Carla Romanini, la Quesona Asesina 14/16 (Una Quesona desatada y desenfrenada)

LA SAGA DE CARLA ROMANINI, LA QUESONA ASESINA (14/16)
LA ASESINA DE MATÍAS ARADO, BAUTISTA ARANEO, MATÍAS TASÍN, MATÍAS DE SETA Y MATÍAS VAZQUEZ

He aquí unas breves crónicas de los últimos asesinatos de Carla Lucía Romanini, la Quesona Asesina, la sanguinaria rubia que asesinó y quesoneo a decenas de hombres

45) MATÍAS ARADO

Una sesión fotográfica es algo totalmente rutinario en la vida tanto de una modelo profesional como de un experto fotógrafo, algo habitual, carente de interés. No era la primera vez que la modelo Carla Lucía Romanini (@carlaromanini1) y el fotógrafo Matías Arado (@matiasarado) coincidían en una sesión de fotos, pero sí era la primera vez que, debido al distanciamiento social, estaban los dos solos, sin nadie más, solo ellos dos, Carla y Matías, o Matías y Carla, como prefieran.

Luego de sacar más de un centenar de fotos, el fotógrafo Matías Arado se dio por satisfecho. No fue sin embargo una sesión de fotos más, además de estar los dos solos, Carla lanzó todo el tiempo miradas obscenas y provocativas al fotógrafo, dignas de ser consideradas un auténtico acoso sexual.

- Ya esta, con estas fotos alcanza – dijo Matías.

- A mí – dijo Carla, lanzando otro gesto sensual – quiero algo más.

- ¿Algo más? – dijo Matías, algo nervioso, algo poco habitual en el - ¿A qué te referís?

- Tengamos Queso, perdón quise decir sexo, estamos los dos solos, aprovechemos.

- ¿Estas loca Carla? Yo tengo novia.

- “¿Yo tengo novia?”, ja, ja, ja, dale, la diversión siempre es buena, ¿No me vas a negar que nunca sentiste ningún atractivo por mí?

- Bueno, nunca lo pensé en estos términos.

En ese momento, y alejada de cualquier protocolo de distanciamiento social, Carla tomó a Matías de la cintura y empezó a toquetearlo todo, tras eso, el fotógrafo quedo mudo, y ella le arrancó la ropa, sí, le arrancó la ropa.

- ¡Carla! – exclamó Matías.

- Si fuera una violadora – dijo Carla – te violaría ahora misma.

Matías ya no pudo aguantar más, y entonces sí, se acostaron en un diván que había en un costado, y empezaron a tener sexo, fue algo bastante salvaje y bizarro, los dos estaban como apresurados, a pesar de que duro poco, disfrutaron mucho de aquel encuentro sexual.

Matías quedó exhausto, tirado en el diván, como si Carla además de darle placer, fuera una especie de dementor (1), solo que en vez de sacarle la alegría, le sacó la energía.

- ¿Sabes una cosa Carla? – le dijo Matías, exhausto por el sexo – Se dicen muchas cosas de vos, hay un idiota que publica cosas en internet, donde dice que sos una asesina, que amasija chabones, especialmente a tipos que se llaman Matías como yo. Dicen que acuchillastes a un influencer que se llamaba Matías Candia, eso esta muy difundido.

- Ja, ja, ja, ja, je, je, je, ji, ji, ji, jo, jo, jo, ju, ju, ju – río Carla al escuchar eso.

- ¿Te causa gracia Carla todo eso?

- Más gracia me causa que todo eso es tan cierto como este Queso – y Carla le mostro a Matías un enorme Queso que sostenía con sus guantes negros – y que vos Matías Arado, tal como Matías Candia hace algunas semanas, integrarás mi lista de víctimas, de chabones quesoneados.

- ¡Nooooooooooooooooooooooooooo! – gritó de terror Matías Arado.

Carla levantó el cuchillo y atacó al fotógrafo, fueron ciento cuatro puñaladas, una tras otra, tajos, cortes y heridas en todo el cuerpo de Matías Arado, que quedó ensangrentado como pocos.

- Queso – dijo Carla Romanini mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de su víctima – Matías Arado – y pronunciaba en voz alta el nombre de su víctima.

La asesina tiró el Queso, agarró sus pertenencias, y dejó con la impunidad habitual la escena del crimen. Un nuevo crimen a su largo historial de asesinatos, el número cuarenta y cinco. Carla Lucía Romanini, la Quesona Rubia, la Asesina de los Matías, como también la llamaban, había quesoneado de nuevo.

- ¡La Quesona Asesina ataca de nuevo! – tuiteo alguien en twitter, cuya identidad preferimos no mencionar.

46) BAUTISTA ARAMEO

Tras los asesinatos de Matías Candia y Matías Arado, Carla Romanini, la Quesona Asesina, se dio cuenta que ya no contaba con la impunidad con la que había gozado a lo largo de tanto tiempo,  y que le había permitido asesinar y quesonear a tantos chabones, hasta sumar cuarenta y cinco víctimas. Lo prudente era tomarse un tiempo de descanso, retirarse a algún lugar alejado, y desde allí permanecer un tiempo considerable inactiva. Pero su instinto criminal siempre le pedía más, y más, y más, por eso, Carla, era como una máquina de asesinar, sedienta de sangre, que lo único que hacía era pensar en quien sería su próxima víctima.

Una noche, Bautista Araneo, el modelo que hace payasadas y trabaja en el programejo de Guido Kazcka “Bienvenidos a Bordo”, se encontraba cambiándose en un vestuario, totalmente solo, dada las medidas de distanciamiento social existentes. De repente, como surgida de la nada, ante el apareció una figura, una rubia, cuasi desnuda, era Carla, Carla Romanini, la asesina.

-          ¡Carla! – Bautista reconoció a la modelo, muy reconocida en el mundo del modelaje - ¿Qué haces aca? ¿Cómo apareciste así casi de la nada?

-          No hubo nada sobrenatural, Bautista, se cortó la luz unos segundos, el tiempo suficiente para estar ante vos y parecer que aparecí como de la nada.

-          ¡Se hablan muchas cosas de vos! ¡Que sos una asesina, que amasijas chabones y le tiras Quesos! ¡Qué asesinastes a tu novio, a Emilio Di Marco! ¡Qué Pablo Sinema (que trabajo en este programa) fue asesinado por vos! ¡Y que amasijastes a decenas de tipos!

-          ¿Y vos que crees? ¿Qué soy una asesina?

-          Yo solo quiero coger con vos esta misma noche, y sos una asesina, asesiname.

-          No perdamos más tiempo entonces.

Bautista se entregó al sexo desenfrenado con Carla, que le chupó la pija al modelo, le hizo cosquillas en todo el cuerpo, lo golpeó con un latigo, le dio patadas en el culo, lo sometió como un varón domado, hasta que la penetró en forma salvaje y desenfrenada.

-          Sos la mejor amante que conocí – dijo Bautista – que pavadas esas cosas que dicen que sos una asesina.

-          Sí, que pavadas – dijo Carla – pero la verdad que tantas pavadas no son, soy una asesina, estimado Bautista, y te asesinaré.

-          ¡Nooooooooooooooooooooooo! – exclamó de terror el modelo, mientras Carla levantaba un enorme cuchillo, y se tiró sobre el muchacho.

Sesenta puñaladas, con brutales heridas en el estomago, el pecho y el cuello, además de cortes en todo el cuerpo. Así fue como Bautista Araneo fue asesinado por Carla Romanini.

- Queso – dijo Carla Romanini mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de su víctima – Bautista Araneo – y pronunciaba en voz alta el nombre de su víctima.

La asesina tiró el Queso, agarró sus pertenencias, y dejó con la impunidad habitual la escena del crimen. Un nuevo crimen a su largo historial de asesinatos, el número cuarenta y seis.

47) MATÍAS TASÍN

El asesinato de Bautista Araneo despertó una gran conmoción en la opinión pública, Carla se sentía perseguida, sabía que las huestes policiales del Comisario Miguel estaban tras de ella, por eso ahora sí, se refugió en una quinta alejada del conurbano, no quería salir, e intentó hacerlo. Estaba totalmente sola, sin sirvientes ni mucamas. Comenzó a sufrir una suerte de síndrome de abstinencia. Para colmo, la soledad y el silencio a la que estaba sometida, empezaron a hacerle mella, comenzó a tener visiones, los espíritus de sus víctimas, especialmente Pablo Sinema, Santiago Artemis, Matías Fioretti y Matías Candia, comenzaron a aparecerse ante ella, ensangrentados, clamando venganza.

-          Me vengaré – le dijo el especto de Matías Candia, que parecía salido de un pantano, todo ensangrentado, y con tres cuchillos clavados en el cuerpo, uno en el estomago, otro en el cuello y otro en la espalda – he sido quesoneado , volveré y mi espíritu clama venganza.

Carla al ver aquel espectro se aterrorizó, pero lejos de achicarse, se puso los guantes negros, tomó un cuchillo, un enorme cuchillo, y agarró un Queso. Salió a asesinar, como una cazadora furtiva sale en busca de su presa, ella salió en busca de su víctima.

-          ¡Un Matías! ¡Debo asesinar a otro Matías! ¡Por algo me llaman la Quesona de los Matías!

-          Matías Tasín – le dijo el espectro de Matías Candia – amante de Nicole Neumann, parece que también patea para el otro lado, lo involucraron con el Negro González Oro.

-          Matías Tasín – dijo Carla – será mi próxima víctima.

Tras un largo periplo, en el que debió manejar ella misma – ya no contaba con los favores de Nicolae Dumitrescu, el anciano mudo que le hacía de chofer – Carla llegó a Puerto Madero, semi oculta en capas y velos, para no ser reconocida. Entró a un edificio, y se dirigió directamente al departamento del tal Matías Tasín. Con la habilidad que solo las Quesonas (y los Quesones) poseen, Carla ingresó al departamento y al escuchar el ruido de la ducha, constató que Matías se estaba bañando. Queso y cuchillo en mano, la asesina se dirigió directamente al baño.

Matías Tasín disfrutaba de aquella ducha, cuando escuchó un ruido como si alguien ingresará al baño, corrió la cortina, y vio ante el a Carla, con el Queso y el cuchillo, como una cazadora dispuesta a terminar con su presa.

-          ¿Quién sos? – preguntó sorprendido y aterrorizado Matías Tasín.

-          Carla, la Quesona Asesina – fue la respuesta de la rubia, y tras eso, le tiró el Queso encima a Matías y cuchillo en mano, se tiró sobre el. Lo asesinó al estilo Psicosis, con unas cuarenta y cinco puñaladas, otro crimen brutal y feroz.

-          Queso – dijo Carla Romanini mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de su víctima – Matías Tasín – y pronunciaba en voz alta el nombre de su víctima.

La asesina tiró el Queso, agarró sus pertenencias, y dejó con la impunidad habitual la escena del crimen. Un nuevo crimen a su largo historial de asesinatos, el número cuarenta y siete. Carla Lucía Romanini, la Quesona Rubia, la Asesina de los Matías, como también la llamaban, había quesoneado de nuevo.

48) MATÍAS DE SETA

Acababa de asesinar a Matías Tasín, cuando Carla, la Quesona Asesina, salía de la escena del crimen, y dijo en voz alta:

-          Esta noche debo cometer otro asesinato. Otro Matías será asesinado y quesoneado. Menos mal que en el auto tengo los Quesos y los cuchillos suficientes.

-          ¡Noooooooooooo, Carla, nooooooooooooooooo! – le dijo el espectro de Matías Candia que se apareció ante ella - ¡Ya me asesinastes a mí, me quesoneastes, y a muchos otros! ¡Otro crimen será tu perdición! ¡No tirés otro Queso esta noche!

-          ¡Ya te asesiné una vez, Matías Candia! – exclamó la asesina - ¡Te acuchillé y te quesoneé! ¡Lo voy a volver a hacer!

-          Los espectros no podemos ser asesinados, porque ya estamos muertos – le dijo el espectro de Matías Candia.

-          ¡Queso! – gritó Carla, y tiró el Queso sobre el espectro, que se esfumó - ¡Ahora si a asesinar!

La víctima ya estaba elegida, un modelo, que respondía al nombre de Matías De Seta. No estaba lejos del lugar donde había asesinado a Matías Tasín. El modelo abrió la puerta del ascensor y vio ante el a Carla, con el Queso y el cuchillo en la mano.

-          ¿Quién sos? – exclamó aterrorizado al ver a la asesina, cuya actitud no daba lugar a dudas, venía a asesinarlo.

-          Vengo a asesinarte y a tirarte un Queso – dijo la asesina – soy Carla, la asesina de los Matías, aunque también asesiné a muchos chabones que tenían otros nombres.

        ¡Nooooooooooooo! – suplicó Matías De Seta y se arrodilló, mientras comenzaba a chuparle los pies a Carla - ¡Dadme placer si un condenado a muerte soy!

-          A un condenado a muerte no se le niega nada – dijo Carla.

Entonces cogieron, y cogieron de lo lindo, dentro del ascensor, el gozo y el placer fueron indescriptibles, pero aunque Matías creyó conocer la felicidad absoluta, aquel momento de éxtasis terminó.

-          Ahora sí morirás, asesinado serás, Matías De Seta – exclamó la asesina, y le clavó el cuchillo en el estomago, y luego lo apuñaló en forma salvaje.

-          Queso – dijo Carla Romanini mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de su víctima – Matías De Seta – y pronunciaba en voz alta el nombre de su víctima.

La asesina tiró el Queso, agarró sus pertenencias, y dejó con la impunidad habitual la escena del crimen. Un nuevo crimen a su largo historial de asesinatos, el número cuarenta y ocho. Carla Lucía Romanini, la Quesona Rubia, la Asesina de los Matías, como también la llamaban, había quesoneado de nuevo.


49) MATÍAS VAZQUEZ

Tras asesinar a Matías Tasín y a Matías De Seta, Carla, la Quesona Asesina, huyó del lugar, comenzó a sentirse perseguida, no por la policía, no la asustaban las huestes del Comisario Miguel, famosas por su torpeza e ineficacia, sí sentía temor por los fans y los haters de Matías Candia, el youtuber, que habían clamado venganza, y según se decían, estaban saliendo en patota con antorchas, para ajusticiar a Carla, un ajusticiamiento al mejor estilo medieval, querían quemarla en una hoguera, o al mejor estilo far west, colgarla en una horca.

-          Gente grasa – dijo Carla – como Matías Candia, gente de baja estofa, sí debo morir, debo ser quesoneada al estilo Quesón, no quemada en una hoguera, no colgada en una horca.

-          Seré vengado, mis fans y mis haters van por vos, Carla Romanini, mi asesina – le dijo el espectro de Matías Candia.

-          De ninguna manera. Nos encontraremos en los siglos de los siglos, y siempre te asesinaré, te asesiné en el antiguo Egipto de los faraones, en Grecia, en Roma, en el Medioevo, en el Renacimiento, en la época de Luis XVI, en la Revolución Francesa, en el siglo XX, es tu karma, Matías Candia, ser asesinado una y otra vez por Carla Romanini, ja, ja, aca, te tiró el Queso otra vez. ¡Queso!

Y al tirar el Queso, el espectro de Matías Candia otra vez se esfumo.

Mientras estas cosas pasaban, en una radio se encontraba el modelo y periodista Matías Vazquez (@mativazquezok), que estaba contando la historia de Carla, de la Quesona Asesina, de como había asesinado a cuarenta y ocho chabones, de como les había tirado un Queso, y de como estaba siendo perseguida por los fans y haters de Matías Candia.

Matías puso sus pies sobre la mesa mientras hablaba por la radio, cuando de repente, ante el, estaba Carla, la Quesona Asesina.

-          ¿Estabas hablando de mí, Matías Vazquez?

-          Sí, estaba hablando de vos, Carla, asesina serial de hombres, Quesona.

-          Vos estas muerto, a vos te asesinó Carla Conte, otra Quesona.

-          Ja, ja, ja, ja – río Matías Vazquez - ¿Cómo me va a asesinar Carla Conte?, si ella esta muerta, fue asesinada por Carlos Roa, la estranguló y la tiró un Queso.

-          Entonces sí ella esta muerta, yo estoy viva, y te asesinaré y te tiraré un Queso, Matías Vazquez, @mativazquezok. Es tu karma, ser asesinado por una Carla, Matías.

No hubo más palabras, sí hubo decenas de puñaladas, como una cazadora sedienta de sangre, Carla lo apuñaló en forma salvaje, le dio setenta y cinco cuchillazos, así fue asesinado Matías Vazquez. La víctima número cuarenta y nueve.

-          Queso – dijo Carla Romanini mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de su víctima – Matías Vazquez – y pronunciaba en voz alta el nombre de su víctima.

Al terminar aquel asesinato, otra vez el espectro de Matías Candia apareció ante ella.

-          No habrá víctima cincuenta Carla, mis fans y haters te encontraran y me vengaran.

-          ¡Noooooooooooooooo! – gritó Carla – Si tengo que asesinarte miles de veces, lo haré miles de veces, Matías Candia – y acuchilló al espectro, o al menos dio puñaladas en el aire, en el lugar donde creía ver al espectro - ¡Soy Carla Romanini, la Quesona Asesina! ¡Queso! – y tiró el Queso mientras gritaba - ¡Queso! ¡Queso! ¡Matías Candia! ¡Queso! ¡Queso! ¡Matías Candia! ¡Queso! ¡Queso! ¡Matías Candia!

Y siguió haciéndolo sin parar, asesinando y quesoneando a un espectro, desatada y desenfrenada, ¿Cómo seguirá la saga de Carla Romanini? Solo el Queso lo sabe.






Comentarios

  1. la asesina esta desatada, y cuando Carla se enoja, ojo, todos corremos riesgo de terminar acuchillados y con un Queso encima, gran relato, igual que el de ayer

    ResponderBorrar
  2. el relato me gusto, pero en su afán de asesinar, la asesina perdió clase, ahora es una simple cuchillera, que asesina todo el tiempo, buscando víctimas

    ResponderBorrar
  3. A Carlos Quesón le encanta escribir sobre esta asesina, pero al mismo tiempo me da la sensación que quiere darle un final a la saga, ¿Qué papel cumplirán los fans y haters de Matías Candia? Además, ¿Se contarán esos asesinatos históricos al estilo de “el karma de Ravelia” donde Matías Candia siempre fue asesinado por Carla en diferentes vidas? Buena idea, aunque repetida

    ResponderBorrar
  4. Era fija que Bautista Arameo terminaba asesinado por esta mina

    ResponderBorrar
  5. QUE BUENA QUE ESTA LA QUESONA, PARA PARTIRLA COMO UN QUESO

    ResponderBorrar
  6. te la pasas goleando Matías para encontrarle víctimas a esta mina

    ResponderBorrar
  7. Es un gusto leer un relato nuevo. Más si es uno de Carla Conte, la quesona morocha, o de la sexy y letal Carla Romanini, la quesona rubia.
    Aunque fueron relatos rápidos, casi que procedió en forma automática, desplegó su irresistible seducción concediendo el deseo final, antes de matarlos.

    No tendría que temer de las persecución de las fuerza del comisario Miguel, que es amigo de quesones, quesonas y Santillanas. Y tiene algo especial con la Marquesa de Ávila.

    Creo que no le van a faltar voluntarios para ser su chofer. Recuerdo que Futbolero Vélez pidió un relato, teniendo sexo con ella, sin ser quesoneado.

    El fantasma de Matías Candia podría ser un problema. Podría asociarse con Lady Katiyshka, para vengarse. Podrían capturarla a ella y a Carla Conte, para que sean perseguidas, atadas entre sí y casi sin ropa, por no quesones. Algún viudo como Pedro Alfonso. Y ellas defenderse, tirar quesos.

    Más relatos de ella y Carla Conte.

    ResponderBorrar
  8. como Carlos Quesón es de River y ya mató a Tévez, Palermo y otros bosteros en los relatos, seguro en cualquier momento sale "la asesina de Marcos Rojo"

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. y podría andar, pero por ahora no figura en los planes, jugó en la selección, mejor no

      Borrar
  9. Vi una película llamada En peligro. El personaje femenino se llama Carla Ponti. Y se insinúa que es una asesina. Lástima que la película es un desastre. Alfred J la habría hecho mejor.

    https://www.youtube.com/watch?v=d48ueeKpRgA

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Carlo Ponti es el nombre del esposo y del hijo de la bellísima Sofía Loren, símbolo de Italia, sin duda un homenaje (¿o burla?) a este gran productor de cine, es como que hagan aca una película y que el personaje se llama Carla Monzón o Carla Bianchi, je, je, sin duda que Alfred J la hacía mejor, ja, ja

      Borrar
  10. Algo que fue interesante, por el 2011, fue la promoción de Mortal Kombat 9, con unas modelos personificando personajes femeninos. Sonya Blade, Kitana y Mileena.

    Como Sonya Blale, Carly Baker
    https://www.youtube.com/watch?v=y_5Rte8Ux64

    Como Kitana, Rachelle Glover
    https://www.youtube.com/watch?v=8GwajWYFDHg

    Como Mileena, Danni Levy
    https://www.youtube.com/watch?v=vjkwUbLVS3s

    Hay material para quesos, por separados o conjuntos.
    Podrían retroquesos o algo en la actualidad, porque las modelos siguen activas. Carly Baker parece que pelea en la UFC.

    Serían víctimas que no parecen tan víctimas.
    Y podrían haberse entrenado para ser enviadas por Lady Katiusha. Y terminar muy mal. Un queson podría ser Carlos Schattman, con sus armas ninjas.

    ResponderBorrar
  11. Carla Vizzotti fue designada Ministra de salud. Aunque no es una quesona, las Carlas festejarán que una Carla haya ascendido. O deberían hacerlo.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral

El asesino de Viviana Canosa