El Asesino de Narda Lepes


Hacía rato que Carlos Leonel Schattman era un Quesón consagrado, ya no era el simple ayudante y colaborador de su amigo Quesón Carlos Matías Sandes, como mucha gente lo consideraba, más por mito que por realidad, por el hecho de haber participado en el asesinato de Wanda Nara. 
“El asesino fue Carlos Matías Sandes” recuerda Schattmann “yo era una especie de partícipe necesario, dado que sin mí el crimen no hubiera podido ser cometido, pero no era el asesino propiamente dicho, aunque la prensa siempre habló de Los Asesinos de Wanda Nara en plural”.
“Sin duda un asesinato que me dio personalidad propia y me convirtió en un gran Quesón para el común de la gente fue el de Jimena Barón, mucha gente me lo agradece por la calle, dicen que aunque tire muchos Quesos el servicio que le hice a la humanidad con ese Queso no tiene precio, es increíble” señaló Carlos Leonel Schattmann en un vivo que realizó por Instagram, red social a la que es muy aficionado, hablando no de básquet, sino de su actividad como Asesino Quesón. 
Fue precisamente en ese Instagram en Vivo que el pregunto al cerrar el vivo: “¿Y chicos a quien quieren que quesonee ahora? Estoy aburrido, quiero tirar un Queso, y no se a quien, díganme algún nombre, se que es difícil, ya son demasiadas las minas quesoneadas, las mejores ya recibieron su Queso, y van quedando las que se fueron descartando, pero… tiren alguien”.



Algún usuario por ahí tiró el nombre de la cocinera “Narda Lepes”.
“¿Narda Lepes?” dice Schattmann “Siempre me tocan las minas feas como Jimena Barón, ja, ja, parece que es mi karma, bueno, me tocaron también minas como Celeste Cid, Floppy Tesouro o Estefanía Xipolitakis, no me puedo quejar, bien producida no es tan bagayo esta Narda”.
Finalizado el vivo por Instagram, Schattmann agarró un bolso, metió allí las armas ninja y un gran Queso, y partió a donde estaba Narda Lepes, su instinto Quesón, y el GPS del Queso, una aplicación muy bien desarrollada por la Fundación Dumitrescu, lo ayudaron a llegar, sin errores ni demoras, a su objetivo.
Narda estaba en una gran cocina, con toda clase de alimentos sobre una gran mesa, grabando mini programas que pensaba difundir en Instagram, Facebook, DailyMotion y YouTube. Se encontraba muy tranquila y concentrada en tu trabajo, cuando de repente, cayó un Queso encima de su cabeza, y el Queso era muy grande, Narda se resbaló por el impacto y se quedó tumbada en el piso.
- ¡A esa comida le falta Queso! – dijo Carlos Leonel Schattmann, el asesino, el Quesón, que entraba al lugar.
- ¿Vos quien sos? – dijo Narda sorprendida y asustada a la vez, al ver a Schattmann, con su 1,94 metros de altura, y su calzado número 48 encima de ella.
- Soy Carlos Leonel Schattmann, asesino de Jimena Barón, Celeste Cid, Natalia Fassi, Brenda Asnicar, Floppy Tesouro, Estefanía Xipolitakis y Mercedes Funes entre otras victimas, que fueron unas cuantas, partícipe del asesinato de Wanda Nara, para mayores datos. Asesino Quesón de Mujeres, para más datos. Aunque suene redundante pues un Quesón es un asesino de mujeres, la palabra “Quesón” ya lo esta indicando.



- ¿Viniste a tirarme un Queso? – dijo Narda, como resignada – Pense que no era digna de tal honor.
- Bueno, la gente así lo quiere. No podrás escapar, Narda – el basquetbolista agarró las estrellas ninja, las shuriken, y las tiró sobre Narda, junto a un conjunto de chigriki y kaginawa, con las cuales, la cocinera quedó fijada al piso, como encadenada.
- ¿Porqué tanta crueldad?
- Por ser una cocinera chanta – dijo Schattmann, y a continuación puso sus pies encima del rostro de la cocinera, esta empezó a olerlos, besarlos, lamerlos y chuparlos.
- He comido Quesos muy ricos en mi profesión pero ninguno como el tuyo, Schattmann.
- Gracias – dijo el basquetbolista, aunque pensó “y no probastes los de amigo Carlos Matías Sandes, el huele mucho más fuerte y es mucho más cruel que yo en sus asesinatos”.
La cocinera se pasó un buen rato jugando con los pies de Schattmann, tras lo cual, el asesino, la paró, siempre encadenada con esas armas ninja, y ahí, empalada sobre el Bo (un palo ninja) la cogió, no fue una violación en el sentido estricto de la palabra, aunque hubiera parecido tal para algún testigo ocasional, Narda estaba como poseída, y en estado de trance, e hizo todo por voluntad propia, recibiendo todo aquello con gozo y satisfacción.
- ¿Te has divertido mucho? – le preguntó Schattmann, “el Maragato”.
- Sí, la pasé muy bien, ¿Porqué tenes la costumbre de asesinar a la gente?
- Primero, no asesinó “a la gente”, solo asesinó minas que merecen ser asesinadas, y segundo, lo hago porque soy un Carlos, es mi destino, no lo puedo evitar, yo también era renegado y me negaba a hacerlo como Sandes, pero creo que los dos ya aceptamos cual nuestra función en este mundo.



Terminó de decir esas palabras, y el basquetbolista sacó el tanto, una daga ritual de los ninjas, el arma que había usado para asesinar a Jimena Barón, y entonces, le cortó el cuello a Narda, fue una herida profunda y efectiva, no hizo falta más nada, el cadáver de la cocinera, quedó ahí, degollado y empalado.
- Queso – dijo Carlos Leonel Schattmann, al terminar aquella tarea y tirar el Queso sobre la víctima.
Antes de abandonar la escena del crimen el basquetbolista vio la comida que estaba preparando Narda y dijo: “no se va a desperdiciar nada”, se tomó el trabajo de guardar todo en bolsas, todo es todo, no deja nada, y esa misma tarde lo llevó íntegro a un hogar de huérfanos. “Pensar que esa tipa pensaba ganar millones vendiendo esta comida a millonarios, o regalándosela a políticos corruptos, y en cambio, terminó todo en gente que realmente lo necesitaba”. 
Uno de los huérfanos más grandes tenía pies muy grandes y Schattmann entonces lo llevó a comprar las zapatillas talle 47 que necesitaba. Vale aclarar que el chico se llamaba Rodrigo, o sea que no existía intención ni chance alguna de convertirlo en Quesón.
Para rematar sus buenas acciones de aquella jornada, tras dejar su vehículo en el parking, Schattmann ayudó a una ciega y a una señora en silla de ruedas a cruzar la calle. Sí, porque los Quesones son asesinos, pero también realizan buenas acciones, y ayudan a la gente que lo necesita. 

Comentarios

  1. esta bastante buena la Narda en esas fotos que pusiste, más de lo que en realidad es

    ResponderBorrar
  2. que sádico se volvió Schattmann, gran asesino por cierto, ¿Competirá tal vez en su inconsciente con su amigo Sandes para ver quien es más salvaje a la hora de asesinar? Un buen asesinato sin duda

    ResponderBorrar
  3. Narda se podría haber defendido con los cuchillos de la cocina pero Schattmann estuvo muy astuto al tirarle un Queso y así evitar cualquier acción defensiva, no cabe duda, que a evolucionado mucho asesino, al principio era como un boludo

    ResponderBorrar
  4. hace unos años hubiera emitido una queja por este asesinato, pero en este tiempo la Narda se convirtió en una pelotuda, por lo tanto, un aplauso para Carlos Leonel Schattmann

    ResponderBorrar
  5. los Quesones son buenos, primero asesinan a una mujer en forma cruel, despues ayudan a la gente con necesidades, muy bueno eso

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. El Gran Timonense3 de mayo de 2020, 02:39

      "la extraña bondad de los Quesones" una bondad con mucho queso

      Borrar
  6. Interesante podría ser si quedara una cocinera de la TV, para asesinar, que se defendiera con cuchillos.

    Interesante eso de la dualidad de los quesones, tan capaces de ser asesinos como de ayudar a alguna gente.

    Este quesón es uno de los que se destaca, con el uso de armas ninjas. Es un candidato al Quesón de Oro, compitiendo con Charly Alberti, que tiene estilo, destacándose en Los asesinos de las Siderama.

    Josefina Pousa. Una víctima que se podría disputar con Sandes, por ser llamada Piernas. Y está claro el morbo que tiene Sandes. Pero podría ser una víctima para Schattmann.

    Volviendo a Narda Lepes, quería ser quesoneada, por eso no se defendió, aunque no se consideraba digna.

    ResponderBorrar
  7. Este Carlos se merece alguna actriz internacional, con el desafío que sea una actriz de acción, que implique un desafío. Mujeres que puedan defenderse, aunque el final sea inevitable.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Bridgette_Wilson

    https://es.wikipedia.org/wiki/Sandra_Hess

    Actrices que interpretaron a Sonya Blade en la película de Mortal Kombat, y en la secuela Mortal Kombat: Annihilation.

    Están un poco olvidadas, lo que podría ser una ventaja para matarlas con impunidad. Piruli Films podría interés en contratarlas para una película de acción al estilo videojuego, que termine con sus muertes. O para un videojuego, grabando el final de los personajes en forma muy realista.

    Y podría sumarse a Talisa Soto, que además de ser Kitana en esas dos películas de Mortal Kombat, también fue la vampira Vampirella.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Y podría ser un triple queso para estas modelos, cuyos nombres desconozco, cosplayer de Mileena, Sonya Blade y Kitana.
      https://www.youtube.com/watch?v=B5LIaVbd8aM

      Borrar
  8. Una potencial víctima que no es muy recordada.
    Gabriela Spanic, actriz de telenovelas.
    https://es.wikipedia.org/wiki/Gabriela_Spanic

    Tiene una hermana gemela.
    Estuvo una historia de que la asistente la quiso envenenar a ella y la familia, algo sobre lo que hubo distintas versiones.
    https://www.youtube.com/watch?v=lVAiDYPQNRU


    En una de esas telenovelas, hizo de boxeadora. Así que podría ser un desafío para los quesones. Sobre todo si sabe de su existencia, como las Siderama. Y resulta que se ha entrenado para desafiarlos, para matar a algunos. Incluso podría lograrlo, a golpes, con algún Carlos desconocido.

    Incluso llegando a enfrentar a alguno conocido, luego siendo derrotada. O enfrentar a Ravelia la rubia, en Celebrity Deathmatch, siendo derrotada.

    https://www.youtube.com/watch?v=NLkYBZykvoI

    Claro que Astrid podría interesarse en ella, antes y después de muerta.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral

El asesino de Viviana Canosa