El Asesino de Natalie Perez


Erase una vez un muchacho de 19 años que estaba en su primer trabajo. Lo llamaremos Benja, quizás porque se llame Benjamín, y no en homenaje a Benjamin Franklin, sino porque era un nombre demasiado de moda en su generación. 
Trabajaba de cadete, pero no cadete de un banco o de una oficina, menos un delivery, sino un Sex Shop. Y por eso se había acostumbrado a pedidos extraños. Esta vez debía llevar un par de productos, lencería en realidad, algunas tangas eróticas a un personaje de cierta resonancia mediática, Natalie Perez.
¿Quién es Natalie Pérez? Una actriz y cantante argentina. Es mayormente conocida por sus papeles en las series Graduados, Guapas y Esperanza mía, su protagonismo en la serie Consentidos y su protagónico en la telenovela Las Estrellas, uno de los grandes fiascos de la TV en aquellos años.
“Se nota que después de semejante fracaso la mina se quiere divertir un poco” pensó Benja mientras se dirigía al lugar donde vivía la cosa esta.
Benja vivía en Lanús y era hincha del Granate. Por eso reconoció al jugador Carlos Izquierdoz, el Cali, mientras caminaba por la calle. Izquierdoz ya no jugaba en Lanús, sino en México, pero se nota que estaba de vacaciones en la ciudad.



“El Cali” pensó Benja “Ma sí yo voy y le pido un autógrafo”. Mientras se acercaba al futbolista, a Benja no le llamó la atención la altura, sabía que el Cali era bastante alto (1,88) pero le llamó la atención el enorme tamaño de los pies. Muy  grandes. “Qué patón que es mamita” pensó Benja.
- Hola Cali.
- ¿Eh, quien sos pibe? Carlos, me llamo Carlos.
- Bueno, Carlos. ¿Me firmas un autógrafo?
- ¿Porqué?
- Dale, soy de Lanús
- Bueno, dale, pero no me hinches.
A Benja no le hizo ninguna gracia el maltrato de Carlos Izquierdoz pero ya estaba jugado y se la bancó. Carlos empezó a firmar el autógrafo cuando vio el paquete que llevaba Benja.
- ¿Qué es eso?
- Soy cadete de un sex shop, se lo voy a llevar a una mina que trabaja en la TV
- ¿Quién?
- Natalie Perez, estuvo en un programa que no lo veía nadie…
- ¿Natalie Perez? A ver…
Izquierdoz quedo pensativo, y le dijo a Benja:
- ¿Cuánto te pagan por menos?
- ¿Y a vos que te importa Carlos?
- Mira que te voy a ofrecer algo…
- ¿Qué?
- Ese paquete. Te doy tres mil pesos. Aquí y ahora. Yo le llevó ese paquete a esa mina.
- Bueno dale Izquierdoz, dame la guita y listo.
- Toma – y Carlos le dio la plata – gástatela en lo que quieras, minas, travestis, porros, birra, lo que sea, pero ese paquete lo llevó yo.



Así fue como Carlos Izquierdoz se encontró con la oportunidad que buscaba, casi por azar… pero antes de hacerlo tomó otro paquete, y con los dos paquetes, el suyo y del delivery fue al departamento de Natalie Perez… y se puso el disfraz, el del asesino de “Scream”, pero sin la máscara puesta, aunque la llevo con el…
Así llegó al domicilio de la chica, Carlos tocó el timbre…
- Hola – una chica con traje de baño salió a atender a Izquierdoz – sos del Sex Shop no?
- Sí – contestó Izquierdoz.
- Dale, pibe pasa, como te llamas?
- Carlos.
- Soy Natalie. Dejame las cosas ahí.
Para sorpresa de Carlos, el departamento de Natalie era como un mini sauna, y la chica lo estaba usando.
Para sorpresa de Natalie, la extraña ropa de Carlos, la ropa del sasesino de Scream le llamó la atención…
- Dejame el paquete ahí…
- Espero os guste – dijo Izquierdoz.
- ¿Estas disfrazado?
- Sí.
- ¿Porqué?
- Porque me gusta.
- Qué patón que sos pibe – la chica pareció cambiar el tema de la conversación.
A Carlos Izquierdoz no le agradó que le llamaran “pibe” y ahí no tuvo dudas… tenía que Quesonear a esa mina… pero no en ese momento… El Cali se dio cuenta que la chica no lo conocía… solo lo conocía la gente del fútbol… 



- Soy patón, calzo 45, pero más que patón, soy Quesón, mis pies huelen a Queso.
- ¿En serio?
- ¿Tenes dudas?
- Quiero oler los Quesos. Pero primero me voy a poner esa tanga erótica que me trajiste…
Y se la pusó. La chica se recostó en el mini sauna, mientras Izquierdoz sacó sus pies y los puso encima de ella. Olían a Queso. Era muy fuerte.
- ¡Como huelen a Queso! ¡Me encantan!
Natalie Perez quedo fascinada con el olor a Queso de los pies de Carlos Izquierdoz.
- ¿Me coges Carlos?
- Obvio nena. Lo voy a hacer con la careta puesta. ¿Qué te parece?
- Hacelo.



Carlos Izquierdoz se puso la máscara de Scream. A Natalie le encantó.
- Hay una película con un asesino así.
- Hay varias. Es “Scream”
- Cogeme Carlos, cógeme…
Izquierdoz la cogió y le dio mucha satisfacción a Natalie…
Terminaron y a ambos le rodeaba una situación de plena felicidad… Carlos fue a buscar su paquete…
Natalie estaba tan feliz que no se dio cuenta que Carlos sacó un cuchillo, menos aún pudo ver que en el paquete donde estaba el cuchillo había un Queso muy muy grande, el futbolista empezó a acercarse hacia ella en forma sigilosa…
Ya no tenía la máscara de Scream, pero sí el resto del disfraz y los guantes negros incluídos, Natalie no se dio cuenta que Carlos se acercaba a ella con un cuchillo…
Cuando pudo advertirlo, ya era muy tarde, Izquierdoz le estaba clavando el cuchillo en el pecho.



El futbolista le hundió el cuchillo en la teta izquierda, luego en la derecha, a continuación, le hizo un impresionante corte en el estomago, de izquierda a derecha primero, de derecha a izquierda después, otro corte en el cuello, la mujer nada pudo hacer solo seguir siendo apuñalada por el futbolista, que continuó su sangrienta labor, hasta totalizar cuarenta y cinco puñaladas.
Carlos Izquierdoz contempló al cadáver de su víctima, tomó el Queso, lo arrojó sobre el cadáver mientras decía en voz alta:
- Queso.
Y abandonó la escena del crimen con total impunidad.
Una felicidad plena lo invadía. El Cali Izquierdoz estaba vivo no solo en México, donde cada tanto se reportaba algún crimen Quesón, también en Argentina…

Comentarios

  1. nunca entendí el fundamento empírico de los relatos quesones, no son graciosos. si me explicas...

    ResponderBorrar
  2. No será muy extrañada, nunca ha sido muy mencionada.

    ResponderBorrar
  3. Y ahora tiene un valor extra que la haya asesinado Izquierdoz. Evitó que inicie una mediocre carrera musical, evitó que componga una lamentable canción De a dos. Y junto con El asesino de Julieta Díaz, evitó que se haga Pequeña Victoria.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Deborah De Corral