El Asesino de Mariana Fabbiani


Dicen que durante quince años, los Quesones recibieron hasta más de un centenar de solicitudes para quesonear a Mariana Fabbiani. Carlos “Charlie” Reich, el Quesón del Silenciador, se ofreció para llevar a cabo el quesoneamiento. Pero Carlos Calvo, en su rol de Quesón Supremo, se encargó de no dar lugar a las peticiones por respeto al abuelo de la susodicha, el gran músico y maestro del tango, Marianito Mores. Claro que cuando el eximio tanguero falleció a los 98 años, ya no había razones para evitar estas peticiones. El propio Carlos Calvo, aún con su deteriorado estado de salud como consecuencia de su enfermedad, le dijo a Charlie Reich:
- Ahora sí, puedes quesonear a Mariana Fabbiani.



El Quesón del Silenciador salió así dispuesto a quesonear a Fabbiani. El Quesón llevó su arma habitual, una gran pistola larga con silenciador, y un gran Queso Pategras, de esos que tienen agujeros y cascara negra. Con la habilidad habitual que tienen los Quesones, le resulto fácil llegar hasta Canal 13 y meterse en el camarín de Marianita.
Esta sintió un fuerte olor a Queso en el camarín, se dio vuelta, y vio que frente a ella estaba Carlos “Charlie” Reich. El asesino contempló a Fabbiani y le dijo:
- Lo siento Mariana pero tengo que asesinarte. Hace mucho tiempo que los Quesones tenemos cientos de peticiones para asesinarte, pero por respeto a tu abuelo no le dimos curso, ahora ya no hay excusas.
- ¡¿Quéeee?! – exclamó Fabbiani. Entonces levantó la vista y vio que Charlie la estaba apuntando con una pistola larga con silenciador.
- ¡Piedad, Charlie! ¡No me asesines! – dijo Fabbiani, poniéndose de rodillas y suplicándole al Quesón que no la asesine.
- Lo hare. Soy un Quesón y te acribillaré a balazos.



- Hubiera preferido ser apuñalada por Carlos Bossio, degollada por Carlos Delfino, decapitada por Carlos Matías Sandes o estrangulada por Carlos Roa. 
- Ja, ja, ja, yo, Carlos Alberto Reich, Charlie Reich para la posteridad, el Quesón para la posteridad, seré recordado por las generaciones futuras como “el asesino de Nicole Neumann”, “el asesino de Pampita” y “el asesino de Mariana Fabbiani”.
- Dado que es inevitable que me asesines déjame aunque sea un último deseo.
- Dime.
- Dejame oler tus pies. Se que los Quesones suelen obligar a sus víctimas a hacer eso antes de asesinarlas.
- Perfecto. Por supuesto que lo haremos. Pero antes debo atarte a una silla, de lo contrario, te podes escapar.
- ¿Debo ser atada, entonces?
- Por supuesto.
El Quesón entonces sacó unas sogas con la finalidad de atar a Fabbiani, pero esta aprovechó el momento y se escapó gritando:
- ¡Socorro! ¡Auxilio! ¡Han venido a quesonearme!



No pudo avanzar mucho, ni siquiera llegó a salir del camerino, el Quesón sacó el Queso y lo tiró sobre Fabbiani. El Queso impacto en la cabeza de Fabbiani y la conductora quedó desmayada. Carlos entonces no tuvo problemas para atarla, pero no a una silla, sino al sofá que se encontraba en el camarino. Cuando Fabbiani volvió en sí, vio al Quesón frente a ella y le dijo:
- ¡Oh, cielos, era verdad, no fue un sueño!
- Por supuesto Marianita. Ahora te quesonearé.
- Dame placer aunque sea antes de ser asesinada. 
- Lo haré con gusto.
Charlie se sacó primero sus enormes zapatos negros talle 46, luego las medias blancas y quedó descalzo. Agarró los zapatos y obligó a Fabbiani a olerlos, chuparlos, besarlos y lamerlos. Luego hizo lo mismo con las medias, y finalmente con los pies. Al terminar, agarró el Queso y lo tiro encima de Fabbiani.
Entonces se tiró encima de ella y tuvieron sexo en forma desenfrenada. A Fabbiani le gustó mucho tener sexo, cuando terminaron, le dijo al Quesón:
- Nunca tuve una relación sexual tan buena como esta. Asesiname, moriré tranquila, no vale la pena seguir viviendo, ya no tendré un momento de gozo, satisfacción y placer como este.
- Gracias Marianita. 



Charlie entonces tomó el silenciador y apuntó a Fabbiani, que resignada espero ser asesinada.
- Queso – dijo Charlie Reich al efectuar el primer disparo.
- Queso – dijo Charlie Reich al efectuar el segundo disparo.
- Queso – dijo Charlie Reich al efectuar el tercero disparo.
- Queso – dijo Charlie Reich al efectuar el cuarto disparo.
- Queso – dijo Charlie Reich al efectuar el quinto disparo.
- Queso – dijo Charlie Reich al efectuar el sexto disparo.
- Queso – dijo Charlie Reich al efectuar el séptimo disparo.
- Queso – dijo Charlie Reich al efectuar el octavo disparo.
Así fue asesinada Mariana Fabbiani. Charlie tiró el Queso sobre el cadáver diciendo por novena vez:
- Queso.
Y Charlie se fue del lugar, satisfecho porque los Quesones por fin habían hecho justicia y era el Quesón que había efectuado semejante reparación.



Comentarios

  1. Jacinto Larrazabal3 de febrero de 2019, 19:45

    se indigesto con el Queso la Fabbiani

    ResponderBorrar
  2. El Futbolero Velez3 de febrero de 2019, 20:05

    es de River el asesino de Mariana Fabbiani? digo...usa una corbata roja y camisa blanca

    ResponderBorrar
  3. ocho balazos le metió? Debería haberla asesinado con un arma de guerra y dispararle cuarenta balazos

    ResponderBorrar
  4. Y capaz que siguió riendose mientras era quesoneada.
    Era una candidata perfecta.
    Podrían quesonear a alguna indeseable como Valeria Bertucelli, cuando ella pida la última voluntad, negarsela por bagayo. Y podría ser Griselda Siciliani.

    ResponderBorrar
  5. hay que ser algo para que este Charlie Reich en serio vaya y amasije a esta mina insoportable

    ResponderBorrar
  6. X dio, me lei toda esto QUESON ZO...mamita loko 'conseguite un trabajo honesto'

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Romina Ricci

La asesina de Fabricio Oberto