La asesina de Esteban Andrada


Esteban Andrada, arquero de Boca Juniors, con su 1,93 metros de altura y su calzado número 46, salía del entrenamiento. Dada la popularidad del equipo boquense siempre era común que mucha gente le pidiera autógrafos a los jugadores. Andrada estaba muy contento firmando esos autógrafos. De repente ante el, una rubia despampanante, un calco igual a Valeria Mazza versión 1992, una famosa top model asesinada por el basquetbolista Carlos Delfino casi una década antes. Esteban no la conocía a Valeria Mazza, pero sí conoció a esta rubia, muy bella, irresistible para cualquier hombre.
-         Hola Esteban – dijo la chica  - soy Ravelia, no soy de Boca, pero te admiro profundamente, me firmas un autógrafo.
-         Y si no sos de Boca, ¿De quien sos?
-         Del Madrid. Soy madridista.
-         Ah, bueno, que linda que sos piba.
-         Muy linda. Y vos sos un morocho irresistible.
-         No mientas, soy feo, muy feo. Me encontras en medio de la noche y asusto a cualquiera ja ja ja.
-         Por eso me gustas Esteban, ¿Cuánto calzas?


-         48 – dijo Esteban Andrada – que en realidad calzaba un par de números menos pero le gustó agregar unas cifras más.
-         Sí queres esta noche tenemos sexo en un lugar. Te voy a tirar un Queso.
-         ¿Me vas a tirar un Queso? ¡Ja, ja, ja! ¡Qué gracioso! Bueno, vamos a donde sea. Ahora mismo.
-         Perfecto, vamos al Hotel Beirut, ubicado en la Panamericana.
Un rato después estaban Ravelia Zamas y Esteban Andrada en el Hotel Beirut. El arquero estaba acostado desnudo en la cama, Ravelia le tiró un Queso encima.
-         ¡Ja, ja, ja! – dijo Esteban – era verdad lo del Queso.
-         Y esto es el comienzo.
Ravelia empezó a sacarle las medias, luego le empezó a oler, chupar, lamer y besar los pies a Andrada.
-         Qué olor a Queso que tenes a pesar de que no te llamas Carlos  - comentó Ravelia – No serás un Quesón pero sí sos un gran Quesudo.
-         Ja, ja, soy un Quesudo, ja, ja – contestó Esteban, muy divertido.
La chica empezó a hacerle cosquillas, muchas cosquillas, a Esteban le gustó mucho. Estaba extasiado, lleno de gozo.
-         Chupame la pija nena – dijo Andrada.

.


Ravelia accedió y después Esteban la penetró por adelante y por atrás, no solo con el pene, sino también con los pies. Gozo y sexo total entre Esteban Andrada y Ravelia Zamas.
-         Voy al baño Esteban – declaró Ravelia luego de terminar.
-         Dale, te espero, que bien la hemos pasado.
-         La pasamos muy bien, pero ahora viene la mejor parte, te quesonearé.
-         ¿Quesonearme? ¿Seré quesoneado?, ¡Ja, ja, ja!
Ravelia, en el baño, se puso los guantes negros en las manos, y sacó un enorme cuchillo de un bolso. Cuchillo en mano regresó a la habitación y se puso delante de Esteban, que seguía acostado.
-         ¿Qué llevas ahí, Ravelia?
-         ¡Un cuchillo! – exclamó Ravelia - ¡Te asesinaré!
-         ¡Nooooo! – gritó horrorizado Esteban Andrada.


El arquero intentó resistirse y expuso una férrea resistencia, pero la asesina pudo más. No fueron dos o tres puñaladas. Fueron más de ochenta, noventa tal vez. Cuchillazos por todos lados, la furia criminal de Ravelia asesinó a Esteban Andrada.
Al finalizar, la asesina tomo el Queso, una gigantesca horma de Gruyere, y lo tiró sobre el cadáver ensangrentado de Esteban Andrada.
-         #Queso. Esteban Andrada.
Luego de tirarle el Queso, la asesina tomó las zapatillas de su víctima, y las llevó como trofeo, para rato después exhibirlas en su vitrina, junto a las zapatillas de sus demás víctimas.
Alli entró las zapatillas de Martín Palermo y las de Cristián el Ogro Fabbiani, puso las zapatillas de Esteban Andrada.


Comentarios

  1. excelente... me encanta que la rubia débil bella y limpia asesine al negro fuerte feo y sucio!

    ResponderBorrar
  2. ahora que siga la saga con "la asesina de Darío Benedetto"

    ResponderBorrar
  3. lo mato porque tenía olor a Queso?

    ResponderBorrar
  4. Una estrategia letal, salvo que que el quesonudo esté alerta y tome precauciones, como hizo Tineli.
    De lo contrario, Ravelia es imparable con su astucia, su seducción.
    Por lo menos, le concede el último deseo. Como a veces hacer Carla Conte.

    ResponderBorrar
  5. me gustan cuando quesonean a estos grones agrandados y patones

    ResponderBorrar
  6. con solo ver la foto de "la víctima" uno huele el Queso

    ResponderBorrar
  7. me encanto; este chabón merece ser asesinado por una Quesona Asesina

    ResponderBorrar
  8. jack the ripper arg10 de marzo de 2019, 17:56

    ¿sufrís de podofilia?

    ResponderBorrar
  9. la mejor manera de morir

    ResponderBorrar
  10. Por eso y mas motivos nunca me case

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Deborah De Corral

El Asesino de Yanina Zilly

El asesino de Viviana Canosa