El asesino de Cameron Díaz


Carlos Gustavo David Quintana podría haber tenido más suerte en su carrera de futbolista y jugar en algún equipo europeo. No digamos el Real Madrid o el Manchester, pero por lo menos un Valladolid, un Toulouse o un Fortuna Dusseldorf. La realidad es que siempre se movió en el fútbol local en instituciones como Lanús, Huracán, Douglas Haig, Patronato, Talleres de Córdoba y Argentinos. Alto y patón, medía un 1,92, y calzaba 49. Le llamaban “el Hacha” y en tamaño de pies podía competir con uno de los Quesones más populares, el rugbier Carlos Ignacio Fernández Lobbe.
Pelado, el Hacha Quintana se encontraba jugando en los Bichos Colorados de La Paternal cuando vio en los medios y en las redes sociales que un video de la actriz internacional Cameron Díaz, con un sexo sadomasoquista, provocó un gran revuelo. 
- Que bueno que sería quesonear a esta mina – pensó el Hacha.
Carlos descargó el video en su celular para disfrutarlo, pero cuando lo hizo un virus le destruyó todo el dispositivo.



- Maldita suerte la mía – refunfuñó Carlos Quintana – una razón más para quesonear a esta mina. ¿Pero como hacerlo? Ella una estrella internacional y yo un simple y humilde jugador de fútbol de Argentinos Juniors.
Carlos se dio cuenta que mientras pensaba en Cameron Díaz no solo se masturbó sino que su olor a Queso era mucho mayor al habitual, lo cual es mucho decir, y sus pies habían aumentado su tamaño, ahora calzaba como 52. Podía competir con Carlos Delfino o Carlos Matías Sandes.
- Nunca seré un Quesón como ellos. Pero soy un Quesón. Argentinos Juniors no es River ni Boca, pero salió campeón, y hasta ganó una Libertadores. O sea que puedo cometer algún quesoneo famoso. Me voy a los Estados Unidos, a Las Vegas, a quesonear a Cameron Díaz.
Aprovechando un mini receso por una fecha FIFA, sin actividad para Argentinos Juniors, Carlos hizo rápido las valijas, y se fue a Ezeiza. Se tomó el primer avión que salió para Miami, y de allí hizo una conexión a Houston, y de ahí otra a Las Vegas.



- Algo me dice que Cameron Díaz esta en Las Vegas, la ciudad del juego y del pecado – pensó Quintana.
Carlos fue al Trump International Hotel de Las Vegas. Además de los juegos había una fiesta en el Hotel. Una gran fiesta de disfraces. Todos debían ir vestidos con disfraces de personajes de Hanna Barbera. Pasaron gente disfrazada de Pedro Picapiedra, el Oso Yogui, Super Sónico, y una Penelope Glamour.
- ¡La puta madre! – pensó Quintana - ¡Penelope Glamour es Cameron Díaz – pero ahí se atajó - La puta madre, seré un Quesón, pero no sé hablar en inglés.
- No te preocupes, tu instinto Quesón te trajó hasta aca. Tu instinto Quesón te hará hablar en inglés – era una voz en castellano con acento rumano.
- ¿Quién es usted?
- Lady Dumitrescu, ja, ja, je, je, ji, ji, jo, jo, ju, ju, irás a esa fiesta disfrazado como “la Garra Siniestra” un malvado personaje de dibujos animados que siempre quería asesinar a Penelope Glamour, en “Los peligros de Penelope Glamour”, ja, ja, te confundirán con un verdugo.



Así fue que un rato después, Carlos Quintana estaba en la fiesta, no tardó en acercarse a Cameron Díaz, y le dijo:
- Sex Cameron, sex with me
- You are a macho latino, a big cheese. We are going to the room now. We will make a new video.
Parecía un sueño, pero era verdad. Un rato después, Carlos Quintana, el Hacha, estaba en una habitación con Cameron Díaz. En la habitación, en una mesa, una gigantesca horma de Queso Emmenthal, muy grande y enorme, como muda testigo de lo que vendría. Un celular se encargó de grabar todo.
- Si Rolando Carlos Schiavi estuvo con Sandra Bullock, esta bien que a mí me toque esto.
Carlos estaba acostado con sus dos enormes pies sobre la cabecera de la cama, Cameron se acercó y empezó a tocarlos, a hacerles cosquillas, a Carlos le gusto mucho, muchísimo, Cameron empezó a olerle, lamerle, besarle y chuparle los pies.
- Cheese, cheese – decía Cameron.



Jugaron con los pies, se revolcaron en la cama, el le dio patadas en el culo, le acarició la espalda, le hizo cosquillas en todo el cuerpo, ella le chupó la pija, el le chupó la concha, la cogió por el culo y por la concha, primero parados, después acostados en la cama, después en el piso, se acercaron a la ventana, lo volvieron a hacer.
Parecía terminarse todo, pero Carlos vio el Queso sobre la mesa, y dijo:
- Now cheese, juguemos ahora a los guerreros medievales.
Carlos se disfrazó de verdugo medieval, Cameron de princesa de la misma época. Ella quedó arrodillada, como una condenada espera la decapitación, Carlos la cogió por detrás, y al finalizar, agarró el hacha. El, que se llamaba el Hacha Quintana.
Parecía una escena propia del siglo XVI, como la decapitación de Ana Bolena o de María Estuardo. El verdugo, Carlos Quintana el Quesón, levantaba el hacha mientras la víctima, o sea Camerón Díaz, atada, esperaba resignada su suerte.



Con la hoja del hacha, el filo acarició el cuello de Cameron, entonces Carlos gritó:
- ¡Queeeesooooooooooooo!
- ¡Noooooooooooo! ¡Heeeeeelpppp! ¡Please, mercy! – gritó Cameron.
Y el Quesón bajó el hacha decapitando a Cameron.
A continuación, tomó el enorme Queso, que fue testigo silencioso del asesinato, y volvió a decir en voz alta:
- ¡Queeeesooooooooooooo!
Tiró el Queso sobre el cadáver de Camerón. Y Carlos Quintana se fue del lugar satisfecho y conforme por el asesinato que había cometido. Por un momento sintió la gloria propia de un Quesón que parecía reservada a Carlos Bossio, Carlos Fernández Lobbe o Carlos Delfino.
Regresó a la Argentina, para jugar un anodino partido entre Argentinos y Patronato. Pero el video que mostraba a un verdugo quesoneando a Cameron Díaz fue un suceso mundial imposible de describir.

Comentarios

  1. excelente! miralo al Hacha Quintana partiendo como un Queso a este minón!

    ResponderBorrar
  2. se nota que pagan muy buenos sueldos en Argentinos Juniors ja ja un gran relato

    ResponderBorrar
  3. el Hacha es la reencarnación del verdugo que decapitó a Ana Bolena en 1536

    ResponderBorrar
  4. Muy bien. Este relato tiene todo el morbo, no será necesaria una actualización.

    Quedó muy bien la inclusión a ese video. Quedó muy bien eso de que un virus le destruyó el celular. Claro que no es culpa de la estrella, que ha tratado de que no se difunda el video, pero así son los quesones. Buena inclusión la masturbación, pensando en Cameron Díaz, Suele pasar al fantasear con una belleza célebre, bien que haya tenido el efecto de aumentar sus pies.

    Bien la búsqueda del viaje para llegar a la famosa, más que muchas quesoneadas, con la aparición de Lady Dumitrescu como una poderosa aliada. Interesante Cameron Díaz como Penelope Glamour.
    Estuvo muy bien la seducción y todo lo que hizo con la estrella, bien detallado. Es la atención que un minón con esa fama se merece. Y estuvo bien eso de los disfraces, recuerda a la desastrosa película Sex tape. Y hubo más sexo. Y ella supo lo que iba a pasar, sin poder evitarlo.
    Game over, belleza rubia.

    Quesonear a una famosa de ese nivel, puede ser que un Carlos aumente en el ranking, a pesar de la competencia. Melias desperdició esa oportunidad, salvo que haya una versión nueva de El asesino de kate Moss.

    Que buena racha de relatos.

    ResponderBorrar
  5. la hizo mierda Quintana, de lo mejor

    ResponderBorrar
  6. estoy viendo Independiente vs Argentinos y esta jugando el asesino de Cameron Díaz

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Deborah De Corral