El Asesino de Ursula Corberó



Las grandes cadenas internacionales suelen ignorar, injustamente por cierto, a países como Uruguay o Paraguay, pero el éxito de “La Casa de Papel” era tal en todo el mundo de habla española, que nada había que descuidar, y sus protagonistas visitaron Montevideo y Asunción.
La propia Ursula Corberó fue a la capital paraguaya. Poco habituados a esta clase de eventos, los paraguayos hicieron un gran esfuerzo y ofrecieron un espectacular show para presentar “La Casa de Papel” en tierras guaraníes. El lugar elegido fue el Teatro Ignacio Pané de Asunción. El conductor del show era el modelo Carlos Machado, el mega model paraguayo que triunfa en Europa (Instagram @carlosmachado.official), que realizó una soberbia labor. 


El conjunto “Luis Alberto Del Paraná”  abrió el show cantando “Galopera”, clásico de la música paraguaya, José Luis Chilavert efectuó un encendido discurso, y Ursula Corberó interpretó con la Marquesa de Avila tres grandes canciones españolas “Ay Carmela”, “Ojos Verdes” y “Sevillana del Espartero”. Grande fue la sorpresa, cuando en medio de las vivas de los espectadores, la Marquesa dijo:
-         Ven Carlos, ven a cantar con nosotras en el Teatro, ¡Rojaijú!
El modelo se subió al escenario (dicen que el Teatro se llenó de olor a Queso), tomó el micrófono y mirando a Ursula Corberó empezó a interpretar “La Bien Paga”. A Ursulea le encantó aquello, y al terminar el espectáculo, Carlos se acercó a Corberó y le dijo:
-         Sé que en un rato te vas a Buenos Aires, pero sí quieres llevarte un gran recuerdo de mi tierra guaraní, la tierra de Stroessner, te espero esta noche en el Hotel “Carlos Antonio López”.
La actriz española no dudó para nada tras escuchar ese ofrecimiento, y aunque todo el show le había parecido una soberana idiotez, decidió concurrir.
-         Cerrarás la noche de un modo espectacular. Será como la Luna de Ipacaraí – le dijo la Marquesa de Avila a Corberó.
La actriz fue al Hotel y preguntó por Carlos Machado. Le indicaron el lugar donde se alojaba el star model guaraní. Allí se dirigió “Tokio” de “La Casa de Papel”.
Ursula Corberó entró a la habitación. Escuchó el ruido de la ducha, o sea que alguien se estaba bañando. Espió y vio a Carlos Machado, al modelo paraguayo, al star model guaraní, desnudo, disfrutando de aquella ducha, en su plenitud.
-         Es hermoso – murmuró para sí Corberó.
El modelo, así desnudo, con una toalla como única prenda, salió del baño y se sorprendió a Corberó ante el, aunque en el fondo de su Quesón corazón, esperaba que la española fuera ahí.


-         Vaya, vaya, rojaiju – dijo el paraguayo – España y Paraguay han jugado varias veces en los Mundiales. ¿Qué tal si jugamos hoy también?
-         Acepto la invitación, espero que sepas jugar.
-         Jugaré como lo que soy, con mi sangre guaraní, espero que vos le hagas honor a tu sangre española, y pongas, pasión taurina y moruna.
-         Pocos lo saben, pero soy de Barcelona, catalana, a los catalanes no nos gusta el toreo, nos gustan las sardanas y los castellers.
-         Me encanta Barcelona, es una de mis ciudades favoritas – señaló Carlos – o te lo debo decir en catalán… “-M'encanta Barcelona, és una de les meves ciutats favorites”
-         No, soy como Tokio, rebelde, una catalana rebelde, prefiero hablar en castellano y no soy independentista, y me gustan los toros, el pasodoble y el Olé.
-         Dejemos de hablar, disfrutemos de este nuevo España vs Paraguay. Quiero ser tu torero, niña de España, sol de España, Rojaijú.
Carlos se tiró a la cama, y puso sus pies, sus enormes pies, sobre Ursula, que sintió un olor a Queso fuerte, intenso y asfixiante, asombrada, le dijo:
-         ¡Qué olor que tenes! ¿Es que acaso no te acabas de bañar? ¡Y qué grandes que son tus pies!
-         Ja, ja, soy patón, y cuando me excito con minas como vos, me crecen más, y aunque me bañe, no me lavo los pies, siempre huelen así, si me pongo desodorantes para pies, más fuerte huelen. Tomá disfruta de mis Quesos. Esto no es la Casa de Papel, niña, es la Casa del Queso.



Carlos puso sus pies sobre la actriz española, que empezó a olerlos, lamerlos, chuparlos y besarlos, una y otra vez, con furia, pasión, gozo y satisfacción, una y otra vez, Corberó estaba como prendada, extasiada, prisionera de un gozo imposible de describir con palabras.
Después empezaron a chuparse todo: ella le chupó la pija, el las tetas, empezaron a dar vueltas en la cama, revuelcos, se movían de un lugar a otro, mientras la penetraba con pasión, fogocidad y gozo, una y otra vez.
-         ¡Me has cogido como un Queso! – dijo la española.
-         Porque soy un Queso. Un Quesón.
Carlos agarró el Queso, un enorme Queso que había sobre una mesa, un Queso muy grande, y lo tiró sobre Corberó, que empezó a gritar, como prisionera de un hechizo:
-         ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso!
-         ¿Querés Queso? – dijo Carlos – Si quieres Queso, Queso te daré.
Entonces, Carlos, desnudo, con los guantes negros y un calzón también de color negro como únicas prendas, tomó un gran cuchillo, y se tiró sobre Ursula, empezando a apuñalarla en forma salvaje. Le dio una primera cuchillada directa en el corazón, despues en el pecho, como estocadas en la piel del toro, más cuchilladas, cortes y tajos en todos lados, más estocadas, cuchillada va, cuchillada viene, la sangre fluía en todas partes. Como el torero cuando termina su taurina tarea, con la montera sobre su cabeza, Carlos dio por finalizada tarea.


-         Queso – dijo el asesino paraguayo mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de su víctima.
El asesino se fue de la escena del crimen. Aunque era paraguayo, no residía en Asunción y en pocas horas ya estaba de nuevo en Europa, su verdadero lugar. El cadáver de Ursula Corberó quedó allí, con la sangre en todos lados, y el Queso sobre su apuñalado cuerpo. Pero una dama española, la Marquesa de Avila, entró a la habitación, y dicen que tras cantar varias canciones españolas, incluído el Himno de la República, gritó: “¡Viva España!” y ni una gota de sangre quedó en el lugar.
Se fue del lugar, en medio de la noche paraguaya, cuando se escuchaban las galopas, los acordes y las letras de “Galopera”.



Comentarios

  1. Va a ser un tema remplazarla, pero ya se sabe que hay clonación. Así que es posible que no se enteren los espectadores.
    Seguramente, en el prostíbulo pagarán muy bien por la vampirizada actriz.
    Estuvo muy bien la seducción de Machado, como la disfrutó. Y la eliminpo sin que se diera cuenta la víctima.

    Machado puede ser un nuevo quespn destacado. Con Eisler, Elder y Schattmann, puede desplazar a los cuatro grandes quesones. Y también es un candidato al oro.
    Tiene especial habilidad para seducir a sus víctimas.

    No estária mal que las Santillanas canten eso de LOs Rodríguez, La milonga del marinero y el capitán. Fue por una rubia loca...Obvivamente cuando se quesonee a una rubia.
    https://www.youtube.com/watch?v=49xpviNoBO4

    ResponderBorrar
  2. con ese cuchillo atraviesa a un rinoceronte... gran asesinato la descripción del paraguay muy bien hecha gran cuento de lo mejor estos relatos de hoy

    ResponderBorrar
  3. ahora que vaya por Nairobi y Queso completo

    ResponderBorrar
  4. un gran asesinató sin dudas

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral

El asesino de Viviana Canosa