El Asesino de Paula Volpe


Existía cierta conmoción en la opinión pública por una serie de asesinatos de mujeres famosas y mediaticas, la prensa hablaba de los “Asesinatos Quesones” dado que sobre el cadáver de cada una de las asesinadas había un Queso. Se hablaba de múltiples asesinos conocidos como los “Quesones” no de un único asesino, y debido a una versión extendida por las redes sociales, se decían que estos asesinos respondían todos a un mismo nombre: Carlos.
- Es ridículo que nos pongamos a hacer una investigación donde todos los Carlos del país y países limítrofes por el simple hecho de llamarse Carlos sean todos sospechosos – declaro a los medios la Ministra Bullshit – se trata de un rumor extendido por las redes sociales, que nosotros, en tanto responsables de la seguridad y de la administración de justicia no debemos considerar en lo más mínimo. En cuanto al tráfico del comercio de Quesos, estamos estudiando alguna medida para tener cierto tipo de control y que el pánico no se extienda a toda la población.
Mientras muchos reaccionaban estupefactos ante tres nuevos asesinatos ocurridos en apenas dos días, los de Ximena Capristo, la abogada hot Fernanda Herrera y Claudia Ciardone, la otrora vedette Paula Volpe, se encontraba en su departamento, ubicado en una lujosa torre cercana a la General Paz y Libertador.


Volpe tenía una espectacular vista al Río de la Plata, desde aquel esplendido departamento. Volpe estaba escuchando los programas de TV, donde se hablaba del asesinato de Claudia Ciardone, se decía que el asesino había utilizado el pie.
- El asesino es un hombre patón, de grandes pies, de lo contrario jamás hubiera podido usar su pie como arma – decía Ricardo Canaletti, el especialista de los crímenes de TN.
- Si es cierto el rumor de las redes sociales – declaró Sandra Borghi – el asesino se llama Carlos. Y le tiró un Queso.
- Un Carlos que sería un arquero famoso de los 90. Carlos Bossio, Carlos Roa o Carlos Navarro Montoya, no hay otros – dijo Canaletti.
Pero una vez más, la Ministra Bullshit declaró que no tenia ninguna seriedad un rumor surgido y expandido en las redes sociales.
- Eso sí, para evitar un pánico generalizado, recomendamos a las famosas y mediáticas, y a todas aquellas que creen ser famosas o mediáticas, que bajen en su celular la aplicación “PELIGRO QUESO, DANGER CHEESE”, una brigada especial acudirá en su auxilio en caso de peligro.


Volpe murmuró:
- Que basura los medios y las redes sociales. Igual no esta mal que baje la aplicación de “PELIGRO QUESO”.
Bajó la aplicación. Apagó la TV. Un gran silencio reinó en el departamento, que era muy grande, muy grande, herencia de su antiguo matrimonio con el mago Emanuel, era de día, no más de las tres de la tarde. El silencio se rompió cuando tocaron la puerta. Volpe gritó:
- ¡Jacinta! ¡Floripondia! ¡Abran la puerta!
Pero Jacinta y Floripondia no respondieron al llamado. Siguieron tocando la puerta.
- ¡Jacinta! ¡Floripondia! ¡Abran la puerta! – repitió Volpe - ¡Qué cosa estas minas! ¡Sirvientas tenían que ser!
Pasaron varios minutos más, después de que tocaran la puerta algunas veces más, Volpe decidió ir a abrirla ella:
- Deben estar viendo la TV, de lo único que hablan es de esos asesinatos, la puta madre.
Volpe abrió la puerta, pero no había nadie, bajó la vista y vió que en el piso había una enorme horma de Queso Emmenthal. El terror se apoderó de Volpe…
- ¡Oh, no! – exclamó repleta de pánico y horror – el Asesino Quesón viene por mí. ¡Floripondia! ¡Jacinta! ¡Ayudenme!
Aterrorizada, Volpe comenzó a correr por los pasillos del departamento, aunque nadie la perseguía, llegó a la cocina.
- ¡Floripondia! ¡Jacinta! ¿Dónde están?
De repente, vio como un chorro de sangre se expandía por el piso de la cocina.
- ¿Y esto? ¿De donde salió esta sangre?
Con mucho miedo, Volpe se acercó al costado de la cocina, donde estaban la heladera y el freeze, y vio horrorizada lo que no quería ver: los cadáveres de Floripondia y Jacinta, totalmente ensangrentados, con un cuchillo clavado en cada una de ellas, y un Queso sobre cada uno de los cadáveres.
- ¡Socorro! ¡Las han asesinado! ¡Auxilio! ¡El Quesón esta aca! ¡Y viene por mí! ¡Recurriré a la aplicación!


Volpe entro a la aplicación, se le trabo muchas veces, dado que aparecían las Bocas de Incendio, los Pasajes Peatonales y varias pruebas más que verificaran que no era un robot.
Volpe estaba aterrorizada, convencida que el asesino caería en cualquier momento, la atacaría, la asesinaría y le tiraría un Queso. Los minutos pasaban pero el asesino no aparecía, por fin pudo entrar a la aplicación.
- ¡Al fin! – exclamó Volpe.
- ¿Qué famosa y/o mediática es? – preguntó una voz en español, una gallega.
- Paula Volpe.
- Analizaremos si figura en las potenciales víctimas de los Quesones.
Volpe esperó unos minutos, tirada en el piso, con los cadáveres de las dos mucamas peruanas, tiradas ahí, con un cuchillo clavado y un Queso tirado en cada cadaver.
- Sí – exclamó la voz – usted puede ser quesoneada. La Brigada Especial ya está en camino.
La Brigada Especial tardó más de una hora. Si el asesino hubiera llegado, no hubiera tenido problemas en quesonear a Volpe, pero estaba seguía viva, tirada en el piso.


Los integrantes de la Brigada rompieron la puerta y entraron al departamento, la sangre de las mucamas se extendía por todos lados.
- ¡Socorro! ¡El Quesón asesinó a mis dos mucamas!
- ¿Intentó asesinarla? – preguntó Diego Simeone, el Jefe de la Brigada.
- No, ni siquiera lo ví, estuvo aca, asesinó a las dos sirvientas, perdón empleadas domesticas, les tiró un Queso, y me dejó un Queso como amenaza. Estoy aterrorizada.
- Un poco extraña su historia – dijo Gabriel Batistuta, el segundo integrante de la Brigada – usted bien pudo haber asesinado a sus dos sirvientas y haber montado esta historia.
- ¡Dudan de mí! ¡Qué horror! – exclamó Volpe.
- Tranquilos, oficiales Simeone y Batistuta – dijo la Oficial Luciana Aymar, tercera integrante de la Brigada – creamos lo que dice Paula Volpe. La Ministra Bullshit dice que activemos el Protocolo “Q”.
- ¿El Q? Nunca se aplicó aún – señaló Simeone, a quien llamaban “el Cholo”.
- Por eso mismo, la señora Volpe será la prueba piloto – dijo Aymar.
- ¿Qué es el Procotocolo “Q”’ – preguntó Volpe.
- La custodiaremos en un hotel, un hotel de la Panamericana ramal Escobar, ningún Carlos podrá acercarse, habrá un anillo de seguridad, nadie entrará.
- ¡Entonces están seguros que estos asesinos se llaman todos Carlos! – dijo Volpe.
- Es una posibilidad – exclamó Aymar.
Apenas una hora después, Paula Volpe, estaba en el Escobar International Hotel, en una suite de lujo; había muchos invitados, un anillo de seguridad rodeaba el hotel. 
- ¿Le prohibirán el ingreso a todos los Carlos? ¡El hotel esta lleno de pasajeros, más los empleados, es imposible que no haya ningún Carlos! ¡Basta que alla uno y podemos estar ante un Quesón! – le dijo Volpe a Luciana Aymar.
- No le puedo darles explicaciones señora Volpe, el éxito del Operativo Q depende de que tengamos informaciones reservadas – explicó Lucha Aymar - Cualquier cosa avise señora Paula, deberá apretar la aplicación que ya conoce “PELIGRO QUESO”.
Aymar abandonó la habitación, Volpe decidió quedarse tranquila. Nada malo le podía pasar. La Ministra Bullshit no iba a lanzar por la borda su prestigio. 


Volpe agarró el teléfono del hotel y pidió una ensalada para comer algo. El Operativo Q cubría todos los gastos. Apenas unos minutos después, llegó la ensalada. Un hombre muy alto, y de pies muy grandes, ingresó a la habitación y le sirvió la ensalada a Volpe.
- Qué pies grandes – dijo Volpe y no pudo evitar la tentación de preguntar - ¿Cuánto calzas pibe?
- 49. Calzo cuarenta y nueve.
- ¡Qué patas grandes! ¿Sos basquetbolista?
- Jugué al Basquet en mi Bolivia natal, imagínense en mi Bolivia, allá arriba en el Altiplano, en la altura de La Paz, la gente tiende a ser baja, muy baja, yo en cambio, soy alto, muy alto, parecía Gulliver en el país de los liliputienses.
- ¿Venís de Bolivia?
- Sí, soy boliviano. 


Volpe no pudo evitar oler un fuerte aroma a Queso en la habitación, no tuvo dudas… venían de los pies del boliviano. El mayordomo tenía también otra bandeja con tapa.
- ¿Qué hay ahí?
- Es para otra habitación – dijo el boliviano.
- Qué misterio… 
Volpe comenzó a sentir un extraño impulso, y de repente, dijo:
- ¿Me cogerías?
- ¿Qué dice señorita?
- Sí me cogerías…
- Claro que la cogería, pero debo seguir trabajando como corresponde, señorita.
- Quedate aca, puede decirte “Bolivia Boy”.
- Digame como quiera señorita.
- Basta de señorita, hoy tuve un día muy agitado, mis dos mucamas fueron asesinadas, un asesino me persigue, estoy aca oculta.
- Algo escuche a los guardias.
- Por eso, quédate aca conmigo, pasemos un buen rato, dame una alegría, Bolivia Boy.
- Le daré una alegría.
Se tiraron los dos a la cama, el gigante boliviano le rasgó el vestido a Paula Volpe, y puso sus pies encima de la cara de la vedette. Los pies olían a Queso en forma intensa y asfixiante. Volpe se los chupó, lamió, besó y olió. Una y otra vez. Primero el izquierdo, después el derecho.



“Bolivia Boy” le lamió el culo y la concha a Volpe, ahí la penetró en el culo con el pie, despúes con la penetró en la concha con el pene. La satisfacción que tenía Volpe es imposible de describir con palabras.
Terminaron, el boliviano le dijo:
- Debo continuar mi servicio, señorita.
- Hazlo, la pasé muy bien “Bolivia BOy”, che, pibe, ¿Cómo te llamas?
- Carlos. Mi nombre es Carlos. Carlos Lampe.
- ¡Caaarrrloooooooooooosssssssssssss! – dijo Volpe asustada – dicen que el asesino Quesón se llama Carlos.
- Por supuesto, soy el Quesón de las Cholas, por eso asesiné a sus dos mucamas peruanas, el terror de las mujeres en Bolivia, Chile y Perú, quizás también Paraguay. Soy arquero del fútbol, estuve un tiempo en Boca Juniors, ahora me vine del San José de Oruro, ja, ja.
- Nooooooooooooooooooooo – gritó asustada Paula Volpe.
Pero ya era tarde, Carlos se acercó a ella con un cuchillo, un cuchillo gigantesco, y la atacó ferozmente. Le aplicó una profunda cuchillada que le atravesó el estómago y le asesto el cuchillo hasta el mango. Volpe llegó a apretar el celular, la famosa aplicación “PELIGRO QUESO”. A Carlos no le importó, con una furia criminal impresionante, le aplicó no una, sino decenas de cuchilladas, una tras otra, con cortes en todo el cuerpo.
Al terminar, el asesino abrió la bandeja con tapa y sacó de allí una enorme horma de Queso Emmenthal.
- Queso – dijo en voz alta Carlos Lampe mientras tiraba el Queso sobre el ensangrentado cadáver de Volpe.


Con total impunidad, Carlos Lampe se fue de la habitación y tras cambiarse en el vestidor, dejó el Hotel.
La alarma de “PELIGRO QUESO” provoco que la gente de la Brigada Especial llegará a la habitación… treinta minutos después de que el asesino la abandonará… solo encontraron el cadáver de Volpe, con el cuchillo clavado a la altura del pecho, totalmente ensangrentado, repleto de cuchillazos y puñaladas, y un Queso gigantesco sobre el mismo.
- ¡Oh, no! ¡Hemos llegado tarde! ¡El Proyecto Q fue un fracaso! ¿Cómo dejamos que un Carlos llegará hasta aca y la asesinará? – dijo el Cholo Simeone.
- El control fue un fracaso, no impidieron que nadie entrará al hotel por llamarse Carlos, sería inconstitucional hacerlo, dicen que en las listas de ingresos y egresos figuran cinco Carlos. Carlos Lampe, Carlos Lumpen, Carlos Quispe Lampe, Carlos Lompe y Carlos Limpe. Uno de ellos es el asesino – dijo Gabriel Batistuta.
- Je je – río Lucha Aymar, recordando una vieja alianza, a veces olvidada, pero siempre vigente, entre Las Leonas y los Quesones – pocos saben que mi abuela se llamaba Ilona Dumitrescu.
- Tapen todo – dijo la Ministra Bullshit – después hablamos. No habrá escandalo mediático. Lo que tienen de bueno estos asesinatos es que son tantos, que ya nadie se asombra.  Les asegurpo que nadie se acuerda de Paula Volpe. 
Dicen que el Terror, el Pánico y los Quesos se apoderaron de la ciudad.


BONUS TRACK


CUANDO LOS QUESONES SE ENCUENTRAN: 
CARLOS EMILIO LAMPE Y 
CARLOS MATÍAS SANDES

Comentarios

  1. ja ja ja la ministra bullshit! locura total, crack!

    ResponderBorrar
  2. buen relato... se podría desarrollar más como Carlos Lampe penetró el anillo de seguridad ja ja ja
    como todo lo que hace la ministra, un fracaso ja ja ja

    ResponderBorrar
  3. la foto final es el anticipo de algún relato con los dos Quesones juntos? Cuanto Queso hay en esa foto... me imagino que esos dos se sacan las zapatillas... y nos voltean a todos por el olor!

    ResponderBorrar
  4. Y pesar de las medidas de seguridad, Paula Volpe fue quesoneada. Verosimil, como el argumento de que nadie la recuerda.
    ¿Luciana Aymar nieta de Lady Dimitrescu? Toda una revelación.

    Que letal fue Lampe.

    ResponderBorrar
  5. Moraleja: por más medidas de seguridad que haya, si sos una Mina y estas en la mira de un Quesón, no tenes escapatoria, que la ministra aprenda para no dilapidar dineros públicos en operativos similares

    ResponderBorrar
  6. que asesino este Lampe y parecía tan boludo cuando estaba como suplente en Boca

    ResponderBorrar
  7. una aparicion del Mago Emmanuel en el cuentito no hubiera estado mal, aunque sea una breve aparicion al final donde descubre el cadaver de Volpe diciendo "oh, la han asesinado"

    ResponderBorrar
  8. estoy crazy o uno de los personajes del cuento es el Cholo Simeone?

    ResponderBorrar
  9. La situación se complicó.
    Podría haber debates que terminen violentos, en programas de televisión. Como que los panelistas se culpen mutuamante, Vos dijiste que no se podían hacer ahora programas como Rompeportones, hiciste que odiaran a las vedettes, a ahora las mataron....

    Alguien podría darse cuenta que la muerte de famosas y trivales, podría significar que no haya fuentes de tontería distractiva, por lo que podrían surgir cuestionamientos.

    A pesar de la continua ineficacia para evitar los crimenes quesones, podrían volverse más dificiles. Lady Dumitrecu podría tener problemas para alimentarse.

    Por lo que:
    -Bailando por un queso tendría muchos auspiciantes. Ha sido un medio en que famosas han sido asesinadas, luego de sexo, sin que haya denuncias. Se muestra como representaciones. El público aplaude, demanda queso. Y podría fomentar lo trivial.
    -Más trabajo para los clonadores, para remplazar las famosas, sin que lo noten.
    -El comisario Miguel anunciando la "resolución" de algunos crimenes. El asesino de Florencia Raggi, suicidio pactado con la mucama, se estrangularon mutuamente. El crimen de Flor Vigna, similar por juego sexual con su fan Mica, exceso de asfixia por placer. Karina Jelinek y Paz Cornú, no habría asesinato, se diría que se casaron y dejaron la fama, para viajar a otro país desconocido.
    -Atribuirle algunos asesinatos a Contepomi, que es considerado el peor quesón por la Lady. Alguna Carla o Ravelia, podría matarlo diciendo que fue en defensa propia, o como parte de una Brigada Especial. Podrían plantarle pruebas, como cuerdas de estrangular, armas de fuego, cuchillos, machetes. Y ropa manchada con la sangre de famosas.
    -Seguir quesoneando famosas, en otros países, que otros sean quienes investiguen. Como en El asesino de Luciana Salazar.
    -Algunas venganzas que salgan mal. Como Claudía Fernández, tratando de vengar a Ursula Vargues y Gisella Van Lacke.

    ResponderBorrar
  10. Lo de Claudia Ciardone, que fue desangrada, podría atribuirse a un animal salvaje, alguno podría atribuirle a famosa haber tenido irresponsablemente una mascota exótica, que la atacó, por ser un animal salvaje.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral