El Asesino de Paula Siero


Carlos Bossio es el legendario “Chiquito”, el “Quesón”, el asesino serial de mujeres, del que se decía asesinaba a una mujer por semana a decenas de cuchillazos y siempre tirando un Queso a sus víctimas (la cifra de una víctima por semana, esta seguramente exagerada, quizás en algún año, principalmente de los años 90, pudo ser así, de todas formas su número de víctimas es muy elevado, de eso no cabe duda alguna, por lo menos, cinco mujeres asesinadas cada dos meses, como promedio).
En el año 2004, después de cinco temporadas bastantes olvidables en el fútbol de Portugal, Carlos Bossio estaba de regreso en el fútbol argentino, para atajar en Lanús, al principio parecía que podía competir por el puesto con el uruguayo Claudio Sebastián Flores, pero al poco tiempo, ya era el titular indiscutido de los granates. Flores permaneció en el plantel, como suplente, hasta fines de 2004.
En uno de los viajes al interior para disputar algún partido ocurrió lo que voy a relataros a continuación. Se alojaron en un hotel de la ciudad de Córdoba, a la espera de un partido contra Instituto, Bossio estaba feliz de haber regresado a su ciudad natal y pensaba “estaría bueno quesonear a alguna mina en mi tierra”.
Su interés por asesinar alguna mina que empezó a fijarse tanto en las pasajeras como en el personal del hotel, siempre tenía un cuchillo y un Queso entre sus pertenencias, o sea que no sería difícil, el tema era que había tantas minas que no se decidía por ninguna. Algo extraño en el, porque siempre era muy resolutivo, y donde ponía el ojo, tiraba el Queso.



Justo en ese momento apareció Flores, que le dijo a Carlos:
- ¿Viste esa mina?
- ¿Cuál? Esta lleno de minas entre las pasajeras y el personal del hotel.
- Esa, la que esta sentada a la derecha en la segunda mesa, morocha, es Paula Siero, hacía de asesina en una novela, tengo miedo, Carlos, mira si es una asesina, y yo soy su próxima víctima. Dicen que hay una asesina que mata chabones y tira quesos (1).
- ¿Y porque sería esa asesina? ¿Te referís a la Quesona? ¿La mina que asesinó a Martín Palermo y a Gonzalo Quesada?
- Sí – dijo Flores – podría ser esa, o la Matacarlos, la asesina de los Carlos, ahí deberías tener cuidado vos, Carlos (2).
A pesar de que Carlos Bossio es un asesino de mujeres, con una enorme cantidad de víctimas, tembló al escuchar aquello de “La Matacarlos”. Bossio pensó que las posibilidades de que Siero fuese algunas de esas dos asesinas eran totalmente nulas, pero le sirvió aquella paranoia de Flores para saber quien sería su próxima víctima.
Se percató que Paula Siero se alojaba en la habitación 707, y vestido totalmente de negro, como los asesinos seriales de las películas, esa noche, Carlos Bossio se dirigó a esa habitación, con un Queso y un cuchillo. Puso la misma llave de su habitación en la 707, y entró sin ningún problema. Eran las altas horas de madrugada, avanzó sigilosamente y se percató que la actriz estaba durmiendo.
En ese momento, lo primero que hizo fue atar a la chica mientras dormía, entonces, mientras contemplaba a Paula Siero, agarró el Queso y lo tiró sobre la chica, esta se despertó al recibir el Queso encima de su cabeza, y sobresaltada, prendió la luz, se llenó de terror y pánico al ver los gigantescos pies de Carlos Bossio sobre su rostro. El arquero calza cincuenta, y sus pies, huelen a Queso de una manera asfixiante y penetrante.



- ¡Socorro! ¡Auxilio! ¡Ayudenme! – comenzó a gritar Paula Siero, que para peor, se dio cuenta, que no podía moverse, estaba atada de pies y manos.
- No podrás escaparte, Paula Siero – dijo Carlos Bossio – soy Carlos Bossio, el Quesón, asesino serial de mujeres, se que sos una asesina en la ficción, no creo que lo seas en la realidad, pero por sí acaso, te asesinaré. Hay una Quesona por ahí, tirándole Quesos a deportistas, y otra asesina que se hace llamar la Matacarlos.
- Ojala fuese una de ellas dos, maldito Carlos Bossio – dijo Paula, que aunque estaba atada, escupió a Carlos Bossio.
Carlos recibió el escupitajo y le dijo:
- Veo que te pones rebelde, nena.
En ese momento comenzó a frotarle el cuchillo en todo el cuerpo, se lo rozó totalmente, paralizando de miedo a Siero, Carlos volvió a poner los pies sobre el rostro de la mujer, esta sintió como una extraña posesión, y empezó a olerlos, besarlos, chuparlos y lamerlos, se sintió como atrapada en aquellos pies, y fue ahí, que Carlos la penetró, en forma salvaje y violenta, fue una violación en el sentido real de la palabra.
- No me gusta hacerlo así – dijo Carlos Bossio – me gusta que mis víctimas disfruten del sexo, pero con vos, perra, no me quedo otra.
- Me da igual, sos un asqueroso, un ser inmundo y oscuro – dijo Paula, que a pesar de eso, había disfrutado de ser “violada” por Carlos Bossio.
- Me da la sensación que te gusto – le dijo Carlos.
- Sos una rata, por eso te gusta tanto el Queso.
- Nunca me dijeron “rata” a pesar de que me encanta el Queso, lo siento Paula, pero debo asesinarte.



La mujer gritó desesperada, pero lo que hubo a continuación fueron 107 puñaladas, heridas y cortes en todo el cuerpo, un apuñalamiento feroz. Carlos Bossio, que asesinaba mujeres en forma habitual, sintió aquella noche un sentimiento de repugnancia hacia su víctima, mientras concluía la tarea.
- Queso – dijo el asesino, tirando el Queso sobre el cadáver de su víctima.
Carlos abandonó la habitación. Al día siguiente jugaron el partido contra Instituto, como si nada, y al finalizar el mismo, Flores, el suplente, le dijo a Bossio:
- ¿Vistes? La mina esa, la que yo dije que era una asesina, apareció acuchillada y con un Queso encima, era la asesina, seguro que quiso matar a un chabón y la mataron en defensa propia.
- No – dijo Carlos Bossio – no era una asesina, pero que merecía las 107 puñaladas y el Queso, no tengo ninguna dudas.
- ¿Cómo sabes que le dieron 107 puñaladas? Yo no te dije nada… la noticia recién salió y no la pudiste haber escuchado, porque estabas jugando el partido.
- Ja, ja, ja – río Bossio – se me ocurrió, jugalo a la quiniela, Claudio, lástima que la ruleta llega al 36, sino era un pleno bárbaro.

(1) Se refiere al papel que Paula Siero hizo en “Los Herederos del Poder” que se emitió en Canal 9 en 1997, donde hacía de asesina de hombres, y cometió varios crímenes
(2) Claudio Sebastián Flores se refiere a “La Matacarlos” (ver La Saga de la Asesina de los Carlos)

Comentarios

  1. muy buenos estos relatos, los Quesones en su esencia más pura

    ResponderBorrar
  2. un gran asesino Bossio, de lo mejor, como siempre, brillante el Chiquito

    ResponderBorrar
  3. muy buenos estos relatos, tengo la sensación que los Quesones son asesinos full time, siempre tienen ganas de asesinar a alguien, por lo tanto, cuando se dedican a sus actividades deportivas y profesionales? hay tiempo para todo

    ResponderBorrar
  4. linda mina para quesonear, un aplauso para Carlos Bossio

    ResponderBorrar
  5. habría que rastrear algunas actrices noventosas para que sean asesinadas por Carlos Bossio

    ResponderBorrar
  6. no se olviden de andrea pietra, aunque sería una buena víctima para charlie reich

    ResponderBorrar
  7. Un relato fon morbo con una posesion violenta aunque disfrutada por la victima.

    Andrea Pietra podria ser, en alguna produccion de Piruli Films. Salvo que sea un retro queso.
    Para unr retroqueso, podria haber sido una victima la actris Sandra Ballesteros, que hacia escenas de sexo en peliculas. Hace bastante que no se la nombra.

    Otra retrovictima, Ruth Infarinato, presentadora de videclips. Pudo haber sido una victima de Charly Alberti.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Deborah De Corral