El Asesino de Brenda Asnicar


Se encontraba el basquetbolista Carlos Leonel Schattmann, jugador de Quimsa en la Liga Nacional, descansando en la tarde previa a un partido en una capital de provincia. Dicen que pasó una anciana caminando por ahí, mientras todos dormían la siesta. La anciana, con acento rumano, le dijo a Schattmann:
-         Soy Lady Dumitrescu. Brenda Asnicar está ahora en esta ciudad. Quesoneala. Tirale un Queso. El Queso que debió tirarle Carlitos Tevez. Esta en el Hotel Independencia.
Schattmann intentó contestar a la anciana pero esta se esfumó y cuando se dio vuelta, ya no estaba en el lugar. El basquetbolista fue entonces al hotel donde se alojaba, el Hotel Liberación, se puso los guantes, tomó el cuchillo, agarró un Queso enorme, muy grande, miró al espejo y dijo:
-         Voy a quesonear a Brenda Asnicar.
Tardó unos minutos en llegar al Hotel Independencia. El basquetbolista entró como si nada. El conserje intentó pararlo pero el botones, un empleado veterano del hotel le dijo:
-         Dejadlo, es Carlos Leonel Schattmann, gran basquetbolista.
El basquetbolista entonces preguntó:
-         ¿Dónde se aloja Brenda Asnicar? Vengo a tirarle el Queso que no le tiró Carlos Tevez.
-         Habitación 803 – dijo el conserje – la suite “Emperador Hirohito”.



El basquetbolista se subió al ascensor y llego a la 803. Tocó la puerta y Brenda Asnicar abrió y le dijo:
-         Hola, ¿Quién sos? ¿Y que es ese Queso que sostenes con tu mano?
      Asnicar contempló al basquetbolista, le llamó la atención el enorme Queso que sostenía en sus manos y el enorme tamaño de los pies de Schattmann.
Schattmann vio a Asnicar y le dijo:
-         No seré Carlitos Tevez. Pero soy un Carlos. Me llamo Carlos Leonel Schattmann y juego al básquet en Quimsa.
-         ¿Quimsa? ¿Y eso con que se come?
-         Se come con Queso, con este Queso, ja, ja, es un equipo de Santiago del Estero.
-         Entonces sos un Carlitos.
-         Sí, lo soy, aunque en el básquet todos me llaman Leo, me conocen como Leo Schattmann.
-         Veo que sos muy patón.
-         Calzo 48, nada comparado con los pies de mis tocayos y amigos Quesones Carlos Matías Sandes y Carlos Delfino.
-         ¿Quesones? ¿Qué son los Quesones?


-         Soy un Quesón. Me gusta el Queso, ja, ja, y me gusta mucho.
-         Quiero probar tu Queso, Leo Schattmann.
-         Probemos entonces el Queso, ja, ja, cojamos y cojamos bien. ¿Queres oler mis pies?
-         Con mucho gusto, señor Schattmann.
Asnicar se tiró al piso y comenzó a oler, chupar, lamer y besar los pies de Carlos Leonel Schattmann. Olían muy fuerte.
-         Qué Quesón que sos.
Schattmann le tiró el Queso. Un enorme Queso. El basquetbolista le dijo:
-         Ahora te cojo, Asnicar.
Asnicar se puso de rodillas, Schattmann entonces decidió cogerla por detrás, y le penetró el culo. Después la penetró por la concha. Jugaron un rato. Disfrutaron mucho. A Asnicar le gusto mucho, comenzó a decir:
-         ¡Vamos Leo! ¡Me encanta esto! ¿O te tengo que decir Carlitos ja ja?
-         Para vos Carlitos, ja, ja, no seré Tevez, pero soy un Carlitos, ja, ja.
-         Quiero más Carlitos, quiero más.
-         Y tendrás más.


En ese momento, Carlos Leonel Schattmann agarró el cuchillo, tomó a Asnicar del cuello, y cuando esta esperaba una nueva penetración que la hiciera gozar, el basquetbolista la degolló. Le cortó el cuello con un profundo corte de izquierda a derecha, y luego otro de derecha a izquierda. El chorro de sangre que salió del cuello de Asnicar fue enorme. Carlos Leonel Schattmann le dio un par de cortes más y creyó que ya no era necesario más.
Agarró el Queso y lo tiró sobre el cadáver de Brenda Asnicar mientras decía en voz alta:
-         Queso.
El basquetbolista abandonó la habitación, con el goce de haber cumplido con su rol de Quesón.


Comentarios

  1. y se la metió bien adentro como un triple Leo Schattmann

    ResponderBorrar
  2. este Quesón merece más cuentos

    ResponderBorrar
  3. No la hubiera elegido como víctima, me gustó cuando hacía de antagonista. Y creo algo de talento tiene. Pero Lady Dumitrescu es implacable. Y tiene algo de excitante quesonear a una de estas chicas. ¿Le tocará el turno a Laura Esquivel?
    Este Carlos en negarle lo que Brenda le pedía. Lo de degollar podría haber esperado un poco. Algunos Carlos son apresurados.

    ¿Que tal Cecilia Roth como víctima, por decir que se arrepintió de haber dicho que sí? Podría ser ahogada en una bañera y arrojada desde la ventana de un hotel.

    ResponderBorrar
  4. que grande continua la saga!!!

    ResponderBorrar
  5. moboo tu cuento, menos mal que no soy famosa

    ResponderBorrar
  6. ¿También Natali Fassi recibirá un queso debió tirarle Tevez?

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. puede ser... Schattmann se encarga de tirar los Quesos por ahí donde anduvo Carlitos

      Borrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Deborah De Corral

El Asesino de Yanina Zilly

El asesino de Viviana Canosa