La Masacre de Las Culisueltas (Original Story by EL FAUNO)

Versión integra y completa de EL FAUNO,  a quien agradecemos la valiosa colaboración y felicitamos por el excelente aporte

Madame Frigeiros estaba tensa. La Marquesa de Avila había partido, sin decirle adonde iba. Y estaba preocupada por la seguridad de la artista, noble por casamiento.

Que le había dejado el control del prostíbulo.

 Y tenía que controlar a las famosas vampirizadas.

-Recuerden que la Marquesa les prohibió hacerme daño. Y lo digo por vos, Julieta Prandi -La aludida sonrió- No me engañás, Julieta. Recuerdo lo que hiciste con las Callejón. Y además, yo pienso en ustedes.

La puerta se abrió y entró Kitty. Una desconocida, salvo para quienes veían los videos de Las Culisueltas. Más por bajos instintos que por el placer musical.

-Que bonita-dijo la vamporirizada Prandi- Te vamos a desangrar.

-Y ya no vas a ser bonita -agregó Pampita, abrazada por Nicole Neumann. La condición de Quesoneadas y vampirizadas las había unido muy íntimamente, y más por el hecho de haber sido asesinadas las dos por Charlie Reich.

-Te vamos a destrozar el culo, arrancar las tetas y...-se desató  Prandi.

-Niñas, conténganse, como diría la Marquesa. Que dirían los Carlos. 

-Yo era la cantante de Las Culisueltas, un grupo musical de alto vuelo -dijo una aterrada Kitty- Pero me reemplazaron por Bianca Lescano. Y me amenazan de muerte.

-Y vamos a usar a esta chica para tenderles una trampa. Un encuentro con nuestros amigos los queesones. Y quedan para ustedes.

-Mmh. Querés ser una de nosotras?-Le dijeron las vampiras.

La Madame fue a reunirse con las aludidas. Bianca Lescano.  Pony. Michi. Belichita. Yiyo. Jhoa. Los nombres de las Culisueltas. Las encontró llamativas, deseables. Con su shorts muy cortos y sus medias red. Pero un tanto vulgares. Vulgares tirando a grasa. No eran como las famosas rescatadas de la muerte, para integrar un electo burdel. Pero servían. Y eso era lo importante.

Madame Frigeiros disimuló que las consideraba grasas y sin estilo, fue muy persuasiva. Pero Bianca Lescano desdeñó el contrato, porque dijo que una noble rusa, de origen, no por casamiento, les estaba ofreciendo el ser famosas a nivel internacional, incluso ser las nuevas Reinas del Pop.

.-Puedo ofrecerles todo eso. Y algo más –contestó la Madame.

El asesino de Kitty

Una limousina apareció para llevarlas a unos sest de filmación. Y en una escenografía encontraron a Kitty, vigilada por el actor Carlos Eisler, armado con una espada.

-Estamos por filmar una escena –dijo Madame Frigeiros- Si aceptan el contrato, pueden decidir si ella vive o muere.

-Queremos participar-contestó Bianca.

Kitty suplicó, desesperada. Pero no le hicieron caso.

El contrato fue firmado. Lo que siguió fue la filmación de Kitty siendo golpeada por sus ex compañeras, recibiendo mordiscones arrancones del pelo. Le destrozaron la ropa, para golpearla en las tetas, en la vagina.

-Estas chicas la van a matar –murmuró Eisler- Es divertido pero el asesino soy yo.

Y usó el látigo, con la habilidad desarrollada en las películas del Zorro, para castigar a las atacantes.

Con la espada, Eisler cortó la ropa a Kitty, dejándola desnuda, salvo por restos de las medias red. Le pasó la espada por el cuerpo, rozando los senos.

Kitty se entregó, con todo placer. Se sometió a lamer los pies del actor, practicó sexo oral, demostrando una notable habilidad Y fue penetrada en las más diversas posiciones. Lo que se alternó con latigazos al cuerpo femenino. La escena tembló de intensidad, como un sismo. Y entonces terminó.

-Me gustaste, gatita –le murmuró el actor- Pero es mi deber quesonearte.

Carlos Eisler enlazó el cuello de Kitty para asfixiarla. Y al mismo tiempo le fue cortando cuerpo con la espada, senos, pezones, nalgas. Sus ex compañeras se deleitaron con alaridos de Kitty.

 -Lo que se perdió  la Chenny -dijo la Beluchita, mencionando a una ex integrante.

-Mejor, ahora está de policía- respondió DJ Maju- A ver si le da por denunciarnos.

Carlos Eisler le tiró un Queso a su víctima.

-Kitty. ¡Queeso!

Una escena que Las Culisueltas no vieron,  ya estaban grabando videos, una provocación de fantasías sexuales. Lo que era parte de la trampa mortal.

El asesino de Bianca Lescano

-Muy bien –dijo Madame Frigeiros- Ahora, tengo una sorpresa para ustedes

La Madame chasqueó los dedos. Y las Culisueltas fueron capturadas por hombres, con intenso y desagradable olor a Queso en los pies.

-Ya conocieron a Carlos Eisler. Talentoso actor y asesino. Les presento a sus colegas, todos llamados Carlos, todos Quesones.

Hubo suplicas, llantos y pataleos.

-¡Por favor! ¡No hagan eso! ¡Piedad, Carlos, Carlos!

-¿Por qué hacen esto?

Y esto pasó ser una ficción en que se abre una puerta. Y entra gente a cada momento. La primera fue una mujer que conocían. Era Kitty, con un aspecto muy diferente, en modo zoombie.

-No puede ser, te vimos morir.

Kitty carcajeó a lo malvada.

-Tuve ayuda de mis nuevas amigas.

Y se sumaron  Pampita y Nicole Neumman, que se manoseaban, besaban. También estaban Julieta Prandi, Roció Marengo. Y algunas otras.

-Ellas fueron convertidas  en vampiras, luego de ser asesinadas. Ellas me convirtieron a mí. Y ahora sus vidas están en mis manos.

Entonces, Bianca fue rodeada, sujetada y arrojada a los pies de Kitty.

-Ella es la culpable.

-Que la asesinen a ella.

Kitty le hizo una seña a un Quesón. Carlos Quintana. Quien usó el hacha, su arma preferida. …para cortar la ropa de su víctima asignada. Quien se entregó para salvar su vida. Fue sodomizada con los pies, por el miembro viril. Fue dada vuelta para una posición convencional.

-No puedo más. Estoy hecha una piltrafa.

Kitty sonrió con maldad.

-Nunca le digas eso a un Quesón.

Carlos Quintana bajó el hacha. Y hubo un hachazo en un muslo, que dejó una herida impresionante, que desparramó sangre por todos lados. Luego hubo más hachazos en el cuerpo, que causaron una dolorosa agonía. Mientras las demás eran obligadas a ver. Y luego un hachazo en el cuello, que terminó con su vida.

Las famosas vampiras se acercaron al cuerpo de Bianca.

-¿Las van a hacer como ustedes? - preguntó la Beluchita.

-A lo mejor no es tan malo –agregó Michi- duele un poco pero luego…

Pampita y Nicole bebieron un poco de sangre, que salía por todos lados. Y luego le dejaron lugar para otras famosas.

Lo que siguió recordó una escena de la película Ilsa the Wicked Warden. Hubo mordiscones por todos lados, fue desgarrado lo que había sido un cuerpo apetecible. Y fueron devorando, piernas, muslos, toda la exuberancia.

La cabeza fue separada del cuerpo. Fue lo único que quedó de la víctima

 Cubierta de sangre, Julieta Prandi le preguntó a Kitty.

-¿Querés que le pase lo mismo a las demás?

Aterrorizadas, las cumbieras se arrodillaron ante Kitty.

-¡Noooo! ¡Por favor, Kitty!

-No queremos terminar así. ¡Noo, Kitty! ¡Nooo!

-¿Qué están dispuestas a hacer?–dijo Kitty- Fueron muy malas conmigo Y hasta entregaron a su nueva amiga.

Las cumbieras se inclinaron ante los asesinos rituales. Carlos Bernal, Carlos Luna. Quienes fueron eligiendo.

Las Culisientas desplegaron sus recursos sexuales. Beluchita bailó con Carlos Bernal, lo que derivó en sexo.

Michi se entregó a Carlos Luna.

Pony, Yiyo y Jhoa se entregaron a Carlos Quintana.

Las cumbieras se desnudaron. Los Carlos les desgarraron las medias con los dientes. Todo un homenaje a una canción de Soda Stereo. Hubo sexo, convencional, anal, también con los pies Y hubo un terremoto, más intenso que los anteriores.

-Esto si lo saben hacer  -comentó Madame Frigerios.a Kitty.

Carlos Quintana tuvo sexo simultáneamente con tres de ellas, penetrándolas con su miembro viril y con los pies. Ellas pelearon para tener la atención principal

También  se sumaron las famosas vampirizadas, dando lugar al más desenfrenado libertinaje.

-Sólo faltan unos sátiros y algunos faunos – dijo Madame Frigeiros.

Y así hasta que las Culisueltas quedaron hechas unas piltrafas, apenas podían moverse.

Los Carlos se acercaron hasta Kitty.

-¿Les perdonamos la vida? No es lo que hacemos pero…

-¡MASACREN A ESAS PERRAS!

Los Quesones suspiraron aliviados. Eran asesinos y debían asesinar, era su deber.

Y ahí se desató la matanza.

Carlos Bernal esgrimió una gran espada. Le hizo cortes por todos lados a Beluchita, que suplicó, lloró. Hasta que Carlos Bernal hizo un gran corte vertical, que casi partió el cuerpo por la mitad.

Carlos Quintana repartió hachazos para todos lados.  Se deleitó escuchando los gritos de agonía de Pony, Yiyo y Jhoa. Las súplicas sólo sirvieron para acentuar el morbo. Y luego hubo silencio.

Carlos Luna dejó que  Michi intentara huir. Y entonces le arrojó shurikens, que la derribaron. Y la fue desangrando, dejándola al borde de la muerte. Entonces sacó un arma y disparó varias veces.

Todas estaban muertas.

-Queso –dijeron a la vez los asesinos rituales. Y los arrojaron en forma simultánea, a sus víctimas.

-Esto es un desprestigio –dijo Carlos Quintana- Yo soy El asesino de Cameron Díaz. Y ahora me tocaron estas desconocidas. Y no me dejaron decapitarlas.

-No te quejés. Un Queso es un Queso –le contestó Luna- Y esto lo hicimos por la Marquesa de Ávila, que tanto nos valora.

-¿Y ahora qué sigue?

-Es cuestión de la Madame.

-Van a ser mis perras –les dijo Kitty a sus ex compañeras, asesinadas en forma violenta.

-Así se habla amiga –la abrazó Madame Frigeiros- Chicas, ayúdenla con eso.

Y siguió una morbosa sesión de vampirización, con succión de sangre. Algo que fue filmado para los archivos de la Fundación Dumitrescu.

-Estas sí van a ser reclutadas para el prostíbulo de la Marquesa. –Comentó la Madame- Pero el piso quedó manchado con toda esa sangre. Y no están las Santillanas. Como se las extraña

Epílogo

Madame Frigeiros se reunió con el comisario Miguel, héroe de la patria y de la fe.

-No creo que tenga problemas, comisario. No serán reportadas como muertas. Aparecerán en público alguna vez. Y no sabrán que son no muertas.

-Sí. El vampirismo es un vacío legal–acotó el comisario- El tema es la otra chica, la que no fue convertida.

-Ese puede ser un problema –respondió la Madame- Tengo algo para compensar las molestias.

La Madame abrió un cajón. Y sacó un arma, envuelta en plástico.

-Es el arma que su nueva recluta, antes como conocida como la Chenny, perdió por descuido.

-Es lo que pasa con esas jóvenes policías, algunas llamadas Carlas. –Contestó el comisario- Son un tanto distraídas. Es algo que comento con la Marquesa. La extraño

-Sabemos que usted la ama a Carmencilla Y ella piensa mucho en usted. Le dejó un regalo para usted. Unos pases vip. Puede disponer de las famosas que elija. Incluso puede tenerme a mí.

Y así termina esta historia, con venganzas y múltiples Quesos.

Comentarios

  1. bien Fauno, un gran relato, felicitaciones por la contribución, eran la versión femenina de los Wachiturros parece

    ResponderBorrar
  2. el relato esta bueno y lo del Fauno muy bien, pero chorrean esta sangre estas minas

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. quise poner que chorreaban grasa, no sangre, la sangre se la hicieron chorrear los asesinos

      Borrar
    2. Y se mezcló la sangre con la grasa

      Borrar
  3. bien por la original story de El Fauno, hay otra versión, Madame Frigerios es un buen personaje podría quedar, las culisueltas reemplazan a las Santillanas? Frigerios trabaja para Dumitrescu y la gallega, o será una agente de la rusa? Buenas historias las de hoy

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Me sumo a lo de la Madame.
      No creo. Las Santillanas son ireemplazables.

      Una traidora. Podría ser.
      Aunque podría fingir serlo para tenderle una trampa. Es un personaje que está gustando,

      Borrar
  4. gracias al Fauno conocí a las Culisueltas, este blog siempre contribuye a la cultura general

    ResponderBorrar
  5. en esta versión aparece Carlos Bernañ, en la otra no, gran labor de Madame Frigeiros, un buen relato de El Fauno

    ResponderBorrar
  6. el Fauno es fan de las Culisueltas, x eso escribió el cuento

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Jajaja. De serlo me habria incluido en el relato

      El Fauno

      Borrar
  7. a las culo roto les llegaron los Quesos, minas feas, se ve que Delfino y Sandes no participaron, creía que Eisler tenía,mejor gusto, pero como dice uno de los asesinos, un queso es un queso

    ResponderBorrar
  8. ahora "las asesinas de los Wachiturros"

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Estaría bien. ¿Quien se sacricia? ¿Alguna de las nuevas, alguna que todavía no asesinó?

      Borrar
  9. feas estas minas y una es trans, no son dignas de los Quesones, que asesinan a bellas mujeres, podría quedar como un relato fuera del canón oficial, o un sueño

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. DJ Maju. No aparece en este relato.
      De ahí la queja de Quintana.

      Borrar
  10. Fe de erratas: DJ Maju no debía estar en el relato. Pensé que había borrado ese personaje. Que en la lectura se puede remplazar por cuallquiera de las inttegrantes. Como Michi

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Relatos Quesones de la Semana

El asesino de Sabrina Pettinato

El Asesino de Ana Laura Goycochea

El Asesino de Belen Francese

La asesina de Iván de Pineda

La asesina de Fernando Redondo

El Asesino de Pampita

El asesino de Viviana Canosa

El Asesino de Edith Hermida

Los asesinos de Wanda Nara

La asesina de Luis Scola

Quesones (los Carlos Asesinos)

Quesones (los Carlos Asesinos)
todas las sagas de los Quesones (los Carlos Asesinos)

QUESONES Y QUESONEADAS

QUESONES Y QUESONEADAS
LAS FAMOSAS ASESINADAS Y LOS CARLOS ASESINOS