#MortalQueso Los Asesinos de las Cosplayer de #MortalKombat

A pesar de los duros y malos tiempos de la Pandemia que nos toca vivir en el mundo entero, los fans de Mortal Kombat recibieron una gran noticia cuando los Estudios Piruli Filmes anunciaron la filmación de una película. 

-         No pasará por los cines, se estrenará directamente por streaming al módico precio de tres dólares con cincuenta centavos en todo el mundo, será el lanzamiento de la Piruli Flix, la plataforma de la Piruli Filmes que competirá con Amazon, Netflix, Disney y Paramount – anunció en solemne conferencia mundial el gran director Alfredo Jichcock – la Piruli Flix tendrá contenidos exclusivos de los Relatos Quesones, los famosos cuentos de los Carlos Asesinos, y de las Quesonas Asesinas.

No cabe duda que la Piruli Flix apuntaba a competir en el más alto nivel del streaming, dado que se anunció la contratación de Rachelle Glover, Carly Baker y Danni Levy. La película incluía a las Fatalities, con ataques mortales y sangrientos.

Tal vez sea necesario recordar que hace una década atrás se contrató a tres modelos para promocionar Mortal Kombat 9,  representando a personajes femeninos.

Rachelle Glover, fue Kitana una princesa de 10.000 años de edad, tan bella como letal, con sus abanicos. Con maquillaje y lentes de contacto, Danni Levy fue la extraña y sexy Mileena, alterada clon de Kitana. Y Carly Baker fue la exuberante, aguerrida y rubia Sonya Blade.

Claro que Jichcock sabía que, aunque la propuesta era arriesgada, se sometía a la posibilidad de que la “Liga de la Pureza” ejerciera su rol de censura y cancelación, tirando todo el producto abajo.

-         No habrá problemas – dijo Jichcock – pondremos un cartelito indicando que el film tiene escenas de violencia, sexo y sangre, y otros versitos más.

Glover, Baker y Levy llegaron para comenzar la filmación de la película. Se alojaron en un hotel céntrico, uno de los pocos abiertos en la ciudad, y se reunieron con Jichcock, que anunció algunos cambios en los planes originales.

-         Antes de filmar la película – les aclaró el director de “Vértigo” y “El Hombre que sabía demasiado” – haremos un streaming lanzamiento de la Piruli Fix, será gratuito, para enganchar a la gente, ya tenemos más de un millón de inscriptos, será un éxito total, se enfrentarán en combates de Mortal Kombat, se llamará “Mortal Queso”, eso sí, lo filmaremos en una penitenciaría de mujeres ubicada en la Provincia de Corrientes, la famosa “Unidad Charlotte Corday”, con público en serio, las mismas reclusas, nada de extras, mañana volaremos hacia allí.

Así fue, al día siguiente, las tres fatalities ya estaban en la famosa Unidad Charlotte Corday, vieron a la directora del penal, la nazi Astrid Breitner, con sus ropas de oficial de las SS, a las reclusas, con uniformes nazis, pero a las fatalities no les llamó la atención, estaban convencidas que eran extras y personajes de ficción, aunque Jichcock les dijo todo lo contrario.

Cuando estuvieron  maquilladas y vestidas como sus personajes, Rachelle Glover, Carly Baker y Danni Levy, se encontraron con la representante de la Fundación Dumitrescu,  idéntica a la princesa Leia en El regreso del Jedi, vestida con la bikini de metal. Al principio se asombraron al ver el extraordinario parecido, era como un ser idéntico, quedaron paralizadas al contemplar a alguien igual a la fallecida y querida actriz Carrie Fischer.

-         Oh, she is a perfect cosplayer! – declaró en inglés Carly Baker.

La tomaron por una cosplayer y la felicitaron por tan buen disfraz, saludándose con los codos, como se impone en la época de la pandemia.

-         Gracias, pero yo soy Leia Stoichkov, la búlgara, la original Leia. Se inspiraron en mí para ese personaje. Y para tantos personajes, como los de ustedes – Leia habló en búlgaro, su idioma natal, pero por influjo de un hechizo imperceptible para las cosplayers, estas lo escucharon en inglés.

Rachelle y Danni se justificaron, sólo se habían disfrazado de esos personajes esa vez.

-         No las estoy acusando. Me gustan esos personajes. Y por eso las llamé.

Carly Baker, la más resuelta, si la nueva promoción sería como la que habían hecho anteriormente.

-         Haremos el streaming, señoras – les dijo Leia – ingresen a la arena.

Las cosplayers entonces ingresaron a la arena, una suerte de circo romano, como el Coliseo, pero en tamaño reducido, las gradas estaban llenas de público, en un sector, las reclusas de la Unidad Penal, con uniformes nazis, en los demás, gente vestida a la usanza romana, como si fueran los tiempos de Calígula y Nerón. Precisamente en el palco oficial, dos personajes que simulaban ser estos dos emperadores locos, abrieron los juegos junto a Astrid Breitner, la nazi oficial directora de la cárcel. Junto a ella, la querida y popular Lady Dumitrescu.

-         Abrimos oficialmente el lanzamiento mundial del streaming de Piruli Flix, otra empresa de los Multimedios Dumitrescu, avalados por la Fundación Dumitrescu, una empresa sin fines de lucro, cuyo fin es luchar contra la pobreza, el hambre y las enfermedades en el mundo – dijo lady Dumitrescu en solemne discurso – agradecemos a Astrid Breitner, que nos dio su Unidad Penal, un auténtico ejemplo de resocialización y re conversación de personas que incurrieron en el delito, única en el mundo, y agradecemos a las cosplayers Rachelle Glover, Carly Baker y Danni Levy, por ser parte de la Piruli Flix, en esta hora que será recordada por las futuras generaciones como la revolución de los streamings.

Las tres cosplayers se pusieron en el centro de la arena y fueron vivadas por la muchedumbre, la Princesa Leia entonces les explicó el juego a todos y a todas.

Las cosplayers se enfrentarían con asesinos, que habían asesinado a múltiples famosas, luego de tener sexo con ellas. No eran asesinos seriales cualquiera, eran Quesones, los asesinos sometían a sus víctimas a sus pies previamente antes de asesinarlas y luego de asesinarlas tiraban un Queso sobre sus cadáveres. Sólo que ellas tendrían una oportunidad, que otras mujeres no habían tenido. Si ganaban, las mujeres obtendrían fama, una prolongada juventud, con una expectativa de vida de unos 200 años. Y aceptaron de buena gana.

Las tres cosplayer, con sus trajes, sacaron entonces de una urna los nombres de cada uno de los Quesones, de los Carlos, de los asesinos, con los que competirían cada una. Era un simple juego, nada de que preocuparse, y cuya recompensa era una longevidad extraordinaria y una juventud de cien años.


A Rachelle Glover, como Kitana, le tocó tener a Carlos Leonel Schattman como rival. El basquetbolista, experto en armas ninjas, apareció vestido como un auténtico guerrero oriental. La muchedumbre lo vivó, mientras lo hacía, la pantalla gigante mostraban a las víctimas más famosas de Carlos Leonel Schattmann, Basquetbolista, Quesón y Asesino.

-         Ya no habrá más víctimas tuyas Carlos Leonel – le dijo Rachelle, que por un hechizo, hablaba perfecto castellano – te venceré y seré yo quien te tiré un Queso.

-         Ja, ja, ja – río Carlos Leonel Schattmann – mira que yo aprendí el arte Quesón de Carlos Matías Sandes, uno de los más grandes Quesones Asesinos que existen.

-         Hoy terminarás quesoneado, estimado Quesón Schattmann – dijo Rachelle.

-         ¡El primer gran combate de hoy! ¡Rachelle Glover como Kitana contra Carlos Leonel Schattmann, el asesino de Jimena Barón!

La muchedumbre gritó, Schattmann era muy querido al haber asesinado a Jimena Barón, una figura, sin duda, aborrecible y deleznable.

El combate se inició parejo, la cosplayer demostró una gran habilidad para imitar los movimientos de Kitana, y al principio logró eludir al basquetbolista, que intentaba tener la iniciativa, pero este aprovechando su mayor altura y el olor a Queso que despedían sus pies logró finalmente derribarla, haciendo un movimiento como si metiera un triple, dejándola inmovilizada con sus enormes pies durante un rato y en ese lapso, con los puñales ninjas conocidos como kunai, logró desgarrarle la ropa, quedando la cosplayer semidesnuda. Así terminó el primer round, muy favorable para Carlos.

Habiendo quedado semi desnuda, a Rachelle no le quedo otra que ponerse una ropa de repuesto, para el segundo round. La muchedumbre gritaba: “¡Schattmann! ¡Schattmann! ¡Schattmann! ¡Schattmann! ¡Schattmann!”, estaba claro de que lado estaba el público. El streaming era un éxito, a Lady Dumitrescu le llegó la información que más de cien millones de personas estaban conectadas en todo el mundo.

Confiado en si mismo, Carlos Schattman quiso lucir sus habilidades ninjas. Arrojando shurikens a la cosplayer. Pero recibió una sorpresa, cuando la cosplayer usó los abanicos, para rechazar las estrellas ninjas.  Schattman fue arrojándolas con más violencia, pero los abanicos eran reales, no un accesorio. Y Rachelle sabía usarlos y muy bien.

La sorpresa contribuyó a que el asesino ritual fuera derribado.

-         Ahora voy a cumplir tu último deseo - dijo Rachelle, mientras se inclinaba sobre el basquetbolista.

Hubo algo de sexo intenso, con la cosplayer cabalgando sobre el basquetbolista. La muchedumbre festejaba todo aquello, y ahora la cosa estaba dividida, entre quienes apoyaban a Schattmann y quienes apoyaban a Rachelle.

Ella aprovechó para poner sus abanicos sobre el cuello de su rival. Realmente eran filosos y lo habría podido asesinar, lo que habría sido algo poco común en estos relatos, pero quedaba un round. Schattmann sintió cierto temor, aunque no era la primera vez que una mujer estaba en condiciones de asesinarlo.

Rachelle demostró que realmente sabía pelear, fue más ágil más rápida, estaba dispuesta a ser una asesina de un asesino, estaba vez degollaría a Schattmann, le cortaría el cuello, y quizás lo decapitaría. El público quedó mudo mientras veía todo aquello.

Y fue entonces cuando Schattman usó una bomba de humo, que la desorientó.

-         Si no gano como ninja, ganaré como lo que soy, un Quesón.

Y descubrió sus pies. El efecto fue casi instantáneo. Rachelle Glover cayó en un trance hipnótico. Fue derribada fácilmente. Schattman la desnudó, cortando el disfraz con una de sus armas, salvó por la máscara, las botas y algún accesorio, en los hombros, sobre las manos. Fin de segundo round.

 

Rachelle enfrentó al deportista, con furia renovada. Hasta que Carlos Schattman recurrió a un chigiriki, para enredarla y hacerla caer. La emula de Kitana no supo reaccionar. La muchedumbre gritaba con furia, otra vez apoyando a Schattmann, mientras gritaba “¡Queso!”, “Schattmann” y “Carlos Leonel” en forma alternada. Dumitrescu gozaba: trescientos millones de espectadores seguían el streaming.

Y Carlos Schattman la poseyó una y otra vez, con los pies, explorando sus concavidades, sodomizándola repetidas veces, metiéndole la pija en la boca, en la vagina. Fue algo muy intenso, que hizo gemir a Rachelle. Algo que se prolongó e hizo temblar el lugar. El público se asustó un poco pero reaccionó pidiendo “Sangre” y “Queso”.

Todavía sintiendo placer, Rachelle Glover se recuperó del trance. Intentó defenderse.

-         Soy un fan de Mortal Kombat – dijo Carlos Schattmann.

La modelo, luchadora, suspiró aliviada.

-         Y este es mi homenaje.

Schattman tomó uno de los sais y lo lanzó al pie derecho, clavándolo contra el suelo. La famosa gritó con toda su fuerza. Y luego Schattman lanzó un segundo sais contra el pie izquierdo, haciéndola gritar todavía más.

-         ¡Qué gran actuación!

El asesino ritual le bajó la máscara a la famosa, para besarla en la boca. Y con una de sus armas, la ninjato, para ser preciso, le cortó el cuello. Rachelle Glover sangró hasta morir.

-         Kitana. Rachelle Glover. ¡Queso!

El público gritaba de satisfacción. Schattmann agarró un Queso con agujeros, de enorme tamaño, y lo tiró sobre su víctima.

-         Queso – dijo Carlos Leonel Schattmann.

¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! gritaba la multitud.

En ese momento, cuatro mujeres iguales a María Laura Santillan, las Santillanas, aparecieron y se llevaron el quesoneado cadáver de Rachelle Glover.

-         Qué nivel de producción – dijeron Danni Levy y Carly Baker – impresionante, esta Piruli Fix va a ser una sensación nunca vista. Un realismo sensacional, pareció que la asesinaban en serio.

¡Y ahora, el segundo combate, Danni Levy contra Carlos “el Chino” Luna! Exclamó la Princesa Leia, ante las vivas y los gritos enfervorizados de la muchedumbre. Sí, el futbolista de Tigre en el combate.

Danni Levy interpretando a Mileena, con un exuberante traje rojo, botas y las dagas tipo sais salió a enfrentar a Carlos “el Chino” Luna, al principio, el combate, mostró rápidamente a Levy manteniendo la iniciativa, al punto que con rápidos movimientos, Levi parecía a punto de clavarle la sais al futbolista, y este iba rechazando uno los embates de Levi, el combate era muy favorable a la mujer, el Chino solo se defendía, y a duras penas pudo mantenerse en lucha hasta el final del round. Lo salvó la chicharra.

Comenzó el segundo round, ahora Mileena o Levi, otra vez mantuvo la iniciativa del combate y esta vez, logró clavarle la sais al Chino Luna, en realidad, no se la clavó en el cuerpo, sino en la ropa, y el futbolista quedó entonces tumbado sobre la arena.

¡Sexo, sexo, sexo, sexo, sexo! Comenzó a gritar la multitud. Levi entonces tiró la sais y le dijo a Carlos “el Chino” Luna:

-         Cógeme Carlitos. Hagámoslo con gusto.

Y así ocurrió cogieron delante de todo el mundo, primero ella le chupó los pies, se los olió, lamió, besó y lamió, después el le chupó las tetas y la concha, ella le chupó la pija, y después el Chino Luna la cogió por adelante y por atrás. Al terminar, la multitud los vivó.

-         La gente quiere sexo, no peleas – le dijo Levi al Chino Luna.

-         La gente quiere Queso – contestó Carlos “el Chino” Luna.

El futbolista entonces sacó de sus pertenencias las estrellas ninjas y las tiró sobre Levi, ninguna le provocó a la fatalitie herida alguna, pero la dejaron tendida sobre el piso, Carlos el Chino Luna, sacó entonces un revolver y agarró el Queso, disparó, usando el Queso como silenciador.

-         ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!

Ocho balazos, una muerte no del estilo de Schattmann, sino todo lo contrario, fácil, con revolver, fiel al estilo de Carlos “el Chino” Luna.

-         Me inicié como Quesón junto a otros futbolistas, como Carlos el Cali Izquierdoz y Carlos el Hacha Quintana, el Cali decidió asesinar mujeres con un cuchillo, el Hacha con un hacha, y para futbolista estrangulador ya estaba Carlos el Lechuga Roa, o sea que no me quedó otra que usar armas de fuego, je, je – aclaró Carlos el Chino Luna.

La multitud lo vivó. El futbolista finalizó el ritual tirando el Queso sobre el cadáver de Danni Levi.

-         Queso – dijo Carlos el Chino Luna.

Las Santillanas se llevaron el cadáver, como habían hecho con la otra cosplayer asesinada.

Y quedaba la última pelea. Para no entrar en conflicto con la Liga de la Pureza, y como hasta el momento, dos hombres habían vencido a dos mujeres, se resolvió sobre la marcha cambiar las reglas del tercer combate, el de Carly Baker.

De esta manera, Carly Baker pudo elegir, luchar contra Carlos Eisler, un actor que apareció con un traje especialmente diseñado. O pelear contra la otra Ravelia Zamas, la parecida a Valeria Mazza, quien apareció vestida como Elektra Natchios.

Carly Baker, casi una Carla, supuso que una mujer que era como Valeria Mazza, no podía ser un difícil desafío. Y la eligió como rival.

Lo que tal vez fue un error.  Ravelia Zamas, la rubia, se había enfrentado a varios guardaespaldas, siendo tan letal como Elektra, y había asesinado a decenas de hombres, tal vez centenas.

-         Asesinó con sus propias manos a basquetbolistas como Máximo Fjellerup, Nicolás Brussino, Patricio Garino, Andrés Nocioni o Luis Scola que miden como tres metros. Los estrangulo, imagínate, un dedo de Nocioni o Scola eran como la mano entera de Ravelia – le dijo Leia a Baker.

-         No importa – dijo Carly – venceré.

Aunque las rivales fueron parejas.  Marvel Vs Mortal Kombat, podría decirse.

El primer round fue para Carly Baker, era más fuerte que Ravelia. Varias veces, Carly la sujetó con las piernas, como lo habría hecho Sonya Blade. A la rubia Ravelia, le fue difícil zafarse. Y una vez no pudo hacerlo. Había vencido a muchos hombres, los había asesinado, había destripado a varios mientras follaban, pero con una mujer la cosa parecía complicarse.

En segundo round, Carly Baker quiso estrangularla, con una cuerda que llevaba en los guantes. “Como hicistes con Luis Scola y los otros basquetbolistas” le susurró Baker a Ravelia. Quizás escuchar el nombre de una de sus víctimas más célebres, le provocó a Ravelia una reacción inesperada.

Pero  Ravelia aparecieron unos sais, usó sais, como los de Elektra, que usó para herir a Carly en los muslos. Heridas que fueron superficiales, pero fueron suficientes para debilitar a la rubia cosplayer. Quien no pudo defenderse. Quedó muy cansada, a pesar que eran simples rasguños. Y así fue como Carly Baker fue vencida.

-         Carlos Eisler, es toda tuya. Es tu turno Carlillos, soy una Quesona, no asesinó mujeres, yo asesinó hombres, pero vos sos un Quesón, el Quesón de la Marca C de Carlos - dijo Ravelia la rubia antes de retirarse, para reunirse con su hija, la Ravelia tatuada.

Carlos Eisler, famoso por sus intervenciones en las películas de Jichcock, el asesino de mujeres de la “Marca C de Carlos” o el “Zorro Quesón”, hizo entonces su aparición

El actor,

Carlos Eisler arrastró a Carly Baker, le ató las piernas entre dos columnas, que estaban en la escena. Provocando que las piernas quedaran en   180 grados.

-         ¡Make a Wish! Te voy a partir por la mitad, como en esa fatality.

Con su espada, la espada del Zorro, fue cortando la ropa de cuero,  el top, descubriendo gran parte de los senos, los pezones, revelando que no usaba corpiño. Cortó el pantalón, dejando ver que no usaba bombacha. Y su espada fue rozando el exuberante cuerpo de la rubia., que era toda una tentación.

Usó el látigo como una cuerda para estrangular, haciendo que abriera la boca. Y le hizo practicar sexo oral, en lo que Carly demostró experiencia. Luego le metió pies en el culo. Luego la penetró con su miembro virial. Que luego metió entre las tetas turgentes de la rubia. Y luego hubo sexo convencional, pero muy intenso. Que hizo temblar el Coliseo una tercera vez. La multitud gritó de satisfacción y alegría. “¡Carlitos! ¡Carlitos! ¡Carlitos! ¡Carlitos! ¡Carlitos! ¡Carlitos! ¡Carlitos!” gritaba. Trescientos millones estaban viendo el Streaming.

Tratando de ganar tiempo, Carly Baker  lo tuvo. Y lo tuvo, hasta que quedó exhausta. Carlos Eisler decidió pasar a la fase final, no fuera cosa que las cosplayer se muriera de un infarto. Pasó suavemente la espada por el tonificado cuerpo de la rubia. Y entonces hizo un corte profundo en el marcado abdomen, que la hizo gritar. Lo que hizo que el asesino quesón sintiera placer en terminar con su vida, haciendo cortes múltiples que la desangraron. La multitud continuó gritando “¡Carlitos! ¡Carlitos! ¡Carlitos! ¡Carlitos! ¡Carlitos! ¡Carlitos! ¡Carlitos!”

-         Carly Baker. Sonya Blade. ¡Queso!

El asesino tiró el Queso sobre el cadáver de su víctima, y le hizo la marca C de Carlos sobre las tetas. Las Santillanas esta vez no se llevaron el cadáver, sino que trajeron los otros dos, y los tres quedaron juntos. Carly Baker, Rachelle Glover y Danni Levy, derrotadas y quesoneadas, fueron amontonadas, una sobre otro.

-         Eran bravas estas minas - dijo Carlos el Chino Luna - Pero ni siquiera ellas pudieron con nosotros.

-         - Con una pequeña ayuda...- empezó a decir la tatuada Ravelia Zamas.

-         -...de dos Quesonas llamadas Ravelia - concluyó Ravelia Zamas, la rubia.

-         Carlos Eisler le hubiera ganado igual – agregó Carlos Leonel Schattmann.

Ravelia empuñó el cuchillo y pudo haber atacado a Schattmann en ese momento, pero no pasó nada…

-         Estaría bueno que alguna vez se enfrenten con un hombre – dijo Ravelia la tatuada – siempre tienen ventaja física.

-         No creo que lo hagamos, ustedes los asesinan antes – dijo Schattmann – y algún Carlos también fue asesinado por ustedes, como Carlos Tevez.

-         ¡Haya paz! ¡Los Quesos los necesitan! ¡Esto fue un éxito sensacional! – dijo Lady Dumitrescu repasando el suceso que había sido el streaming.

Los tres Quesones allí presentes, Carlos Schattmann,  Carlos Luna y Carlos Eisler, tuvieron una fantasía de tirarle un Queso a Ravelia, pero ella estaba muy cerca de la Leia búlgara, tan respetada como poderosa. Pero la presencia de Dumitrescu evitó cualquier conflicto.

-         ¿Y ahora qué sigue? – le dijo Ravelia a Leia.

-         Vampiras para el prostíbulo de la Marquesa o para enviarlas con Hardoy, que lo tenemos tan olvidado. Y clones para promocionar la película- contestó Leia-. Y un poco más de poder para mí, para enfrentar a Lady Katiuskha y la Liga de la Pureza.

Y así concluye nuestro relato, con el sensacional éxito del streaming de la PiruliFlix.


Comentarios

  1. BRILLANTE RELATO, AHORA A VER EL NETFLIX QUESON!

    ResponderBorrar
  2. buenas las minas, le dieron pelea a los Quesones, pero terminaron con su Queso, note una tensión entre Ravelia y los Quesones al final, anticipa algo?

    ResponderBorrar
  3. Quedó muy bien, del cronista. Las Santillanas aportan algo con su apariciones. Y la lucha de rubias tuvo su morbo.
    Bien por la intervención de Lady Dumitrescu, que moderó la tensión entre quesones y quesonas.
    Pirulo Films puede ser una plataforma exitosa. Un hallazgo la cárcel del Astrid con las reclusas como extras.

    Podrían ir por cosplayers como Jessica Negri y Lilia Lemoine, en futuros relatos.

    ResponderBorrar
  4. muy bueno el relato, gran historia de El Fauno! Felicitaciones! Che Carlitos le tendrías que haber dado protagonismo a la nazi, la nombras y no pasa nada che

    ResponderBorrar
  5. estuvo bueno agregar la lucha a los Quesos, le dio un toque más interesante a los asesinatos, buen relato, a pesar de que soy crítico, siempre de alguna forma sorprendes

    ResponderBorrar
  6. los Quesos estaban en un costado del Coliseo? Otro epico relato de los Carlos y de los Quesones

    ResponderBorrar
  7. yo hubiera preferido el clásico de que las minas huelen los pies de todos los quesones y despues eligen al asesino que las asesinan a ellas, igual esta bueno el cuento

    ResponderBorrar
  8. Esta re bueno este blog

    ResponderBorrar
  9. Recién noto que hay un detalle en el relato que propuse.
    Carly es una variante de Carla. Así que entraría en el pacto Carlos-Carla. O habría entrado de haber ganado.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral

El asesino de Viviana Canosa