, la actriz Sandra Ballesteros quedó olvidada. No pasó mucho tiempo para que Carlos Elder asesinará a Rocío Marengo, tal vez su crimen más famoso, antes de asesinar a Flor Vigna, Florencia Raggi y Araceli González, solo por citar algunas víctimas de este rugbier, Estrangulador y Quesón.



Nota de Carlos Quesón: sí quieren ver la escena de como Fernán Miras asesinaba a Sandra Ballesteros en Verano del 98, está en YouTube https://www.youtube.com/watch?v=O9KsZoFix1Y minuto 14:00, aunque Fernán Mirás parece hacer un homenaje a Charlie Reich en la escena, al asesinarla a balazos, como dato de color dígamos que aunque parezca inverosímil, ese personaje, el del asesino, era el de Mario Pasik, que se ponía una careta de Mirás (¿?).  Otro dato de color: Fernán Mirás interpretó a un Carlos, Carlos Guazzone, en la película "Carlos Monzón, el Segundo Juicio", era el casero de la casa donde Carlos Monzón asesinó a Alicia Muñiz el 14 de febrero de 1988. 





Comentarios

  1. no hubiera estado mal que Charlie Reich acribillara a balazos a esta mina

    ResponderBorrar
  2. buen relato, directo, parecería ser que fue el primer asesinato de Elder, al menos de una famosa, anterior al de Marengo, eso podría explicar la desaparición de Ballesteros, digamos que iba a asesinar despues del partido, llevaba el Queso, tenía el revolver, y en la escena del crimen aparece el picahielos y la soga, buen relato, breve y conciso, me gusto

    ResponderBorrar
  3. Carlos Layoy
    https://www.ellitoral.com.ar/corrientes/2020-1-31-1-0-0-carlos-layoy-gano-la-medalla-de-oro-en-cochabamba
    otro Quesón?

    ResponderBorrar
  4. me gusta elder estrangulando

    ResponderBorrar
  5. buen asesinato, como corresponde a este Quesón, siempre limpio y prolijo, a pesar de ser rugbier

    ResponderBorrar
  6. bastante putona esta asesinada

    ResponderBorrar
  7. BUENAS LAS FOTOS QUE PUSISTES, ASI QUE FERNAN MIRAS HIZO DE QUESON, NO LA TENIA ESA

    ResponderBorrar
  8. Miren esto

    https://periodicotribuna.com.ar/26515-es-fiscal-de-justicia-legitima-investiga-incumplimientos-de-cuarentena-y-violo-el-aislamiento.html

    Carlos Gonella violó la cuarentena, seguro que para tirar un Queso

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. lo curioso es que la nota la escribe Carlos Forte, otro Quesón

      Borrar
  9. Elder podfia haberle disparado, asi se podria haber aprovechado esa escena. Pero esta dentro delnestilo de Elder, estrangular. Un método aue tiene su morbo.
    Tiene sentido que el sexo con Sandra Ballestero haya sido intenso, por las escenas que ha hecho en el cine, tan sexuales. Y eñ morbo con que fue asesinada.
    Lonque explica que no se sepa de ella.
    Un relato con morbo.

    ResponderBorrar
  10. obra maestra del terror

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Romina Ricci

La asesina de Fabricio Oberto