El Asesino de Martina Soto Pose


“No disfruté mucho mi trabajo en CQC” declaró Martina Soto Pose a un medio. En la nota, Soto Pose declaraba que su mundo era la radio y renegaba de todos sus trabajos en el ámbito televisivo. Era un tiempo en el que el mundo de los ex CQC estaba conmocionado: Daniel Tognetti y Daniel Malnatti habían sido asesinados a golpes con un palo de hockey y una chica era la principal sospechosa. Todos buscaban a la asesina.
“No soy la asesina. Soy inocente. Ya no contestaré más preguntas. De ahora en más hablará mi abogado” dijo Soto Pose a los medios. Efectivamente, ella no era la asesina pero su rechazo a su pasado en CQC la convirtieron en sospechosa.


Martina dejó su rutina habitual en las radios y regresó a su departamento. Entró como cualquier otro día. Solo iba a estar un rato para bañarse y cambiarse, y concurrir después a otro evento de vital importancia. No importa cual.
Fue a la ducha, se baño y salió de la misma. Soto Pose comenzó a notar un olor muy fuerte e intenso en su departamento. Era olor a Queso. Se dio vuelta y para su sorpresa, sobre una mesa, había una enorme horma de Queso Emmental, que sobresalía por sus grandes agujeros.
-         ¿Y este Queso? ¿De donde salió?
-         Te lo envían los ex CQC ja ja ja – se escuchó una voz de hombre.
Soto Pose se asombro al ver frente a ella a Carlos “el Chapa” Retegui, ex jugador de Hockey y Campeón Olímpico con Los Leones en #Rio2016. Tenía unos guantes negros y sostenía un palo de hockey.
-         Yo te conozco – dijo Soto Pose – vos sos Carlos Retegui, el del Hockey.
-         Soy yo. Y aca estoy. He venido a hacer justicia.
Carlos levantó el palo de hockey para atacar a Soto Pose, que horrorizada retrocedió unos pasos.
-         ¡Vos sos el asesino! ¡Vos asesinastes a Malnatti y a Tognetti!
-         De ninguna manera. Soy un asesino. Pero un asesino de mujeres. Soy un Quesón. A esos dos tirifilos los asesinó Carla Rebecchi, ja, ja.
Soto Pose se arrodilló e imploró piedad al asesino, que estaba dispuesto a asesinarla.
-         ¡Piedad, Carlos! ¡No me asesines! ¡No me asesines!
-         Chupame y oleme los pies – declaró con frialdad el asesino.
-         ¿Quéeeeee? – dijo Soto Pose.
-         Ya te lo dije.


La ex notera de CQC obedeció las ordenes del asesino, se arrodilló, le sacó las zapatillas y las medias, después comenzó a olerle, chuparle, besarle y lamerle los pies. Los pies de Carlos Retegui, talle 47, olían profundamente a Queso. A Soto Pose al principio le pareció algo asqueroso y repugnante. Pero con el correr de los segundos, le empezó a gustar, y terminó siendo una experiencia que le causo placer.
-         Sos un Quesón, no hay duda.
-         Por supuesto. Soy un Quesón. El Quesón del Hockey.



Carlos entonces levantó el palo de hockey y golpeó en la cabeza a Soto Pose, fueron dos, tres, cuatro, cinco golpes. La siguió golpeando una y otra vez. Le puso el palo en el culo, empalándola. Y con eso dio por concluido el asesinato. La sangre fluía por todos lados. Soto Pose había sido asesinada y el Carlos Retegui entonces tomó el Queso, y lo tiro sobre el cadáver de su víctima diciendo en voz alta:
-         Queso.
Con total frialdad e impunidad, el asesino se retiró de la escena del crimen.


Comentarios

  1. me gustan los cuentos quesones pero este es muy pelotudo

    ResponderBorrar
  2. siguen amasijando a los de CQC ojala pronto le llegue el turno a Andy Kuznetsoff y a Juan Di Natale, y que Ravelia Zamas se encargue de Mario Pergolini, a balazos

    ResponderBorrar
  3. Podría haberse aprovechado, ya que Martina estaba entregada y fuera de sí, pero fue efectivo. Sobre todo por ese detalle del empalamiento estilo hockey.
    Y Carlos Retegui merecía una intervención más.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Deborah De Corral