El Asesino de Alessandra Ambrosio


Lisboa, la bella capital de Portugal. La tierra del fado, un popular género de canciones típicas de aquel país de navegantes. El modelo Carlos Machado se encontraba caminando por aquellas calles, y al llegar a la Praça do Comercio, se puso a completar el río Tajo, mientras escuchaba a una cantante de fado entonar la popular canción Uma casa portuguesa, inmortalizada por Amalia Rodrigues.
É uma casa portuguesa, com certeza! É, com certeza, uma casa portuguesa!
Carlos se acercó, a la cantante la rodeaba un nutrido grupo de turistas, casi todos ellos yanquis. El modelo creyó reconocer a la cantante, cuando termino el fado, después de recibir unos buenos dólares, se acercó a la cantante.


- ¿Usted es…?
- La Marquesa de Avila.
- ¿Qué hace en Portugal?
- Es mi segunda patria, soy española, en Portugal juego de local también. Mirá te lo digo, como lo dicen aca, en Lisboa É minha segunda pátria, sou espanhola, em Portugal também jogo local. Os digo Carlos, hermoso Carlitos, pero yo debo preguntar que hace aquí.
- Victoria’ Secret me contrató, haremos una producción fotográfica.
- Esa empresa le debe dinero, millones de euros y dólares a la Fundación Dumitrescu. No se la pueden llevar de arriba. Tu eres un Quesón. 
- Por supuesto, soy un Quesón, y me siento orgulloso de ser un Quesón.
- Seguiré cantando fado, deja unos buenos dólares, estos yanquis pagan por cualquier giripollada.
Carlos continuó su camino regreso al hotel. Quedó pensando lo que le dijo la Marquesa, camuflada ahora de cantante callejera, al mismo tiempo recordaba una fanfiction que leyó donde varias famosas eran violadas. Un relato muy interesante: media docena de modelos eran secuestradas precisamente en Portugal (no en Lisboa, sino en Estoril) y eran violadas por una serie de faunos que aparecían en el relato como por arte de magia, en honor de una vieja gitana portuguesa, de la sangre calé, emparentada con los gitanos de Sevilla.



Carlos regresó a la habitación, sentía que estaba perdiendo el tiempo, Lisboa no era para quedarse encerrado ahí, tenía ganas de salir, de divertirse, de ir a algún lado con mucho fado, le gustaría participar de alguna orgía, como aquellos faunos del relato. Abrió su equipaje, y tomó un enorme cuchillo, un cuchillo de caza muy grande, con eso cortó un Queso, uno de los Quesos que tenía, y se comió un buen trozo de Gruyere.
Justo, en ese momento, tocaron la puerta de la habitación. Carlos la abrió ante el estaba la supermodelo y actriz brasilera Alessandra Ambrosio, muy cómoda en Lisboa, por estar en una tierra donde se habla su idioma.
- Boa tarde, sou Alessandra Ambrosio, qual é o seu nome garoto, você é uma das modelos né? queres vir a uma festa, com muito fado e cerveja, os modelos de Victoria 'Secret, passados, atuais e futuros que te convidamos, para a festa do fado, em homenagem a Amalia Rodrigues (Buenas tardes, soy Alessandra Ambrosio, como te llamas muchacho, eres uno de los modelos verdad? quieres venir a una fiesta, con mucho fado y cerveza, las modelos de Victoria' Secret, pasadas, actuales, y futuras te invitamos, a la fiesta del fado, en homenaje a Amalia Rodrigues).
- Soy Carlos, claro que voy a la fiesta del fado, yo soy paraguayo – contestó el modelo, nacido en Asunción.
- Vos sos paraguayo, Brasil siempre le gana a Paraguay en las eliminatorias o en la Copa América -  le dijo Alesssandra en un portuñol a Carlos, que contestó: 
- Pero hoy el que te va a llenar de cuchillazos soy yo.
- Ja, ja – río Alessandra que en su portugués no entendio el significado de “cuchillazos” – colocar esse disfarce e vem comigo para a festa (ponte este disfraz y ven conmigo a la fiesta).


La modelo entregó a Carlos un disfraz: era el de fauno. Le encantó el disfraz. El modelo paraguayo un rato después estaba en el lugar de la fiesta, un lugar ante el Tajo, un grupo de cantantes de fado se hizo presentó, “As santillanas”, sí, eran ellas, las cuatro clones de María Laura Santillán que empezaron con su reportorio de fados en homenaje a la gran Amalia Rodrigues.
Mientras los fados sonaban, Carlos Machado, con su disfraz de fauno, esperaba que llegaran más invitados a la fiesta, pero pasaban los minutos y no había nadie, salvo “As santillanas”, por fin apareció la supermodelo Alessandra Ambrosio, y otras tres chicas, jóvenes y bellas…
- ¿No viene nadie más?
- Só somos Carlos, as modelos portuguesas de Victoria 'Secret, Sara Sampaio, Joana Duarte e Dânia Neto, só nós Carlinhos, os modelos e o fauno. (Solo somos nosotras Carlos, las modelos portuguesas de Victoria’ Secret, Sara Sampaio, Joana Duarte y Dânia Neto, solo nosotras Carlitos, las modelos y el fauno).


Y empezó la bacanal, como en las fiestas paganas de la Antigua Roma…
Las clones de Santillán bajaron del escenario, se desvistieron y empezaron con el toqueteo de tetas y pezones, y el chupar las conchas de Ambrosio, Sampaio, Duarte y Neto, una profunda escena lésbica, que Carlos veía con satisfacción, con su disfraz de fauno, su potencia sexual parecía aumentar, elevarse; las clones de Santillán volvieron al escenario, y otra vez empezaron a cantar los fados, siempre homenajeando a Amalia Rodrigues.
Carlos se tiró en medio de las modelos, empezó a hacer lo mismo que las clones, chupar las tetas, los pezones de las modelos, mientras ellas lo hacían también entre sí, mientras sonaba la música de “As santillanas”.
El modelo paraguayo extendió sus pies, repletos de un olor a Queso intenso, asfixiante y, penetrante; por un lado Ambrosio le chupaba, olía, lamía y besaba el pie izquierdo, Sampaio el derecho, Duarte le hacía una fellatio, mientras Neto se divertía con las clones; los roles se fueron intercambiando, despues fue Sampaio la que chupaba, lamía, besaba y olía el pie izquierdo, Neto le chupaba la pija, Duarte el pie derecho, Ambrosio continuaba con las clones de Santillán, y así como una rueda, todas disfrutaron de los pies y la pija de Carlos, y se divertieron con Santillán.


Las clones de Santillán dijeron:
- Mostre suas bundas para Carlinhos, garotas (Muestren sus culos a Carlitos, nenas). 
Las cuatro modelos se arrodillaron y les mostraron el culo a Carlos, siempre con su disfraz de fauno, que tras darles una cuantas patadas que ellas disfrutaron en una mezcla de gozo y sufrimiento, entonces las empezó a coger por el culo: a Ambrosio con el pie derecho, a Neto con la pija, a Sampaio con el pie izquierdo, Duarte se divertía con las clones, y así como una rueda, cada una de las modelos disfrutó con Carlos, todas sin excepción.
Las clones de Santillán, otra vez bajaron del escenario, y le dijeron a Carlos, en castellano, no en portugués, dado que no era necesario:
- Nosotras nos vamos, ahora te toca a vos, Quesón, toma – una de ellas le dio en mano a Carlos cuatro enormes cuchillos de caza – allá están los Quesos. Victoria’ Secret no quiso colaborar con la Fundación Dumitrescu, ahora lo pagaran.


Carlos quedó con los cuchillos en su cinto, y se acercó a las modelos, están seguían repletas del goce y querían seguir chupándoles los pies, pero el modelo, mejor dicho, el asesino, agarró el primer cuchillo y ¡zas! se lo clavó a Ambrosio en el estomago, tomó el segundo cuchillo y ¡zas! se lo clavó en el pecho a Duarte, agarró el tercer cuchillo y ¡zas! se lo hundió hasta el mango en el cuello a Neto, y con el cuarto ¡zas! se lo clavó por la espalda a Sampaio. Las cuatro modelos, con los cuchillos clavados en sus cuerpos, quedaron tendidas en el piso, agonizantes.





Le sacó el cuchillo clavado a Ambrosio y ¡zas! se lo clavó a Duarte en el cuello; le sacó el cuchillo clavado en el cuello a Neto y ¡zas! se lo clavó a Ambrosio también en el cuello; le sacó el cuchillo clavado en la espalda a Sampaio y ¡zas! se lo clavó en el pecho a Neto; le sacó el cuchillo clavado a Duarte y ¡zas! se lo clavó en la espalda a Neto.
Carlos repitió el ritual y le aplicó cuatro cuchillazos a cada una de las víctimas: quedándole a cada una una herida en el pecho, otra en el estómago, otra en el cuello y otra en la espalda, hundiendo siempre el cuchillo hasta el mango.



Las mujeres estaban allí, sangrantes, por todos lados, el asesino se fue asegurando que estuvieran muertas, y cuando lo hizo, tomó los Quesos, y los tiró sobre los cadáveres de sus víctimas.
- Queso – dijo Carlos Machado al tirarle el Queso a Alessandra Ambrosio.
- Queso – dijo Carlos Machado al tirarle el Queso a Sara Sampaio.
- Queso – dijo Carlos Machado al tirarle el Queso a Joana Duarte.
- Queso – dijo Carlos Machado al tirarle el Queso a Dânia Neto.
El modelo dio por finalizada su tarea y se fue del lugar, siempre con el disfraz de fauno. Apenas pasaron unos minutos cuando la Marquesa de Avila, siempre con su disfraz de cantante de fado, se hizo presente en el lugar…
- Maravilloso – dijo – realmente maravilloso. Mi gran cadena de prostíbulos me lo agradecerá. Qué Quesón este paraguayo, maravilloso, fantástico. 
Y gritó, aquellas letras del fado Lisboa é sempre Lisboa.:
Lisboa é sempre Lisboa Dos becos e das vielas E das casinhas singelas D'alfama e da madragoa, ai Dos namorados nas janelas Das marchas que o povo entoa Da velha sé, das procissões e da fé Com seus pregões, Lisboa é sempre Lisboa.





Comentarios

  1. CR7 pide pista!!!!!!! quiere que le tiren un queso?

    ResponderBorrar
  2. sangre y queso por todas partes, muy buena la fiestita portuguesa

    ResponderBorrar
  3. que buenas minas y las mato... que asesino este tipo

    ResponderBorrar
  4. lo hubieran invitado a Cristiano a la fiestita total estos Carlos no matan hombres el chabón disfrutaba de las minas Carlos las mataba y se volvía a Juventus

    ResponderBorrar
  5. igual muy buen relato está bueno

    ResponderBorrar
  6. Muy buen relato. Machado es un buen Carlos asesino, tiene el aspecto seductor, las modelos, las famosas lo aceptan. Y es implacable. Casi como un James Bond quesón. Y estuvo muy bien en su disfraz de fauno, con esa casi barba, ese aro en la nariz, casi que lo parece.
    Funcionó bien la cuestión de la deuda a la Fundación Dumitrecu, una motivación para matar a Akessandra y a las otras, que eran odiosas. Culpa de la avaricia de sus contratantes.
    Y estuvo genial la Marquesa de Avila en su papel de cantante, se nota su pasión por la música.
    Que perversas As Santillánas, lesbicas o bisexuales. Funcionan bien como villanas de apoyo, ´parece que se está volviendo más astutas. Podrían reclamar conducir la parte de noticias del multimedio.
    Este relato tiene todo lo que hace interesante.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Deborah De Corral

El Asesino de Yanina Zilly

El asesino de Viviana Canosa