El Asesino de Carla Gugino


Europa estaba conmocionada por el asesinato de bellas modelos. Como un reguero que se extendía por todo el viejo continente, desde Lisboa a Varsovia, y desde Liverpool a Napolés, las modelos aparecían apuñaladas y sobre su cadáver siempre había un Queso. La fuerzas euro policiales estaban sobrepasadas por esto y hablaban de una docena de crímenes. Pero la prensa en todos los idiomas de la UE sostenía que la cantidad de crímenes era el doble o hasta el triple de esa cantidad.
“El Queso Asesino de las Modelos” lo llamaban en España; "Il formaggio assassino dei modelli" en Italia; "Le fromage tueur des modèles" en Francia;  "Der Mörderkäse der Modelle" en Alemania; "Kaas moordenaar van Models" en Holanda; "The Killer Cheese of the Models" en las islas británicas ya fuera de la zona euro, etc, etc. 


El asesino, no era otro que el bello y seductor modelo Carlos achado Mattesich, un paraguayo exitoso y triunfador en la Vieja Europa. Con sus enormes pies talle 47, seducía a sus víctimas, las llevaba a la cama, las sometía a sus pies, tenían sexo, y finalmente las apuñalaba una y otra vez, hasta asesinarlas de mas de setenta u ochenta puñaladas. Al terminar, dejaba un Queso sobre el cadáver de las víctimas. Era un Quesón, como se suele llamar a esta clase de asesinos.
Carlos se encontraba en Holanda, en los Países Bajos, donde curiosamente lo habían contratado para hacer una serie de publicidades de Quesos. Carlos tuvo una jornada intensa después de muchas fotos y videos. Desde el pueblo de Almaark, famoso por el mercado de Quesos, Carlos regresó a Amsterdam a dormir en un hotel ubicado entre la Plaza Dam y la Central Station.


Estaba caminando por el pasillo de su piso del  hotel  cuando descubrió que la actriz americana Carla Gugino estaba justo en la habitación de al lado a la suya. A Carlos le llamó la atención.
- ¡Qué raro! ¿Qué hace Carla Cugino en Amsterdam justo al mismo tiempo que yo? ¿No será una asesina y vino a asesinarme sabiendo que soy el Quesón, el Queso Asesino de las Mujeres, el  Kaas moordenaar van Models como dicen aca? No tengo alternativa, debo asesinarla. Por un lado mejor, me faltaba un asesinato aca, en los Países Bajos, en Nederland.


Llegó la hora de la noche, y Carlos se aseguró, después de comer un buen Queso como cena, que Carla Gugino estuviera en su habitación. Aunque hacía mucho frío en Amsterdam aquel día de noviembre, el hotel estaba muy calefaccionado, el asesino entonces quedó desnudo con un bóxer y guantes negros como únicas prendas. Sacó un enorme cuchillo de sus pertenencias y por supuesto, un gran Queso holandés, y fue al cuarto de Carla Cugino.
Valiendo de trucos propios de un ladrón, no tuvo problemas en entrar a la habitación de Cugino. La actriz estaba acostada durmiendo, Carlos entonces le tiró el Queso encima.
- Maitei nena, sos peteĩ ojuka nahániri areko py'aherã kuera, katu aju akue asesinartepe ,aca ten kuera pe kesu, che kesu – le dijo en guaraní, que traducido al español es “Hola Nena, sos una asesina no tengo dudas, pero vine a asesinarte, aca tenes el Queso, mi Queso”.


Obviamente Cugino nada entendió, sino que gritó de terror. Carlos le tapó la boca con una mordaza, y sacando unas sogas del bolso que había llevado, comenzó a atarla de pies y manos.
Carlos entonces sacó sus pies y obligó a la chica a olerlos, besarlos, lamerlos y chuparlos, varias veces, después tuvo sexo con ella. Vale reconocer que aunque estaba atada, Gugino disfrutó mucho de la experiencia, y lejos de representar una tortura, fue todo un gozo para ella.


Finalmente, tras tener sexo con ella, el asesino levantó el cuchillo y la apuñaló salvajemente. Le dio unas ochenta puñaladas más o menos. Y al terminar le tiró el Queso.
- Queso – lo dijo en español y después en guaraní “Kesu” y en holandés “Kaas”.
Carlos abandonó el hotel esa misma madrugada y se dirigió a la Estación, donde tomó el primer tren a Bruselas. La mancha de sangre y quesos que estaba expandiendo en toda Europa continuaría…


Comentarios

  1. que glamour europeo tiene este paragua... eso sí en Amsterdam y a punto de un nuevo asesinato Quesón habla en guaraní

    ResponderBorrar
  2. debería haber una saga con este Quesón... un relato Quesón en una ciudad europea diferente

    ResponderBorrar
  3. Perversiones con Carla Gugino es algo superlativo, lo de dormirla, atarla es sumamente erótico. Se la vio así en El juego de Gerald.

    Y todo lo previo fue espectacular. Pero no estoy de acuerdo con que la hayas puesto como asesinada. Cuando el potencial es de asesina internacional, para matar a Maluma, por ejemplo.
    Claro que la muerte no es necesariamente el fin para Carlos y Carlas. Así que pido que reviva Carla Gugino, para sumarse a Carla Conte, Carla Rebecchi, Valeria Zama y su imitadora, para integrar el staff de quesonas.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. podemos decir en un relato posterior donde Carlos Machado esta en Bruselas que esta era una chica holandesa exactamente igual a Carla Gugino identificada como Freda Van Hanegem y que la verdadera Carla esta vivita y coleando en algún otro lugar de Europa

      Borrar
    2. Me gusta esa idea. Una fan de la Gugino que fue quesoneada por parecersele. Espero que no maten a la verdadera en próximos relatos, que siga viva.

      Borrar
    3. a ver Fauno... elegí al Quesón para "El Asesino de Pamela Sosa" ja ja
      a que famosas pueden quesonear Carlos Bernal (el Quesón Bailarín), Carlos Pagni (el pelado ex TN) y Carlos Gonella (El Fiscal Quesón) ja ja saludos!

      Borrar
    4. Víctimas del bailarín: Gisella Bernal, creo que no son hermanos.
      Ya mataron a Laura Fidalgo, pero podría hacerse una versión más interesante, co baile, sexo explicito, con el cuerpo de Laura Fidalgo contornsionandose en una forma que no parezca posible.
      Esmeralda Mitre, con aclamación de quienes la odian, aunque puede ser una víctima para Carlos Tevez, la elistita quesoneada por el jugador del pueblo.
      Mónica Farro, Andrea Ghidone.


      Víctima del fiscal, sin duda, Fernanda Herrera, la abogada hot. Dejó de aparecer en los medios. Y el motivo de eso puede ser que haya sido quesoneada.

      Víctima de Carlos Pagni: No ha sido muy efectivo con Mónica Ayos, le faltó estilo queson. Por eso le negarían a Maru Duffard y Luciana Geuna, que se merecen ser quesoneadas juntas, con una historia retorcida en que son pareja. Podría ser Fatima Flores, pero cuando esté bien producida, aceitada y desnuda para una producción fotográfica. Pagni debería usar un arma que no mate instantaneamete, que vaya devastando a la anatomia exuberante de la imitadora. Podría detallarse algo de ese proceso.

      Borrar
  4. El Carlos para Pamela Sosa tiene que ser brutal, no un estrangulador como Charly Alberti. Sino un acuchillador, podría ser uno que haya participado de la masacre de Sex and the city, uno de los mejores y más gore de los relatos. Podría ser Carlos Fernández Lobbe, quien ha acuchillado famosas. Podría hacer algo lento con Pamela Sosa, destruyendo su anatomía siliconada con cortes. Hasta que ella pida que termine con su agonía. Las patadas que han aplicado algunos Carlos podrían ser devastadores, podría agregarse golpes a los senos también siliconados.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Este Carlos además ha violado a Soledad Solaro, además de matarla. Podría hacer algo al estilo Irreversible.

      Borrar
  5. Puedes quedarte con tus quesos; pero con Carla Gugino no te metas. Carlita está para matarla... pero a besos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Eso mismo, pero complicado es lo que planteé. Pero parece que esta resulta una impostora.

      Borrar
  6. me gusta lo que propone el Fauno... que Carla Cugino asesine a Maluma... y que sea una muerte lenta... precedida de torturas medievales

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral