El Asesino de Florencia Bertotti


Ocurrió en un fin de semana que no había partidos por el Campeonato, cuando hay fechas FIFA, y hace rato ya que Carlos Tevez, el Jugador del Pueblo, no integra las selecciones nacionales, por eso para el era un fin de semana libre. Carlitos aprovechó para ir al teatro con sus chicos, junto a su fiel mayordomo y chofer, Perkins, que lo trajó de Inglaterra.
Fueron a ver un espectáculo infantil, “El Regreso de Floricienta” con Florencia Bertotti. Para pasar desapercibido, dado que era un auténtico ídolo popular, Carlitos entró a la sala apenas un minuto antes de que empezará la función, y se sentó en la última fila.
El único que lo reconocio y lo hizo entrar al teatro, el Oficial Carlos Gabriel Cáceres le dijo a Carlitos: 
- ¿Te acordas Carlitos de la actriz esa pelotuda que hacía de Floricienta? Podrías hacer un príncipe, que tal el Apache Tevez en el País de las Fantasías?, ¿La viniste a ver?
- Síiiii, señor policía – contestó Carlitos, mientras una voz empezaba a anunciar el inicio del espectáculo.
- ¡Y ahora! ¡El Regreso de Floricienta! – anunció la voz.



Las luces se apagaron, y el espectáculo iba a comenzar. Salió una artista española, y comenzó a cantar, la famosa canción española “Ojos verdes”.
Ojos verdes, Verdes como l'arbahaca, verdes como er trigo verde, y el verde, verde limón.
El público, mayoriamente infantil, comenzó a gritar:
- ¡Queremos a Floricienta! ¡Queremos a Floricienta! ¡Qué se vaya la gallega!
La española, lejos de achicarse por los gritos de la plebe, terminó su canción y empezó ahora a cantar otra canción del mismo estilo, “La Lirio”.
La Lirio, la Lirio tiene, tiene una pena la Lirio, y se le han puesto las sienes, moraítas de martirio.
A la española la silbaron y abuchearon, una voz dijo:
- Sentimos informar, pero debido a una medida gremial de la CGT, la función ha sido suspendida. No devolveremos el dinero, la misma será donada a la Fundación Vandor para Descendientes y Familiares de Dirigentes Gremiales.
Ahora, las protestas del público aumentaron, ya era un motín, un quilombo total, una gorda, que estaba con sus siete nietos, gritó:
- ¡Hay que quemar todo! ¡Me gasté toda la jubilación para esta mierda! ¡Hay que quemar todo!



Descontrol total, Carlitos, que seguía de incognitó, le dijo a su chofer:
- Perkins llévate a los pibes, yo me quedo.
- Ok, Mister Charles – dijo el mayordomo inglés, que se fue con los pibes de Tevez.
El teatro ya era una especie de guerra, la gorda empezó a quemar los asientos, una pelea de todos contra todos, Carlitos se paró y se acercó a los vestuarios, la vio a Florencia Bertotti, y le dijo:
- Qué quilombo que armaron. Los pibes están furiosos. ¿Qué paso, hay huelga de la CGT?
- Vos sos Carlitos Tevez – le dijo Bertotti.
- Sí, y vos sos una forra que caga a los chicos, no tenes vergüenza.
- Y vos sos el Jugador del Pueblo, o el sirviente de los gorilas, que mierda sos, decime.
- Chupame la pija – le dijo Tevez.
- Con mucho gusto – le contesto Bertotti – dale vení para aca.
Se fueron a un costado, Bertotti se pusó de rodillas, y empezó a chuparle la pija a Carlitos, con fuerza le hizo la fellatio, despues los pies, con mucha intensidad, empezó a acariciar al Apache, una y otra vez, este le tocó los pezones, la concha, el culo.



- Pucha que sos fea – le dijo Carlitos.
- ¿Y vos quien sos? ¿Brad Pitt?
- Vos sos una soreta.
- Y vos el jorobado de Notre Dame.
- Ya ves a ver Florencia Bertotti.
- Anda a la mierda, Carlitos.
Carlos entonces la penetró por la vagina, gozaron del sexo un rato, mientras se insultaban todo el tiempo, al terminar, Bertotti quedó exhausta, tirada sobre el piso.
- No entiendo que haces aca, Carlos, yo leí que hubo minas que te asesinaron, que te tiraron un Queso (1).
- Son solo Relatos Quesones, ficción pura, en la realidad, el que tira los Quesos soy yo.
- ¿Qué Quesos tiras?
- Este – Carlos Tevez, con guantes negros, sacó un revolver con calibre 45 con silenciador, y apuntó a Bertotti, comenzandole a disparar.
- Queso, Queso, Queso, Queso, Queso, Queso, Queso, Queso – dijo Carlos diciendo “Queso” cada vez que tiraba un balazo, y al terminar, con el cuerpo de Bertotti en el piso, cubierto de sangre y balazos, el Apache tiró el Queso.
- Queso – dijo en voz alta Carlos Tevez.



El futbolista salió de aquel lugar, tras haber asesinado a Florencia Bertotti. A todo esto, el teatro ya no existía más: el incendio desatado por la gorda hizo que todo quedará consumido por las llamas. Por suerte, no se reportaron víctimas fatales, por el incendio claro, y hasta la artista española, sobrevivió, y vio el cadáver de Florencia Bertotti.
- ¡Qué bueno! ¡Por algo soy La Marquesa de Avila!
El Oficial Caceres lo vio a Tevez salir en medio del humo y de las ruinas.
- Qué suerte Carlitos, estábamos preocupados.
- Yo no estuve aca, estoy de incognito.
- Es verdad.
- Very dificul.
- Very dificul – dijo Cáceres.
- Volvió todo a la normalidad – dijo Carlitos y se fue del lugar.



Comentarios

  1. ¿La cantante española era la Marquesa de Avila?

    Tevez podría tener un problema con los hijos, les quesoneó a la actriz que iban a ver.
    Como estaba regalada, mientras intercambiaba insultos.

    El fuego podría servir para deshacerse del cádaver. Y tal vez haya sucedido así, cuando el fuego llegue por donde quedó. Con estos relatos, Florencia es un nombre peligroso para una famosa. Tiene la mayor cantidad de víctimas.

    ResponderBorrar
  2. la cagaron a tiros a Floricienta

    ResponderBorrar
  3. que grande Carlitos Tevez!

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Deborah De Corral