El Asesino de Raquel Mancini


Año 1991. La modelo Raquel Mancini se encontraba en su mejor momento y no eran pocos quienes pensaban que era la mayor belleza argentina que existía en aquellos momentos. 
En un reportaje dado al inolvidable, querido y recordado Jorge Grinzburg en “Peor es Nada”, a Raquel Mancini le preguntaron si tenía algún deseo sexual oculto. Mancini no dudo en contestar:
- Quiero tener sexo con un arquero de fútbol.
- Alguno en particular.
- Tengo dos candidatos. Uno es Angel David Comizzo, el arquero de River, tiene pinta de indio, parece Patoruzú, otro es Carlos Fernando Navarro Montoya, el Mono, el arquero de Boca, porque tiene cara de mono. Me encantan.
- ¿Y Sergio Goycochea? Las italianas lo eligieron el jugador más guapo del Mundial de Italia 1990.
- ¿Sergio Goycochea? No me interesa. Me interesaría si se llamará Carlos Quesochea, je, je.
- Entonces si tenes que elegir entre Comizzo y Navarro Montoya, ¿A quien elegís?
- Y un Carlos siempre es un Carlos. Si tengo que elegir uno, elijo al de Boca.
- ¿Se enojaran los de River?
- No creo. Van primeros (1), je, je.




Pasaron unos días de aquel reportaje que causo revuelo en la opinión pública, en pleno auge del menemismo, cuando era “un peso, un dólar”. Mancini participó de un desfile de la marca “Ellese” y para su sorpresa, ante ella, al terminar, estaba nada más ni nada menos que Carlos Fernando Navarro Montoya, arquero de Boca Juniors, el “Mono”.
- ¿Así que tenes ratones conmigo? – le dijo el Mono.
- Ay Mono, yo no quería, es que Grinzburg llevó el reportaje a unas cosas.
- No te preocupes, si queres, te espero en La Boca. Si tenes ratones, puedo ser el Queso que le de comida a esos ratones, je, je.
- ¿El Queso? Muy gracioso. ¿En La Boca? Yo no ando por esos barrios.
- Vos fuma.
- Eso es de Carlos Calvo.
- Es un Carlos. Y un Carlos siempre es un Carlos. Eso lo dijiste vos.
- Bueno, iré, con discreción. Que no vayan otros jugadores.
- No irán. Carlos Daniel Tapia y Carlos Daniel Moyá tendrán que esperar (2) je je.



Tal como quedaron, y rodeada de estrictas medidas de seguridad, Raquel Mancini fue a La Boca, a una casa en un conventillo frente al Riachuelo. A Mancini le desagradaba esa zona pero fue igual. Se bajó del auto, pero antes de entrar al Conventillo, una dama rumana, muy anciana, le interceptó el paso.
- ¿Qué quiere? – le dijo Mancini alterada al darse cuenta que la rumana le impedía el paso.
- Despreciaste a Angel David Comizzo. Preferiste a uno de Boca que a uno de River. Eso tiene un precio.
- No lo desprecie por ser de River, al contrario, prefiero a River antes que a Boca. Si elegí a Navarro Montoya, es porque se llama Carlos. Si Comizzo se llamara Carlos estaría con el, sería Carlos Quesomizzo, como si Sergio Goycochea, fuera Carlos Quesochea. Córrase vieja de mierda.
- Pasarás – le dijo la anciana rumana – pero esto tiene un precio.
- Váyase a cagar – fue la respuesta de Mancini.
Raquel entró al conventillo. Carlos Fernando Navarro Montoya la estaba esperando, vestido con su indumentaria de arquero, y los guantes que usa cuando ataja. 
- Quiero verte desnuda – le dijo el arquero.
Mancini quedó desnuda ante el arquero de Boca. 
- Yo también quiero verte desnudo, Mono.



- No – dijo el arquero – solo veras mis pies descalzos, je, je, sácame las medias y los botines.
Mancini quedó arrodillada ante el arquero, y le sacó las medias y los botines, en forma lenta, oliéndolos, uno por uno, chupando, lamiendo y besando, hizo lo mismo con los pies descalzos de Navarro Montoya.
- Asi me gusta – dijo Navarro Montoya.
- Como huelen. Queso puro.
- Te dije que iba a ser un Queso para tus ratones. Y aca tenes más.
En ese momento, la penetró por la concha, la cogió de una manera tal, que Mancini quedó exhausta, cansada, pero repleta de gozo y satisfacción.
- No creo que Comizzo lo hubiera hecho mejor, je, je – le dijo el Mono – Pero hay algo más.
- ¿Algo más? – dijo Mancini – No doy más, me diste lo mejor.
- Falta lo mejor.
Carlos Navarro Montoya agarró un sable, un sable pirata, y ¡zas! se lo clavó a Raquel Mancini, en el cuello, clavándoselo de lado a lado, dejando a la modelo clavada contra la pared.
- Queso – dijo Carlos Fernando Navarro Montoya y arrojó un Queso sobre el cadáver de Raquel Mancini.



El arquero de Boca Juniors dejó la escena del crimen. Dicen que cuando se fue se cruzó con la rumana, que le dijo:
- Lo has hecho bien. Pero sigo siendo de River. Comizzo hubiera sido un gran Quesón, pero se equivocaron le pusieron Angel David, ¡Debería llamarse Carlos David!
- No importa, Lady Dumitrescu, el se la pierde por no ser Quesón, y si usted es de River, que así sea, yo bostero, usted gallina, nos queremos así.
- Je, je, je – río en forma sarcástica la rumana.
No sabemos lo que paso despues. Si sabemos que hicieron un clon de Raquel Mancini y ese ser deforme que se pasea por los canales desde aquel día de noviembre de 1991. 



(1) Se refiere al Torneo Apertura 1991, jugado de agosto a diciembre de ese año. Torneo Apertura 1991
(2) Muchos Carlos en aquel plantel de Boca, casi tanto como ahora, donde están Carlos Tevez y Carlos Izquierdoz, más el paso fugaz de Carlos Lampe en 2018. Sin olvidarnos que para muchos el mejor técnico de la historia de Boca es Carlos Bianchi, ¿Un equipo de Quesones?

Comentarios

  1. Que bueno... o sea que Raquel Mancini se convirtió en un monstruo por una conspiracion de quesos

    ResponderBorrar
  2. la difunta (¿quesoneada?) Natacha Jaitt dijo que Navarro Montoya le clavó el sable a Diego Latorre

    ResponderBorrar
  3. perfecto cuento que narra un hecho real

    ResponderBorrar
  4. otra víctima apetecible de esa epoca para Navarro Montoya es Adriana Salgueiro

    ResponderBorrar
  5. ¿Lady Dumitrescu es de River? No me extraña que le guste el futbol, por ser noble, pero no por origen, sino por casamiento. Pero por esas razón, debería ser de Boca. Igual quiere a todos los quesones, especialmente a Sandes.
    Y así le fue a Raquel por tratarla mal. De haber sido amable tal vez no habría sido diferente, pero habría recibido alguna advertencia.

    O sea que la clonación no estaba tan bien desarrollada. Como con los clones de la Santillán, que salieron tan bien.

    Para algún relato posterior, podrías detallar como se desnuda la famosa turno, que se van quitando la ropa, la lencería. Lo bien que se ve antes de morir.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral

El asesino de Viviana Canosa