El Asesino de Paola Krum


Hace algunos años atrás, cuando Carlos Ignacio Fernández Lobbe, símbolo y baluarte del rugby, jugó su último partido en Los Pumas, en el año 2008, ocurrió esto que voy a contaros a continuación.
La despedida había sido muy emotiva, y unos días despues, “Nacho”, como todos lo llamaban fue a un programa de televisión, para rememorar su carrera, principalmente el épico tercer puesto de Los Pumas en el Mundial de 2007.
Sin embargo, la charla fue derivando hacia otros temas, que nada tenían que ver con el rugby, un compañero suyo de equipo, Santiago Phelan, le preguntó:A
-         ¿Algún programa de televisión de antes que recuerdes Nachete?
-         Ja, ja – río Fernández Lobbe – sí, voy a mencionar uno, “Inconquistable corazón”, una novelita del 9, creo que en el 93, lo veía porque me gustaba Paola Krum, también trabajaban los dos Pablos, Pablo Rago y Pablo Echarri, el personaje se Echarri se llamaba Charly, era Quesón, ja, ja.
-         ¿Quesón?
-         Sí, Quesón, se llamaba Charly, su nombre era Carlos Cruz, un Carlos como yo, ja, ja. Un Quesón.
Todos rieron aquello de que Echarri hacía de “Quesón”. Despues se pusieron serios, porque homenajeron a dos rugbiers asesinados por la temible y sanguinaria Quesona Asesina, Gonzalo Quesada e Ignacio Corleto.



-         Pobre Gonzalo Quesada – dijo Fernández Lobbe – le decíamos “el Queso” y le terminaron tirando un Queso, que cosas, y Gonzalo, Gonzalo se llamaba Echarri en esa novela que dije antes, “Inconquistable corazón”.
-         No te la podes sacar de la cabeza, Nachete – le dijo Phelan otra vez.
-         Es que me hacía los ratones con Paola Krum, y cuando te gusta el Queso como me gusta a mí, hacerse los ratones es algo muy serio, ja, ja, ja.
El programa finalizó y Nachete fue a comer con otros compañeros rugbiers a un restaurante. Pidieron asado, pero Fernández Lobbe dijo que no iba a comer asado, y pidió un Queso, sí, un Queso.
-         Se te subió a la cabeza lo del Queso, Nachete – le dijo Phelan.
-         Me encanta el Queso, Tati – le contestó Fernández Lobbe.
-         ¡Uy, Nachete! ¡Mira! ¡En esa mesa! ¿No es Paola Krum? ¡La mina de lo que nos acordábamos hoy!
Fernández Lobbe se dio vuelta, sí, no había dudas, era ella.
-         ¡Es ella! – exclamó Carlos Ignacio Fernández Lobbe - ¡Hoy seré su inconsquistable corazón!
-         ¡Estas loco, Nachete! – dijo Phelan.
Carlos Ignacio Fernández Lobbe se levantó de la mesa, con la bandeja llevando el Queso, y se acercó a donde estaba Paola Krum, que se encontraba sola, esperando a sus invitados, y le dijo:
-         ¿Te gusta el Queso?



Krum se río, no contestó la pregunta, miró al rugbier y le dijo:
-         Que alto, grandote y patón que sos. ¿Jugas al rugby? ¿Sos uno de Los Pumas, verdad?
-         Me retiré el otro día de Los Pumas, pero sigo jugando al rugby, en Inglaterra.
-         Quizás no tenga ganas de comer ese Queso, pero sí me gustaría oler tu Queso, ¿Cómo te llamas?
-         Carlos, Carlos Ignacio Fernández Lobbe ¿No es cheto llamarse Carlos Ignacio Fernández Lobbe? – le dijo el rugbier - ¿Tenes un buen lugar para vernos con indiscreción?
-         Te espero esta noche, después de las doce, en Avenida Gonzalo Quesada n° 407, piso 14°, no faltes, siempre quise hacerlo con un rugbier.
Después que cada uno siguiera con sus cenas, la cita no falló. El rugbier estaba allí ante Paola Krum, su inconquistable corazón, ahora conquistado. Primero se sirvieron unos whiskys, el a ella, ella a el, se tiraron hielos encima, el agarro una pelota de rugby, y tras correrla por el salón, como divirtiéndose, simuló que la agarraba como si fuera un scrum, allí, tras bañarla completamente con una botella de champagne, la dominó con sus pies, enormes y olorosos pies talle 49, ella los chupó, lamió, olio y besó, y tras eso, hicieron el amor, arrastrándose por el piso, cayendo del sofá al piso, todo con una intensidad muy fuerte y salvaje.
Al terminar, Krum estaba hecha bolsa, fue como si hubiera tenido sexo con una manada de búfalos en medio de la sabana africana, pero estaba contenta.
-         Seguro que Echarri nunca te hizo el amor tan bien – le dijo el rugbier.
-         Mi pareja era Pablo Rago, no Pablo Echarri, en la realidad hablo.
-         Pero Echarri hacía de Charly, era Quesón, en la novela.



-         Un personaje, personajes no son personas. ¿Además, qué queres decir con eso de que era “Quesón”? No entiendo.
-         Ahora vas a entender.
En ese momento, en vez de tirar la pelota de rugby, Carlos Ignacio Fernández Lobbe, le tiró un Queso a Paola Krum, esta, que estaba exhausta, se sacó el Queso de encima, pero la hacerlo vio que el rugbier estaba sobre ella, sosteniendo un enorme cuchillo de caza, estilo Rambo, y lo vio con pánico y terror. Lo que siguió fueron 99 puñaladas efectuadas en forma salvaje y violenta. 99. Pudieron ser cien pero Carlos Ignacio Fernández Lobbe no quiso, de puro asesino siniestro que era.
-         Queso – dijo Carlos Ignacio Fernández Lobbe al tirar el Queso sobre el cadáver de su víctima.
Antes de irse del lugar del crimen, el rugbier contempló el cadáver de su víctima, y dijo, en voz alta:
-         El Queso Conquistador para el Inconquistable Corazón. Ja, ja. Soy Quesón y me gusta serlo. ¿No es cheto llamarse Carlos Ignacio Fernández Lobbe?

Comentarios

  1. buena mina para quesonear, el style del rugbier cheto

    ResponderBorrar
  2. Krum era para Fernández Lobbe, hay cierta compatibilidad con Cardone o Frigerio, y con Pamela David también, era una víctima ideal para el rugbier cheto, este cuento era una deuda pendiente para Carlos Ignacio, al fin saldada, veo que Carlitos lo ambiento en 2008, o sea que Krum, lleva mucho tiempo asesinada

    ResponderBorrar
  3. los rugbiers, siempre violentos, siempre asesinos, y Lobbe, y ¿Los compañeros de Lobbe saben que es un Quesón? ¿Son complices de los rugbiers asesinados por las Quesonas?

    ResponderBorrar
  4. Kum era para el rugbier cheto, sinnduda. Ella no tenia la fantasia, pero para el rugbier tener sexo con una mujer incluye asesinarlas. Las excepciones fueron Andrea Frigerio y Carolina Peleritti, a quien no quiso asesinar.

    A los quesones les gusta los patrones. Ya han matado actrices de Por siempre mujercitas, como Viviana Saccone, Valeria Britos y Crina Zampini. Ahora Paola Krum. Magalí Moro esta condenada. Y tambien podria haber sido quesoneada Paola Papini, aue tuvo un papel secundario.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral