La asesina de Roberto Carlos Abbondanzieri



Roberto Carlos el Pato Abbondanzieri era un muchacho alto, joven y morocho, el mítico arquero de Boca Juniors, cuya trayectoria deportiva se caracterizó cuando se cagó en el partido contra Alemania en el Mundial 2006. 
En una ocasión, mientras se entrenaba en un gimnasio, conoció a una chica que se presentó así mismo como Ravelia, la Quesona. Era una joven muy bella, irresistible para el arquero, idéntica a Valeria Mazza, y por eso resulto lógico que una noche ambos resolvieran encontrarse en un departamento para tener sexo.
Roberto Carlos estaba desnudo, con solo un calzoncillo que le cubría los testículos, mientras esperaba acostado a la chica. La joven se acercó hacia él, casi desnuda, pues la única parte del cuerpo que tenía cubierta eran sus manos, donde lucía un par de guantes negros. 
Con sus manos sostenía una bandeja que tenía un Queso Gruyere. La asesina dejó el Queso sobre un mueble y se acercó adonde estaba Roberto Carlos.
La chica tomó los enormes pies de Roberto Carlos y le dijo:
-         ¡Qué pies grandes que tenes! ¿Cuánto calzas, Pato?
-         Cuarenta y cinco – fue la respuesta de Roberto Carlos.
-         ¿Puedo oler tus pies? – dijo la chica.
-         Bueno, pero mira que hoy no me los lave. Deben de tener olor.
-         No importa, me gustan los hombres como vos, con olor a Queso.


La chica comenzó a oler los pies de Roberto Carlos, que efectivamente olían a Queso. Tras hacerlo, le dijo al muchacho:
-         ¿Seguimos jugando Roberto Carlos?
-         ¿Qué queres hacer algo? Con vos hago lo que quieras.
-         Te voy a atar a la cama con estas esposas, es mi juego sexual preferido.
-         Hacelo, nena, hacelo.
La chica ató a Roberto Carlos a la cama, y tras hacerlo, le tiró sus pies encima de él, le dijo entonces:
- Mis pies, mis Quesos, quiero que los huelas, lames, beses y chupes, una y otra vez.
Roberto hizo entonces eso, durante varios minutos, cuando la chica quedó satisfecha, y entonces despues de eso, pasaron al sexo, una relación sexual muy intensa por parte de Ravelia, no tanto por parte de Roberto Carlos, el arquero tras penetrarla, se dio por satisfecho muy rapidamente, y quería terminar: Ravelia se quedó con las ganas de unas buenas cosquillas y una buena fellatio.
- Tengo que jugar mañana Ravelia, sexo sí, pero con control.
Entonces Ravelia, de repente sacó un enorme cuchillo de cocina, para sorpresa y terror del arquero, que atinó a decir:
-         ¿Qué haces con ese cuchillo?


La asesina colocó el cuchillo sobre el cuello de Roberto Carlos y le dijo:
-         ¡Te voy a matar, Roberto Carlos el Pato Abbondanzieri! Soy Ravelia la Quesona Asesina, la temible e implacable asesina de hombres. ¡Atajaste muchos penales en Boca para ganar Copas en forma tramposa y maliciosa, pero te borrastes con Alemania, en el Mundial 2006! ¿Cuanto te pago Angela Merkel?
La asesina no terminaba de decir esto cuando levantó el cuchillo y lo clavó en el pecho de Abbondanzieri. Lo siguió apuñalando en forma salvaje y desenfrenada. Fueron como treinta puñaladas. Quizás un poco más, cuarenta, y hasta cincuenta, la furia de la asesina era incontenible.
Al terminar, la asesina tomó el Queso, y lo tiró sobre el cadáver de su víctima. Mientras hacía esto, dijo en voz alta:
-         Roberto Carlos  Abbondanzieri. #Queso.
Así fue asesinado Roberto Carlos  Abbondanzieri. La asesina se llevó como trofeo las zapatillas talle 45 de su víctima.


Comentarios

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

Los Asesinos de las Spice Girls

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Antonela Ramírez

El Asesino de Ivana Palliotti

El Asesino de Marcela Pagano

El Asesino de Paula Colombini

El Asesino de Yanina Zilly

El Asesino de Deborah De Corral

El asesino de Viviana Canosa