El Asesino de Anja Rubik

Me encontraba yo en uno de mis habituales viajes por Europa. Unos días antes había estado en Berlín con el Quesón español Carlos Prieto Martos, que me contó alguno de los asesinatos que están relatados en el blog https://cuentossangrientos.blogspot.com/, unos días después estaría en Lisboa, con Carlos Machado, el Quesón paraguayo radicado en Europa y que triunfa como modelo. Justo en el medio ocurrió lo que voy a relataros a continuación.

Estaba en uno de mis lugares preferidos de Europa, la famosa Feria de Quesos de Alkmaar, en los Países Bajos, a unos 43 km de Amsterdam. Imaginense el deleite para un Carlos y un Quesón como c’est moi, ver una feria con más de 2.200 Quesos en una plaza, que pesan más de 30.000 kilos, imposible de no tentarse con comprar cientos de esos Quesos, por razones de peso, apenas compre seis Quesos, lo suficiente para regresar contento a casa.

De regreso al hotel, en Amsterdam, no pude resistir la tentación de empezar a comer alguno de esos deliciosos Quesos, y así comprobé que cuando un Carlos come mucho Queso, y sobre todo cuando es un Queso como esos que se hacen y venden en los Países Bajos, se le despierta el instinto asesino, el instinto Quesón que llevamos adentro, y aumenta el siempre alto nivel oloroso de nuestros pies sudados, pies que además, parecen crecer cada vez más, cuando era jovencito calzaba 45, ahora, que sigo siendo joven, pero ya no jovencito, calzo 47, y a veces debo comprar calzados talle 48, mis pies siempre crecen…

Mi instinto asesino me llevó a ponerme los guantes negros y tomar un cuchillo, un gran cuchillo, siempre llevó un gran cuchillo en mis viajes, bien escondido en el equipaje de cabina, dado que un Carlos siempre debe estar dispuesto a actuar en cualquier momento y en cualquier lugar, y mucho más si ese Carlos, es un Carlos Quesón, como yo, no podía ser de otra manera.

Me enteré que la modelo polaca Anja Rubik, famosa por su trabajo en Victoria’s Secret, se encontraba en aquel hotel de Amsterdam, me lo había advertido mi amigo, ya mencionado en el relato, Carlos Machado, que me en el mensaje que me mandó decía “Es tuya, Carlos, tírale un Queso, no te arrepientas, no solo debes escribir nuestros asesinatos y nuestros Quesos, también debes tener los tuyos”.

Y cuchillo y Queso en mano, fui a la habitación de la polaca, que en su idioma me preguntó quien carajos era yo, a lo que respondí “Carlos Quesón”, no tuve problemas en hacerle un streap tease y mientras lo hacía sonaba un rock en polaco, el tema “Biala flaga”, que escuche en mi paso por Varsovia, ese mismo año, me fui desnudando de a poco, y la polaca estaba tan entregada, que dejó que le arrancará la ropa, una por una, ya desnudos, nos metimos en la ducha y jugamos bajo el agua, sin entendernos lo que decía uno ni otro, hablando el lenguaje mundial de las señas y términos muy elementales en inglés, como hace todo el mundo, fue muy divertido aquel juego bajo la ducha, ella me chupó la pija, yo las tetas, nos hicimos cosquillas, nos dimos palmadas en el culo, y por supuesto, como no podía ser de otra manera, me chupó, lamió, besó y olió los pies, pies más grandes y olorosos que nunca.

Salimos de la ducha, y ahora nos sumergimos en la cama, donde creo haberla cogido de manera espectacular, a juzgar por los gritos de placer que lanzaba la polaca, me daba la sensación que quería más y le dí más, no se cansaba nunca, son fuertes las europeas en general, y las polacas tienen esa resistencia y templanza que heredaron de los díficiles días que vivieron en la Segunda Guerra Mundial, por eso aguantan más, finalmente el gozo y el placer fueron más que suficientes.

Si bien siempre estuve desnudo mientras ocurría todo esto, nunca me saqué los guantes negros, considero (y sé que todos los Quesones pensamos igual) que coger con los guantes le da un toque erótico muy grande, con los guantes agarré el cuchillo y me tiré sobre la polaca, le aseste una brutal puñalada sobre el hombro derecho, luego otra brutal herida en el cuello, una tercera, ahora sobre el hombreo izquierdo, una cuarta en el pecho, una quinta en el abdomen, una sexta, otra vez en el cuello, y así la fue apuñalando con arte hasta completar una buena decena de cuchillazos, cuando sentí que ya era suficiente.

Traté de dejar la escena del crimen lo más ordenada posible, cuando agarré el Queso y lo tiré sobre el cadáver de mi víctima, tiré el Queso, y lo dije en tres idiomas, español, polaco y nederlandés.

- Queso, Ser, Kaas.

Me fui con total impunidad, total en pocas horas iría a Lisboa, para despues, ir a Madrid, y regresar a Buenos Aires, sabía que la división europea de las Santillanas se encargarían del cadáver, y Amsterdam, por sus canales, es una ciudad donde hacerlos desaparecer es más fácil que en otros lugares, cuando ya volvía a mi Buenos Aires Querido, el gallego que me miró el pasaporte, miró el nombre, me observó de arriba abajo, y me dijo:

- ¿Quesón, Carlos Charles? Debeis tener los Quesos bien grandes.

- Bien grandes, gallego, bien grandes – le conteste – Me llamó Carlos Quesón, no podía ser de otra manera.

Comentarios

  1. no tengo dudas que esta historia es verdadera, seguro no mataste a esta modelo, pero en tu paso por Amsterdam, debes haberte cogido a una mina y acuchillarla, sos un asesino Carlos, y no tenes problemas en confesarlo

    ResponderBorrar
  2. que buenas minas te coges Carlitos! ja ja ja veo que ahora estas tirando unos buenos Quesos, bien por estos relatos, un Queso felicitado

    ResponderBorrar
  3. estos cuentos son medio autobiográficos, seguro que el cronista viaja, ahora sí asesina minas en serio no lo sé, pero que tira quesos no tengo dudas, buenos relatos, tienen un estilo distinto, más intimo

    ResponderBorrar
  4. La Niña de Embajadores20 de junio de 2022, 19:24

    el queso nunca falta, y las bellas mujeres buenas asesinadas tampoco, pero este relato es bueno en serio, al estar escrito en primera persona, es una confesión, muy buena narración, los Relatos Quesones siempre tienen cosas buenas e interesantes, nunca cansan

    ResponderBorrar
  5. no como queso, ni tengo pies grandes, ni me llamo Carlos, o sea, que no tendré el deseo de asesinar a una chica, mejor así, sino, que miedo y peligroso

    ResponderBorrar
  6. sos alto alto psicopata, vos mataste a todas estas minas en una dimensión paralela, de Valeria Mazza a la polaca esta

    ResponderBorrar
  7. esta bueno eso de recorrer Europa para ver que minas podes quesonear

    ResponderBorrar
  8. No sabía de esta modelo. Con este relato le tocó encontrarse con el cronista. Y entonces, chau.
    Bella modelo polaca. Que creo que era una suicida, sólo que en lugar de terminar su vida con un arma, recurrió al cronista en su modalidad de quesón.

    Parece que la única modelo de Victoria ' Secret que sobrevivirá será Karlie Kloss, que tiene potencial para ser una quesona.
    https://www.youtube.com/watch?v=pFTskwlPaFg

    El Fauno

    ResponderBorrar
  9. el autor del blog se autopercibe un asesino, molto interesante eso

    ResponderBorrar
  10. QUE SObresaliente texto. QUE SOrprendas a todos con ese tema tan original es estúpiendo.

    ResponderBorrar
  11. ¿en serio te llamas Carlos Charles?

    ResponderBorrar
  12. vos también tenes los pies grandes y sos un asesino como todos los otros Carlos?

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

El Asesino de Nicole Neumann

El asesino de Sabrina Pettinato

El asesino de Zaira Nara

El Asesino de Laura Miller

La asesina de Fernando Redondo

La asesina de Luis Scola

Los asesinos de Wanda Nara

El asesino de Valeria Mazza

La Asesina de Andrés Nocioni

Quesones (los Carlos Asesinos)

Quesones (los Carlos Asesinos)
todas las sagas de los Quesones (los Carlos Asesinos)

QUESONES Y QUESONEADAS

QUESONES Y QUESONEADAS
LAS FAMOSAS ASESINADAS Y LOS CARLOS ASESINOS