El Asesino de Linda Evangelista


Por si alguno no lo sabe, Linda Evangelista es una modelo canadiense de fama mundial, nacida en 1965, que fue una de los modelos más exitosas de los años 80 y 90, ahora en 2023 tendría 58 años y sería ya veterana, pero como esta historia transcurre en 2004, año de los Juegos Olímpicos de Atenas, Evangelista tiene 39 años y aún luce muy bella y radiante. Y fue a pasar unos días a la capital griega, a disfrutar de los Juegos, a hinchar por los canadienses en todas las competencias, y se alojó en el famoso y lujoso Hotel Grande Bretagne, frente a la plaza principal

Y como sabemos la competencia de básquet masculino en esos Juegos la ganó la selección argentina, con la generación dorada, integrada por los míticos Emanuel Ginóbili, Fabricio Oberto, Luis Scola y Carlos Delfino, entre otros, todos basquetbolistas con pies grandes y olorosos. Cuenta la leyenda que una noche, poco antes de los partidos decisivos que terminaron con la consagración, estos cuatro estaban disfrutando de una cena en un restaurante griego (estamos en Atenas no nos olvidemos) y les llamó la atención que la mesera era una mujer muy anciana.

- Que raro que todavía trabaje una vieja así, en Argentina estaría jubilada – comentó Ginóbili.

- Es tan vieja como las ruinas del Partenón, esta aca desde que vivían loas chabones de la Antigua Grecia – dijo Fabricio Oberto, con su acento cordobés, pensando que la vieja no entendía nada de castellano.

Pero la vieja entendió todo y se acercó a los cuatro basquetbolistas, y les dijo:

- Ja, ja, ja, ¿Se piensan que no entiendo? Primero no soy griega, soy rumana, y segundo, aprendí a hablar español cuando estuve en España en la Guerra Civil, porque sí, soy muy vieja, no tanto como el Partenón, pero cuando estrenaron Zorba el Griego con Anthony Quinn ya tenía como setenta o sea que saquen la cuenta, ja, ja, ja. Y además no me jubiló porque soy la dueña de este restaurante, banda de pelmazos.

Los cuatro basquetbolistas se miraron unos a otros asombrados, ninguno tenía idea de cuando se había estrenado Zorba el Griego con Anthony Quinn, la vieja siguió hablando:

- Uno de ustedes es un asesino, y asesinará a una mina y tirará un Queso, en los próximos días, ja, ja, ja, igual, no importa, ganaran la medalla de oro, porque se cruzaron en mi camino, ja, ja, banda de pelmazos, por algo los cuatro tienen los pies grandes y olorosos.

Tres de los cuatro se miraron extrañados, y estamos hablando de Ginóbili, Oberto y Scola, ¿eran ellos unos asesinos? Se preguntaron, Ginóbili se imaginó como un pistolero del Oeste, Oberto como un sicario narco, Scola como un karateka al servicio de la yakuza, la mafia japonesa, pero no, ellos no eran unos asesinos, el que en cambio pensó que el mensaje era para el, era Carlos Delfino, pues el sí era un asesino, un Quesón, un matamujeres y un tiraquesos.

- Ja, ja, es una vieja loca, somos asesinos, pero del básquet, serial killers de los dobles y triples, vamos muchachos que le vamos a romper el culo a los griegos y a los yanquis, y el oro es nuestro – dijo Carlos Delfino en voz alta, mientras en su fuero íntimo pensó “Debo asesinar a alguien, debo cortarle el pescuezo a una mina, debo tirar un Queso, así seremos campeones y pasaremos a la historia grande del deporta argentino”.

Ginóbili, Oberto y Scola volvieron contentos y tranquilos, aunque algo tomaditos, Delfino en cambio tenía una obsesión criminal y miró al Partenón, como quien contempla la eternidad de los siglos, se puso los guantes negros, agarró la katana y el Queso, y dijo “No habrá un nuevo amanecer si antes no quesoneo a una mina”.

Y como un cazador furtivo salió por las calles de Atenas, su instinto criminal lo llevó al Hotel Grand Bretagne, sus pies grandes y olorosos, muy olorosos, le fue abriendo el paso, recordemos que a Carlos Delfino le dicen el Lancha porque mide dos metros y calza cincuenta, aunque esa noche no calzaba cincuenta, sino como sesenta, la excitación le hacía crecer los pies y el olor era apestante e intenso, insoportable para cualquier mortal. Su instinto criminal, con los guantes negros, el Queso y la katana, lo condujo a la Suite Victoria donde se alojaba la modelo Linda Evangelista.

Esta se estaba bañando bajo la ducha, Delfino la contempló desnuda, con los pechos y el cuerpo, era espectacular, se podría haber hecho flor de paja, el momento lo ameritaba, pero se reservó aquella excitación sexual in crescendo para minutos despues, sus pies podían ocupar media habitación de lo gigantesco que estaban.

Evangelista salió de la ducha y empezó a secarse con las toallas, Carlos la seguía contemplando, la modelo empezó a sospechar que la observaban, pero se siguió vistiendo, iba a volver a salir pero ahí fue que Carlos salió a su encuentro y le interceptó el paso con la katana.

- Oh, What is this, who are you, oh, big foot! – exclamó sorprendida la modelo.

- Me llamo Carlos. Tal vez hayas oído hablar de mí.

Carlos le contestó así en castellano, sin traducción, tomó la katana y se la paso a la modelo sobre el cuello, el cuerpo, esta se sintió atemorizada al percibir el frío de aquella arma sobre su cuerpo, pero paralizada de miedo, empezó a oler y a sentir el aroma y la fragancia de los pies gigantescos y olorosos, fue entrado en extasis, y comenzó a disfrutar que Carlos le desgarrara la vestimenta con la katana y la dejara semi desnuda, y no dudo en inclinarse de rodillas, y convertirse en la esclava sexual del basquetbolista: así le chupó, olió, besó y lamió los pies, una y otra vez, despues la pija, el culo, y el cuerpo entero, y el también disfrutó de sus tetas y de la vagina, siempre con la katana en sus manos, pasándosela encima a la modelo una y otra vez, penetrándola con fuerza y salvajismo con los pies primero, con la pija despues, por adelante y por atrás, estaban en Atenas, y Carlos Delfino creía tener toda la fuerza de Aquiles, Hercules, Odiseo, Perseo, Teseo y tantos otros héroes mitológicos, y así la sometió sexualmente.

- You have come from Olympus, you are one of the gods – dijo Linda Evangelista (tu has venido del Olimpo, eres uno de los dioses).

- Ya te dije, Me llamo Carlos. Tal vez hayas oído hablar de mí. Carlos Delfino, el Basquetbolista Asesino, un Quesón asesino de mujeres y tiraquesos, ¡Queeessssoooooo!

Y así mientras gritaba con toda su furia: “¡Queeeeeeeeeeeeeeeeeeeessssoooooooooooooooooo!” Carlos blandió la katana y le cortó la cabeza a Linda Evangelista. Un solo corte fue suficiente.

- Queso – dijo Carlos agarrando el Queso y tirándolo sobre el decapitado cadáver de Linda Evangelista, se miró al espejo, vio la katana ensangrentada, contempló la escena del crimen y se fue con total impunidad.

Dicen que la misteriosa rumana entró a la habitación y vaya a saber lo que hizo, al día siguiente el cuarto estaba totalmente limpio y nadie se acordó de la modelo canadiense. Pocos días despues, la selección argentina ganaba la medalla de oro y la rumana festejó el triunfo como si fuera suyo, y Carlos Delfino festejo su cumpleaños, un día despues, comiendo un gran Queso, pues los Quesones no tiene torta de cumpleaños, tienen QUESO. QUESO. Y así finaliza nuestra bella historia al ritmo de “Zorba el griego”.

Comentarios

  1. El recurso de retro relato, con una Lady Dumitrescu aún no rejuvenecida, todavía no conocida masivamente por los quesones.
    Les dijo pelmazos porque sólo uno era un Carlos asesino, los otros serían víctimas de Ravelia Zamas, la que se parece a Valeria Mazza.

    Linda Evangelista es descrita como una mujer deseable, que le produjo deseo a Delfino, quien le dedicó su tiempo, no fue apresurado. Aunque terminó el ritual con una decapitación, como también fue el caso de Valeria Mazza.
    Y de esta forma, las top models fueron siendo eliminadas.

    Linda Evangelista estaba condenada, de una manera u otra. De no haber sido quesoneada, hubiera elegido un tratamiento cosmético que habría perjudicado su belleza.

    Fue muy fácil para Delfino entrar en la habitación del hotel. Tenían una seguridad desastrosa, tal vez propiciaban ese queso.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. parece que es por los pies gigantes y olorosos, va abriendose camino, la gente no aguanta tanto olor a queso, algo parecido dice en el relato de Bossio

      Borrar
  2. todas las grandes modelos fueron quesoneadas, no se salva ninguna, Carlos Delfino debe tener una colección de las cabezas decapitadas

    ResponderBorrar
  3. Juegos Olímpicos o Juegos Quesones?

    ResponderBorrar
  4. los otros basquetbolistas, Manu Ginobili, Oberto y Scola "con pies grandes y olorosos" son los mismos que fueron quesoneados por Ravelia Zamas? o se trata de universos diferentes? algo que el autor puede resolver o dejarlo asi con ambigüedad, muy bueno todo, las intervenciones de Dumitrescu siempre buenas

    ResponderBorrar
  5. la modelo podría haber tenido sexo tambien con Manu Ginobili y Fabricio Oberto como para agregar algo distinto

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Buena idea, sería un toque diferente.
      Los quesones son un tanto egoístas con sus amigos, cuando podrían hacer que tuvieran sexo con famosas.
      Alguno debería cambiar eso.

      Borrar
  6. EL CORTA CABEZAS DE CABEZA DELFINO CON SUS LANCHAS SIEMPRE VIGENTE!!!

    ResponderBorrar
  7. un éxito este regreso de los quesones, que no se mueran nunca!!! (las quesoneadas sí)

    ResponderBorrar
  8. dicen que hay pruebas de que a los verdaderos Bossio y Delfino les encantan estos cuentos

    ResponderBorrar
  9. en Atenas todavía se huele el queso 🧀 de Carlos Delfino doy fe

    ResponderBorrar
  10. Misa Campo.
    Es menos conocida como modelo pero seguro que merece un queso, también de Delfino.

    ResponderBorrar
  11. Si alguno no tiene una objeción, el patrón de nombres, que a veces siguen los quesones, llevaría a

    LINDA FIORENTINO.

    Actriz de películas como Jade, thriller erótico, Men in Black. Y Dogma. Luego películas más olvidables, aunque alguna incluye una danza erótica de la actriz. Para que coincidan con los años de estas películas, podría ser quesoneada en el 2000, por Carlos Bossio o por algún quesón de EE.UU.

    Podría llevarse la conexión a Angie Everhart, que también actuó en Jade.
    O a Flynn Boyle, algo después de su actuación en Men In Black 2.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Habiendo actuado Linda Fiorentino en Men in Black, en su relato podrían reaparecer los extraterrestres de Roswell, de El asesino de Demi Moore. Como en el relato de Lara Flyn Boyle.

      Borrar
  12. Expectacular relato como siempre hace rato no visitaba el blog y me hice flor de paja con el relato, muy bueno, me gustó la parte que le crecieron los pies y que ocupaban como media habitación, el sexo salvaje combinado con el asesinato y que el olor de los quesos lo guiaba como moscas a la miel, espero ansioso más relatos, muy buenos los del Lancha Delfino y sus colegas quesones

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Carla Romanini, Queso de Oro 2023

Los Asesinatos de Carlos Bossio, el Quesón

El asesino de Sabrina Pettinato

La Asesina de Matías Almeyda, Matías Cóccaro y Matías Recalt

El Asesino de Paula Medici

El Asesino de Juliana Awada

La Asesina de Carlos Tevez

La Asesina de Joaquín Moretti

La asesina de Fabricio Oberto

El Asesino de Morena Beltran