La Asesina de Nicolás Cabré


Gran conmoción generó en la opinión pública el asesinato de Mariano Martínez (1), casi tanto como el de un joven paralítico y modelo, Eric Schaunvinhold (2). Se hablaba de una asesina que había ejecutado a Martínez y a Schaunvinhold. Y hasta circuló un identikit con el rostro de la supuesta asesina.
- Que cosa estos asesinatos – dijo Carla Conte en su programejo de Canal 9 – y dicen que el dibujo que difundió la policía, la asesina se parece a mí.
- Ja, ja – río Rodrigo Iussich – me resulta curioso pensar que vos sos la asesina.
- Todo puede ser – dijo Carla Conte en forma misteriosa.
A Carla le llamó la atención la enorme repercusión de aquellos dos asesinatos, y que en cambio, los medios ignoraran el asesinato de Alejandro Lerner (2), ejecutado a balazos el mismo día, y en el mismo lugar, que Eric Schaunvinhold. Carla buscó info en google, nada decían de aquel crimen, y en el perfil de Alejandro Lerner en Wikipedia, decía:
“Retirado de la vida pública y artística, dicen que estaría recluido en un viejo castillo de Rumanía, propiedad de la familia Dumitrescu, sin nuevos trabajos a la vista”.
- ¡Qué raro! – exclamó Carla Conte. Y lo más curioso es que el crédito de aquella info de Wikipedia se la atribuía “Las Santillanas”.
Ya por la noche, mientras la policía seguía difundiendo el identikit de la asesina, Carla se encontraba en su departamento. Se quedó dormida y tuvo un sueño muy extraño…



Cuatro mujeres iguales a María Laura Santillán rodeaban a Carla Conte y la llevaban a una especie de tribunal, donde las Santillanas la juzgaban, en medio de la multitud…
- ¡Asesinó a un paralítico! ¡Merece la muerte! – dijo una de las Santillanas.
- ¡Que le tiren un Queso! ¡Asesinaron a su gemela perdida y oculta, pensando que era ella, ahora que le toque a ella! – otra de las Santillanas.
- ¡Que le prohíban seguir asesinando chabones! – dijo la tercera Santillana - Despues del paralitico, siguió asesinando, a Lerner primero, a Martínez despues.
- Debemos votar. Carla Conte. Debe ser condenada o liberada. Si es condenada, será asesinada por Carlos “el Bebe” Contepomi, si es liberada, seguirá asesinando porque es una asesina – dijo la cuarta Santillana.
Las Santillanas votaron. Dos a dos. Dos por la condena, dos por la liberación.
- Que lo decida Nicolae Dumitrescu, señor de las Santillanas – dijo una de las Santillanas.
- Liberada – sentenció Nicolae Dumitrescu – Carla es una asesina y seguirá asesinando. Espero no ser yo una de sus victimas ja ja.
- Ya asesinó a dos Nicolás, a Nicolás Ochiatto (3) y a Nicolás Gutierrez Magaldi (4).
- Que haya un tercero entonces. Un tercero, pero solo uno más, no debe haber un cuarto.
- ¿Quién?
- Que lo elija ella – sentenció Nicolae Dumitrescu.



Carla se despertó sobresaltada, ¡Qué sueño extraño!, se levantó y como siempre fue a Canal 9, como era habitual, llevó guantes negros un revolver, un silenciador, un puñal, una soga, y un Queso.
- Nicolás – pensó Carla – a ver… Nicolás Cabré, Nicolás Vazquez, Nicolás Riera, Nicolás Domingo, Nicolás Del Caño, Nicolás Gaitán, Nicolás Furtado, hay muchos, al primero que se crucé en mi camino… ¡Queso!
Y así pasó la tarde, y llegó la noche. Carla Conte fue a un importante evento, en un hotel céntrico de la Capital, a la cual concurrían muchos políticos, además de gente del deporte y del espectáculo.
- Ja, ja – pensó Carla – sí me cruzó a Nicolás del Caño en el ascensor, produzco una conmoción en la política, con ese zurdo gorila, bang, bang, bang y Queso, Queso, ja, ja.
Llegó tarde al evento, se metió al ascensor y para su sorpresa, o quizás no tanto, en el ascensor estaba… ¡Nicolás Cabré!
- ¡Nicolás! – exclamó Carla.
- ¿Qué haces piba? – dijo Cabré, en tono sobrador, algo habitual en su personalidad.
La asesina lo miró fijamente, pensó en sacar el arma y disparar, diciéndole antes “Esto te lo manda Eugenia Tobal”, pero prefirió esperar. 



- Ví que hicistes una nueva novela – le dijo Carla. Ya sabemos que en el Mundo Quesón las ascensores son eternos, y parecen tener una dimensión diferente al tiempo – tu personaje se llamaba Carlos. “Tu parte del trato”.
- ¿Y que te pareció piba? – le dijo Cabré.
- No la ví (5).
- Mirala entonces – dijo Cabré – y despues habla – el ascensor se detuvo – déjame pasar piba.
- No vas a pasar un carajo, pibe – le dijo Carla. Y para sorpresa de Cabré, vio que “la piba” lo estaba apuntando con un revolver con silenciador.
- ¿Qué haces loca?
- Me hubiera gustado tener sexo con vos antes de hacer esto. Pero me das asco, Nicolás Cabré, y aca termina todo. Hace de cuenta que esto te lo manda Eugenia Tobal.
- ¡Nooooooooooooooooooooooooo! – gritó aterrorizado Nicolás Cabré.
¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! 
Ocho balazos que impactaron en el cuerpo de Nicolás Cabré, con heridas en todos lados. La asesina sacó un Queso de sus pertenencias y lo tiró sobre el cadáver de su víctima.
- Queso – dijo Carla Conte, y con total impunidad se alejó de la escena del crimen, no sin antes decir en voz alta el nombre de su víctima – Nicolás Cabré.



(5) El autor de estas líneas no vio aún esa serie, por eso no hace mención a su trama

Comentarios

  1. quizás merecía una muerte más cruel, no algo tan rápido, igual excelente Carla Conte

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. sí, Carla debería haberlo metido en una olla de aceite hirviendo

      Borrar
  2. La Niña de Embajadores24 de diciembre de 2019, 04:24

    siempre me pareció un sorete, bravo por la asesina!

    ResponderBorrar
  3. Para una próxima vez. Carla podría soñar que las Santillanas la rodean para tener sexo con ella. Y le digan:-Te pareces a mamá, la Santillán original. -Pero vos estás más dotada-acota otra- y todas la manosean.
    No sería tanto sacrificio para Carla, con el relato con Andrea Rincón.

    Que letal estuvo Carla. Y esa frase sirvió. Un bien por la ficción.

    ResponderBorrar
  4. al final a Carla Conte le salió gratis haber asesinado a ese pobre paralítico, en fin, quizás así se demuestra lo cruel que es como asesina

    ResponderBorrar
  5. Posibles condenas para Carla Conte.
    -Que se raptada por las Santillanas (¿Solo son cuatro o hay más?). La idea inicial sería entregarla para ser juzgada. Pero se tientan y deciden poseerla como lo hicieron con un par de Florencias.
    -Dejar que caiga en alguna trampa, algo como que le pongan algo en un vaso en que va a brindar por su queso. Y quede en poder de su potencial víctima. Y entonces aparece otra Carla, que liquida. Con rabia de esta chica, que ve como otra completa su trabajo. Y luego recibe al antídoto.
    -Variante. Recibe el antídoto. Y ambas Carlas completan el trabajo.
    .La amenaza sería un fin de semana en la cárcel Charlotte Corday, quedando en poder de Astrid, las carceleras. Y los clones de Sabrina Rojas y Alejandra Martínez.
    -Que participe en Bailando por un queso, que Tineli le corte la pollerita, sin quejas. Y bailar con parejas que ella no elija. Con los cuales tener sexo antes de liquidarlos. En un baile de a tres, podría bailar con Carla Romanini. Ambas tirarían un queso.

    No tiene sentido liquidarla, porque sería clonada. Y surgirían las ClonteCarlas. Y seguramente las Santillanas no querrían esa competencia.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Antonela Ramírez

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Romina Ricci

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral