El Asesino de Gabriela Spanic


Gabriela Spanic, actriz venezolana, pero con residencia en México, es famosa por sus papeles en telenovelas como “La Usurpadora”, “La Intrusa”, “La Venganza” y “Tierra de pasiones” por citar solo algunas, recibió un día una carta en su residencia de Acapulco.
- ¡Qué raro! ¿Una carta? En la era de Internet y de los Whats App, ¿Hay gente que manda cartas? Alguien que se quedó en el tiempo.
Spanic la abrió y para su sorpresa, era una carta de la Fundación Dumitrescu, donde la invitaban a participar, junto a otras estrellas, de un festival benéfico para la Unidad Penal Charlotte Corday, en la Provincia de Corrientes (Argentina), con los gastos de pasaje y hospedaje todo pago. A Spanic le llamó la atención todo aquello y estuvo a punto de romper la carta, pero no lo hizo.
Rato despues salió a la calle, se cruzó con una dama anciana, quedó tan ensimismada pensando en aquella carta, que se llevo por delante a la dama anciana.
- ¡Disculpe señora! – le dijo.
- Fijese por donde camina, señorita.
- ¡Pero, usted es igual a Doña Clotilde, la Bruja del 71!
- ¡Y estamos en México! ¿A quien quiere que me merezca? ¿A la Princesa Leia de Star Wars? Mire señorita yo que usted dejaría de llevarse por adelante a damas ancianas en la calle, haga lo que dice esa carta y vaya a esa convocatoria.
- ¿A que carta se refiere?
- Usted sabe a que me refiero.
- ¿Cómo se entero?
- Porque soy Doña Clotilde, la Bruja del 71.



Spanic no le pensó más, y poco más de veinticuatro horas después, llego a Ezeiza, un par de mujeres con aspecto de nazis la estuvieron esperando, eran las oficiales Rummenigge y Schumacher, de la Charlotte Corday, la metieron en una camioneta, y durante todo el viaje a Corrientes, la sometieron a toda clase de torturas lésbicas, mientras un viejito parecido al viejito de Benny Hill manejaba el vehículo.
Le daban patadas en el culo, caricias, cosquillas, lamidas, todo, en los pechos, la concha, el culo, latigazos, golpes, de todo, Spanic ya estaba destruída cuando llegó a la penitenciaria.
- ¡Socorro! ¡Ayudenme! ¡Todo esto ha sido un engaño! ¡Me han secuestrado! – gritó al bajar del camión.
- Tranquila, que la traigan conmigo – dijo Astrid, la directora de la cárcel. 
Pero cuando Spanic quedo a solas con la carcelera, que estaba vestida con un uniforme nazi, de las SS, las torturas fueron todavía peores, el sometimiento lésbico se volvió insoportable, para colmo la habían encadenado.
- Siempre hacías de perversa en esas novelas asquerosas que hacías, ahora estas teniendo tu castigo.
- ¡No doy más! ¿Qué he hecho yo para merecer esto?
- Esa es una película de Almodovar, deja la frase para algún relato Quesón con un Quesón español, ahora que para Carlitos Quesón están de moda, ja, ja.
Las risotadas de Astrid se escucharon en todos lados. Las dos asistentes la condujeron a un calabozo, en medio de latigazos y patadas.
- Y habías hecho de boxeadora en una novela – dijo Rummenigge – Ja, ja, ja.
- Y encima dijo que una sirvienta la quiso envenenar, ja, ja – agrego Schumacher.
Lo peor de todo es que a la noche, el viejito de Benny Hill, al que llamaban Nicolae Dumitrescu, entró al calabozo de Spanic y la violó.
- ¡Hasta me violó un viejo! ¡No doy más! – gritaba Spanic.
Exhausta, finalmente se quedó dormida. No solo estaba cansada, también se sentía humillada y destruida, tanto física como psicológicamente. Al día siguiente, las carceleras le trajeron el desayuno, un vaso de agua, un pedazo de pan duro y otro de queso rancio.
- ¡Esto es un asco! – dijo Spanic y tiró las bandejas por los aires.
- Vamos Schumacher – dijo Rummenigge – ella eligió no comer, ja, ja.
Por la tarde, Spanic fue llevada a una especie de anfiteatro tipo griego o romano, todas las reclusas de la Unidad se sentaron allí, para sorpresa de Spanic apareció Carlos Baute, el cantor venezolano. 
- Te portaste mal, pero como somos buenas igual veras el espectáculo de Carlos Baute, que tan gentilmente vino a hacer para nosotras – le dijo Astrid a Spanic.
Baute fue vivado por las reclusas. Carlos contó su repertorio de siempre, “Colgando en tus manos”, “En el buzón de tu corazón”, “Amarte bien” y “Dame de eso”, que en este caso se convirtió en “Dame Queso”. Spanic gritó desesperada todo el tiempo “¡Carlos ayúdame! ¡Soy Gabriela Spanic, la actriz de la Usurpadora! ¡Sacame de aca”, pero Carlos parecía no escucharla y ni siquiero la miro.



Finalizado el espectáculo de Baute, le llegó el turno al Mago sin dientes como otra parte de la función, Astrid era fanática del Mago Sin Dientes, un fanatismo difícil de explicar. Tan concentrada estaba viendo el espectáculo del Mago Sin Dientes, que no se dio cuenta que Spanic se escapó.
- Yo soy peronista – dijo Astrid – pero igual me gusta el Mago Sin Dientes, aunque sea macrista, soy fanática suya, no se porque, pero así lo siento.
Con las carceleras y las reclusas vivando al Mago Sin Dientes, Spanic fue a ver a Carlos Baute.
- ¡Carlos! ¡Ayudame! ¿Qué es toda esta locura?
- ¿Locura? – le contestó Baute – Esta prisión esta considerada la institución penal modelo a nivel mundial, la patrocinan la ONU, la UNICEF, la UNESCO y también la CONMEBOL.
- ¡Pero si son unas locas que se disfrazan de nazis! ¡Sacame de aquí!
- Mira, no puedo ayudarte, yo vine a cantar, a hacer feliz la existencia de estas pobres reclusas, que están pagando los errores que cometieron en su pecaminosa vida, y lo están haciendo bien, porque siempre hay una segunda oportunidad.
- ¡Ayudame, Carlos! – Spanic se arrodilló y empezó a suplicarle de rodillas a Baute.
- Solo puedo ayudarte de esta manera – le dijo el cantor venezolano, y entonces ahí, Carlos le puso los pies encima, y la sometió a sus pies. Spanic quedó como en trance, pero fue feliz lamiendo, oliendo, besando y chupando los pies de Carlos Baute, despues cogieron con gran intensidad, aunque Baute resultó ser un amante dígamos suave, pues la trató con suavidad.
- Gracias Carlos, me hicistes feliz, aunque sea unos momentos.
- Mejor así – dijo Astrid que apareció en medio de Baute y Spanic, y agregó - Helga, la líder de las reclusas, te reta a un duelo a muerte.


Las carceleras condujeron a Spanic al anfiteatro, y ahí Helga comenzó el Death Match. Le aplicó un par de golpes certeros, aunque estaba reventada, Spanic sacó fuerzas de donde no sabemos como, quizás se la había dado la cogida con Baute, y no solo neutralizó aquellos golpes sino que replicó con golpes aún más fuertes, se agarraron de los pelos, se arrastraron por el piso, se dieron patadas, era un combate a muerte, finalmente Spanic le dio un certero golpe por la espalda a Helga, que cayo al piso. El arbitro, el sucio y tramposo William Boo, comenzó la cuenta de diez. La furia de las reclusas al ver perder a sus compañeras era total. Astrid también no daba más del enojo. William Boo llegó a la cuenta de diez. Spanic levantó los brazos en señal de triunfo, y gritó:
- He vencido! Gane! Soy la campeona!
- No, señorita, usted ha hecho trampa – dijo William Boo – Helga ha perdido, pero usted es descalificada, ganó por doping, el combate se declara desierto.
- ¿Doping? ¡No he tomado ninguna sustancia!
- Cogió con Carlos Baute, eso la doto de una fuerza inusitada, ha hecho trampa, admítalo.
- Así son los partidos de Boca, llenos de trampas y juego sucio – comentó “la Gallarda”, una reclusa hincha de River, que sentía poca simpatía por Helga.
- ¡Noooooooooooooooooooooooooo! – gritó Spanic, no admitiendo el fallo del arbitro, y ahí, como dueña de una furia incontrolable, se acercó a donde estaba Astrid, y empezó a darle golpes y patadas.
- ¡Socorro! ¡Esta mujer me va a matar! – empezó a gritar Astrid, llena de golpes y moretones.
Las reclusas salvaron a Astrid, y redujeron a Spanic, pero la pelea resultó ser muy furiosa, junto a Astrid, otras tres reclusas terminaron en la enfermería, fue gracias a la intervención de  “la Gallarda” que finalmente Spanic quedó otra vez prisionera.
- Tengo que permanecer internada esperando recuperarme – dijo Astrid – que brava resultó ser esa mexicana, venezolana, o lo que sea, ¿Carlos Baute aún está en la Prisión? ¡Qué se encargue de ella! Lástima que no lo voy a ver, Rummenigge queda a cargo del penal mientras este internada. Hay que condecorar a la Gallarda, le tenía un poco de desconfianza, pero al final resultó ser muy leal.



Con las reclusas otra vez sentadas en el anfiteatro, gritando, condujeron a Stanic al escenario, había una especie de horca, Carlos Baute se subió al escenario, vestido como un verdugo de la Edad Media, le dijo a la actriz:
- Lo siento Spanic, tengo que asesinarte, soy un Quesón, es bueno que lo sepas.
- Hazlo – dijo resignada Spanic – quiero terminar de una vez con esta pesadilla, por lo menos me distes una buena cogida, y además todo queda entre venezolanos, a pesar de Maduro.
- No voy a hablar de política ahora, Spanic – el cantor puso la soga alrededor del cuello de Spanic, y la levantó.
- Aaaaaaaajjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj – gritó Spanic mientras era ahorcada.
- Queso – dijo Carlos Baute, mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Spanic.
Las reclusas vivaron a Baute, que improvisó un nuevo recital para todas. Y así finaliza este cuento, un poco alocado tal vez, pero no menos real por eso, y como diría Carlos Baute, dame de eso, dame de eso, Queso, Queso. 

Comentarios

  1. estos relatos de la cárcel me resultan divertidos y me gustan, aunque a veces se repiten mucho, siempre tienen un par de detalles interesantes, más que asesinatos, son ejecuciones, Carlos Baute resulto ser un buen verdugo, tiene que tener más cuentos asesinando a estas figuras venezolanas, colombianas, mexicanas, etc

    ResponderBorrar
  2. Baute es como muy profesional, como que no disfruta el asesinar, como si lo hacen todos los otros Quesones, lo hace muy bien pero siente que cumple con una obligación, me da esa sensación

    ResponderBorrar
  3. JA JA JA ESA CARCEL DE MINAS NAZIS SIEMPRE ESTA BUENA

    ResponderBorrar
  4. Esto es para que no digan que se acabaron las famosas. Quedan algunas, puede ser que bastantes si saben buscar. Hay internacionales, las famosas de latinoamerica. Como las colombianas de La reina del flow. Y esta actriz.
    Cuyos antecedentes fueron bien usados.
    No me convenció la aparición de La bruja del 71, aunque parece que actrices que interpretaron recordados personajes parecen volver de la muerte, para enviar famosas a trampas mortales. Y esa actriz tuvo un romance con el actor que hizo de don Ramón.
    Eso fue un poco molesto para el relato, con una trampa mortal a esta actriz, con atractivo para ser quesoneada.

    Estuvo bien lo de la cárcel de Astrid, con la descripción de las violaciones lesbicas. Habría estado bien la descripción de como fue violada por Nicolae Dumistrescu.
    Baute se desempeñó bien, con su seducción, haciéndola disfrutar del sexo. Y en cierta forma la ayudó.
    Estuvo bien que le haya ganado a Helga, que no se comportara como una damisela en peligro.
    Astrid se reveló como una tramposa, tal vez tengan que enviar a alguien imparcial, para que arbitre. Podría ser un trabajo para Paul Toombes o Futbolero Vélez. Así que estuvo bien que le haya dado una paliza a Astrid, eso que parece ser una vampira. Pero igual La Usurpadora la dejó en estado de ser internada.

    Estuvo bien la ejecución. El relato tiene bastante sentido, a pesar de mi objeción, a la ves que cierto delirio.

    Esos desafíos podrían llamarse Cheese Death Match.

    ResponderBorrar
  5. El asesino de Lana Montalbán.

    Gladys Naroskyy tuvo transcendencia como periodista, con el pseudónimo de Lana Montalbán. Fue una buena conductora de noticieros, terminando cada programa diciendo:-Que las buenas noticias sean las suyas. Y por un programa de investigación periodista. Fue contratada para un papel en Poliladrón, exitosa ficción de Polka.
    Toda una carrera intachable, que podría ser respetada incluso por cierta logia de asesinos, inspiradores de relatos.
    Pero Lana Montalbán caería en el lado oscuro.

    Lana Montalbán, periodista que vive en Miami, tiene potencial de víctima para el 2020.
    https://infocielo.com/nota/108487/quizas-argentina-no-merece-ser-una-democracia-el-tuit-de-lana-montalban-que-causo-repudio-en-las-redes/
    ¿Que pensaría la Marquesa de Avila, noble pero republicana? Y hay algo más.

    https://www.eldestapeweb.com/nota/periodista-anti-k-salio-a-pedir-que-sus-colegas-apoyen-a-macri-o-se-quedaran-sin-sobres--20197111040

    Y como si fuera poco. En este año, pidió una masiva salida a la calle.
    https://www.lanacion.com.ar/espectaculos/las-fuertes-declaraciones-lana-montalban-haganse-mascara-nid2350197

    Aunque sea con barbijos, una manifestación como la sugerida por Lana Montalbán, implica un gran riesgo en este mundo con Epidemia. Y podría ser escuchada. Así que se estaría ganando un queso, para prevenir una catástrofe. Algo que podría planearse por Internet.


    Tal sea para algún estrangulador, como Elder, ideal para una mujer que habla por televisión. Pero vive en Miami. Por eso habría que recurrir a un Carlos, Charly, Charles, que ande por ahí, que no necesariamente sea un estrangulador. Mala suerte para Lana, le puede tocar alguno con motosierra. Como Carlos Valdés, actor de The Flash.
    Y que sea remplazada por una clon, que la desmienta.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Y creo que podrían estar Las Santillanas. Primero Lana se encuentra con una de ellas, que cree que es María Laura Santillán. Pero luego comienza a sospechar, tal vez por casualidad llegue a ver Telenoche, por Internet, viendo que también está ahí María Laura Santillán. Y entonces aparecen otras tres Santillanas, ya que las clones andan de a cuatro. Que la capturan, para hacerle un breve juicio, en que la declaran culpable y la entregan a un quesón.
      Si ella lo toma como un alivio o la continuación de una pesadilla, es decisión del cronista. Las santillanas maquillarla, cortarle el pelo, prepararla para el quesón, seguramente aprovecharse de ella.

      Y ya que está Carolina Papaleo. Le contestó a Lana Montalban, pero no la soporto.

      Borrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral