El asesino de Majo Martino


El entrenamiento de Tigre había llegado a su fin. Era un martes a la tarde, y Carlos “el Chino” Luna el goleador del equipo quería divertirse. En realidad deseaba Quesonear a alguna mina. Era un Quesón y lo quería hacer.
Sabía que tenía esa tarde o noche como oportunidad. Tigre jugaba el viernes un partido ante Gimnasia y Esgrima La Plata. Un partido que según Enrique Macaya Marquez iba a cambiar la historia del fútbol argentino.
“Habrá un antes y un después” dijo Macaya Marquez.



“Pero Macaya” le dijo Araujo “Gimnasia estaba duodécimo, Tigre en el puesto decimosexto, no pelean el descenso, lejos de la punta, ni chances de llegar a la Copa Sudamericana…”
“Reitero habrá un antes y un después”
Pero no desviemos la atención y regresemos a los deseos Quesones de Carlos “el Chino” Luna…
Se dice que el “Chino” Luna siempre llevaba un revolver 45 con silenciador, guantes negros y una horma muy grande por cierto de Queso Pategras, con cáscara roja…
El Chino Luna recorría con su auto la zona norte del Conurbano Bonaerense. Esto que ocurrió a continuación fue en una estación de servicio quizás en Beccar o en Boulogne, no muy lejos del Hipódromo de San Isidro, en el feudo de la familia Posse.
El Chino Luna bajó del auto a cargar nafta, varios pibes del lugar lo reconocieron y le pidieron autógrafos…



El goleador de Tigre firmó con entusiasmo
“Sos grande Chino”
Un tipo grande que estaba con los pibes, medio pelotudo para sus sesenta años, se acercó al Chino Luna y le dijo:
- Y pensar que sí fueras yanqui serías “Charlie Moon” ja ja ja
Luna lo contempló como diciendo “que idiota” y algo le estaba por decir cuando ante él pasó una chica… el Chino Luna quedó extasiado…
Era Majo Martino, periodista hot panelista de C5N y Este es el Show. El Chino Luna la vió y no pudo aguantar, ahí mismo escondido detrás de su auto, y tratando de que nadie lo viera, se hizo la paja con el Queso, el mismo Queso que pensaba usar para Quesonear, mientras miraba a Martino sin sacar los ojos de encima…



Para colmo, Martino no se iba nunca del lugar. Parecía necesitar todos los servicios del lugar. Nafta, goma, aceite, todo, el Chino Luna, estaba contento con la paja, hasta que escuchó una voz atrás de él…
- ¡Chino! ¿Qué estas haciendo?
Carlos Luna se levantó del lugar y salió, medio avergonzado de que lo hubieran descubierto, mientras observaba a Majo Martino.
- No tengo alternativa. Debo Quesonearla. 
Debía obrar con rapidez. Majo Martino estaba en un costado, donde nadie la veía a ella ni al Chino Luna.



Carlos Luna se puso los guantes negros, tomó el revolver y siempre sosteniendo el Queso, se acercó a Majo Martino.
- Hola – le dijo.
- ¿Vos sos? – le preguntó la chica.
- Carlos Ariel Luna. El Chino Luna. Goleador de Tigre y del fútbol argentino.
- Ja, ja, con esa caripela? Meteme un gol.
- Con mucho gusto.
Y entonces Carlos Luna sacó el revolver, el Queso y disparo, no una, sino ocho veces…
¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!
Así se hubieran escuchado los balazos, pero nadie escuchó nada, porque el Chino Luna usó como un doble silenciador, pues al silenciador común, agregó el Queso, las balas atravesaron los agujeros del Queso e impactaron en el cuerpo de la chica.



Carlos Luna contempló al cadáver de su víctima, tomó el Queso, lo arrojó sobre el cadáver mientras decía en voz alta:
- Queso.
Gran satisfacción sentía el Chino Luna. Los empleados de la estación de servicio no vieron nada. No tardaron en descubrir el cadáver, pero el goleador de Tigre no tuvo problemas en huir del lugar mientras disfrutaba del Queso que había tirado.
Rato después declaró en “La Oral Deportiva”:
“El viernes cambiaremos la historia del fútbol argentino en este trascendental partido ante el Lobo”.
“Conmoción por asesinato de mediática conductora” difundieron los medios consternados por el asesinato de Majo Martino.


Comentarios

  1. capo, me dan hambre tus relatos

    ResponderBorrar
  2. te dejo unos QUESOS

    ResponderBorrar
  3. La verdad que mirándolas imágenes me viene un hambre bárbaro
    Y hay de varios tipos de queso
    Muy bueno el Cuento

    ResponderBorrar
  4. “Pero Macaya” le dijo Araujo “Gimnasia estaba duodécimo, Tigre en el puesto decimosexto, no pelean el descenso, lejos de la punta, ni chances de llegar a la Copa Sudamericana…”
    “Reitero habrá un antes y un después”

    jajajaja muy buena

    ResponderBorrar
  5. Es aburrido, Majo ni se dio cuenta. Ahora son mejores los relatos.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral