lunes, 7 de julio de 2014

La noche que decapitaron a Leticia Bredice



Carlos Delfino había compartido un programa con Leticia Bredice, era Sabado Bus. En esa época la opinión pública estaba conmocionada por una serie de asesinatos que había tenido como víctimas a bellas mujeres famosas. Una por una, a Valeria Mazza, a Julieta Prandi, a Silvina Luna y a Zaira Nara, el asesino les estaba cortando las cabezas y tirando un Queso a sus víctimas. Según un rumor el criminal era el “Basquetbolista Asesino”.




En el programa, Nico Repetto, bromeó al respecto con Carlos Delfino, y le dijo:
-         ¿Qué opinas del Basquetbolista Asesino de quien se dice que decapitó a Valeria Mazza y mató a las demás?

-         La verdad que no entiendo de donde salió que ese asesino serial es un basquetbolista, no hay ninguna prueba de ello.

-         Es un rumor que circula por Internet.

-         Hay que ver que dice el expediente policial antes de hacer una aseveración tan seria.

-         Eso, desde ya...

-         Me causa gracia que alguien pueda pensar que Emanuel Ginobili, Luis Scola, Fabricio Oberto o incluso yo pueda ser un asesino serial.

-         A las familias de las víctimas no creo que les cause tanta gracia.

-         Bueno, es una forma de decir.




Leticia Bredice intervinó en la conversación bruscamente y dijo:

-         No importa quien sea el Basquetbolista Asesino, seguramente ni siquiera sea basquetbolista, pero sí sea un asesino. Lo que sí importa es que Carlos Delfino es realmente un hombre muy hermoso, daría la vida para pasar una noche con el.

Carlos se sonrojó y sonrío, no sabía que decir. El programa continuo con niveles de tensión más bajos... Al finalizar, Bredice se acercó a Delfino y le dijo:

-         Si queres tener sexo conmigo esta noche, te espero Carlitos, aca tenés mi dirección.

Bredice le dio el papel a Carlos, que lo leyó. “Calle de Don Agustín Larra n° 47 piso 3° departamento “C”. En forma seductora, Bredice le dijo a Carlos:

-         “C” de Carlos, te espero Carrrrrrrrrlooooooossssssssss (poniendo gran énfasis en la “R” y la “S” de Carlos), no me fallés.




Carlos nada contestó. Dejó que Bredice se marchara, mientras se dirigió a un auto. Carlos abrió el baúl, se puso los guantes negros, tomó una espada samurai que tenía guardada allí y un enorme Queso.

-         No tenía pensado asesinar a ninguna mujer esta noche – reflexionó Carlos Delfino – pero esta me tiró los galgos y no voy a desaprovechar la ocasión. Por suerte, siempre tengó la espada samurai y un Queso a mano.




Sin pensarlo más, Carlos se dirigió a la dirección de Leticia Brédice. La actriz lo recibió con muchas ganas, el basquetbolista entró al departamento, la actriz le dijo:

-         Vamos a pasar una noche inolvidable, Carlos.

-         Ya lo creo, será muy difícil de olvidar.

-         ¿Qué tenés atrás Carlos?

-         Ah, esto – y Carlos sacó de atrás la espada samurai y la pusó sobre la cabeza de Leticia Bredice – es la espada samurai con la que le corte la cabeza a Valeria Mazza, a Julieta Prandi, a Silvina Luna y a Zaira Nara, ahora llegó tu turno, Leticia.

-         Entonces vos sos...

-         ... el Basquetbolista asesino.
Carlos levantó la espada samurai y le arrancó la cabeza a Leticia Bredice. Asi la decapitó, y finalmente, le tiró el Queso. 
- Queso – dijo en voz alta.




1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...