El Asesino de Myriam Giovanelli


Carlos Lazo, Carlitos777 o Plus01, en las redes sociales, el Quesón de Barcelona, se encontraba esta vez alejado de su ciudad. Estaba en el sur de Italia, disfrutando del sol de Sicilia, la tierra de Don Corleone, donde el personaje de Al Pacino en la saga cinematográfica de “El Padrino” disfrutaba caminando por sus pueblos y montañas.
De todas formas, Carlos nunca descuidaba su figura y estuviera donde estuviera, siempre concurría a algún gimnasio a entrenar y hacer algo de boxeo, no practicaba boxeo con otros boxeadores, sino solo con un punching ball, como una forma de gimnasia.


Disfrutaba de aquel punching ball, cuando el sol empezó a bajar, iba a salir a caminar por aquellos senderos sicilianos, de la ciudad de Palermo, capital de la isla. Pero algo le provocó un cambio de planes. A aquel gimnasio siciliano entró Miriam Giovanelli, actriz italo-española, conocida por su participación en la serie Velvet interpretando a Patricia Márquez. Carlos veía aquella serie y por eso la reconoció. La actriz se acercó a usar otro punching ball.
- Vaya, vaya, Miriam Giovanelli se cruza en el camino de Carlos Lazo, el Quesón de Barcelona – pensó Carlos, hablando de sí mismo en tercera persona.
- Hola – Carlos le habló en castellano - ¿Miriam Giovanelli? Aquí Carlos, un admirador de vuestro personaje en Velvet. ¿Qué haces en Italia, más precisamente en Sicilia?
- Hola, Carletto – le contestó Miriam – estoy aca en Italia para participar de un nuevo capítulo de “El Comisario Montalbano”, un papel breve, seré víctima de un asesinato.
- Interesante – dijo Carlos, mientras hablaba seguía con el punching ball.
- Que cuerpo que tienes y que pies – Giovanelli no pudo evitar hablar de la figura de Carlos Lazo.
- Muchas gracias – respondio Carlos – tu también eres muy bella, combinas la belleza italiana con la española. Un producto típico del sur de Europa.
- Veo que sabes usar muy bien el punching ball, ¿Me entrenarías un poco?
- Con gusto – contesto Carlos.


Carlos, aunque era gay, le gustaba tener relaciones sexuales con mujeres de vez en cuando, el tema es que cuando lo hacía, la mujer siempre terminaba asesinada, con un Queso encima de su cadáver, y Carlos regaba de cadáveres las playas de Cataluña, de España, y de todo el sur de Europa. Esta vez accedió a entrenar a Giovanelli, primero con el punching ball, despues estaban en una playa siciliana, corriendo.
- Carlos – le dijo Giovanelli – quiero decirte algo.
- Dime.
- Quiero follar contigo, ese cuerpo, esa figura, esos pies, ese olor a Queso que despides.
- Soy gay.
- Lo sospechaba, no importa, no os quiero molestar.
- No importa. Te daré el gusto lo mismo. Tirate sobre la arena.
Giovanelli se tiró sobre la arena, Carlos puso los pies encima, el olor a Queso era impresionante, como extasiada o drogada, la actriz empezó a olerlos, besarlos, chuparlos, lamerlos, con fuerza, intensidad, tras el juego de los pies, Carlos se tiró encima de ella, y la penetró por adelante y por atrás, revolcándose en la arena, hasta llegar a la orilla del mar. El goce era total. Entonces, Carlos se levantó.
- Dadme más, Carlos, dadme Carlos, sigamos follando.
- Ahora viene la parte que no puedo evitar – razonó Carlos en voz alta.


Carlos entonces le dio una brutal patada en el rostro a Giovanelli, otra en el cuerpo, le efectuó varios golpes más, como si fuera un punching ball, con la mujer ahí tendida en el piso, y más golpes, más golpes, hasta puso sus pies sobre el pecho de la víctima, y lo piso de tal manera, que terminó de rematar a la víctima, con el pie derecho sobre el rostro tapándole la respiración y el izquierdo sobre el pecho.
Asesinada Miriam Giovanelli, Carlos se acercó a la mochila y sacó de allí un Queso, y lo tiró sobre el cadáver de la víctima.
- Queso – dijo Carlos Lazo, mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Giovanelli.
- Y bueno joder, ya veremos que coños le dice a la prensa el Comisario Montalbano, el real, no el de la serie, cuando hallen el cadáver quesoneado de esta señora, si es que lo hallan claro – Y Carlos abandonó la escena del crimen.
Horas despues ya estaba otra vez en Barcelona, la Ciudad Condal, su ciudad. Y colorín colorado, otro Queso Carlos Lazo ha tirado sobre las playas del Mediterraneo.

Comentarios

  1. Estaría mejor que encuentren a la famosa muerta. Es para del morbo que las encuentren, alimenta la leyendo de los crímenes quesones. Es efectivo, con morbo, el matar sin armas, a los golpes. Tan brutal como otros métodos.
    Podría imaginarse a una famosa:-En la cara, no. Por piedad.
    Y sin contestar, Carlos Lazzo la golpea en el resto del cuerpo, menos en la cara.

    Golpes en las tetas, como a punching, podría ser en alguna próxima víctima.

    ResponderBorrar
  2. estando en Sicilia no habría estado mal una buena rocíada con aceite de oliva y el queso a utilizar era un buen parmesano

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral

El asesino de Viviana Canosa